AR­TÍCU­LO ON FI­RE

Ini­cia­mos una co­la­bo­ra­ción con la agen­cia ON FI­RE pa­ra ha­blar y po­ten­ciar el me­tal na­cio­nal en dis­tin­tos es­ti­los. Es­te mes, folk y vi­king me­tal.

Metal Hammer - - Contenido - Tex­to: Cla­ra Ri­co Fo­to­gra­fía: Ofi­cial

¿Quie­res

sa­ber más so­bre la es­ce­na na­cio­nal? ¿Sien­tes una ne­ce­si­dad cons­tan­te de am­pliar tus fron­te­ras mu­si­ca­les? ¿Te gus­ta­ría en­te­rar­te de to­dos los even­tos en los que en­con­tra­rás gru­pos de ese género que tan­to te fas­ci­na? ¡Pues es­tás de en­ho­ra­bue­na! Te en­cuen­tras de­lan­te del que se­rá el pri­me­ro de una lar­ga se­rie de ar­tícu­los en los que, mano a mano con la agen­cia On Fi­re, ca­da mes va­mos a pro­fun­di­zar en ca­da uno de los múl­ti­ples gé­ne­ros que com­po­nen la es­ce­na Rock y Me­tal de nues­tro país. ¿Es­tás lis­to pa­ra unir­te a no­so­tros? Pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da a nues­tro nue­vo pro­yec­to he­mos de­ci­di­do, jun­to a la agen­cia On Fi­re, que lo más opor­tuno era de­can­ta­se por un género lla­ma­ti­vo, im­pac­tan­te y, so­bre­to­do, do­ta­do de un so­ni­do arro­lla­dor. Efec­ti­va­men­te, ha­bla­mos del Folk y el Vi­king Me­tal na­cio­na­les. An­tes de en­trar en ma­te­ria, nos to­ca des­pla­zar­nos al otro la­do de nues­tras fron­te­ras pa­ra co­no­cer de dón­de sur­ge es­te género mu­si­cal. Nos te­ne­mos que tras­la­dar has­ta los 70 pa­ra en­con­trar al­gu­nos de los pri­me­ros en­cuen­tros del Folk con el Rock o el Me­tal. Uno de los nom­bres más co­no­ci­dos que hi­zo sus pi­ni­tos en el género es Led Zep­pe­lin, por ejem­plo. Pa­ra ha­llar los pri­me­ros res­qui­cios de Vi­king Me­tal, sin em­bar­go, de­be­mos em­bar­car­nos ha­cia tie­rras es­can­di­na­vas. A lo lar­go de la dé­ca­da de los 80, y de un mo­do si­mi­lar a co­mo su­ce­dió con el Folk Me­tal, el mo­vi­mien­to Vi­king sur­ge co­mo un re­cha­zo ha­cia las te­má­ti­cas pro­ta­go­nis­tas de las can­cio­nes que in­ter­pre­ta­ban las ban­das de Death y Black Me­tal del mo­men­to. En su lu­gar, los con­jun­tos mu­si­ca­les más pri­mi­ge­nios del género que nos ocu­pa, se de­can­ta­ron por can­tar so­bre mi­to­lo­gía nór­di­ca, fol­clo­re es­can­di­na­vo, apa­sio­nan­tes ba­ta­llas bár­ba­ras y la re­la­ción en­tre el hom­bre y la na­tu­ra­le­za. Es­ta pa­sión por las raí­ces na­tu­ra­les y cul­tu­ra­les del ser hu­mano tam­bién es­tá pre­sen­te en las com­po­si­cio­nes de gru­pos con orí­ge­nes muy dis­tin­tos a los es­can­di­na­vos. En nues­tro país, por ejem­plo, nos po­de­mos en­con­trar des­de las fas­ci­nan­tes na­rra­cio­nes bé­li­cas y mi­to­ló­gi­cas de Sal­duie, has­ta el im­po­nen­te so­ni­do cán­ta­bro de Crys­tal Moors, cen­tra­dos en acon­te­ci­mien­tos y fol­clo­re di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. A me­dio ca­mino en­tre es­tas te­má­ti­cas, más pre­sen­tes en nues­tro ima­gi­na­rio na­cio­nal, y las nór­di­cas o es­can­di­na­vas, nos en­con­tra­mos con otro ti­po de pro­pues­tas mu­si­ca­les que ins­pi­ran sus te­mas y so­ni­do en los cuen­tos y mi­to­lo­gía ger­ma­nos, ru­sos o celtas, ade­más de los pro­pios. Dos cla­ros ejem­plos de es­te ca­so son Cel­ti­bee­rian y