JUE­GO DE CON­TRAS­TES ME­GA­RA

Metal Hammer - - Criticas -

“En Es­ta­dos Uni­dos, que tie­ne sus co­sas bue­nas y sus co­sas ma­las, el Rock en ge­ne­ral tie­ne mu­cha más ca­bi­da. ¿Ozzy Os­bour­ne? En Es­ta­dos Uni­dos es el pu­to amo, es de­cir, le co­no­ce to­do el mun­do. Aquí, si ha­blas de Ozzy Os­bour­ne, si no es a gen­te que le gus­te el Heavy Me­tal, ni Dios le co­no­ce. ¿KISS? KISS en Es­ta­dos Uni­dos son los Dio­ses del Olim­po, no hay quien no les co­noz­ca. Aquí no. “

Pri­me­ro de to­do, mu­chas gra­cias por vues­tro tiem­po, Kenzy y Ro­ber. La ver­dad es que es­toy en­can­ta­da de po­der ser yo la que os rea­li­za la en­tre­vis­ta por­que os te­nía ga­nas (ríe). En es­ta en­tre­vis­ta in­ten­ta­re­mos ha­blar un po­qui­to de lo que ha su­pues­to el año 2016 pa­ra Me­ga­ra y al­go más de lo que nos es­pe­ra en el pró­xi­mo. Tras la sa­li­da al mer­ca­do de vues­tro EP ‘Mué­ra­se Quien Pue­da’, Me­ga­ra ha cre­ci­do co­mo la es­pu­ma. Ha­blad­me de los pri­me­ros pa­sos de la ban­da. R: Pues la idea de la ban­da sur­gió co­mo tan­tas otras, con la idea de mon­tar una ban­da con la mú­si­ca que nos gus­ta­ba. Em­pe­za­mos Kenzy y yo que nos jun­ta­mos y, un po­co en ba­se a nues­tras in­fluen­cias mu­si­ca­les que, aun­que te­ne­mos al­gu­nas muy dis­tin­tas, en ese mo­men­to coin­ci­día­mos mu­chí­si­mo los dos, es­tá­ba­mos es­cu­chan­do más o me­nos el mis­mo ti­po de mú­si­ca y de­ci­di­mos ha­cer una ban­da en ba­se a eso. Lo que sí es ver­dad que he­mos po­di­do ir un po­qui­to más rá­pi­do por­que es­to no se mon­tó di­cien­do ‘Bueno, ha­ce­mos una ban­da, ya ve­re­mos a ver qué pa­sa, va­mos ti­ran­do…’, no, ¿sa­bes? La ver­dad es que te­nía­mos bas­tan­te cla­ro qué que­ría­mos ha­cer y có­mo que­ría­mos en­fo­car­lo, así que em­pe­za­mos a tra­ba­jar so­bre ello. A par­tir de ahí, cu­rrar mu­cho y muy du­ro. Ha­ce unos me­ses, pa­ra otro me­dio, os pre­gun­ta­ba có­mo de­fi­ni­ríais vues­tro es­ti­lo mu­si­cal y me res­pon­dis­teis que sois Fuck­sia Rock. K: Pues, a ver, real­men­te lo del Fuck­sia Rock no es na­da, ¿va­le? Es un es­ti­lo que he­mos de­fi­ni­do no­so­tros así por­que bá­si­ca­men­te es­tá­ba­mos has­ta los co­jo­nes de que nos ca­ta­lo­guen co­mo al­go que real­men­te no so­mos. En­ton­ces, la for­ma más fá­cil yo creo que es de­no­mi­nar­nos co­mo al­go que no ha si­do de­no­mi­na­do an­tes. R: En ccual­quier­quier es­ti­lo mu­si­cal, al­guno se­rá el pri­me­ro. Quie­ro de­cir cuan­do an­tes so­lo se ha­cía Heavy Me­tal, en la épo­ca de los Ju­das, Iron Mai­den y tal… Los ochen­ta; no se oía ha­blar de Th­rash. Ima­gino que sal­dría una ban­da y di­rá ‘No­so­tros, co­mo es­ta­mos ha­cien­do al­go muy ca­ñe­ro, va­mos a lla­mar­le Th­rash Me­tal’ y, a par­tir de ahí, se em­pe­zó a lla­mar Th­rash Me­tal a to­do lo que ha­cía es­ta gen­te o pa­re­ci­do, di­go yo, eh (ríe). K: En una oca­sión, nos de­fi­nie­ron co­mo al­go que a mí me en­can­tó… a mí me gus­tan mu­cho esas co­sas que se di­vi­den en dos. ¿Có­mo se di­ría? R: Es que no sé qué vas a de­cir. K: Co­mo el cie­lo y el in­fierno, el blan­co y el ne­gro… R: Opues­tas. K: Cla­ro, co­sas de esas. Me en­can­tan esas co­sas. Pues nos des­cri­bie­ron co­mo la mez­cla per­fec­ta en­tre lo siniestro y el al­go­dón de azú­car y di­je ‘De pu­ta ma­dre, eso es el Fuck­sia Rock’. Y es que el Fuck­sia Rock lo ha­béis lle­va­do más allá por­que en­tien­do, por to­da la cro­má­ti­ca del dis­co,

