EN­TRE BAS­TI­DO­RES

Metal Hammer - - Contenido -

Lo­ren­zo Sanz es el nom­bre de­trás de la agen­cia “Top Ar­tist Pro­mo­tion” y del se­llo in­de­pen­dien­te “Crazy Sand­wich Re­cords”. Su tra­ba­jo en la es­ce­na del rock y el me­tal tan­to na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal se cuen­ta en­tre los más res­pe­ta­dos del “mun­di­llo” por su pro­fe­sio­na­li­dad y cohe­ren­cia. Ha­bla­mos con él pro­fun­di­zan­do más en su tra­ba­jo y có­mo re­per­cu­te en la es­ce­na ac­tual: En pri­mer lu­gar, pre­sén­ta­te a nues­tros lec­to­res ¿Quién es Lo­ren­zo Sanz? A tí­tu­lo per­so­nal, soy un hom­bre apa­sio­na­do por el mun­do de la mú­si­ca en to­das sus ver­tien­tes. En tér­mi­nos pro­fe­sio­na­les, soy la per­so­na que es­tá al fren­te de la agen­cia de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les pa­ra mú­si­cos Top Ar­tist Pro­mo­tion, una ini­cia­ti­va pro­fe­sio­nal con la que tra­to de lle­var a ca­bo mi fi­lo­so­fía de tra­ba­jo ba­sa­da en la pre­mi­sa “por mú­si­cos y pa­ra mú­si­cos”, des­de ha­ce ca­si quin­ce años. Tam­bién soy el crea­dor del se­llo in­de­pen­dien­te Crazy Sand­wich Re­cords, con el que ayu­do a ban­das na­cio­na­les a dar el sal­to a La­ti­noa­mé­ri­ca. Top Ar­tist Pro­mo­tion ca­da vez tie­ne más pe­so y nom­bre en la es­ce­na na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal ¿Có­mo de­fi­ni­rías el tra­ba­jo que ha­céis? ¿A qué se de­di­ca Top Ar­tist Pro­mo­tion? Lo que ha­go en Top Ar­tist Pro­mo­tion es ofre­cer ser­vi­cios in­te­gra­les pa­ra ban­das y ar­tis­tas de to­do ti­po. La idea fun­da­men­tal, es po­der cu­brir to­das las ne­ce­si­da­des de aque­llos mú­si­cos que deseen pro­fe­sio­na­li­zar su mú­si­ca y des­co­no­ce las coor­de­na­das o di­rec­tri­ces que les pue­dan ayu­dar a ello. Es­to es apli­ca­ble tan­to pa­ra ar­tis­tas que par­ten des­de ce­ro, co­mo pa­ra otros que ya tie­nen un re­co­rri­do y que quie­ren se­guir evo­lu­cio­nan­do. Tam­bién so­mos “part­ners­hips” per­ma­nen­tes en Es­pa­ña de di­ver­sos se­llos in­ter­na­cio­na­les in­de­pen­dien­tes, co­mo Ks­co­pe, ea­rMUSIC o Mas­cot, pa­ra los que, en al­gu­nos ca­sos, lle­va­mos tra­ba­jan­do ca­si quin­ce años. A tra­vés de es­tos se­llos, he tra­ba­ja­do per­so­nal­men­te con ar­tis­tas y ban­das co­mo Mo­tor­head, Whi­tes­na­ke, Ali­ce Coo­per, Deep Pur­ple, Sta­tus Quo, Ch­ris­top­her Cross, Li­sa Stans­field, Eu­ro­pe, Ke­vin Cost­ner, etc. En es­ta úl­ti­ma eta­pa, he­mos vis­to in­cre­men­ta­do el cau­dal de tra­ba­jo gra­cias a la fi­de­li­za­ción de va­rios se­llos in­de­pen­dien­tes, co­mo el se­llo ame­ri­cano Ra­diant Re­cords (Neal Mor­se), o 100% Per­cent, se­llo bri­tá­ni­co que cuen­ta en su roos­ter con ban­das me­diá­ti­cas co­mo We Are Scien­tists y de mu­chos otros ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les au­to edi­ta­dos que