Won­de­rOn­ce. Por úl­ti­mo, tam­bién es­tán pre­sen­tes aque­llos que se han man­te­ni­do fie­les a la lu­cha por al­can­zar el ho­nor de en­trar en el Val­ha­lla, co­mo es el ca­so de Vi­kin­go­re, North­land, Dra­kum, Heid, Kna­bu­lu o Sur­vael. Con una pre­sen­cia tan am­plia y va­ria­da den­tro del género no es de ex­tra­ñar que se reali­cen al­gu­nos fes­ti­va­les cen­tra­dos en el mis­mo por to­da la pe­nín­su­la. Uno de los más des­ta­ca­bles es, sin du­da, el Win­ter­fest de Bar­ce­lo­na que es­te año ce­le­bra­ba su ter­ce­ra edi­ción lle­nan­do has­ta los to­pes la sa­la Razz­ma­tazz 2 con un car­tel cen­tra­do en ban­das de Folk / Vi­king Me­tal na­cio­nal. Las cul­pa­bles de de­jar al pú­bli­co de la ciu­dad con­dal sin alien­to so­lo dos se­ma­nas des­pués de em­pe­zar el año fue­ron Dra­kum, Sal­tim­bank­ya, Warg y For­ja, que se tur­na­ron lo­gran­do ha­cer de es­te 14 de enero una no­che inol­vi­da­ble. Pa­ra aque­llos que se que­da­ron con ga­nas de más o que sim­ple­men­te no pu­die­ron des­pla­zar­se has­ta allí, exis­ten al­ter­na­ti­vas re­par­ti­das por to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la. Una op­ción po­dría ser el Ibe­rian Wa­rriors Me­tal Fest de Za­ra­go­za, que tam­bién lle­va tres años ce­le­brán­do­se, o el From North To South que to­ma lu­gar en el co­ra­zón de Se­vi­lla por pri­me­ra vez es­te 2017. Y si a es­tas al­tu­ras to­da­vía no te ha pi­ca­do la cu­rio­si­dad por el Folk / Vi­king de nues­tra tie­rra, ahí van tres bue­nas ra­zo­nes: Anod­hoR re­cién sa­li­dos del rin­cón más pro­fun­do de los bos­ques ga­lle­gos. Es­tos chi­cos no le te­men a na­da pues com­bi­nan sus flau­tas y agre­si­vos riffs con le­tras en ga­lle­go, in­glés, es­pa­ñol y has­ta en ale­mán. “Break The Si­len­ce”, la des­ca­ra­da pro­pues­ta con la que Anod­hoR se pre­sen­ta, se­du­ci­rá has­ta a los más par­cos en la ma­te­ria y enamo­ra­rá a aque­llos que ya tie­nen a sus fa­vo­ri­tos den­tro del género. Por otro la­do, y con una po­si­ción al­go más con­so­li­da­da den­tro del pa­no­ra­ma mu­si­cal, es­tán Im­mor­gon, de ori­gen bar­ce­lo­nés y con un so­ni­do que re­mi­te al Vi­king Me­tal más pu­ris­ta. Los se­gui­do­res de Amon Amarth que to­da­vía no se ha­yan sen­ti­do mu­si­cal­men­te sa­tis­fe­chos con la ofer­ta pre­sen­te en nues­tra geo­gra­fía han en­con­tra­do la res­pues­ta a sus ple­ga­rias (a Odín) en Im­mor­gon. Y en úl­ti­mo lu­gar, pe­ro no por ello me­nos im­por­tan­tes, lle­gan Cel­ti­bee­rian y su ca­rac­te­rís­ti­co rit­mo fes­ti­vo con el que nos des­cu­bri­rán dis­tin­tos pai­sa­jes so­no­ros dón­de los pro­ta­go­nis­tas son cuen­tos y le­yen­das de ori­gen eu­ro­peo. Prác­ti­ca­men­te no ne­ce­si­tan pre­sen­ta­ción, su “From Soil To Soul” ha­bla por sí so­lo. Una au­tén­ti­ca ex­pe­rien­cia mu­si­cal que des­per­ta­rá to­dos tus sen­ti­dos. Pa­ra com­ple­tar es­te ar­tícu­lo co­mo es de­bi­do, nos he­mos pues­to en con­tac­to con dos ban­das de la es­ce­na que abor­dan el so­ni­do con en­fo­ques muy di­fe­ren­tes. A con­ti­nua­ción po­déis leer sen­das en­tre­vis­tas con LÈPOKA (en con­cre­to con Za­rach, res­pon­sa­ble de los vien­tos y la com­po­si­ción) y ARS NO­VA XIV.

