SE­PUL­TU­RA

An­dreas Kis­ser en pro­fun­di­dad.

Metal Hammer - - Contenido - Tex­to: Ya­lin­ku Me­le­ro Fo­to­gra­fía: Ofi­cial

Mu­chas gra­cias por tu tiem­po y es un pla­cer ha­blar con una le­yen­da del la es­ce­na del Heavy Me­tal en Bra­sil, y en el mun­do, co­mo eres tú, An­dreas Kis­ser. Fe­li­ci­da­des por con­ti­nuar tan­to tiem­po en lo al­to. Mu­chas gra­cias por tus pa­la­bras, el pla­cer es mío. El nue­vo dis­co es muy bueno, ¿que nos pue­des contar so­bre “Ma­chi­ne Mes­siah”, el nue­vo dis­co de la ban­da, don­de ha­béis ex­plo­ra­do so­ni­dos más pro­gre­si­vos pe­ro sin per­der esa fuer­za que re­pre­sen­ta a Se­pul­tu­ra? Es­te dis­co, co­mo to­dos los de Se­pul­tu­ra trae co­sas nue­vas, nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas. Es­tu­vi­mos tres años de tour por el mun­do, pre­sen­tan­do nues­tro úl­ti­mo ál­bum, “The Me­dia­tor Bet­ween Head and Hands Must Be the Heart “, que sa­ca­mos a fi­na­les de 2013, ce­le­bran­do 30 años de la ban­da, sa­ca­mos un DVD en vi­vo con los tam­bo­res del Bronx, un tra­ba­jo real­men­te gra­ti­fi­can­te, y to­do eso tra­jo ideas nue­vas, es el se­gun­do dis­co con Eloy Ca­sa­gran­de a la ba­te­ría, y eso ayu­da a que el gru­po es­té más co­nec­ta­do, más aco­pla­dos unos a otros. Nos co­no­ce­mos me­jor co­mo per­so­nas, co­mo mú­si­cos, y eso ha ayu­da­do mu­cho. Co­mo ya di­je, in­ten­ta­mos siem­pre apor­tar co­sas nue­vas a nues­tro so­ni­do, e in­ten­ta­mos rom­per nues­tros pro­pios lí­mi­tes, arries­gan­do. Sino arries­gas só­lo co­pias o re­pi­tes al­go que ya has he­cho. Creo que sa­lir de la zo­na de con­fort siem­pre es muy sa­lu­da­ble pa­ra el ar­te, y creo que “Ma­chi­ne Mes­siah” es el re­sul­ta­do de que­rer ser más ins­tru­men­ta­les, de tra­ba­jar más los de­ta­lles, tu­vi­mos in­vi­ta­dos, to­can­do vio­li­nes, et­cé­te­ra. Tra­ba­jar con En­se en Sue­cia ayu­dó mu­cho tam­bién, pues él es mú­si­co tam­bién. To­do eso re­la­cio­na­do es lo que ha lle­va­do a es­te ál­bum, del que es­ta­mos muy con­ten­tos y sa­tis­fe­chos, la ver­dad. A mí per­so­nal­men­te me ha gus­ta­do mu­cho el dis­co, he no­ta­do que es un tra­ba­jo muy va­ria­do, pe­ro que en el con­jun­to es un dis­co con es­ti­lo. En es­te ca­so, me gus­tó mu­cho “Alet­hea”, creo que es un te­ma muy bueno y que re­cuer­da al so­ni­do de los co­mien­zos de la ban­da, pe­ro con un so­ni­do muy mo­derno. Me dan mu­chas ga­nas de ver­lo en di­rec­to, ¿co­mo tra­ba­jáis a la ho­ra de me­ter esos te­mas en los setlist pa­ra el di­rec­to? Nor­mal­men­te pen­sa­mos en co­mo so­na­rían en di­rec­to, pe­ro co­mo has di­cho, en es­te ál­bum los te­mas sue­nan muy di­fe­ren­tes en­tre sí, que­ría­mos eso, di­ver­si­dad de can­cio­nes, no un dis­co que pa­re­cie­ra un só­lo te­ma. El con­cep­to de es­te dis­co es que en diez can­cio­nes ha­ya un con­jun­to, que aun­que sean di­fe­ren­tes, co­nec­ten en­tre sí, que de­pen­dan una de la otra. Des­de la aper­tu­ra, mu­cho más me­ló­di­ca, pa­san­do a “I am The Enemy”, mu­cho más clá­si­ca, más di­rec­ta, más cru­da. En