re­cu­rren a mi por pres­crip­ción di­rec­ta que otros pro­fe­sio­na­les ha­cen de mi fue­ra y den­tro de nues­tro país. Los ser­vi­cios que brin­da­mos en la agen­cia cu­bren des­de la pro­mo­ción y co­mu­ni­ca­ción, has­ta la pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca, for­ma­ción, etc. Par­ce­las ca­da vez más ne­ce­sa­rias en la pers­pec­ti­va ac­tual del ne­go­cio. ¿Qué as­pec­tos de vues­tro tra­ba­jo crees que re­per­cu­ten de for­ma más di­rec­ta en la sa­lud de la es­ce­na? Me gus­ta­ría pen­sar que mi apor­ta­ción a la par­te más sa­lu­da­ble de la es­ce­na lle­ga so­bre to­do por mi in­sis­ten­cia en tra­tar de que los gru­pos no­ve­les se pro­fe­sio­na­li­cen y que co­noz­can las op­cio­nes reales de su pro­pues­ta, es de­cir, sus li­mi­ta­cio­nes y tam­bién sus po­si­bi­li­da­des. El éxi­to de un pro­yec­to es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal al co­no­ci­mien­to que se dis­pon­ga de to­das las par­ce­las tan­to in­ter­nas, co­mo ex­ter­nas del ne­go­cio y a par­tir de una pers­pec­ti­va rea­lis­ta, que ayu­de a po­der ha­cer me­jo­res pla­ni­fi­ca­cio­nes. A la ho­ra de tra­ba­jar con se­llos y ban­das in­ter­na­cio­na­les ¿Es muy di­fe­ren­te la si­tua­ción a tra­ba­jar con gru­pos o se­llos lo­ca­les? En esen­cia, el tra­ba­jo es muy si­mi­lar, lo úni­co que va­ría es el ti­po de re­cur­sos con los que se cuen­tan pa­ra po­der lle­gar a ob­je­ti­vos con­cre­tos. Hay lan­za­mien­tos con pre­su­pues­tos muy li­mi­ta­dos y eso siem­pre te obli­ga a ti­rar de crea­ti­vi­dad y de in­no­va­ción y creo que eso, es uno de mis pun­tos fuer­tes y tam­bién uno de mis gran­des re­tos. Las gran­des ban­das ya tie­nen un nom­bre y una repu­tación. En ese ca­so, so­lo hay que ase­gu­rar­se de que sal­gan en to­das las par­tes que tie­nen que sa­lir y en la for­ma que de­ben ha­cer­lo y de que los se­llos que apues­tan por ellos, vean que te preo­cu­pas y que tu gra­do de exi­gen­cia per­so­nal les apor­ta se­gu­ri­dad y tran­qui­li­dad. ¿Hay al­gu­na ban­da con la que tra­ba­jes/ha­yas tra­ba­ja­do de la que te sien­tas es­pe­cial­men­te or­gu­llos por los lo­gros con­se­gui­dos? Ob­via­men­te es­toy or­gu­llo­sí­si­mo de to­das las ban­das y ar­tis­tas que han con­fia­do al­gu­na vez en mi tra­ba­jo du­ran­te los úl­ti­mos quin­ce años y de aque­llas que lo si­guen ha­cien­do. A to­dos les doy las gra­cias. Ban­das que con su tra­ba­jo, cons­tan­cia y de­seos de se­guir cre­cien­do, han con­quis­ta­do re­tos com­ple­jos, lle­gan­do a ciu­da­des e in­clu­so paí­ses es­tra­té­gi­cos y se han su­pe­ra­do mu­chí­si­mo así mis­mos en si­tua­cio­nes com­pli­ca­das. To­do ello les han per­mi­ti­do ver un haz de luz en sus ca­rre­ras que les ha abier­to op­cio­nes de sos­te­ni­bi­li­dad y de con­ti­nui­dad inima­gi­na­bles. Tam­bién me sien­to muy or­gu­llo­so de que ar­tis­tas y ma­na­gers