LÈPOKA

Pa­ra los des­pis­ta­dos que aún no se ha­yan en­te­ra­do ¿Quie­nes son LÈPOKA? ¡Ho­la a to­das y to­dos! Pues Lèpoka so­mos un gru­po de ti­pos nor­ma­les, co­mo pue­des ser tú y co­mo lo soy yo, con mu­chas ga­nas de can­tar­le al mun­do his­to­rias ade­re­za­das con bue­nas do­sis de mú­si­ca folk y de me­tal. Y, so­bre to­do, so­mos tam­bién unos ti­pos con mu­chas ga­nas de fies­ta, an­tes de los con­cier­tos y des­pués de ellos (ri­sas). Vues­tro úl­ti­mo dis­co, “Beer­se­kers”, ya lle­va un tiem­po en la ca­lle ¿Có­mo os sen­tís con él aho­ra que em­pe­záis a te­ner pers­pec­ti­va? La ver­dad es que es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos con

su aco­gi­da. La asis­ten­cia a los con­cier­tos, la ven­ta de mer­chan­di­sing, las re­views… es­tán yen­do de ma­ra­vi­lla. A la gen­te pa­re­ce que las can­cio­nes les han gus­ta­do. Mues­tra de ello es cuan­do ves en tus di­rec­tos al pú­bli­co co­rean­do es­tro­fas y es­tri­bi­llos y pa­sán­do­se­lo bien. Otro as­pec­to cu­rio­so se da tam­bién cuan­do pre­gun­tas a la gen­te cuál es su te­ma pre­fe­ri­do del “Beer­ser­kers”: ¡ca­da per­so­na te di­ce uno dis­tin­to! (ri­sas). Me gus­ta que sea así, co­rro­bo­ra que, en el global, es un ál­bum com­pac­to y sin te­mas que den un “ba­jón” de ca­li­dad. ¿Qué cam­bia­ríais en el es­te dis­co si pu­die­rais vol­ver atrás en el tiem­po? ¿Yo? ¡Al res­to de la ban­da! (ri­sas). La ver­dad es que po­cas co­sas, si te soy sin­ce­ro. Re­cuer­do cuan­do sa­ca­mos nues­tro pri­mer tra­ba­jo, “Fol­koho­lic me­tal”, que con el pa­so del tiem­po sí que ha­bía cier­tos ele­men­tos que nos hu­bie­ra gus­ta­do mo­di­fi­car. No obs­tan­te, pa­ra es­te se­gun­do dis­co, apren­di­mos de los erro­res del pri­me­ro, con lo que ya no he­mos vuel­to a te­ner esa sen­sa­ción. Per­so­nal­men­te, a ni­vel com­po­si­ti­vo, al­gu­na co­sa pue­de que mo­di­fi­ca­ra (en to­do ca­so, in­sig­ni­fi­can­te), pe­ro a ni­vel so­no­ro es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos con el re­sul­ta­do final. En­ri­que Mom­pó y Fer­nan­do Asen­si (es­tu­dios Fi­re­works) se mar­ca­ron un buen tra­ba­jo. La crí­ti­ca lo re­ci­bió, en ge­ne­ral, bas­tan­te bien y es un tra­ba­jo que os ha abier­to puer­tas, has­ta si­tua­ros en­tre las ban­das de ma­yor re­le­van­cia en la es­ce­na folk/vi­king na­cio­nal ¿Có­mo lo veis des­de den­tro? Pues con mu­chí­si­mo or­gu­llo. Re­cuer­do ha­ce años, cuan­do em­pe­za­ba a es­cu­char con más fre­cuen­cia folk me­tal, que nom­bres co­mo Mä­go de Oz, Sau­rom, North­land, Crua­chan… me pa­re­cían ca­si dio­ses, otra li­ga. Ni me plan­tea­ba que al­gún día po­dría aca­bar to­can­do con