ME­TA­LLI­CA LIS­TOS PA­RA DAR GUERRA

UNA SE­RIE DE ¿AFOR­TU­NA­DAS DES­DI­CHAS?

Metal Hammer - - Portada -

‘Hard­wi­red… to Self-Des­truct’ ya lle­va unos me­ses en el mer­ca­do y ha po­di­do ser re­po­sa­do y ana­li­za­do al detalle, y por eso des­de aquí va­mos a ofre­cer al­gu­nas im­pre­sio­nes de lo que ha su­pues­to y de lo que sig­ni­fi­ca es­te ál­bum pa­ra Me­ta­lli­ca. Du­ran­te la pro­mo­ción que la ban­da nor­te­ame­ri­ca­na efec­tuó del dis­co, los te­mas que fue­ron pu­bli­can­do de­no­ta­ban que es­te tra­ba­jo iría por unos de­rro­te­ros más o me­nos de­fi­ni­dos. El es­ti­lo th­ras­he­ro de “Hard­wi­red”, es­te ro­llo uni­do al más pu­ro mo­do Me­ta­lli­ca en los 80’ con “Moth In­to Fla­me” y por úl­ti­mo “Atlas, Ri­se!”, con la que se hi­cie­ron pa­ra­le­lis­mos en su es­tri­bi­llo con Iron Mai­den, da­ban lu­gar a pen­sar que es­te úl­ti­mo ál­bum de Me­ta­lli­ca tor­na­ría al es­pí­ri­tu del se­gun­do y ter­cer dis­co de los es­ta­dou­ni­den­ses (‘Ri­de The Light­ning’ y ‘Mas­ter Of Pup­pets’). Sin em­bar­go, cuan­do lle­gó el 19 de no­viem­bre y ‘Hard­wi­red… to Self-Des­truct’ fue pu­bli­ca­do en to­do el pla­ne­ta, el con­jun­to del tra­ba­jo di­vi­di­do en dos par­tes de Me­ta­lli­ca se apro­xi­ma más a la eta­pa de me­dia­dos de los 90’ (que tan­to ha si­do cri­ti­ca­da por mu­chos se­gui­do­res del gru­po) cuan­do lan­za­ron ‘Load’ y ‘Re­load’. Pa­ra una gran par­te de los afi­cio­na­dos de la ban­da, es­te ál­bum ha si­do de­cep­cio­nan­te mer­ced a las al­tas ex­pec­ta­ti­vas de re­gre­sar al so­ni­do ochen­te­ro de Me­ta­lli­ca, y que por el con­tra­rio se ha­ya ase­me­ja­do más a la que po­si­ble­men­te ha si­do el pe­rio­do de la carrera con más de­trac­to­res en­tre el pú­bli­co (al cual se po­dría su­mar tam­bién la fa­se del ‘St. An­ger’, cu­yo so­ni­do –so­bre to­do el de la ba­te­ría y la au­sen­cia de ba­jis­ta su­pli­da por Bob Rock– es uno de los pun­tos más con­tro­ver­ti­dos en la his­to­ria de la for­ma­ción). Es­tá cla­ro que pa­ra te­ner un vo­lu­men tan al­to de crí­ti­cas ne­ga­ti­vas hay que te­ner una fa­ma acor­de a esa can­ti­dad de lo en la ac­tua­li­dad se de­no­mi­nan “ha­ters” y a su vez de fans in­con­di­cio­na­les, y es que Me­ta­lli­ca es pro­ba­ble­men­te el gru­po más im­por­tan­te en el me­tal de la his­to­ria por su tras­cen­den­cia y to­do lo que han he­cho des­de que co­men­za­ron su carrera en la mú­si­ca des­de ha­ce más de 35 años, que se di­ce pron­to. Por es­te mo­ti­vo, ha­gan lo que ha­gan, la po­lé­mi­ca prác­ti­ca­men­te en to­das las oca­sio­nes va a ro­dear las ac­ti­vi­da­des que lle­ven a ca­bo, pe­ro ca­be des­ta­car que cuan­do se ela­bo­ra un con­te­ni­do es­pe­cial pa­ra quien es­cu­cha tu mú­si­ca, la re­ci­pro­ci­dad es