IMMOLATION

vuel­ven al ata­que.

Metal Hammer - - Contenido - Tex­to: Montse Ga­leano Fo­to­gra­fía: Ofi­cial

Ca­si tres dé­ca­das de re­co­rri­do sin per­der ni un ápi­ce de su in­ten­si­dad. Immolation si­guen aden­trán­do­nos en la os­cu­ri­dad más pro­fun­da a ba­se de dis­tor­sión y rit­mos ex­tre­mos, ha­cen su­yo to­do lo que im­pli­ca el death me­tal. Tres años des­pués de su úl­ti­mo King­dom of Cons­pi­racy (2013) los neo­yor­ki­nos vuel­ven con Ato­ne­ment es­te 24 de fe­bre­ro, un nue­vo dis­co en el que los con­tras­tes de ve­lo­ci­da­des re­mar­can las lu­ces y som­bras de sus on­ce te­mas. Ha­bla­mos so­bre ello con el ba­jis­ta y vo­ca­lis­ta de la ban­da Ross Do­lan.

Ha­béis tar­da­do un po­co más en lan­zar es­te nue­vo dis­co que con vues­tros tra­ba­jos an­te­rio­res, ¿a qué se de­be? Es­ta vez el pro­ce­so de gra­ba­ción fue al­go más lar­go, nor­mal­men­te nos cos­ta­ba 4 me­ses des­de que aca­ba­mos de es­cri­bir has­ta que nos me­tía­mos en el es­tu­dio. Con Ato­ne­ment tar­da­mos al­re­de­dor de un año por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, gra­bar Ato­ne­ment ha si­do más lar­go de lo que es­pe­rá­ba­mos y pa­re­cía que to­do es­ta­ba en nues­tra con­tra. Bob (Ro­bert Vig­na) em­pe­zó a es­cri­bir el dis­co a prin­ci­pios de 2015, pe­ro lle­gó un pun­to en el que no es­ta­ba ha­cien­do nin­gún pro­gre­so por un tiem­po has­ta que lo re­to­mó. Des­pués en se­tiem­bre nues­tro ba­te­ría Ste­ve se rom­pió el bra­zo por tres si­tios dis­tin­tos por lo que es­tu­vo 6 me­ses inope­ra­ti­vo, pa­san­do por al­gu­nas ope­ra­cio­nes y pos­te­rior re­cu­pe­ra­ción. Mu­chos in­for­tu­nios se­gui­dos… Pe­ro creo que ha si­do pa­ra me­jor. He­mos aca­ba­do 11 can­cio­nes, nor­mal­men­te es­co­gía­mos 8 o 9, la tar­dan­za ha ju­ga­do a nues­tro fa­vor. Es­ta­mos muy emo­cio­na­dos, gra­ba­mos to­do en ju­nio y es ge­nial po­der re­ci­bir al­go de feed­back des­pués de 6 me­ses, de mo­men­to la aco­gi­da es­tá sien­do bas­tan­te po­si­ti­va. En­ton­ces, ¿es­táis con­ten­tos con el re­sul­ta­do? Es­ta­mos bas­tan­te con­ten­tos con el ma­te­rial, es mu­cho más os­cu­ro si lo com­pa­ra­mos con King­dom Of Cons­pi­racy aun­que King­dom era más agre­si­vo. La pro­duc­ción de Ato­ne­ment es más só­li­da, he­mos sub­sa­na­do los pro­ble­mas del an­te­rior y to­do sue­na co­mo de­be so­nar, los ins­tru­men­tos tie­nen es­pa­cio pa­ra res­pi­rar y pue­des es­cu­char to­dos los ma­ti­ces, es de esas ve­ces en las que to­dos coin­ci­di­mos. Co­mo di­ces Ato­ne­ment tie­ne un tono más os­cu­ro que King­dom Of Cons­pi­rancy, ¿Por qué? ¡Ya sa­bes, no­so­tros cuan­to más os­cu­ro me­jor! Creo que real­men­te no te­ne­mos con­trol de ha­cia dón­de nos lle­va la com­po­si­ción. King­dom era os­cu­ro pe­ro tam­bién muy in­ten­so, es­te tie­ne bas­tan­te de ello mu­si­cal­men­te, aun­que en cuan­to a le­tras es más os­cu­ro aún. Las ideas so­bre las que tra­ba­ja­mos son bas­tan­te os­cu­ras, y la mú­si­ca tie­ne que acom­pa­ñar es­ta idea. No ten­go una ra­zón cla­ra. Bob es quién ha es­cri­to la mú­si­ca des­de el prin­ci­pio y lo que le ins­pi­ra en ese mo­men­to aca­ba dan­do for­ma al dis­co y es­toy con­ten­to que ha­ya sa­li­do de es­ta ma­ne­ra por­que en