mer­chan­di­se, el pe­lo de Kenzy, que eso tras­pa­sa fron­te­ras mu­si­ca­les. ¿De qué ima­gi­na­rio sa­le to­do eso? R: Fuck­sia Rock es un es­ti­lo, di­rec­ta­men­te. K: ¡Es una mar­ca! (ríe) Es­to ha sa­li­do real­men­te de ideas de la pro­pia ban­da, te­nía­mos muy cla­ro des­de el prin­ci­pio dón­de que­ría­mos ir y nues­tra ima­gen. Sí que es ver­dad que, a par­tir de ahí, he­mos vi­vi­do una evo­lu­ción, siem­pre con pin­ce­la­das de lo que nos mo­la y nos atrae. Real­men­te a no­so­tros lo que nos gus­ta es eso, los con­tras­tes y el sin­sen­ti­do de las co­sas. No sé, es lo que di­go yo siem­pre, ¿por qué no jun­tar el ne­gro y el ro­sa? ¿Por qué no? R: Sí, pa­re­ce que por el es­ti­lo de mú­si­ca que ha­ce­mos que es así un po­co ca­ñe­ra y tal, es­tá qui­zás más re­la­cio­na­do con al­go más du­ro, más siniestro… no sé, no­so­tros nos de­ja­mos lle­var por lo que nos ape­te­ce, no es al­go tan mar­ca­do. Evi­den­te­men­te, con el tiem­po se tie­ne que ir for­jan­do, evo­lu­cio­nan­do. Te­nien­do en cuen­ta que en Sie­te ha­béis si­do tan­to vo­so­tros mis­mos, ¿os es­pe­ra­bais la gran aco­gi­da que ha te­ni­do vues­tro dis­co, los gran­des nú­me­ros, la fa­ma…? K: Bueno, fa­ma, tam­po­co nos fli­pe­mos (ríe), bueno, no nos lo es­pe­rá­ba­mos. Bueno, ha­blo por mí y… tam­bién por Ro­ber. R: Co­mo cual­quier ban­da, con­fiá­ba­mos mu­cho en nues­tro dis­co por­que nos gus­ta­ba mu­cho, por­que sino no lo ha­ría­mos así. K: Con­fia­mos en nues­tro ma­te­rial co­mo los pri­me­ros, o sea, si hay cua­tro fans prin­ci­pa­les del gru­po, so­mos no­so­tros mis­mos por­que sino no es­ta­ría­mos ha­cien­do lo que es­ta­mos ha­cien­do y no es­ta­ría­mos apos­tan­do por es­to, evi­den­te­men­te. Pe­ro sí que es ver­dad que, tal y co­mo es­tán las co­sas, no es­pe­rá­ba­mos la re­per­cu­sión que es­ta­mos te­nien­do, que no sig­ni­fi­ca que no nos lo es­te­mos cu­rran­do pa­ra ello, ojo, por­que al final el que al­go quie­re, al­go le cues­ta. Sí que es ver­dad que es­ta­mos in­vir­tien­do mu­chí­si­mo tra­ba­jo y el, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, en­tre co­mi­llas “éxi­to” que es­ta­mos te­nien­do, nos vie­ne así de gol­pe. La ver­dad es que no era al­go es­pe­ra­do tan de re­pen­te, pe­ro no­so­tros fe­li­ces y con­ten­tos. ¿Os ha­béis pa­ra­do a pen­sar so­bre qué es lo que real­men­te atrae a la gen­te de Me­ga­ra?

R: Creo que es nues­tra esen­cia. Hoy en día, lo que lle­ga a la gen­te es lo de ver­dad y, en nues­tro ca­so, creo que se ve. No an­da­mos tra­man­do co­sas, ni ocul­tan­do… Que sí que te­ne­mos que ha­cer tea­tro y esas co­sas. Evi­den­te­men­te, yo no es­toy pin­ta­do to­do el día co­mo sal­go en el es­ce­na­rio, por ejem­plo, pe­ro for­ma par­te de co­mo soy y lo que me gus­ta ha­cer, lo que me ha gus­ta­do siem­pre. En­ton­ces, yo creo que eso se re­fle­ja y se trans­mi­te mu­chí­si­mo. Otra co­sa que me ha lla­ma­do mu­cho la aten­ción es que vues­tro dis­co ha con­quis­ta­do des­de a los más pe­que­ños has­ta el me­ta­le­ro más ru­do que ocu­pa­ba las pri­me­ras fi­las pa­ra Anthrax cuan­do los pu­dis­teis te­lo­near. ¿Có­mo os ex­pli­cáis esa amal­ga­ma de fans? K: Yo creo que pre­ci­sa­men­te por el con­tras­te es­te, es­ta­mos ti­ran­do de gen­te de am­bos la­dos, aun­que sa­be­mos que te­ne­mos un pú­bli­co po­ten­cial que te­ne­mos per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­do, pe­ro se­ría­mos un po­co idio­tas si nos ce­rrá­ra­mos a al­go, ¿no? O sea, no por ha­cer Heavy Me­tal, to­da la gen­te que vie­ne al con­cier­to tie­nen que ser tíos con el pe­lo lar­go, con ca­de­nas… No. Por eso es­ta­mos abrién­do­nos to­do lo que