mu­chos de ellos, co­mo ha ocu­rri­do en el pa­sa­do 2016. En es­te sen­ti­do, es dig­na de men­ción la la­bor de nues­tro ma­na­ger Tomás, de On Fi­re Rock Pro­mo, que se lo cu­rra día a día pa­ra que Lèpoka va­ya­mos su­bien­do pel­da­ños y po­da­mos ir ca­da vez a más si­tios a be­ber cer­ve­za (y a ac­tuar tam­bién). Pa­so a pa­so pa­re­ce que la ma­qui­na­ria de LÈPOKA em­pie­za a fun­cio­nar de ver­dad en­tre la gen­te ¿Dón­de os veis den­tro de cin­co años? Es­pe­re­mos que con el mis­mo pe­lo que te­ne­mos aho­ra, por­que los años no per­do­nan (ri­sas). Muy bue­na pre­gun­ta, la ver­dad es que no me lo ha­bía plan­tea­do nun­ca. Oja­lá la ban­da pue­da se­guir con la di­ná­mi­ca que he­mos lle­va­do has­ta aho­ra y, den­tro de un lus­tro, es­te­mos con uno o dos dis­cos más ba­jo del bra­zo y con la sen­sa­ción de que du­ran­te es­te tiem­po no he­mos de­ja­do de cre­cer. ¿Te­néis ya pla­nes pa­ra un nue­vo dis­co? De ser así ¿Po­déis ade­lan­tar­nos al­gu­nas ideas? Al­go hay, al­go hay (ri­sas). Te­ne­mos ca­si to­dos los te­mas com­pues­tos ya; aho­ra fal­ta ma­cha­car­los en el lo­cal e ir pu­lién­do­los con las apor­ta­cio­nes de ca­da mú­si­co. Con un po­co de suer­te ten­dre­mos un nue­vo tra­ba­jo muy pron­to. Y no só­lo se­rá un CD, sino que com­ple­men­ta­re­mos el pro­duc­to con al­go muy in­no­va­dor que ven­drá de la mano. ¡Y has­ta ahí pue­do de­cir! (ri­sas) Vues­tro so­ni­do y la te­má­ti­ca al­cohó­li­ca de vues­tros tí­tu­los ha­ce inevi­ta­ble que pa­ra mu­chos seáis “los Kor­pi­klaa­ni es­pa­ño­les” ¿Có­mo os sen­tís con es­ta com­pa­ra­ti­va? En par­te or­gu­llo­sos, por­que sig­ni­fi­ca que he­mos sa­bi­do re­fle­jar y trans­mi­tir bien ese es­pí­ri­tu fes­ti­vo que es par­te in­di­so­lu­ble de no­so­tros. Sin em­bar­go, sí que es cier­to que en oca­sio­nes echa­mos de me­nos que la gen­te úni­ca­men­te se fi­je en ese as­pec­to de Lèpoka. Quie­ro de­cir, en nues­tro dis­co “Beer­ser­kers”, de los on­ce te­mas que tie­ne, hay cin­co que no ha­blan de al­cohol sino que abor­dan te­má­ti­cas mu­cho más se­rias co­mo la lu­cha de los pue­blos fren­te a sus opre­so­res, la cen­su­ra y la li­ber­tad de ex­pre­sión, etc. Y esa te­má­ti­ca se re­fle­ja tam­bién en un mo­do de com­po­ner que si­gue pa­tro­nes mu­si­ca­les mu­cho más ela­bo­ra­dos. Nos gus­ta­ría que en oca­sio­nes se va­lo­ra­ra eso tam­bién, no só­lo que nos gus­ta be­ber (ri­sas). La es­ce­na folk siem­pre ha te­ni­do ma­yor o me­nor pre­sen­cia en el rock y el me­tal, y en los úl­ti­mos años pa­re­ce ha­ber ca­la­do hon­do en las te­má­ti­cas vi­kin­gas y nór­di­cas, que su­ma­do a otros as­pec­tos dio a luz lo que co­no­ce­mos