de gran re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, quie­ran tra­ba­jar con­mi­go por re­co­men­da­ción de ter­ce­ros. En lo per­so­nal, es alu­ci­nan­te que Glenn Hug­hes te di­ga que va a com­po­ner una can­ción pen­san­do en co­sas que le he con­ta­do, que el ma­na­ger de Mi­chael Port­noy quie­re que le pro­mo­cio­ne su úl­ti­mo dis­co, que Da­vid Co­ver­da­le te re­ga­le un bo­te de co­lo­nia por lo bien que has he­cho tu tra­ba­jo, o que Ian Gi­llan de Deep Pur­ple te man­de una pos­tal des­de Aus­tra­lia pa­ra fe­li­ci­tar­te las Na­vi­da­des. ¿Qué es lo más im­por­tan­te pa­ra la co­rrec­ta pro­mo­ción y di­fu­sión de un nue­vo lan­za­mien­to? Co­mo to­do en la vi­da, to­do pa­sa por te­ner un buen plan per­so­na­li­za­do y ba­sa­do en la ca­pa­ci­dad y va­lo­res del la ban­da o ar­tis­ta y de su lan­za­mien­to en cues­tión. Ha­cer una bue­na seg­men­ta­ción de pú­bli­co y me­dios pa­ra in­ver­tir una jus­ta can­ti­dad de tiem­po, ener­gía, ilu­sión y di­ne­ro, es esen­cial pa­ra ha­cer­lo sos­te­ni­ble. Igual pa­sa cuan­do ca­da gru­po abor­da su es­tra­te­gia on li­ne con sus leads o pros­pec­tos. Dar va­lor al lan­za­mien­to que es­tás pro­mo­cio­nan­do y con­ta­giar esa sen­sa­ción de va­lor a pe­rio­dis­tas y po­si­bles pres­crip­to­res, es fun­da­men­tal. Ser cons­tan­te, se­rio, fir­me, au­tén­ti­co, trans­pa­ren­te y cum­pli­dor en to­das las par­tes del pro­ce­so, ha­rá que ese lan­za­mien­to se aso­cie a un pro­duc­to y a un ges­tor de ga­ran­tías. Mu­chas ve­ces las ban­das tie­nen de­ma­sia­da pri­sa por lle­gar a un pun­to con­cre­to ¿Has te­ni­do que li­diar con mu­chas ban­das que, por es­tas pri­sas, ha­yan to­ma­do de­ci­sio­nes pre­ci­pi­ta­das? No mu­chas ve­ces, pe­ro si al­gu­nas y ge­ne­ral­men­te, cuan­do he de­tec­ta­do es­te ti­po de ac­ti­tud, he pre­fe­ri­do echar­me a un la­do, por­que con­si­de­ro que ese ti­po de ar­tis­tas no son con­se­cuen­tes con la reali­dad. Ser mú­si­co pro­fe­sio­nal y al­can­zar ob­je­ti­vos den­tro de es­ta pro­fe­sión, es igual de com­pli­ca­do que el que quie­re ser mé­di­co o ar­qui­tec­to; pri­me­ro tie­nes que es­tu­diar, co­no­cer tus ca­pa­ci­da­des, ha­cer un buen tra­ba­jo, ser di­fe­ren­cial y cons­tan­te, ser fia­ble an­te tu pú­bli­co y co­no­cer tus op­cio­nes fren­te a tus ob­je­ti­vos y co­mo ya he di­cho, ser con­se­cuen­te con la es­pe­ra ra­zo­na­ble que te va a lle­var con­se­guir­los. Pa­ra las ban­das con as­pi­ra­cio­nes a pros­pe­rar ¿Qué es, en tu opi­nión, lo más im­por­tan­te a man­te­ner siem­pre pre­sen­te? Man­te­ner fir­me su ilu­sión, ser au­tén­ti­cos, ho­nes­tos, tra­ba­jar mu­cho y que se­pan a don­de quie­ren lle­gar, por­que de­fi­nir cla­ra­men­te sus me­tas les ayu­da­rá a en­cau­zar­se en el me­jor ca­mino po­si­ble has­ta lle­gar a ellas. To­do lo que que­de fue­ra de es­to, ha­rá que to­do sea más

