EN VI­VO

Clutch... Sum 41... Saxon... Me­ga­ra... Ma­go de Oz... y mu­chos más!

Metal Hammer - - Contenido - Tex­to y Fo­to­gra­fía: Montse Ga­leano

Ha­ble­mos de una no­che de me­tal­co­re y death­co­re, pe­ro con cua­tro pro­pues­tas bien dis­tin­tas­dis­tin­tas. Ha­ble­mos del re­gre­so de Ca­li­ban a Bar­ce­lo­na des­pués de 4 años (en la gira en la que acom­pa­ña­ron a Tri­vium), de la ener­gía que des­pren­de Sui­ci­de Si­len­ce y de nue­vas ban­das co­mo To The Rats And Wol­ves y Brot­hers Till We Die. To­do es­to en un mo­men­to en el que el género lle­va un tiem­po en caí­da li­bre (evi­den­te en la afluen­cia de pú­bli­co) pe­ro en el que to­da­vía hay es­pe­ran­za.

Una de esas pro­me­sas a ni­vel na­cio­nal es Brot­hers Till We Die. Los ma­dri­le­ños pre­pa­ran el lan­za­mien­to de su pró­xi­mo dis­co mien­tras nos re­cuer­dan por­qué fue­ron unos de los ga­na­do­res del con­cur­so de ban­das del Re­su­rrec­tion Fest el año pa­sa­do. Fuer­za y ga­nas no les fal­tan de se­guir cre­cien­do. Jus­to des­pués lle­ga­ban To The Rats And Wol­ves que aun­que con me­nos con­tun­den­cia que el res­to de­fen­die­ron sus rit­mos elec­tró­ni­cos mez­cla­dos con me­lo­días más pro­pias del pop. Una es­ce­no­gra­fía que que­da­ba a me­dio ca­mino del glam y can­cio­nes que in­ten­ta­ban en­ca­jar to­da una se­rie de es­ti­los con un re­sul­ta­do for­za­do, pro­vo­ca­ron la in­di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de los pre­sen­tes. Pe­ro esa in­di­fe­ren­cia es­ta­ba jus­ti­fi­ca­da si con­si­de­ra­mos la tor­men­ta que se nos ve­nía en­ci­ma.

Cua­tro al­tas fi­gu­ras te­ne­bro­sas, ves­ti­das con una tú­ni­ca blan­ca, pre­si­dian el es­ce­na­rio an­tes de la sa­li­da de Sui­ci­de Si­len­ce. Se­rían el pla­to fuer­te de la no­che: aun­que su po­si­ción en el car­tel no lo au­gu­ra­ra así, la gran can­ti­dad de ca­mi­se­tas del gru­po pre­sen­tes en la sa­la eran un buen in­di­ca­dor. Su so­la pre­sen­cia se sien­te co­mo un pu­ñe­ta­zo: riffs rá­pi­dos to­tal­men­te en­tre­ga­dos y un Ed­die Hermida en for­ma ca­paz de co­nec­tar con el pú­bli­co al ins­tan­te. No era pa­ra me­nos cuan­do la ban­da re­ga­ló uno de los te­mas de su nue­vo dis­co que ve­rá la luz el 24 de fe­bre­ro. 40 mi­nu­tos atro­na­do­res que aca­ba­ron co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra con “You Only Li­ve On­ce”. Los ti­ta­nes del death­co­re se lo po­nían di­fí­cil a Ca­li­ban, pe­ro el es­ce­na­rio no iba a con­ver­tir­se en una are­na.

Ca­li­ban lle­van más de vein­te años de ro­da­je. Tie­nen ta­blas y sa­ben ofre­cer un es­pec­tácu­lo más que digno pa­ra la pre­sen­ta­ción de su nue­vo ál­bum ”Gra­vity”, aun­que los te­mas del setlist no se cen­tra­rán en es­te úl­ti­mo dis­co . La es­ce­no­gra­fía es­tá cui­da­da y tra­ba­ja­da: sie­te enor­mes cu­bos se dis­po­nen por el es­ce­na­rio y for­man el nom­bre del gru­po, que a su vez sir­ven de ba­se pa­ra la ba­te­ría, mien­tras se ilu­mi­na­ban de for­ma in­ter­mi­ten­te apo­ya­dos por las lu­ces ce­ga­do­ras de atrás. So­na­ba su himno “Me­mo­rial” y po­co po­día sa­lir mal con es­tas pre­mi­sas. Aún y así, cos­ta­ba que el pú­bli­co arran­ca­ra y no se­ría por fal­ta de em­pu­je de su front­man An­dreas Dör­ner, en­fras­ca­do en su pa­pel. To­do cam­bia­ría con los pri­me­ros acor­des de “Davy Jo­nes” en el que la me­dia­na de Razz se con­vir­tió en un gran mosh pit en el que Dör­ner no pu­do fal­tar y es­te no se­ría su úni­co crowd­sur­fing de la no­che.

Su más re­cien­te “Pa­raly­zed” y te­mas de siem­pre co­mo “Lo­ve Song” son prue­ba su­fi­cien­te del do­mi­nio del género por par­te de Ca­li­ban pe­ro a la vez re­sul­ta sin­to­má­ti­co re­cor­dar que ha­ce unos cuan­tos años (en 2006 pa­ra ser exac­tos) eran unos jo­ven­cí­si­mos Go­ji­ra quie­nes les ha­cían de te­lo­ne­ros. Aque­lla nos­tal­gia que les per­si­guió du­ran­te to­da la no­che sin aca­bar de in­cen­diar la sa­la po­día aten­der a mu­chas ra­zo­nes: un pú­bli­co más vol­ca­do en el es­ti­lo de Sui­ci­de Si­len­ce o bien el pro­pio des­gas­te del me­tal­co­re co­mo género. Eso sí, Ca­li­ban pue­den dor­mir tran­qui­los: a pe­sar de to­do han sa­bi­do ser cons­tan­tes y man­te­ner su pro­pio so­ni­do e iden­ti­dad más allá de las mo­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.