co­mo “vi­king me­tal”, un es­ti­lo que pa­re­ce go­zar de cier­to au­ge o “mo­da”, o al me­nos lo ha he­cho en los úl­ti­mos años, con mu­chas ban­das pro­li­fe­ran­do en to­das par­tes del pla­ne­ta ¿Os sen­tís par­te de un mo­vi­mien­to con­cre­to? ¿Có­mo veis la es­ce­na des­de es­ta pers­pec­ti­va? Eti­que­tar­te es al­go com­ple­jo, por­que te au­to­po­nes lí­mi­tes a tu mú­si­ca. Es­tá cla­ro que si tu­vié­ra­mos que de­fi­nir nues­tro es­ti­lo di­ría­mos que es folk me­tal, pe­ro un folk me­tal muy he­te­ro­gé­neo: be­be­mos del po­wer, del heavy, del th­rash… Y sí, es cier­to que aho­ra los es­ti­los folk y vi­king es­tán co­no­cien­do un au­ge, ¡pe­ro tan­to me­jor! Eso ayu­da a nor­ma­li­zar­los, pues has­ta ha­ce na­da eran más mi­no­ri­ta­rios. Ade­más de mo­men­to la ofer­ta aún no ha so­bre­pa­sa­do a la de­man­da, con lo cual ¡bien­ve­ni­do sea to­do el mun­do! Sin du­da que se­ries co­mo “Jue­go de tro­nos” o “Vi­kings” han ayu­da­do a de­mo­cra­ti­zar es­tas te­má­ti­cas “his­tó­ri­cas”, ha­cien­do que no sean vis­tas co­mo al­go ra­ro por el gran pú­bli­co, tan­to heavy co­mo no heavy. Y eso nos vie­ne ge­nial pa­ra lle­gar a más oí­dos a las ban­das que es­ta­mos den­tro de ese es­ti­lo. ¿Cuál es el fu­tu­ro in­me­dia­to pa­ra LÈPOKA? Te­ne­mos al­gu­nos con­cier­tos en el ho­ri­zon­te pa­ra es­te 2017, aun­que no tan­tos co­mo el año an­te­rior. Lo he­mos que­ri­do así pa­ra po­der cen­trar­nos en pre­pa­rar las nue­vas can­cio­nes de nues­tro ter­cer dis­co. Es­ta­mos muy ilu­sio­na­dos con el co­lor que es­tá to­man­do el pro­yec­to y no que­re­mos de­jar na­da a la im­pro­vi­sa­ción. ¡Va a ser la ca­ña! (ri­sas) Cuan­do se tra­ta de lle­var vues­tra pro­pues­ta al es­ce­na­rio ¿Qué es lo más im­por­tan­te pa­ra vo­so­tros? Sin nin­gu­na du­da, ver que el pú­bli­co que ha ve­ni­do a ver­te es­tá dis­fru­tan­do. So­mos sie­te tíos en la ban­da, por lo que son po­cas las oca­sio­nes en las que po­de­mos mo­ver­nos a nues­tras an­chas en un es­ce­na­rio, es­cu­char­nos bien en­ci­ma de él… Por ese mo­ti­vo, nues­tro me­jor pre­mio no es te­ner mil me­tros cua­dra­dos pa­ra po­der ac­tuar, sino que nos lle­gue el ca­lor del pú­bli­co, ver­los can­tar, reír, be­ber… ha­ya mil per­so­nas o diez. Ése es nues­tro me­jor pre­mio, sin nin­gu­na du­da. Por úl­ti­mo, aquí te­néis un es­pa­cio pa­ra ex­pre­sar cual­quier co­sa que os ape­tez­ca: Mu­chas gra­cias a la gen­te que nos si­gue y nos apo­ya, de ver­dad; sin vo­so­tros Lèpoka no ten­dría

nin­gún sen­ti­do. Y agra­de­ce­ros a ME­TAL HAMMER es­ta en­tre­vis­ta, es un ho­nor po­der es­tar en un me­dio co­mo el vues­tro. ¡Gra­cias a to­das y to­dos!