po­de­mos, sin ce­rrar­nos a nin­gún ti­po de gen­te y sí a la gen­te le mo­la… pues ade­lan­te. Ha­ce co­sa de unas se­ma­nas lle­vas­teis a ca­bo un gran con­cier­to en Ma­drid en el que vol­vis­teis a de­mos­trar que sois si­nó­ni­mo de pro­vo­ca­ción. En pri­mer lu­gar, fe­li­ci­da­des por el sold out y por el exi­ta­zo. Pa­ra em­pe­zar, me lla­mó mu­cho la aten­ción es la in­creí­ble la­bor de mar­ke­ting que os ha­béis cu­rra­do pa­ra que na­die se per­die­se el show. En con­cre­to me lla­ma­ron la aten­ción los sie­te tea­sers ins­pi­ra­dos por los pe­ca­dos ca­pi­ta­les que pro­ta­go­ni­zapr Kenzy, ¿de dón­de sa­le esa idea? R: Sur­ge pre­ci­sa­men­te cuan­do em­pe­za­mos a plas­mar­pla una te­má­ti­ca so­bre la que nos íba­mos a mo­ver­mo en to­do lo que ro­dea al dis­co. El dis­co ya lle­va­lle la ima­gen de los sie­te pe­ca­dos, se lla­ma Sie­te, las fo­tos que lle­va el li­bre­to es­tán re­la­cio­na­das con eso…es Ya em­pe­zó a sur­gir la idea con la gra­ba­ción del­de pri­mer vi­deo­clip, Seis. Es de­cir que fue sa­lien­do ya par­tir de ahí, di­ga­mos que to­do ha si­do un po­co con­cep­tual,co es­que­ma­ti­za­do so­bre ese con­cep­to. Y llo que va­mos ha­cien­do, la gira… es­tá en­fo­ca­do so­bre­so eso. No so­la­men­te acer­ca de los pe­ca­dos ca­pi­ta­les,ca sino tam­bién nos es­ta­mos cen­tran­do en lo que es­tá re­la­cio­na­do con el In­fierno. De he­cho, lo ba­sa­mos­ba bas­tan­te en lo que es la Di­vi­na Co­me­dia. Sur­geSu la idea y, a par­tir de ahí, to­do es cu­rrar, cu­rrar y ccu­rrar y dar­le vuel­tas al co­co pa­ra ver por dón­de se pue­de­pu ir en­fo­can­do to­do lo que va­mos ha­cien­do. Y, evi­den­te­men­te,ev to­do lo que es­ta­mos ha­cien­do aho­ra con es­te dis­co va en­fo­ca­do a eso, cuan­do sa­que­mos el si­guien­te ya ha­brá otro te­ma o… ya ve­re­mos. Tam­bién me gus­ta­ría des­ta­car que me lla­ma mu­cho la aten­ción que uséis una te­má­ti­ca co­mo es­ta, que ro­za la obs­ce­ni­dad y es­tá tan orien­ta­da ha­cia la atrac­ción por el la­do dia­bó­li­co de la vi­da, cuan­do vues­tro pú­bli­co po­ten­cial es tan jo­ven. R: Bueno, es que una co­sa no qui­ta la otra. Quie­ro de­cir que es que hay mu­cho dia­bó­li­co jo­ven (ríe). K: Mu­cho, mu­cho, eh. R: Y, ade­más, pre­ci­sa­men­te a par­tir de la ado­les­cen­cia es cuan­do te vuel­ves más re­bel­de. De he­cho, es­ta­mos vien­do que a to­dos es­tos ado­les­cen­tes y gen­te jo­ven que te­ne­mos al­re­de­dor lo que real­men­te les atrae es eso. Bueno, en ge­ne­ral un po­co lo que a to­dos cuan­do pa­sas esa épo­ca. Lo prohi­bi­do, lo ma­ca­bro pa­ra al­gu­nos… no sé, ese ti­po de co­sas pre­ci­sa­men­te es lo que les pue­de atraer más. No a to­dos, evi­den­te­men­te, pe­ro creo que eso es­tá pre­sen­te en to­das las eda­des, por­que yo creo que na­ce­mos pe­can­do. Si de he­cho me he fi­ja­do en que pa­ra las ca­mi­se­tas que ha­béis pre­pa­ra­do pa­ra el tour uti­li­záis la ima­gen de Bap­ho­met y me lla­ma­ba la aten­ción que es­co­gie­rais un mo­ti­vo de­mo­nía­co jus­to por lo que os he plan­tea­do an­tes. K: La gen­te que más nos es­tá es­cri­bien­do pa­ra de­cir­nos que quie­ren esas ca­mi­se­tas son ni­ños (ríe). Es in­creí­ble, pe­ro sí. R: Lo que pa­sa es que el en­fo­que le es­ta­mos dan­do al In­fierno o a es­te ti­po de ima­gen no es el ha­bi­tual, co­mo te he di­cho an­tes, que no de­ja de ser el In­fierno, pe­ro lo tra­ta­mos de otra for­ma, ni más ni me­nos os­cu­ro, sim­ple­men­te dis­tin­to a lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Vol­vien­do al con­cier­to, sé que apro­ve­chas­teis