is the Dark. Pre­sen­tan­do su úl­ti­mo LP Wi­der than the Sky, em­pe­za­ron su ac­tua­ción de for­ma ab­so­lu­ta­men­te so­bria. Un doom pau­sa­do, muy len­to, sin dis­tor­sión y con voz lim­pia, pro­ta­go­nis­ta de los pri­me­ros mo­men­tos. Pron­to lle­gó la dis­tor­sión, y sus riffs in­vi­ta­ban a me­cer­se en la me­lan­co­lía y en el sen­ti­mien­to, en te­mas co­mo Be­yond You.

La voz cris­ta­li­na se­guía nu­trién­do­nos en Cra­ven Road, acom­pa­ña­da de más riffs lle­nos de tris­te­za. Su ac­tua­ción ce­rró con

Carry me Ho­me, la más acla­ma­da por el pú­bli­co y tam­bién co­rea­da, es­ta­ba cla­ro que el gru­po con­ta­ba con una am­plia le­gión de fans en­tre el res­pe­ta­ble. Muy bien 40 Watt Sun. Aun­que la pro­yec­ción del lo­go de la ban­da so­bre un fon­do blan­co por par­te de la or­ga­ni­za­ción fue en mi opi­nión un tan­to desa­cer­ta­da, pues con­tri­buía a no en­trar en la at­mós­fe­ra os­cu­ra de la mú­si­ca y a “de­jar­te fue­ra”, pe­ro la ver­dad es que al final no me im­por­tó, así co­mo al res­to de la gen­te, apa­ren­te­men­te.

Lle­gó el mo­men­to de Ereb Al­tor. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver­los en el pa­sa­do y siem­pre de­jan muy cla­ro su res­pe­to a Bat­hory ya Quort­hon, to­can­do al­gún que otro co­ver tras emo­ti­vos dis­cur­sos. Ese vier­nes era su opor­tu­ni­dad de ofre­cer­nos un set en­te­ro de la mí­ti­ca ban­da sue­ca.

La ac­tua­ción tar­dó en co­men­zar por pro­ble­mas téc­ni­cos, pe­ro el pú­bli­co es­pe­ró pa­cien­te­men­te mien­tras to­do se so­lu­cio­na­ba. Fi­nal­men­te y tras no mu­cha es­pe­ra, se apa­ga­ron las lu­ces. Los sue­cos nos brin­da­ron una in­tro so­lem­ne pa­ra ac­to se­gui­do des­car­gar to­da su fu­ria nór­di­ca en for­ma de Black, Vi­king y Heavy Me­tal. Con to­do su sen­ti­mien­to a flor de piel, es­ta­ban mo­ti­va­dí­si­mos y lle­nos de ener­gía.

Fue­ron des­gra­nan­do te­ma­zos con fie­re­za, de­mos­tran­do que pa­ra ellos es to­do un ho­nor de­fen­der el le­ga­do de Quort­hon. Song to Hall up High,

The Re­turn of Dark­ness and Evil o Twi­light of the Gods fue­ron va­rios de los te­mas de su set, co­rea­dos y acla­ma­dos por el pú­bli­co.

Ba­te­rías asesinas, ar­mo­nías vo­ca­les épi­cas y riffs afi­la­dos nos de­ja­ron li­te­ral­men­te fli­pan­do, y es que si al­go se ha­ce con ga­nas, sa­le bien, muy bien en es­te ca­so. Su com­pe­ne­tra­ción era evi­den­te en es­ce­na, da­ba gus­to ver­los co­mo gran­des ami­gos dis­fru­tan­do de su pro­pio con­cier­to.

Gu­tu­ra­les pro­fun­dos, vo­ces ras­ga­das y vo­ces lim­pias se re­par­tían en­tre los miem­bros, ca­pi­ta­nea­dos por

Cris­ter “Mats” Ols­son, rea­li­zan­do una la­bor so­ber­bia.

Blood Fi­re Death nos hi­zo ca­be­cear co­mo des­co­si­dos, y des­pués de un ou­tro que creía­mos iba a ce­rrar su set, aca­ba­ron con

Sa­cri­fi­ce, de 1984, con un do­ble bom­bo fre­né­ti­co.

Bravo por Ereb Al­tor, un con­cier­to ab­so­lu­ta­men­te bes­tial, de de­jar con la bo­ca abier­ta.

Una gran can­ti­dad de pro­ble­mas téc­ni­cos y de idas y ve­ni­das so­bre el es­ce­na­rio por par­te de per­so­nal y mú­si­cos re­tra­só el inicio de

Sha­pe of Des­pair. Cuan­do por fin co­men­za­ron, una cor­ti­na de hie­lo se­co au­gu­ra­ba un show má­gi­co y os­cu­ro, pe­ro cuan­do la ban­da dio sus pri­me­ras no­tas, aco­ples y chi­rri­dos en­sor­de­ce­do­res em­pe­za­ron a so­nar sin pa­rar, de­bi­do a un vo­lu­men ex­ce­si­vo de los ins­tru­men­tos.