ma­yor en for­ma de bue­nas pa­la­bras y re­co­men­da­cio­nes. Es­te nue­vo tra­ba­jo de Me­ta­lli­ca man­tie­ne una ca­li­dad de so­ni­do cui­da­da al má­xi­mo (muy si­mi­lar a la que se pu­do es­cu­char en 2008 con la sa­li­da de ‘Death Mag­ne­tic’), y es que ya han he­cho ofi­cial la crea­ción de su pro­pio se­llo dis­co­grá­fi­co con el que han se­gui­do un mo­de­lo si­mi­lar al de ha­ce 9 años, y el nom­bre de es­ta ha­ce alu­sión a uno de los éxi­tos del gru­po edi­ta­do en el ‘…And Jus­ti­ce For All’ en 1988: Blac­ke­ned Re­cords. La voz de Ja­mes Het­field se ve mo­di­fi­ca­da en “Hard­wi­red… to Self-Des­truct” ya que la edad no per­do­na y la evo­lu­ción, apar­te de ser cla­ve pa­ra que no se es­tan­que un gru­po, a ve­ces es inevi­ta­ble, y de he­cho el cam­bio en es­te cam­po que ha su­fri­do Me­ta­lli­ca es muy no­ta­ble si se re­pro­du­ce el ‘Kill ‘Em All” y ac­to se­gui­do es­te úl­ti­mo ál­bum. En cuan­to a la gui­ta­rra so­lis­ta, la de Kirk Ham­met, la sor­pre­sa no sal­tó y el wah-wah ha se­gui­do muy pre­sen­te en sus com­po­si­cio­nes. A la ba­te­ría, Lars Ul­rich no se ha com­pli­ca­do ex­ce­si­va­men­te la vi­da (co­mo vie­ne su­ce­dien­do des­de ha­ce 30 años en la ma­yo­ría de sus te­mas de es­tu­dio), pe­ro al­gu­nos más fre­né­ti­cos con más ra­pi­dez y exi­gen­cia so­bre to­do en los bom­bos (co­mo “Spit Out The Bo­ne”) ten­drán que ser de­fen­di­dos en di­rec­to pa­ra com­pro­bar que no son otra obra maes­tra de post­pro­duc­ción co­mo ha su­ce­di­do en otras ve­ces, en­tre las que se des­ta­ca el so­ni­do de la pro­pia ba­te­ría del DVD que Me­ta­lli­ca gra­bó en Ni­mes en 2009, don­de el au­dio que ofre­cía el gru­po en la des­car­ga de las can­cio­nes del con­cier­to di­fe­ría de lo que se po­día es­cu­char en la gra­ba­ción que se pu­bli­có en ví­deo. Qui­zás la par­te más po­si­ti­va del dis­co es que el al­gu­nos

de sus cor­tes, el ba­jo de Ro­bert Tru­ji­llo ha to­ma­do pro­ta­go­nis­mo con unas me­lo­días que suben el ni­vel de otros de los an­te­rio­res tra­ba­jos de la ban­da en los cua­les co­mo es­tá men­cio­na­do pre­via­men­te no ha­bía un ba­jis­ta al uso o se re­du­jo el vo­lu­men del mis­mo has­ta es­tar en ne­ga­ti­vo, co­mo ocu­rrió en el “…And Jus­ti­ce For All” por de­ci­sión de Lars du­ran­te las mez­clas del mis­mo. Lo que es prác­ti­ca­men­te in­du­da­ble es que ‘Hard­wi­red… to Self-Des­truct’ no es ni de le­jos el me­jor ál­bum de la ban­da, pe­ro lo que uno es ca­paz de pre­gun­tar­se al ver las reac­cio­nes del res­pe­ta­ble en fo­ros y re­des so­cia­les es de có­mo se pue­de de­fen­der de ma­ne­ra tan acé­rri­ma to­do lo que un gru­po pue­de lle­gar a ha­cer, sea lo que sea, y lle­gar a jus­ti­fi­car co­sas de las que ni si­quie­ra es­tán a fa­vor o que