ARS NO­VA XIV

Aque­llos que es­tán más me­ti­dos en el pa­no­ra­ma mu­si­cal na­cio­nal del género, sin du­da, co­no­ce­rán ya de so­bras vues­tra pro­pues­ta mu­si­cal. Por eso os pro­pon­go que le ex­pli­quéis qué es y có­mo sue­na Ars No­va XIV a aque­llos que to­da­vía no os co­no­cen. Ars No­va XIV es una ban­da folk rock pro­gre­si­vo for­ma­da por cin­co mú­si­cos: Ga­briel Vi­cen­te (voz y flau­ta tra­ve­se­ra), Elena Aten­cia (piano y te­cla­dos), Ga­briel Gó­mez (gui­ta­rra so­lis­ta), Cla­ra Cas­tri­llo (ba­jo) y Jo­sé An­to­nio Gon­zá­lez (ba­te­ría). Nues­tro se­llo más re­pre­sen­ta­ti­vo es el tra­ta­mien­to tan ca­rac­te­rís­ti­co que ha­ce­mos de la me­lo­día ins­tru­men­tal, la cual pue­de ser folk, clá­si­ca o sin­fó­ni­ca, con tin­tes de fu­sión... Ella es pro­ta­go­nis­ta en to­dos nues­tros te­mas y se adap­ta al con­tex­to de lo que que­re­mos ex­pre­sar en ca­da can­ción. Pa­ra no­so­tros ca­da te­ma es úni­co y di­fe­ren­te a los de­más que he­mos crea­do (o eso pre­ten­de­mos) y tie­ne per­so­na­li­dad pro­pia, por eso hay que in­ter­pre­tar­lo co­mo tal. Nues­tro so­ni­do si­gue la fi­lo­so­fía del rock de los 70, co­mo Deep Pur­ple, Jeth­ro Tull (por nom­brar al­gu­nas de nues­tras in­fluen­cias) don­de la voz y ca­da uno de los ins­tru­men­tos que in­te­gran la ban­da tie­ne una im­por­tan­cia vi­tal. Nues­tros di­rec­tos cuen­tan con so­los ma­yo­ri­ta­ria­men­te de ham­mond o piano, gui­ta­rra y flau­ta, re­for­za­dos por una ba­se me­ló­di­ca del ba­jo y don­de la ba­te­ría com­ple­men­ta la sec­ción rít­mi­ca dan­do co­lor y va­rie­dad tím­bri­ca a ca­da te­ma. To­do es­to de­jan­do li­ber­tad ex­pre­si­va, al es­ti­lo de la ci­ta­da dé­ca­da de los 70, don­de el es­pec­ta­dor nun­ca sa­be lo que se va en­con­trar. Si­guien­do con las pre­sen­ta­cio­nes, me pa­re­ce muy in­tere­san­te des­ta­car el con­tras­te exis­ten­te en­tre vues­tros orí­ge­nes se­vi­lla­nos y la fu­sión mu­si­cal que in­ter­pre­táis. Vues­tro so­ni­do com­bi­na una in­fi­ni­dad de gé­ne­ros com­ple­ta­men­te dis­tin­tos. ¿Dón­de na­ce la idea de tra­ba­jar con in­fluen­cias mu­si­ca­les tan dis­pa­res? De nues­tra pro­pia ne­ce­si­dad crea­ti­va. Nin­guno de los miem­bros de la ban­da tie­ne es­ti­los de mú­si­ca ex­ce­si­va­men­te de­fi­ni­dos, y son muy va­ria­dos, es­to ha­ce que a la ho­ra de com­po­ner y arre­glar los te­mas sur­jan ideas tan di­fe­ren­tes en­tre si. Eso sí, siem­pre te­nien­do muy en cuen­ta cuál es nues­tro se­llo, que nun­ca se des­fi­gu­re. Ade­más, la for­ma­ción de ca­da uno de no­so­tros ha si­do muy di­fe­ren­te; clá­si­ca, rock, me­tal, fla­men­co, jazz..., eso ali­men­ta no­ta­ble­men­te es­ta ri­que­za y va­rie­dad mu­si­cal. Te­nien­do en cuen­ta vues­tra in­ne­ga­ble pa­sión por los con­tras­tes, me gus­ta­ría que me in­di­ca­rais cuá­les son las te­má­ti­cas que más os tra­táis en vues­tra mú­si­ca. ¿So­bre qué can­ta Ars No­va XIV? El en­fo­que de la te­má­ti­ca si­gue un ca­mino pa­re­jo a nues­tra