Ato­ne­ment to­do flu­ye co­mo par­te de un to­do. Flu­ye y ade­más lo ha­ce to­can­do mu­chos ex­tre­mos… Es al­go ra­ro, no es de for­ma cons­cien­te. Cuan­do Rob es­cri­be el ma­te­rial no se preo­cu­pa si al­go es más os­cu­ro, pe­sa­do o pien­sa co­mo una pie­za con­ti­nua­da, no can­ción por can­ción. Creo que to­do fun­cio­na en con­jun­to, hay co­sas más os­cu­ras y al­gu­nas más ex­tre­mas y rá­pi­das, lo ve­mos có­mo fun­cio­nan en con­jun­to y creo que es al­go muy im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta en un dis­co. To­das las can­cio­nes tie­nen su hue­co, su es­pa­cio. Es ex­tre­mo en mu­chos sen­ti­dos, tie­ne esas par­tes más os­cu­ras hip­nó­ti­cas con esas gui­ta­rras por ca­pas y a la vez tie­ne ese to­que más rá­pi­do y ex­tre­mo, con mo­men­tos más pau­sa­dos. Atra­pa. Ca­da una de las can­cio­nes to­ca al­guno de esos ele­men­tos de for­ma in­di­vi­dual es ex­tre­mo en mu­cha ma­ne­ras pe­ro tam­bién muy mu­si­cal y atra­pan­te, me lo pa­sé ge­nial nor­mal­men­te sa­li­mos de las se­sio­nes de gra­ba­ción sin ver al­gu­nas co­sas cla­ras, pe­ro con es­te dis­co es­ta­mos to­dos de acuer­do. Una de las can­cio­nes en las que más vi lo ex­tre­mo del dis­co fue es “Th­rown to the fi­re”… Esa fue la pri­me­ra can­ción que gra­ba­mos pa­ra el dis­co, era or­gi­nal­men- te “song num­ber 1”…¡ He te­ni­do que pen­sar por un mo­men­to cual era el tí­tu­lo! “Th­rown to the fi­re” tie­ne al­go dis­tin­to, cuan­do em­pie­zas a com­po­ner la pri­me­ra can­ción es la que aca­ba sien­do más di­fe­ren­te res­to, es rá­pi­da y len­ta y lue­go pa­re­ce ex­plo­tar ha­cia el final ¿Y con qué can­cio­nes te que­da­rías del dis­co? Ca­da can­ción tie­ne tan­tas par­tes to­das y to­das sig­ni­fi­can al­go. Los tracks que abren el dis­co, The Dis­tor­ting Light, When The Jac­kals Co­me y Fos­te­ri­ng to the Di­vi­de son un buen ejem­plo de to­das esas par­tes que pue­de te­ner una mis­ma can­ción en Ato­ne­ment. En The Dis­tor­ting Light y When The Jac­kals Co­me tie­nes una can­ción muy dis­tin­ta, heavy y des­pués len­ta, que vuel­ve a ex­plo­tar al final. Otro de los te­mas que me gus­ta del dis­co es Lo­wer, es al­go di­fe­ren­te al res­to, pe­ro a la vez muy os­cu­ra y heavy. Pa­ra mu­chos sois un re­fe­ren­te den­tro del Death Me­tal con una carrera más que con­so­li­da­da, ¿su­po­ne es­to una pre­sión aña­di­da a la ho­ra de gra­bar? Nun­ca pen­sa­mos so­bre no­so­tros en esos tér­mi­nos, em­pe­za­mos a es­cri­bir y no que­re­mos ha­cer al­go que nos lle­ve en otra di­rec­ción o al­go dis­tin­to a lo que he­mos em­pe­za­do. Apren­de­mos de nues­tros erro­res. Ca­da dis­co es un pro­ce­so de apren­di­za­je, ha­ce­mos al­gu­nos cam­bios pa­ra que el si­guien­te sea me­jor, pe­ro no nos po­ne­mos ni ex­pec­ta­ti­vas ni pre­sión ya que no ayu­da a con­se­guir na­da. Con es­te dis­co en par­ti­cu­lar nos pro­pu­si­mos lle­gar a te­ner 11 can­cio­nes, te­nía un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial por­que la on­cea­va can­ción es nues­tra can­ción 100 en global. Du­ran­te un tiem­po Bob es­tu­vo en­ca­lla­do con es­ta úl­ti­ma por­que fal­ta­ba al­go que unie­ra to­das las par­tes, pe­ro sa­ber que iba a ser nues­tra can­ción nu­me­ro 100 le dio una mo­ti­va­ción ex­tra pa­ra aca­bar­la. ¿Cuá­les son vues­tros pla­nes más in­me­dia­tos? El dis­co sal­drá a la ven­ta el 24, aho­ra gi­ra­re­mos con los her­ma­nos Ca­va­le­ra por es­ta­dos uni­dos den­tro de su gira de Roots y a me­dia­dos de año es­ta­re­mos en Eu­ro­pa. De­fi­ni­ti­va­men­te en ve­rano que­re­mos es­tar pre­sen­tes en mu­chos fes­ti­va­les. Es­ta­re­mos ocu­pa­dos con es­te ál­bum eso se­gu­ro, que­re­mos sa­lir a gi­rar to­do lo que po­da­mos.

“GRA­BAR ATO­NE­MENT HA SI­DO MÁS LAR­GO DE LO QUE ES­PE­RÁ­BA­MOS Y PA­RE­CÍA QUE TO­DO ES­TA­BA EN NUES­TRA CON­TRA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.