no gus­tan so­lo por el he­cho de que han si­do ela­bo­ra­das por Me­ta­lli­ca. Des­de la pu­bli­ca­ción en 1991 del ‘Black Al­bum’ o ‘Me­ta­lli­ca’, tra­ba­jo que pue­de de­no­mi­nar­se de sen­das for­mas, el es­ti­lo me­ta­le­ro más vin­cu­la­do al heavy o al th­rash dio un gi­ro de 360 gra­dos pa­ra uno más so­se­ga­do, con qui­zás una con­tun­den­cia di­fe­ren­te pe­ro ma­yor en ca­da gol­pe, pe­ro que des­vir­tuó lo que has­ta en­ton­ces era la tra­yec­to­ria de la for­ma­ción, por lo que se pro­du­jo una es­ci­sión en­tre los se­gui­do­res más fie­les: los que es­ta­ban en­fa­da­dos por con­si­de­rar que se ha­bían “ven­di­do” a la in­dus­tria mu­si­cal pa­ra ven­der más en lu­gar de ha­cer la mú­si­ca que ha­bían he­cho en esa pri­me­ra dé­ca­da, y los que con­si­de­ra­ron que esa nue­va eta­pa era una evo­lu­ción a otros ho­ri­zon­tes (en es­te pe­rio­do mu­cha gen­te que no con­ju­ga con es­ti­los

tan me­ta­le­ros se afi­cio­nó a Me­ta­lli­ca por can­cio­nes más tran­qui­las co­mo “Not­hing El­se Mat­ters” o “The Un­for­gi­ven” o him­nos a día de hoy co­mo “En­ter Sand­man” o “Sad But True”). De aquí en ade­lan­te, a pe­sar de que los di­rec­tos que rea­li­za­ban en los 90’ con­ti­nua­ban con la lí­nea de es­pec­ta­cu­la­ri­dad de los de la dé­ca­da an­te­rior con la unión de los te­mas más re­co­no­ci­dos de am­bas épo­cas, el mo­do de com­po­ner pa­ra los si­guien­tes tra­ba­jos de es­tu­dio fue dis­tin­to y pro­si­guió una “sua­vi­za­ción” del so­ni­do pro­pio de Me­ta­lli­ca de los 80’ co­mo bien se apre­cia en ‘Load’ y ‘Re­load’. Es­tas dos obras, en el ca­so de que las hu­bie­ra ma­te­ria­li­za­do otro ar­tis­ta se ha­brían va­lo­ra­do co­mo de un mag­ní­fi­co ta­len­to y cuer­po, pe­ro cuan­do quien las lle­va a ca­bo es Me­ta­lli­ca, la co­sa cam­bia. Es­tos dos ál­bu­mes die­ron lu­gar a más que­jas aún que el ‘Black Al­bum’, y es que la pre­sen­cia de Bob Rock en la pro­duc­ción tu­vo una cla­ra in­fluen­cia en lo que es el de­ve­nir del so­ni­do de la ban­da por aque­llos tiem­pos y por con­si­guien­te en las crí­ti­cas re­ci­bi­das has­ta prác­ti­ca­men­te la ac­tua­li­dad. El ca­so cru­cial de es­to es: si el gru­po que hu­bie­se lle­va­do es­ta tra­yec­to­ria no hu­bie­se si­do Me­ta­lli­ca sino otro de me­nos tras­cen­den­cia me­diá­ti­ca, ¿la con­des­cen­den­cia que se ha te­ni­do con la for­ma­ción de ori­gen ca­li­for­niano? To­das las ac­ti­vi­da­des en las que se ha in­vo­lu­cra­do el gru­po siem­pre han te­ni­do un al­to nú­me­ro de apo­yos en­tre los se­gui­do­res de la es­ce­na, fue­ran de la ín­do­le que fue­ran. Si to­ca­ban con la or­ques­ta sin­fó­ni­ca, si lo ha­cían en la An­tár­ti­da con au­ri­cu­la­res, si ha­cían una pe­lí­cu­la, si graban un dis­co sin ba­jis­ta