fin, creo que ca­da can­ción tie­ne esa ca­rac­te­rís­ti­ca de crear una uni­dad. Aho­ra es­ta­mos pre­pa­ran­do los setlist pa­ra la gira que em­pe­za­re­mos por Eu­ro­pa, to­can­do con Kreator, ya es­ta­mos pre­pa­ran­do el show, to­ca­re­most cua­tro te­mas, por­qué que­re­mos de­jar es­pa­cio pa­ra los clá­si­cos tam­bién, y te­ne­mos un tiem­pot re­du­ci­do en es­ta gira. En­ton­ces creo que cua­tro te­mas es al­go sig­ni­fi­ca­ti­vo, te­ne­mos mu­chas ga­nas de to­car can­cio­nes nue­vas. Siem­pre te­ne­mos pre­sen­te el di­rec­to cuan­do com­po­ne­mos, pues el es­ce­na­rio es don­de pa­san las co­sas, don­de ves la fuer­za que pue­de te­ner un te­ma con la reac­ción de la gen­te. To­do lo que ha­ce­mos es con­se­cuen­cia de eso, la ex­pe­rien­cia del ca­ra a ca­ra con el pú­bli­co, es don­de la mú­si­ca co­bra vi­da, en el es­ce­na­rio. Cuan­do es­ta­mos com­po­nien­do, in­ten­ta­mos traer ese es­pí­ri­tu al es­tu­dio, la in­ten­si­dad, la ener­gía. Creo que to­do es­tá co­nec­ta­do. Eso es al­go que Se­pul­tu­ra nun­ca ha per­di­do, la fuer­za del di­rec­to, a pe­sar de los cam­bios en el seno de la ban­da. Pa­ra mí que vi­ví en Bra­sil, Se­pul­tu­ra siem­pre ha si­do un re­fe­ren­te pa­ra las ban­das de la­ti­noa­mé­ri­ca, y hoy en día, hay un in­gen­te nú­me­ro de bue­nas ban­das en Bra­sil. Mu­chas de ellas, in­fluen­cia­das por Se­pul­tu­ra. ¿Co­mo te sien­tes al ver que la mú­si­ca que ha­béis crea­do y de­fen­di­do ha in­fluen­cia­do a tan­tas ge­ne­ra­cio­nes de mú­si­cos? Es fan­tás­ti­co, creo que en la mú­si­ca, en el ar­te, hay siem­pre so­ni­dos y gru­pos que in­flue­cian. Creo que es muy sa­lu­da­ble ese ci­clo, que tu mú­si­ca es­té in­fluen­cia­da por ban­das que te hi­cie­ron amar la mú­si­ca, sen­tir­la. Se­pul­tu­ra ha in­fluen­cia­do a ban­das co­mo Slipk­not, Ha­te­breed, Tri­vium, Go­ji­ra, y lo ge­nial es que no­so­tros tam­bién nos in­fluen­cia­mos de esas ban­das, es un ci­clo muy bo­ni­to, que el ar­te es­té co­nec­ta­da en­tre sí. El pro­pio gui­ta­rris­ta de Ju­das Priest, Glenn Tip­ton, me con­tó una vez que él se ins­pi­ró mu­cho con “Chaos A.D.”, de 1994, que uno de tus ma­yo­res ído­los te di­ga eso, es muy mo­ti­van­te, te da fuer­zas. Co­sas así nos man­tie­nen ha­cien­do co­sas cons­tan­te­men­te, eso mues­tra que es­ta­mos ha­cien­do al­go bueno, al­go dis­tin­to, al­go fres­co. Se­pul­tu­ra nun­ca ha per­di­do ser una ban­da de Me­tal pe­sa­do, pe­ro siem­pre bus­can­do evo­lu­cio­nar. Via­jar a otros paí­ses, a otras cul­tu­ras, siem­pre ha man­te­ni­do mi ca­be­za y al gru­po en

cons­tan­te in­quie­tud ar­tís­ti­ca, ayu­da a in­ten­tar crear nue­vas sen­sa­cio­nes en la mú­si­ca. Con Se­pul­tu­ra he­mos vi­si­ta­do mas de 70 paí­ses en 32 años de his­to­ria, al­go enor­me, y so­le­mos ab­sor­ver mu­chas in­fluen­cias de otras cul­tu­ras. Cons­truí­mos la ban­da a dia­rio, res­pe­ta­mos mu­cho nues­tro pa­sa­do, co­mo he di­cho, son 32 años de his­to­ria. Vi­vi­mos el pre­sen­te, pe­ro no se pue­de ol­vi­dar un pa­sa­do fan­tás­ti­co, bo­ni­to, que nos