la oca­sión pa­ra gra­bar vues­tra pro­pia ver­sión del man­ne­quin cha­llen­ge in­clu­yen­do a to­dos los pre­sen­tes en la sa­la. De he­cho, creo que es al­go que to­da­vía no se ha­bía lle­va­do a ca­bo en un con­cier­to en vi­vo, ¿có­mo se or­ga­ni­za a una sa­la en­te­ra en me­dio de un con­cier­to pa­ra un pro­yec­to co­mo ese? K: Eso no fue na­da. Lo hi­ci­mos allí en cin­co mi­nu­tos y na­da. R: Bueno, gra­bar fue­ron cin­co mi­nu­tos, pe­ro tam­bién hu­bo que en­sa­yar an­tes y pen­sar bien có­mo lo ha­cía­mos. K: Cla­ro, evi­den­te­men­te te­nía­mos que pen­sar por dón­de iba a pa­sar la cá­ma­ra, te­nía­mos que re­sol­ver co­sas de esas que te sur­gen a úl­ti­ma ho­ra ‘Si la cá­ma­ra es­tá aquí ¿có­mo co­ño lo ha­go cuan­do es­té to­do el mun­do?’, tu­vi­mos que abrir un ca­mino en­tre to­do el pú­bli­co… Co­sas que a lo me­jor no te da por pen­sar, pe­ro que cuan­do te en­cuen­tras ahí sí que pien­sas “¡Ahí va! Igual es­to sí re­quie­re un po­co más de tra­ba­jo que de­cir ‘Bueno chi­cos, aho­ra que­daos quie­tos y a to­mar por cu­lo, ya gra­ba­mos no­so­tros lo que sea’”. No, la co­sa no es tan sen­ci­lla. R: Por­que, en­tre otras co­sas, cuan­do em­pe­za­mos a pen­sar en es­to con el cá­ma­ra ya lle­vá­ba­mos un tiem­po yen­do a la sa­la y nos ha­bía­mos he­cho una idea de por dón­de se ten­dría que mo­ver el cá­ma­ra gra­ban­do, pe­ro re­sul­ta que, cuan­do el día an­tes nos da­mos cuen­ta de que hay sold out, di­ji­mos ‘No, pa­sa el cá­ma­ra con es­to lleno de gen­te’. K: El cá­ma­ra iba a ba­jar de la se­gun­da plan­ta. R: (Ríe) Sí, sí, iba in­clu­so a re­co­rrer más de lo que re­co­rría, pe­ro no se pu­do ha­cer co­mo lo pen­sa­mos en un prin­ci­pio gra­cias a que se lle­nó la sa­la y no po­día mo­ver­se co­mo en un prin­ci­pio es­ta­ba pre­vis­to. A ver, que no­so­tros es­pe­rá­ba­mos me­ter bas­tan­te gen­te por­que ya en el con­cier­to que hi­ci­mos el año an­te­rior en We Rock ya lo lle­na­mos. Ló­gi­ca­men­te, We Rock es una sa­la con me­nos ca­pa­ci­dad que es­ta y pen­sá­ba­mos me­ter bas­tan­te gen­te, pe­ro no te­nía­mos la idea de que fué­ra­mos a ha­cer sold out. Por lo que he oí­do, es­tu­vis­teis cua­tro me­ses or­ga­ni­zan­do es­te even­to. Ha­ce po­co yo tam­bién es­tu­ve pre­pa­ran­do una fies­ta y es­tu­ve su­frien­do has­ta el mis­mo día, so­bre to­do el día an­tes, ¿có­mo lo vi­vis­teis vo­so­tros? R: Pues eso, lo que aca­bas de de­cir (ríe), cua­tro me­ses de su­fri­mien­to. K: Mu­cho tra­ba­jo, ra­llán­do­nos por co­sas que no eran pa­ra tan­to… Por­que uno di­ce ‘Bueno, va­mos a ha­cer Me­ga­ra sen­ci­llo: Va a sa­lir Pol y to­ca­rá la ba­te­ría por aquí y ya em­pe­za­mos’ y sal­ta otro ‘Oye, pe­ro eso no es muy Me­ga­ra, te­ne­mos que ir un pa­so más allá’. En­ton­ces em­pe­za­mos a fli­par­nos has­ta el te­ma de que Pol to­que to­que una can­ción a la ba­te­ría se con­vier­te sim­ple­men­te en que Pol sa­le del cie­lo, apa­re­ce con unas alas y con un tri­den­te… Pa­ra­noias má­xi­mas. Pe­ro cla­ro, lue­go va­mos des­car­tan­do co­sas por­que con­ta­mos con unos pre­su­pues­tos y unos me­dios li­mi­ta­dos. Ha­blan­do del con­cier­to, hay un mo­men­to en con­cre­to que apa­re­ció en to­das las re­des so­cia­les, cuan­do Kenzy se ca­yó del uni­cor­nio. (Ríen) K: No, no, sa­lie­ron dos mo­men­tos. Uno, la fo­to más vis­ta que es en la que sal­go dán­do­me un be­so con uno de los de­mo­nios y el otro es cuan­do me cai­go. Pues so­lo pu­de ver la del uni­cor­nio (ríe). K: La del uni­cor­nio mo­la más, sí. Es má­xi­mo. R: Eso no es­ta­ba