con una ba­te­ría que sue­na más a las de co­ci­na que a las ins­tru­men­ta­les, in­clu­so re­cien­te­men­te si graban un vi­deo­clip por ca­da can­ción de su nue­vo dis­co… to­do es­to es po­si­ble ha­cer­lo gra­cias a la in­men­sa can­ti­dad de di­ne­ro que po­seen, pe­ro el asun­to no es ese, sino que pe­se a que cier­tas co­sas sean es­pec­ta­cu­la­res y ten­gan ar­gu­men­tos fac­ti­bles pa­ra su de­fen­sa, otras es­tán cer­ca de no te­ner ni pies ni ca­be­za, pe­ro aun así son de­fen­di­das “a ma­che­te”. Cons­cien­tes de es­ta si­tua­ción, es­to ge­ne­ra la li­ber­tad de Me­ta­lli­ca pa­ra ha­cer lo que quie­ra con to­tal im­pu­ni­dad, y eso qui­zás les ha lle­va­do a que­rer “cum­plir sue­ños” o ha­cer co­sas que pa­re­cían im­po­si­bles en el mun­do de la mú­si­ca gra­cias a la ca­pa­ci­dad que tie­nen pa­ra ha­cer­lo, y en su de­fec­to, sea adre­de o sin que­rer, a ol­vi­dar los gus­tos de aquel fan ori­gi­nal del gru­po, el que iba a ver­les cuan­do no eran los más gran­des en es­to por lo que ha­cían so­bre el es­ce­na­rio y no por to­da la pa­ra­fer­na­lia que les ro­dea a su al­re­de­dor. Es­ta re­fle­xión con­du­ce a otra pre­gun­ta que no se pue­de con­tes­tar pe­ro que si se tu­vie­se la opor­tu­ni­dad de vol­ver atrás en el tiem­po se­ría un pun­to cla­ve en la es­ce­na me­ta­le­ra histórica: ¿qué hu­bie­ra ocu­rri­do si Me­ta­lli­ca no hu­bie­ra cam­bia­do de ter­cio en los 90’, si por aquel en­ton­ces hu­bie­se de­ci­di­do se­guir crean­do la mú­si­ca que les hi­zo ser con­si­de­ra­da des­de en­ton­ces has­ta aho­ra la me­jor ban­da de la his­to­ria en su género? Por des­gra­cia es al­go que nun­ca sa­bre­mos, pe­ro co­mo hay que con­for­mar­se con lo que te­ne­mos hoy por hoy, es me­jor que­dar­se con los avan­ces vi­sua­les que han desa­rro­lla­do en sus bo­los y con la po­ten­cia so­no­ra de es­tos, ya que la ener­gía que te­nía es­te cuar­te­to allá por los 80’ tan­to en es­tu­dio co­mo en di­rec­to y en los 90’ en sus con­cier­tos, se ha ido di­lu­yen­do po­co a po­co. Se pue­de lla­mar evo­lu­ción, o tam­bién pue­de ca­li­fi­car­se co­mo in­vo­lu­ción. Pa­ra mí, pe­rio­dis­ta al que no le sue­le gus­tar mo­jar­se, es una in­vo­lu­ción, y no lo di­go co­mo “ha­ter”, ni mu­cho me­nos, lo di­go co­mo crí­ti­co mu­si­cal y ade­más en es­tas úl­ti­mas pa­la­bras co­mo un afi­cio­na­do de su gru­po fa­vo­ri­to que no ha po­di­do dis­fru­tar de su ar­tis­ta pre­fe­ri­do en su me­jor eta­pa y que tie­ne que con­for­mar­se con los ves­ti­gios de la for­ma­ción que en su día ha­cía tem­blar es­ta­dios por to­do el mun­do so­lo con su pre­sen­cia y ca­ris­ma, pe­ro que hoy en día se va­le de los res­qui­cios de su his­to­ria pa­ra con­ti­nuar su carrera vi­vien­do de una dé­ca­da do­ra­da que por des­gra­cia no se ha re­pe­ti­do ni de le­jos en los úl­ti­mos 25 años. Dani Bueno