ha lle­va­do a es­te ca­mino, con­quis­tan­do lo que con­quis­ta­mos, pe­ro es una ba­ta­lla a dia­rio, res­pe­tan­do el pa­sa­do y vi­vien­do el pre­sen­te pa­ra cons­truir el fu­tu­ro. Es fan­tás­ti­co vi­vir es­te pro­ce­so con Se­pul­tu­ra, te­ne­mos una gran dis­co­grá­fi­ca, De­rrick lle­va vein­te años ya con no­so­tros, va a ser el eterno nue­vo vo­ca­lis­ta (ri­sas). Eloy tam­bién lle­va cin­co años con no­so­tros, Pau­lo y yo lle­va­mos ca­si trein­ta años to­can­do jun­tos. Mu­chas ga­nas de vi­vir es­te nue­vo ca­pí­tu­lo en nues­tra his­to­ria con “Ma­chi­ne Mes­siah”. Se­pul­tu­ra es una de las ban­das que aban­de­ran el Me­tal in­ter­na­cio­nal, co­mo me has co­men­ta­do, os gus­ta mu­cho dis­fru­tar de los tours. ¿Cuan­do es­táis via­jan­do, que es lo que más os gus­ta ex­plo­rar de los paí­ses don­de vais? ¿O no te­néis mu­cho tiem­po pa­ra dis­fru­tar­lo? Un po­co de to­do, hay ve­ces que no te­ne­mos tiem­po, to­ca­mos y nos va­mos. Pe­ro cuan­do te­ne­mos tiem­po li­bre, so­bre to­do en el ve­rano eu­ro­peo, en­tre fes­ti­va­les nos da es­pa­cio pa­ra co­no­cer la gas­tro­no­mía, ir a con­cier­tos, no só­lo de Me­tal. Por ejem­plo en Pra­ga me gus­ta ir a la Ópe­ra, en Vie­na, mu­seos. En ve­rano yo co­jo la bi­ci­cle­ta y me voy a ex­plo­rar un po­co, co­no­cer, en­con­trar lu­ga­res real­men­te fan­tás­ti­cos. No es fá­cil es­tar de tour, es­tar le­jos de casa, de la fa­mi­lia, du­ran­te me­ses se­gui­dos, por lo que esos mo­men­tos ayu­dan a man­te­ner la tran­qui­li­dad men­tal, a no de­jar­se arras­trar por el rit­mo fre­né­ti­co de las gi­ras. Te­ne­mos que equi­li­brar pa­ra es­tar al cien por cien en el es­ce­na­rio, ha­ce fal­ta dis­fru­tar, co­lo­car la ca­be­za en otros lu­ga­res, pa­ra no per­der­la (ri­sas). Se re­car­gan ener­gías cuan­do dis­fru­ta­mos de esos mo­men­tos, lo que ayu­da a des­car­gar­la en el di­rec­to. ¿Es­tar le­jos de la fa­mi­lia es la par­te más di­fí­cil de un tour pa­ra ti? Sin Du­da, ten­go tres hi­jos, con eda­des di­fe­ren­tes, pier­do mu­cho de su día a día, al­gún cum­plea­ños, co­sas dia­rias... no es fá­cil, pe­ro ten­go to­do el apo­yo de mi fa­mi­lia, sin la carrera que ten­go de mú­si­co, no po­dría man­te­ner a mi fa­mi­lia ha­cien­do lo que ha­go. Creo que des­de que mi fa­mi­lia se creó, ha ha­bi­do co­mo un pro­ce­so de adap­ta­ción con las gi­ras, muy sano y na­tu­ral. Vol­vien­do un po­co al dis­co, ¿cuan­do sa­cáis un nue­vo dis­co, si­gue ha­bien­do ese ner­vio­sis­mo el prin­ci­pio so­bre si el re­sul­ta­do va a gus­tar o ya vais más se­gu­ros? La se­gu­ri­dad vie­ne de den­tro, de la con­vic­ción de lo que que­re­mos ha­cer, nun­ca pre­ten­de­mos agra­dar a to­do el mun­do. Hoy en día, cual­quier co­sa que ha­gas va a es­tar ex­pues­ta a ese sec­tor “ha­ter” (ri­sas). Eso for­ma par­te de la reali­dad ar­tís­ti­ca, la crí­ti­ca siem­pre ha exis­ti­do, mu­chas de las crí­ti­cas que oí­mos o su­fri­mos son las que nos han ayu­da­do a se­guir pro­ban­do, a se­guir in­ten­tan­do con­quis­tar co­sas, pro­bar so­ni­dos. Al final