pre­vis­to. Ca­bía den­tro de las po­si­bi­li­da­des, pe­ro no es­ta­ba pre­vis­to. K: De he­cho, to­do el tiem­po que es­tu­vi­mos pre­pa­ran­do es­to di­ji­mos ‘Te­ne­mos que po­ner­le aquí unas asas pa­ra que la gen­te pue­da aga­rrar­lo bien’, to­do lo que se nos ocu­rría pa­ra ha­cer­lo más es­ta­ble pa­ra no caer­me. Y al final di­je ‘Mira, voy a sa­lir y a to­mar por cu­lo’, ¿sa­bes? Y al final pa­so lo qué pa­só, que es­ta­ba cla­rí­si­mo que iba a pa­sar, pe­ro bueno, to­do bien. De he­cho, creo que con­tra­tas­teis a un gru­po de lu­cha­do­res pa­ra evi­tar que su­ce­die­ra eso. K: Con­tra­tar no, es que es­tu­ve un tiem­po apun­ta­da a lu­cha li­bre y con­ser­vo a to­dos los ami­gos de allí. Y esa gen­te en la que yo con­fia­ba me de­ja­ron caer ahí cual ca­ca (ríe). Cuan­do sa­lió la idea del uni­cor­nio yo ya di­je ‘Eh, eh, eh, cha­va­les, no os preo­cu­péis que del uni­cor­nio pa­ra aba­jo yo es im­po­si­ble que pa­se en nin­gún mo­men­to. Ten­go unos ami­gos que no me van a de­jar caer nun­ca…’. Tam­bién ten­go que de­cir que los cha­va­les iban con bue­na fe, pe­ro pa­só lo que pa­só. ¡Rob me ha di­cho que ha te­ni­do pe­sa­di­llas y to­do! (ríe) Tam­bién ten­go que de­cir a su fa­vor [de los

lu­cha­do­res] que hi­cie­ron to­do lo que es­tu­vo en su mano, pe­ro el uni­cor­nio avan­zó de­ma­sia­do rá­pi­do y la sa­la es­ta­ba de­ma­sia­do lle­na co­mo pa­ra que pu­die­ran pa­sar a la par que el uni­cor­nio y al final, pues cla­ro, aca­bas en el sue­lo, a to­mar por cu­lo. R: Pe­ro con­tá­ba­mos con esa po­si­bi­li­dad. Apro­ve­chan­do el ti­rón, ape­nas un mes des­pués vais a ce­le­brar una Fies­ta Me­ga­ra. ¿Qué va a ha­ber? ¿Qué nos po­de­mos es­pe­rar? K: Es una fies­ta gra­tui­ta que he­mos organizado pa­ra agra­de­cer a to­da la gen­te que nos si­gue y tal y pa­ra que se lo pa­sen bien y no­so­tros pa­sár­nos­lo bien con ellos, que tam­bién mo­la cuan­do tie­nes esa cer­ca­nía con la gen­te. R: Es­ta­mos per­ci­bien­do mu­chí­si­mo ca­ri­ño por par­te de la gen­te, que es­tán muy a gus­to con no­so­tros, que les ape­te­ce com­par­tir nues­tras co­sas y de­más, y es una for­ma de es­tar con ellos, con la gen­te que nos si­gue. Por es­to se han pues­to una se­rie de invitaciones que son gra­tis y se han ago­ta­do to­das. Eso tie­ne que ser se­ñal de que la gen­te sí que quie­re es­tar con no­so­tros y no­so­tros en­can­ta­dos. Va­mos a to­car al­gún te­ma en acús­ti­co… Di­ga­mos que es una fies­ta co­mo el que ha­ce un cum­plea­ños pa­ra es­tar un ra­to con sus ami­gos, es­tar un ra­to con la gui­ta­rra y ju­gar unos jue­gos. Tam­po­co te­ne­mos una pre­ten­sión muy allá, pe­ro a no­so­tros nos ape­te­ce mu­cho es­tar con nues­tra gen­te. La ver­dad es que me es­pe­ra­ba bai­la­ri­nas, fue­go… al­go más Me­ga­ra. K: No, va a ser al­go sen­ci­lli­to. Ya te di­go que va a ser al­go un po­co más ce­rra­do, pe­ro bueno, va a ha­ber una cla­se de jue­gos y de re­tos que van a desem­bo­car en… R: So­lo pue­de que­dar uno. K: So­lo pue­de que­dar una per­so­na, que se va a lle­var un lo­te de re­ga­li­tos y tal. Va a ser al­go bas­tan­te más sen­ci­llo que los con­cier­tos. Cam­bian­do de te­ma, sé que sois unos apa­sio­na­dos de los ta­tua­jes y que Ro­ber ya ha pa­sa­do por la agu­ja de Kenzy, ¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia? (Ríen) R: Pe­ro, ade­más unas cuan­tas ve­ces ya. K: (Ríe) Lo que pa­sa es que no han si­do subidas a re­des. R: Pu­bli­ca­mos la pri­me­ra y eso lo re­trans­mi­ti­mos en strea­ming…¡ La pri­me­ra vez que ta­tua­ba a una per­so­na