fi­lo­so­fía mu­si­cal. Ca­da can­ción es un mun­do, una his­to­ria di­fe­ren­te. En la ma­yo­ría de las oca­sio­nes son his­to­rias fic­ti­cias, no ba­sa­das en pro­pias ex­pe­rien­cias ni en ideo­lo­gías. En nues­tro dis­co Una Dé­ca­da, po­de­mos en­con­trar des­de la his­to­ria de al­guien que tie­ne la opor­tu­ni­dad de re­di­mir­se de su pa­sa­do via­jan­do a su in­fan­cia (Su­mer­gi­do en el tiem­po) has­ta el sen­ti­mien­to de ven­gan­za de un hom­bre que ha per­di­do a sus se­res que­ri­dos (Re­ven­ge). Vues­tro "Una dé­ca­da / Ca­tor­ce" no de­ja prác­ti­ca­men­te na­da en el ai­re, ya lle­váis diez años so­bre los es­ce­na­rios. Ima­gino que es­ta­réis con­ten­tos con la ci­fra, es pa­ra es­tar or­gu­llo­sos. Por otro la­do, to­da una dé­ca­da en ac­ti­vo da pie a unas cuan­tas re­fle­xio­nes. ¿Có­mo con­si­de­ra­ríais que ha si­do vues­tro pa­so por la in­dus­tria de la mú­si­ca has­ta aho­ra? Pues pre­ci­sa­men­te hi­ci­mos una re­fle­xión so­bre es­te te­ma en el li­bre­to de es­te dis­co. A lo lar­go de es­te dé­ca­da he­mos apren­di­do lo que sig­ni­fi­ca ser fiel a es­te pro­yec­to, con mo­men­tos inol­vi­da­bles y de gran ilu­sión, pe­ro tam­bién he­mos vi­vi­do las gran­des di­fi­cul­ta­des y obs­tácu­los que su­po­nen lle­var ha­cia de­lan­te un pro­yec­to mu­si­cal que en oca­sio­nes no si­gue los ac­tua­les cá­no­nes que im­po­ne la in­dus­tria mu­si­cal. Es­tas pie­dras en el ca­mino nos han ayu­da­do a ser más fuer­tes y vi­vir los bue­nos y ma­los mo­men­tos uni­dos. Ade­más, con­si­de­ra­mos que hay que de­jar al­gu­na puer­ta abier­ta más a los gru­pos emer­gen­tes. Al­gu­nos la es­tán “apo­rrean­do” y no les de­jan en­trar. Echan­do la vis­ta atrás, ¿hay al­gu­na par­te de es­te ca­mino que, des­de vues­tra fi­lo­so­fía y ex­pe­rien­cia ac­tua­les, re­co­rre­ríais de otro mo­do? Es una pre­gun­ta di­fí­cil, por­que aho­ra mis­mo, des­pués de diez años por su­pues­to que mu­chas co­sas las ha­bría­mos he­cho de otro mo­do, em­pe­za­mos muy jó­ve­nes con es­te pro­yec­to (en­tre 18 y 20 vein­te años te­nía­mos los miem­bros fun­da­do­res), he­mos cre­ci­do con Ars No­va XIV, y nues­tra pers­pec­ti­va en mu­chos as­pec­tos ha cam­bia­do fru­to de nues­tras ex­pe­rien­cias. Sin em­bar­go, so­mos cons­cien­tes de que los erro­res for­man par­te del apren­di­za­je, a ve­ces hay que caer pa­ra apren­der a le­van­tar­se, y ni no­so­tros mis­mos sa­be­mos si ha­cer las co­sas de otra for­ma hu­bie­se si­do me­jor. Por otro la­do, tal y co­mo vie­ne se­ña­la­do en el tí­tu­lo de es nue­va pro­duc­ción, "Una dé­ca­da"vie­ne acom­pa­ña­do de una es­pec­ta­cu­lar re­edi­ción de "Ca­tor­ce." ¿Por qué os de­can­tas­teis por es­te ál­bum? ¿Tie­ne al­gún sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra la ban­da? Una dé­ca­da es un re­co­pi­la­to­rio de las can­cio­nes más re­pre­sen­ta­ti­vas pa­ra no­so­tros en es­tos diez años, adap­ta­das a nues­tra con­cep­ción ac­tual. Sin em­bar­go , he­mos con­si­de­ra­do que