AVANTE A TO­DA MÁ­QUI­NA

Una re­co­no­ci­ble re­fe­ren­cia náu­ti­ca en el tí­tu­lo ¿no? Así es co­mo pa­re­ce ir el bar­co de ME­TA­LLI­CA, a to­da má­qui­na ha­cia el fren­te, sin vol­ver la vis­ta atrás más de lo ne­ce­sa­rio. Con un nue­vo dis­co aún ca­lien­te y la enor­mi­dad de su his­to­ria co­mo es­lo­ra, los de San Fran­cis­co lle­van años mo­vién­do­se a ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro en una es­ce­na que do­mi­nan sin dis­cu­sión. Po­si­ble­men­te son la ban­da de me­tal más gran­de so­bre la Tie­rra y si pres­ta­mos aten­ción a dis­cos co­mo “Ri­de The Light­ning”, “Mas­ter Of Pup­pets” o “...And Jus­ti­ce For All” na­die pue­de de­cir que no se lo ha­yan ga­na­do... Aun­que bueno, es cier­to que los ji­ne­tes no han es­ta­do muy acer­ta­dos en los úl­ti­mos años. En los úl­ti­mos vein­te más o me­nos, pa­ra ser un po­co más con­ci­sos. Y esos son mu­chos años, tan­to que al­gu­nos de los que es­teis le­yen­do es­te ar­tícu­lo no ten­dréis esa edad aún, po­si­ble­men­te. Y es que ME­TA­LLI­CA han si­do ca­pa­ces de lo me­jor y de lo peor. Lo me­jor lo co­no­ce­mos to­dos, aun­que cuan­do ha­bla­mos de lo peor las res­pues­tas sue­len ser al­go más dis­pa­res, y ahí es­tá la gra­cia. En los 90, con el boom del grun­ge y el pú­bli­co ma­yo­ri­ta­rio bus­can­do otro ti­po de so­ni­do, ME­TA­LLI­CA pu­sie­ron en el mer­ca­do pri­me­ro su “Black Al­bum”, un dis­co res­pe­ta­do por la ma­yo­ría, ve­ne­ra­do por mu­chos y acep­ta­do so­lo a me­dias por otros tan­tos. Per­so­nal­men­te, creo que es un buen dis­co, tie­ne mu­chos te­mas bue­nos... pe­ro fue tam­bién el prin­ci­pio de una tran­si­ción que no trae­ría tan­tos bue­nos mo­men­tos pa­ra la ma­yo­ría. Y es que tras él nos en­con­tra­mos con los mil ve­ces men­cio­na­dos “Load” y “Re­load”, dos dis­cos que ofre­cían un so­ni­do que na­da te­nía que ver con el de la ban­da que rom­pió moldes unos años an­tes. Fue­ron dos tra­ba­jos vi­li­pen­dia­dos por los fans y por la crí­ti­ca y “ven­di­dos” fue el ad­je­ti­vo más sua­ve que se le atri­bu­yó a la ban­da. Y pa­ra col­mo se ha­bían cor­ta­do el pe­lo ¿pe­ro es­to qué es? Pues ni más ni me­nos que una ban­da bus­can­do nue­vos te­rri­to­rios en los que mo­ver­se, aun­que po­si­ble­men­te en aquel mo­men­to su in­te­rés no fue­ra tan­to ar­tís­ti­co co­mo sí mo­ne­ta­rio, pe­ro ese es otro asun­to. Lo im­por­tan­te es que “Load” y “Re­load” no es­ta­ban a la al­tu­ra. Al me­nos, no pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría. Y no voy a de­cir que sean dos dis­cos que me gus­ten, pe­ro si di­ré que “Load” no es, ni de le­jos, tan ma­lo co­mo lo pin­tan. Hay bue­nos te­mas, hay