hu­ma­na! K: Bueno, hu­ma­na… R: Hu­ma­na den­tro de lo que ca­be. Y a raíz de ahí, co­mo lo hi­zo bien, pues ven­ga. Y ya es­toy to­dos los días ‘Ven­ga otro’. K: Sí, sí. ¡Un co­ña­zo de hom­bre que fli­pas! (ríe) R: Ya lle­vo unos cuan­tos, pe­ro así ella si­gue prac­ti­can­do, oye. ¿Pe­ro es que so­lo te atre­ves tú o qué? K: ¡Qué va, qué va! (ríe) Eso es lo gra­cio­so, que se atre­ve de­ma­sia­da gen­te pa­ra la ex­pe­rien­cia que ten­go, o sea, si ten­go que jo­der a al­guien, pre­fie­ro jo­der a Ro­ber. R: Co­noz­co a gen­te que quie­re que se lo ha­ga, pe­ro ella di­ce ‘No, no. No quie­ro ha­cer­lo, no va­ya a ser que la ca­gue y le jo­da al­go y tal’, pe­ro a con­mi­go no tie­ne mi­ra­mien­tos. (Ríe). ¡Pues lo es­tá ha­cien­do muy bien! Pues ya ve­re­mos si me aca­bo atre­vien­do yo tam­bién. K: Sí, (ríe) ya ves. R: ¿A qué es­pe­ras? Ven­ga, ya. (Ríe) Vol­vien­do a la en­tre­vis­ta, de­cíais que re­trans­mi­tis­teis en di­rec­to el ta­tua­je a Ro­ber y, de he­cho, sois muy ac­ti­vos en las re­des so­cia­les. Os veo en Twit­ter, Ins­ta­gram, Fa­ce­book… to­do os va bien. Pe­ro el otro día pa­re­ce que Kenzy le­van­tó am­po­llas con su dis­cur­so so­bre la li­ber­tad per­so­nal de ca­da uno so­bre sus gus­tos mu­si­ca­les, ¿qué pue­des con­tar­nos so­bre es­to? R: ¡Uy, uy, uy! ¿Cuán­to tiem­po te­ne­mos? Por­que cuan­do em­pie­za con el te­ma… (Ríe) K: Yo ten­go un di­le­ma, por­que yo la ver­dad es que soy un po­co… Cuan­do subo los ví­deos… Bueno, ya he te­ni­do un par de con­ver­sa­cio­nes con Ro­ber por­que es quien me tie­ne que pa­rar siem­pre un po­co los pies, por­que sino pue­do liar al­gu­na bas­tan­te gor­da y real­men­te lo que subo a las re­des so­cia­les es un 1% de lo que real­men­te me gus­ta­ría de­cir. Y sí que es ver­dad que es­te es un te­ma que a mí me jo­de bas­tan­te per­so­nal­men­te por­que es que ya te di­go, des­pués de la pre­sen­ta­ción re­ci­bi­mos al­gu­nas… no crí­ti­cas, pe­ro pun­tos de vis­ta di­fe­ren­tes, va­mos a lla­mar­lo así. Y sim­ple­men­te yo que­ría pre­gun­tar, por­que a lo me­jor es que yo no en­tien­do de esas co­sas, pe­ro sim­ple­men­te que­ría pre­gun­tar a la gen­te si ha­bía al­go de ma­lo en que te gus­ten las dos co­sas, que a lo me­jor es­toy ha­cien­do yo al­go mal y de­be­ría de po­ner en mi lis­ta de Spo­tify, en vez de que sa­lie­ra… pues, yo que sé, tío, yo es­cu­cho las Spi­ce Girls. Es de­cir, lo mis­mo ten­go las Spi­ce Girls que Iron Mai­den y es que me da igual por­que me gus­tan las dos co­sas. Sim­ple­men­te que­ría pre­gun­tar a la gen­te, que tam­bién me gus­ta ver la opi­nión del mun­do, a ver si ha­bía al­gún pro­ble­ma con eso y evi­den­te­men­te pa­re­ce que no ha­bía nin­gún pro­ble­ma. R: Pe­ro no es so­lo eso, es que sí que es ver­dad que, ya no es que ca­bree o no ca­bree, sino que hay gen­te que no en­tien­de cier­tas co­sas y no­so­tros no en­ten­de­mos que no lo en­tien­dan. Por­que, por ejem­plo, sí que he­mos vis­to o es­cu­cha­do al­gún co­men­ta­rio, ya no sé si ne­ga­ti­vo o no ne­ga­ti­vo, pe­ro que a la gen­te le cho­ca­ba que hi­cié­se­mos una ver­sión de Katy Perry co­mo ha­ce­mos, por­que ha­ce­mos una co­ver de Katy Perry en di­rec­to. Katy Perry a mí me en­can­ta y a Kenzy tam­bién. Si es ver­dad que a Pa­blo y a Pol no tan­to, pe­ro es­tán en­can­ta­dos. K: A Pol le en­can­ta Lady Ga­ga. R: Es ver­dad. En­ton­ces, he­mos es­cu­cha­do al­gu­nos co­men­ta­rios di­cien­do que veían ra­ro que ha­ga­mos en di­rec­to una co­ver de Katy Perry cuan­do pa­re­ce que lle­va­mos una ima­gen muy lú­gu­bre, que