pa­ra que el pú­bli­co nos co­noz­ca de for­ma fiel, tam­bién de­bía­mos acom­pa­ñar­lo con CA­TOR­CE, pues­to que mues­tra nues­tra di­ver­si­dad mu­si­cal. La mez­cla de am­bos, sí es un buen re­fle­jo del Ars No­va XIV ac­tual. Du­ran­te to­dos es­tos años en la es­ce­na, ha­béis pi­sa­do mu­chí­si­mos es­ce­na­rios, en al­gu­na oca­sión acom­pa­ña­dos por otros gran­des del género co­mo son Sau­rom. ¿Te­néis al­gu­na anéc­do­ta que re­cor­déis con es­pe­cial ca­ri­ño? So­bre to­do re­cor­da­mos el buen tra­to que re­ci­bi­mos de to­dos los mú­si­cos de es­ta gran ban­da. Po­de­mos de­cir que son en­can­ta­do­res y guar­da­mos un gran re­cuer­do de ellos. Ade­más del pla­cer que su­pu­so pa­ra no­so­tros po­der com­par­tir es­ce­na­rio. Es­pe­re­mos que en el fu­tu­ro vol­va­mos a coin­ci­dir. Cam­bian­do de te­ma y des­de vues­tro pun­to de vis­ta, ¿en qué pun­to con­si­de­ráis que se en­cuen­tra la es­ce­na del folk-vi­king me­tal ac­tual­men­te? Con­si­de­ra­mos que es­te es­ti­lo, en­ca­be­za­do en­tre otros, por Ma­go de Oz o Sau­rom, es­tá vi­vien­do un mo­men­to de cre­ci­mien­to, ya que ca­da vez hay ma­yor apo­yo a las ban­das emer­gen­tes de es­ta co­rrien­te mu­si­cal y que es­tán lla­ma­das a ser sus su­ce­so­ras. ¿Qué le acon­se­jáis a aque­llos con­jun­tos mu­si­ca­les que to­da­vía es­tán em­pe­zan­do? Ca­da ban­da de­be en­con­trar su pro­pio ca­mino y me­ta, pe­ro una de las co­sas que no­so­tros, hu­mil­de­men­te, po­de­mos acon­se­jar, es que sean ellos mis­mos, que ex­plo­ren pa­ra en­con­trar su pro­pio se­llo y se­ña de iden­ti­dad. Es bueno te­ner re­fe­ren­tes pe­ro “no co­piar­los”, que bus­quen for­mas de sor­pren­der al pú­bli­co, por­que eso sig­ni­fi­ca­rá que es­tán ha­cien­do al­go di­fe­ren­te. Lle­gan­do al final de la en­tre­vis­ta, me gus­ta­ría que nos ade­lan­ta­rais al­gún detalle so­bre el fu­tu­ro pró­xi­mo de Ars No­va XIV. ¿Gira de con­cier­tos por el aniversario? ¿Nue­vo dis­co? Sí, es­ta­mos pre­pa­ran­do nues­tra gira pa­ra pre­sen­tar “Una Dé­ca­da” por di­fe­ren­tes pun­tos del país. Nues­tra agen­cia “On Fi­re” es­tá tra­ba­jan­do du­ro, co­do con co­do con no­so­tros pa­ra ce­rrar fe­chas por to­do el es­ta­do. Pron­to las anun­cia­re­mos. To­do es­to sin de­jar de com­po­ner nues­tro pró­xi­mo tra­ba­jo. Por úl­ti­mo, aquí te­néis un es­pa­cio pa­ra ex­pre­sar cual­quier co­sa que os ape­tez­ca: Des­de aquí ha­ce­mos un lla­ma­mien­to a los que si­gan es­te es­ti­lo a que asis­tan a uno de nues­tros con­cier­tos si tie­nen la opor­tu­ni­dad, es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que nues­tro es­pec­tácu­lo no de­je in­di­fe­ren­te a na­die, de he­cho, con­si­de­ra­mos que es la me­jor for­ma de de co­no­cer­nos y en­ten­der to­do lo que he­mos di­cho en es­ta en­tre­vis­ta. Mu­chas gra­cias por dar­nos ca­bi­da en es­ta gran re­vis­ta, nos ve­mos en los es­ce­na­rios.

ANOD­HOR CELTIBERRIAN

LèPOKA LèPOKA

ARS NO­VA XIV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.