bue­nas ideas y hay una ban­da to­can­do bas­tan­te bien. Aun­que cla­ro, no hay Th­rash Me­tal y su pa­sa­do en el género so­lo se in­tu­ye en pe­que­ños mo­men­tos. Des­de en­ton­ces la carrera en es­tu­dio de ME­TA­LLI­CA ha ido en caí­da li­bre en cuan­to a crí­ti­cas... y su carrera en di­rec­to ha di­bu­ja­do la cur­va con­tra­ria, con la ban­da man­te­nien­do un es­ta­tus en­vi­dia­ble pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría y dan­do con­cier­tos que la ma­yo­ría del pú­bli­co ha ca­li­fi­ca­do co­mo me­mo­ra­bles. Nun­ca fal­ta un sec­tor que no sa­le con­ten­to, que ve a la ban­da fal­ta de ener­gía o más pen­dien­te de la pi­ro­tec­nia y la pa­ra­fer­na­lia que de im­pri­mir­le fuer­za y em­pa­que a las can­cio­nes que es­tán to­can­do. He te­ni­do el pla­cer de ver­les en re­pe­ti­das oca­sio­nes y, a tí­tu­lo per­so­nal, he vis­to al­gu­nos con­cier­tos me­mo­ra­bles y otros muy pres­cin­di­bles. Y su­pon­go que es nor­mal, por­que ME­TA­LLI­CA ya no son unos cha­va­les y cues­ta man­te­ner, no­che tras no­che, la ener­gía que se

ne­ce­si­ta pa­ra sa­car ade­lan­te sus te­mas. Des­pués de “Death Mag­ne­tic” y del re­cien­te “Hard­wi­re... To Self Des­truct” (na­die quie­re acor­dar­se ya del bo­ni­to po­sa-va­sos que fue “St. An­ger”) pa­re­ce que el pú­bli­co ha co­men­za­do a re­cu­pe­rar al­go de fe en el tra­ba­jo en es­tu­dio de ME­TA­LLI­CA (me pa­re­ce un po­co hi­pó­cri­ta, ya que el so­ni­do de “Hard­wi­re” no dis­ta tan­to del que tu­vie­ron “Load” y “Re­load”, pe­ro bueno) y eso se tra­du­ce en que la ex­pec­ta­ción por ver­les en di­rec­to con los nue­vos te­mas sea pal­pa­ble. Mu­chos es­pe­ra­ban en­con­trar­les co­mo ca­be­zas en los fes­ti­va­les más re­nom­bra­dos de Eu­ro­pa, pe­ro lo cier­to es que por aho­ra no te­ne­mos fe­chas pa­ra una gira de Het­field y com­pa­ñía. Sin em­bar­go, aun­que no hay con­fir­ma­cio­nes ofi­cia­les, to­do apun­ta a que ME­TA­LLI­CA pi­sa­rán los es­ce­na­rios es­te oto­ño, con una gira tan es­pec­ta­cu­lar co­mo siem­pre que po­si­ble­men­te nos de­je al­gu­nas fe­chas en Es­pa­ña du­ran­te el mes de Oc­tu­bre (in­sis­ti­mos en que no exis­te nin­gu­na con­fir­ma­ción ofi­cial, pe­ro pa­re­ce que Ma­drid y Bar­ce­lo­na po­drían dis­fru­tar de dos fe­chas de la ban­da ca­da una, du­ran­te la se­gun­da quin­ce­na de Oc­tu­bre). Sea co­mo sea la reali­dad es que ME­TA­LLI­CA pue­den ha­cer­lo me­jor o peor en es­tu­dio, pue­den pre­sen­tar más o me­nos ener­gía en di­rec­to y pue­den, en de­fi­ni­ti­va, ha­cer lo que les de la ga­na, pe­ro sus fe­chas se con­ta­rán por “Sold Out”, por­que los Cua­tro Ji­ne­tes lle­gan al ga­lo­pe, lis­tos pa­ra dar guerra. Da­vid Ro­dri­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.