ha­ce­mos Heavy Me­tal. Pe­ro cla­ro, no ha­ce­mos Heavy Me­tal, vol­ve­mos al te­ma de las eti­que­tas… K: A par­tir de aho­ra y en cual­quier en­tre­vis­ta te­ne­mos que re­cal­car que ¡no ha­ce­mos Me­tal! Ha­ce­mos so­lo Fuck­sia y tam­po­co quie­ro me­ter el ‘Rock’. O sea, es rock por­que tal, pe­ro a lo me­jor la gen­te se pien­sa que van a es­cu­char a Guns N’ Ro­ses. R: No sé, tam­po­co tie­ne por­que ser tan ra­ro. Yo re­cor­da­ba, por de­cir un ejem­plo que, si me pon­go a bus­car se­gu­ro que me sa­len mi­les, de Leo ha­cien­do una co­ver de Hi­jo de la Lu­na y, que yo se­pa, es una can­ción ori­gi­nal de Me­cano. Más pop que eso no se me ocu­rre aho­ra mis­mo, en Es­pa­ña. Y no he oí­do nun­ca de­cir na­da ra­ro de eso, to­do al con­tra­rio ‘Oh, co­mo mo­la, Leo ha­cien­do una ver­sión…’, y a mí me pa­re­ce fan­tás­ti­co, co­mo si es de Ca­mi­lo Ses­to. K: Que pa­ra el que no quie­ra unir­se, pues que mon­te un gru­po de mú­si­ca y ha­ga lo que le sal­ga de la pun­ta del na­bo. (Ríe) R: ¿Ves có­mo la ten­go que con­te­ner? (Ríe) Yo so­lo os di­ría que Katy Perry tie­ne te­mas me­jo­res, pe­ro ha­ced lo que que­ráis que pa­ra al­go es vues­tro show. K: Katy Perry tie­ne mu­chí­si­mos te­mas bue­ní­si­mos, pe­ro sí que es ver­dad que el más co­no­ci­do es I Kis­sed A Girl, aun­que sí que es ver­dad que tie­ne mu­chí­si­mos te­ma­zos. R: Es ver­dad que tie­ne mu­chos te­ma­zos pe­ro yo, en se­rio, cuan­do es­cu­ché por pri­me­ra vez esa can­ción di­je ‘Quién co­jo­nes es es­ta que la ten­go que es­cu­char ya’. A mí me en­can­tó. Es ver­dad que aho­ra ha­ce ya bas­tan­te tiem­po que sa­lió ese te­ma, ya lo

te­ne­mos muy, muy, muy tra­ga­do, lo he­mos es­cu­cha­do mu­cho y tal, pe­ro a mí es que me im­pac­tó bas­tan­te cuan­do lo es­cu­ché por pri­me­ra vez, eh. En­ton­ces, pues qué me­nos que ha­cer­le un ho­me­na­je. Es tu te­ma ban­de­ra de Katy Perry. R: Sí, es de mis fa­vo­ri­tos. Bueno, vol­vien­do a cen­trar­nos, an­tes he­mos es­ta­do ha­blan­do de gus­tos mu­si­ca­les y me gus­ta­ría sa­ber ¿en qué si­tua­ción os pa­re­ce que se en­cuen­tra la es­ce­na na­cio­nal ac­tual­men­te? R: (Re­so­pla) Pues… Jo­der. K: En la en­tre­vis­ta pue­des po­ner sim­ple­men­te un re­so­plo y ade­lan­te. R: A ver, es­tá jo­di­da, pe­ro no es­tá jo­di­da so­lo la es­ce­na na­cio­nal. Yo creo que es­tá jo­di­do a ni­vel de to­do. Na­cio­nal­men­te, en re­la­ción a otros paí­ses, Es­pa­ña sí que es ver­dad, si ha­bla­mos del es­ti­lo de mú­si­ca que ha­ce­mos no­so­tros, es mu­cho más jo­di­do que en otros. No sé, ha­brá de to­do, eh, de to­do. Pe­ro sí que sa­be­mos to­dos que es­to, des­de ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po, el es­ti­lo de mú­si­ca, lo que sea que ha­ce­mos… En el mo­men­to en el que hay al­go más ca­ñe­ro y unos gri­tos, unas gui­ta­rras eléc­tri­cas… Es que pa­re­ce que no tie­ne ca­bi­da en el mains­tream real­men­te. K: ¿Que es eso? ¿ Mains­tream? R: Mains­tream, sí. K: Te vas a reír, pe­ro no sé qué es eso. R: Sí, eh, la mú­si­ca co­mer­cial, lo que más se es­cu­cha. Lo di­go bien, ¿no? Sí, sí, sí. K: Sí, sí. Tú pon­lo ahí que así pa­re­ce­mos gen­te cul­ta. (Ri­sas) R: Pe­ro, es que es­to es así y lle­va sien­do así mu­cho tiem­po y en ese sen­ti­do es­tá jo­di­do abrir­te ca­mino. Real­men­te te lo tie­nes que cu­rrar mu­cho pa­ra lle­gar al ma­yor nú­me­ro de gen­te, por­que al final lo que que­re­mos es eso, pe­ro eso a tra­vés de lo que no­so­tros nos cu­rra­mos en re­des, ha­cien­do pro­mo­ción, gas­tán­do­nos pas­ta, mo­vién­do­nos, re­par­tien­do