To­do chi­rria­ba de una for­ma muy mo­les­ta, pe­ro cuan­do mis oí­dos se acos­tum­bra­ron, me aden­tré en den­sos y her­mo­sos pai­sa­jes so­no­ros, fríos co­mo el hie­lo, y en el mun­do par­ti­cu­lar de los fin­lan­de­ses.

Las lu­ces apa­re­cie­ron de­trás de los miem­bros de la ban­da, no de­jan­do ver sus ca­ras, y do­tán­do­les de un ai­re fan­tas­ma­gó­ri­co.

Con sus dos vo­ces, mas­cu­li­na y fe­me­ni­na ( Hen­ri Koi­vu­la y Na­ta­lie

Kos­ki­nen), nos da­ban gu­tu­ra­les ca­ver­no­sos por un la­do y me­lo­días eté­reas por otro, per­fec­tas pa­ra su mú­si­ca gé­li­da y me­lan­có­li­ca. Col­cho­nes de te­cla­dos apor­ta­ban at­mós­fe­ra al con­jun­to. Y es que con su Doom Death len­to y es­pec­tral, evo­ca­ban una miseria tan be­lla y he­chi­zan­te que de­ja­ba asom­bra­do.

Las can­cio­nes se fue­ron su­ce­dien­do una tras otra, con par­si­mo­nia, re­creán­do­se. En­tre unas y otras apa­re­cían cier­tos ma­ti­ces, o di­so­nan­cias, o due­tos vo­ca­les en lim­pio, to­do ello digno de men­ción, y muy acer­ta­do pa­ra en­ri­que­cer ca­da te­ma en par­ti­cu­lar. Yo no co­no­cía nin­gu­na can­ción del gru­po pe­ro cier­ta­men­te lo de es­ta ban­da fue cau­ti­va­dor, trans­mi­tie­ron mu­chí­si­mo y pa­ra eso es­tá­ba­mos ahí, pa­ra go­zar con el sen­ti­mien­to a flor de piel. Eso sí, los aco­ples y el vo­lu­men es­tra­tos­fé­ri­co fue­ron una cons­tan­te en to­do su set. Con­se­guí ig­no­rar es­tos pro­ble­mas, mu­cha gen­te no. Se que­ja­ba y se iba, y con ra­zón. Tam­bién la voz de la vo­ca­lis­ta se oía ex­ce­si­va­men­te se­ca, sin na­da de re­verb que pu­die­ra en­sal­zar­la.

Pe­se a to­do, dis­fru­té enor­me­men­te de la pro­pues­ta. Mu­cho mé­ri­to pa­ra eje­cu­cio­nes im­pe­ca­bles y com­po­si­cio­nes so­ber­bias. Ve­re­mos si en el fu­tu­ro pue­do ver­les en di­rec­to con me­jor so­ni­do. Lle­ga­ba la ho­ra de los sui­zos

Sa­mael. Ca­be­zas del vier­nes y ve­ne­ra­dos por mu­chos, la idea de que cen­tra­ran su set en to­car al com­ple­to su Ce­re­mony of Op­po­si­tes ha­cía que a mu­chos se nos hi­cie­se la bo­ca agua.

Por fin se des­ve­ló lo que ha­bía de­ba­jo de las man­tas, la su­pues­ta “ba­te­ría” que ocu­pó gran par­te del es­ce­na­rio en to­das las ac­tua­cio­nes, y que afor­tu­na­da­men­te no su­pu­so tra­bas en la ca­li­dad de nin­gu­na de ellas. No era una ba­te­ría, sino el fa­mo­so ar­ma­zón del te­clis­ta y per­cu­sio­nis­ta de Sa­mael, Ale­xan­dre

“Xy” Lo­cher, que cuen­ta con sus te­cla­dos pa­ra dis­pa­rar sam­ples y tam­bién con toms y pla­ti­llos. Pe­ro va­ya­mos a lo mu­si­cal.

La ban­da ofre­ció un con­cier­to de cá­te­dra. Mi­chael “Vorph” Lo­cher y to­da su ca­ma­ri­lla de­rro­cha­ban ac­ti­tud, y nos vo­la­ron la ca­be­za con sus riffs, te­ma a te­ma, y una vez aca­ba­do el ál­bum, con­ti­nua­ron des­gra­nan­do te­mas de su an­ti­gua épo­ca, co­mo Af­ter the Se­pul­tu­re o

In­to the Pen­ta­gram. Uno a uno, nos mos­tra­ban la per­fec­ción com­po­si­ti­va de di­chos te­mas, eje­cu­ta­dos con ri­gor y sen­ti­mien­to, una au­tén­ti­ca de­li­cia. Jue­gos de lu­ces ador­na­ban

el es­ce­na­rio y nos vol­vían aún más lo­cos.