to­do es po­si­ti­vo, uti­li­zar esas in­for­ma­cio­nes de la me­jor ma­ne­ra. Los ata­ques gra­tui­tos, con in­sul­tos, no lle­van a na­da, pe­ro si que ha ha­bi­do crí­ti­cas, cons­truc­ti­vas, que aun­que a pri­me­ra vis­ta no es­tés de acuer­do, te ayu­dan a cre­cer., a ser me­jor per­so­na, me­jor mú­si­co, me­jor pro­fe­sio­nal. Ha­ce par­te de nues­tra carrera, an­tes de las re­des so­cia­les, exis­tía eso, por ejem­plo los fun­da­men­ta­lis­tas del me­tal. Ha­ce par­te, con­vi­vi­mos con ello muy bien, apren­di­mos a vi­vir con ello. No­so­tros cree­mos en lo que ha­ce­mos, con al­ma y co­ra­zón, y con las con­se­cuen­cias de ello. Cuan­do de­fien­des una idea en la que crees, to­do lo que pa­sa es una con­se­cuen­cia de ello, por eso es­ta­mos tran­qui­los, no gus­ta re­pe­tir fór­mu­las. Creo que es la me­jor ma­ne­ra de cre­cer. So­bre la por­ta­da del dis­co, con mu­chos de­ta­lles, ¿que nos pue­des contar so­bre la por­ta­da, que tie­ne di­fe­ren­tes lec­tu­ras? Es­te tra­ba­jo fue he­cho por una ar­tis­ta de Fi­li­pi­nas, Ca­mi­lle de la Ro­sa, en­con­tré su tra­ba­jo en In­ter­net, ya te­nía el nom­bre del dis­co, el con­cep­to, la ro­bo­ti­za­ción de la so­cie­dad, y fui bus­can­do un ar­tis­ta di­fe­ren­te, al­go que es­tu­vie­ra co­nec­ta­do con ese con­cep­to, con esa idea en la ca­be­za, lle­gué a esa pin­tu­ra, de 2010, que se lla­ma “Deus Ex Ma­chi­na”, y tie­ne el mis­mo con­cep­to, de que las má­qui­nas do­mi­nan, y me sor­pren­dí de ver una pin­tu­ra que era per­fec­ta pa­ra la por­ta­da. En­tré en con­tac­to con la fa­mi­lia, ella es­ta­ba sú­per feliz de que hu­bié­ra­mos es­co­gi­do esa pin­tu­ra co­mo por­ta­da, de ha­cer par­te de es­te pro­yec­to. La pin­tu­ra era par­te de un con­jun­to de cua­dros, fue fan­tás­ti­co ver que cuan­to tie­nes una idea en la ca­be­za, el uni­ver­so conspira. De al­gu­na for­ma esa pin­tu­ra lle­gó jus­to pa­ra es­te dis­co. Hay re­fe­ren­cias cer­ca­nas a “Ari­se”, pe­ro es coin­ci­den­cia. Me ale­gró mu­cho lle­gar a esa ar­tis­ta, de en­con­trar una por­ta­da he­cha y per­fec­ta pa­ra el dis­co. Pa­ra ter­mi­nar, es­te es un mo­men­to pa­ra ti, pa­ra que di­gas lo que te ape­tez­ca, es tu mo­men­to. (Ri­sas). Mu­chas gra­cias. Quie­ro so­bre to­do agra­de­cer el apo­yo de los fans de Es­pa­ña, siem­pre que va­mos te­ne­mos con­cier­tos ge­nia­les, es una país muy im­por­tan­te en nues­tra his­to­ria, agra­de­cer que con to­dos los per­can­ces que he­mos vi­vi­do en nues­tra his­to­ria, se ha­yan man­te­ni­do ahí, ha­yan da­do to­do en ca­da con­cier­to. Muy feliz con “Ma­chi­ne Mes­siah”, es­pe­ro que os gus­te, es­pe­ro ve­ros a to­dos en breve en es­te 2017, aten­tos que es­ta­re­mos mu­cho por ahí, mu­chas gra­cias por to­do. Y mu­chas gra­cias a ti, ha si­do una bue­na char­la. El ho­nor ha si­do mío, mu­cha suer­te con es­ta nue­va gira y que si­ga to­do ge­nial, cre­cien­do, y nos ve­mos en breve por es­tos la­res.

“CUAN­DO TIE­NES UNA IDEA EN LA CA­BE­ZA, EL UNI­VER­SO CONSPIRA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.