AIRBOURNE

Metal Hammer - - Contenido350 -

Pu­di­mos ha­blar con la ban­da a su pa­so por Ma­drid, abor­dan­do su pre­sen­te y fu­tu­ro.

¿Có­mo va la gi­ra? Ahí va­mos, la ver­dad es que muy bien. ¿Y có­mo veis al pú­bli­co? Co­mo siem­pre, ca­da vez me­jor. Es­tán con­ten­tos con el nue­vo dis­co. El pú­bli­co se in­cre­men­ta y es más nu­me­ro­so, y eso es bueno. Es­táis a pun­to de lle­gar al dé­ci­mo aniver­sa­rio vues­tro pri­mer ál­bum de es­tu­dio el año que vie­ne. ¿Vais a ha­cer al­go es­pe­cial por ello? He­mos ha­bla­do acer­ca de ha­cer con­cier­tos del “Run­nin’ Wild” en los que to­car lo me­jor del dis­co. Mi­ra­mos el setlist del Wacken o de los tiempos en los que so­lía­mos to­car el ál­bum al com­ple­to y te­ne­mos al­gu­nas ideas. ¿A lo me­jor es mo­men­to pa­ra un DVD co­mo ce­le­bra­ción? Sí… he­mos ha­bla­do so­bre or­ga­ni­zar al­go por el es­ti­lo, pe­ro es­ta­mos con con­cier­tos, fes­ti­va­les… Ve­re­mos qué ha­ce­mos el pró­xi­mo año. Ha­béis sa­ca­do nue­vo dis­co en sep­tiem­bre con el que es­táis pre­sen­tan­do en es­ta gi­ra, Brea­kin’ Out­ta Hell. Aho­ra que ya te­néis al­go más de pers­pec­ti­va so­bre él al ha­ber­lo to­ca­do ade­más en di­rec­to y de­más, ¿qué pen­sáis del ál­bum? Ha si­do de­fi­ni­ti­va­men­te el dis­co más exi­to­so que he­mos lan­za­do, en cuan­to a la aco­gi­da de los fans. Es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de ha­ber po­di­do tra­ba­jar con Bob Mar­let­te de nue­vo, co­mo hi­ci­mos des­de Run­nin’ Wild. Ha ha­bi­do un buen es­pa­cio en­tre dis­cos y ha si­do una gran ex­pe­rien­cia te­ner­lo de nue­vo en el es­tu­dio, tam­bién jun­to a Mi­ke Fra­ser, el in­ge­nie­ro con el que tra­ba­ja­mos en “No Guts No Glory”, pe­ro siem­pre qui­si­mos te­ner­le de nue­vo en el es­tu­dio. Fue un Dream Team, al­go muy es­pe­cial. Cuan­do com­pa­ráis los dis­cos an­te­rio­res, ¿qué di­fe­ren­cias apre­ciáis? La pro­duc­ción es dis­tin­ta. El so­ni­do aho­ra cap­ta más la ener­gía de la ban­da en di­rec­to, y ob­via­men­te son can­cio­nes di­fe­ren­tes. Has men­cio­na­do la ener­gía del gru­po en di­rec­to y pro­ba­ble­men­te una de las prin­ci­pa­les vir­tu­des que han he­cho fa­mo­so a Airbourne por su quí­mi­ca con los afi­cio­na­dos. Tú que es­tás sen­ta­do de­trás en la ba­te­ría, ¿có­mo ves el show en­te­ro des­de tu pers­pec­ti­va? Es in­tere­san­te. Ten­go uno de los me­jo­res asien­tos del re­cin­to. Hoy en día te­ne­mos la co­mu­ni­ca­ción inalámbrica, por lo que pue­do ha­blar con Joel du­ran­te el con­cier­to lo que real­men­te ayu­da mu­cho, por­que po­de­mos ha­cer­nos su­ge­ren­cias, qui­zás aña­dir una can­ción o una par­te di­fe­ren­te, alar­gar un so­lo o lo que sea. La ca­rre­ra de AIRBOURNE es un ejem­plo de có­mo ha­cer­se un nom­bre en­tre las ban­das más gran­des de la es­ce­na a ba­se de con­cier­tos bien lle­va­dos y tra­ba­jo in­ce­san­te. Los aus­tra­lia­nos si­guen la es­te­la del hard rock que acu­ña­ron sus com­pa­trio­tas AC/DC y lo ha­cen a to­da ve­lo­ci­dad y sin fre­nos. ¿Qué pen­sas­te la pri­me­ra vez que vis­te a tu her­mano abrir una cer­ve­za con la ca­be­za? So­lía ha­cer­lo con las mu­ñe­cas. Lo gra­cio­so fue que una la­ta se rom­pió mal un día y se cor­tó las mu­ñe­cas bas­tan­te mal, así que lo si­guien­te me­jor era su ca­be­za (ri­sas). Lo que creo que es­tá bas­tan­te bien, es de­cir, si te ha­ces un cor­te en la ca­be­za con una la­ta ro­ta es es­can­da­lo­so, pe­ro es so­lo un ara­ña­zo sin pe­li­gro. En las mu­ñe­cas es más pe­li­gro­so. El mo­men­to de abrir la cer­ve­za du­ran­te el con­cier­to se ha con­ver­ti­do en mí­ti­co de vues­tros di­rec­tos. ¿Cuál fue el mo­men­to en el que pen­sas­teis: “mier­da, te­ne­mos que ha­cer es­to el res­to de nues­tra vi­da”? Te­ne­mos que cre­cer en los con­cier­tos por­que el pú­bli­co ca­da vez es más am­plio. Es una par­te más del di­rec­to que ha­ce­mos y gus­ta, así que se­gui­re­mos. Al ser una ban­da aus­tra­lia­na y to­car hard rock es inevi­ta­ble que la gen­te os com­pa­re con AC/DC a lo lar­go de to­da vues­tra ca­rre­ra. ¿Có­mo os sen­tís con es­tas com­pa­ra­cio­nes? No es el gru­po al que más nos pa­rez­ca­mos pro­ba­ble­men­te. Si ha­ce vein­te años me di­ces cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio apren­dien­do a to­car la ba­te­ría que mi ban­da se com­pa­ra­ría con la más gran­de del pla­ne­ta no me lo cree­ría. Es un es­ti­lo “mú­si­ca de ga­ra­je” y hay mu­chas ban­das a las que po­dría­mos pa­re­cer­nos, en­tre ellas AC/DC des­ta­can­do por en­ci­ma, pe­ro en de­fi­ni­ti­va es un gran gru­po con el que com­pa­rar­se. AC/DC es la ban­da más exi­to­sa en la es­ce­na del rock y una de las que­jas que se le po­ne es que sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.