Vorph in­ter­ac­tua­ba con el pú­bli­co en un per­fec­to cas­te­llano, pe­ro ca­da se­gun­do que ha­bla­ba era un se­gun­do más de in­quie­tud por ver qué te­ma nos de­ja­rían pa­la­dear y dis­fru­tar a con­ti­nua­ción.

Un es­ta­do de for­ma en­vi­dia­ble, un so­ni­do im­pe­ca­ble, una ac­ti­tud y ener­gía más que pal­pa­bles, ce­rra­ron la no­che en una ac­tua­ción de qui­tar­se el som­bre­ro. Bravo, Sa­mael. Co­men­za­ba la se­gun­da jor­na­da del

Ma­drid is the Dark, y allí asis­tí, con pa­so pre­su­ro­so, ha­cia la sa­la Changó. Cuan­do lle­gué, me sor­pren­dió la es­ca­sa afluen­cia de pú­bli­co en com­pa­ra­ción al día an­te­rior. No obs­tan­te, te­nía en­ten­di­do que se ha­bía da­do un Sold Out, así que no le di más im­por­tan­cia y en­ten­dí que aún era bas­tan­te pron­to, las 15:30 un sá­ba­do. Fa­mish­god co­men­zó su ac­tua­ción, y que­dé sor­pren­di­do pa­ra bien. La ban­da pre­sen­ta­ba su se­gun­do LP,

Roots of Dark­ness, que ha­bían sa­ca­do días an­tes. Ac­ti­tud so­lem­ne pe­ro at­mós­fe­ra si­nies­tra, muy si­nies­tra, y mú­si­cos to­tal­men­te es­tá­ti­cos ador­na­ban es­ta pro­pues­ta de Death Doom. Pro­yec­cio­nes de bos­ques os­cu­ros, tú­ni­cas que ocul­ta­ban la iden­ti­dad de los in­te­gran­tes, y un vo­ca­lis­ta de voz ab­so­lu­ta­men­te ca­ver­no­sa y alu­ci­nan­te nos de­ja­ron de pie­dra, to­tal­men­te hip­no­ti­za­dos y asom­bra­dos. Ade­más es­te úl­ti­mo se ase­me­ja­ba a un ár­bol, con su quie­tud ab­so­lu­ta y sus ro­pas ma­rro­nes y des­gas­ta­das. La gen­te ha­bla­ba, de­cía “Es Da­ve

Rot­ten, ¡con esa tú­ni­ca na­die lo di­ría!” pe­ro su in­men­sa y pe­ne­tran­te voz de­la­ta­ba al cur­ti­do can­tan­te de

Avul­sed, ha­cien­do aquí las de­li­cias de los más “doo­me­ros”.

La mú­si­ca era len­ta, par­si­mo­nio­sa, y nos in­tro­du­cía en su at­mós­fe­ra par­ti­cu­lar de bos­que mal­di­to e im­pe­ne­tra­ble. Riffs ári­dos en gui­ta­rras de 7 cuer­das caían a plo­mo co­mo una api­so­na­do­ra só­ni­ca, mez­clán­do­se con otros pa­sa­jes en lim­pio.

Las can­cio­nes, lar­gas, es­ta­ban lle­nas de di­ná­mi­cas y va­rie­dad, mo­men­tos me­ló­di­cos y seg­men­tos con do­ble pe­dal ase­sino. Ha­bía par­tes en las que el clá­si­co rit­mo doom cam­bia­ba y los riffs to­ma­ban un ai­re más Groo­ve Me­tal o Heavy Me­tal, siem­pre eso sí sin per­der la cal­ma y la di­la­ción del Doom Me­tal. To­dos es­tos ele­men­tos, co­mo en ejem­plos an­te­rio­res, en­ri­que­cie­ron el so­ni­do de la ban­da en gran me­di­da, y su pro­pues­ta se me ha­cía más y más sor­pren­den­te a me­di­da que apa­re­cían di­chos ele­men­tos. Un con­cier­to in­men­so, Fa­mish­god im­pre­sio­nan­tes.

DRACONIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.