flyers… Es­ta es la si­tua­ción que no­so­tros nos en­con­tra­mos a día de hoy. ¿Ayu­da? Pues mira, sin de­cir nom­bres, es­ta­mos in­ten­tan­do en­trar en cier­tos ca­na­les, en cier­tos pro­gra­mas, en cier­tas co­sas que pue­den ser in­tere­san­tes, más a ni­vel te­le­vi­si­vo o pa­re­ci­do y so­mos muy du­ros… en­ton­ces, es lo que hay. Es­te ti­po de co­sas… por ejem­plo, en Es­ta­dos Uni­dos, que tie­ne sus co­sas bue­nas y sus co­sas ma­las, el Rock en ge­ne­ral tie­ne mu­cha más ca­bi­da. ¿Ozzy Os­bour­ne? En Es­ta­dos Uni­dos es el pu­to amo, es de­cir, le co­no­ce to­do el mun­do. Aquí, si ha­blas de Ozzy Os­bour­ne, si no es a gen­te que le gus­te el Heavy Me­tal, ni Dios le co­no­ce. ¿KISS? KISS en Es­ta­dos Uni­dos son los Dio­ses del Olim­po, no hay quien no les co­noz­ca. Aquí no. K: Pe­ro eso es pro­ble­ma de lo que la gen­te con­su­me, o sea, no pro­ble­ma, por­que evi­den­te­men­te Da­vid Bis­bal, Ale­jan­dro Sanz y to­da es­ta gen­te no tie­nen nin­gún pro­ble­ma… R: Pe­ro sí es ver­dad que ca­da uno tie­ne lo su­yo, por­que en ge­ne­ral la mú­si­ca no es­tá pa­ra ti­rar bom­bas. K: Pe­ro sí se con­su­me más de eso real­men­te. Yo creo que es cues­tión de lo que se con­su­ma en ca­da país y por po­bla­ción. Es ob­vio que, por es­ta­dís­ti­ca, en Es­ta­dos Uni­dos se va a con­su­mir más de es­to, en ge­ne­ral, que no­so­tros por cul­tu­ra, ojo, que van dé­ca­das por de­lan­te de no­so­tros. R: En ge­ne­ral, ya no so­lo pa­ra es­te ti­po de mú­si­ca, es­tá jo­di­do. Aun­que pen­se­mos en los más gran­des o los más fa­mo­sos, co­mo los que­ra­mos lla­mar, tam­po­co es bue­na épo­ca pa­ra ellos por­que los bo­los ca­da vez se pa­gan me­nos; los ayun­ta­mien­tos que an­tes pa­ga­ban unas bar­ba­ri­da­des pa­ra con­tra­tar cual­quier ti­po de ban­da que fue­ra in­tere­san­te y que cuan­to ma­yor nom­bre tu­vie­ra me­jor, pues pa­ga­ban unas can­ti­da­des im­por­tan­tes que aho­ra son irri­so­rias en com­pa­ra­ción a eso; cuan­do vas a ha­cer un con­cier­to hay al­gu­nos, que to­dos sa­be­mos quién son, que lle­nan dos días se­gui­dos un Bar­clay, el Pa­la­cio, es­te ti­po de co­sas, pe­ro ca­da vez son me­nos. Es muy di­fí­cil ha­cer eso. ¿Por qué? Pues no se sa­be, si su­pié­ra­mos… Se­gui­mos con la es­ce­na na­cio­nal y vien­do lo rá­pi­do que os ha­béis da­do a co­no­cer, ¿te­néis al­gún con­se­jo pa­ra las ban­das no­ve­les? K: ¿Pa­ra no­so­tros que so­mos no­ve­les? (Ríe) Más no­ve­les to­da­vía. K: Pon­dre­mos aquí un co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra que nos man­den a no­so­tros con­se­jos. (ríe) R: Lo que pa­sa es que los con­se­jos son re­la­ti­vos y de­pen­de de quién te los dé, ade­más. No­so­tros he­mos oí­do co­sas de gen­te que co­no­ce­mos, ami­gos y de­más y te pin­tan más arri­ba, más aba­jo… Co­mo ade­más los con­se­jos es­tán muy ba­sa­dos en las ex­pe­rien­cias de ca­da uno y hoy en día cam­bian las co­sas tan rá­pi­do que lo de ha­ce un año, hoy ya no va­le, es dis­tin­to. K: A ve­ces re­ci­bi­mos men­sa­jes por la pá­gi­na de Fa­ce­book que yo, en fin, me que­do un po­co así… R: Per­ple­ja. K: Per­ple­ja por­que nos vie­nen otros gru­pos que tam­bién es­tán em­pe­zan­do a pe­dir­nos con­se­jo a no­so­tros y es en plan de ‘A ver… no sé qué con­se­jo te pue­do dar’. Al­go es­ta­re­mos ha­cien­do bien. El otro día les de­cía­mos a los cha­va­les es­tos que nos es­cri­bie­ron que la cla­ve es tra­ba­jo, pa­cien­cia y cons­tan­cia. Esos son los tres pun­tos que más hay que se­guir pa­ra po­der ha­cer al­go, pe­ro en la mú­si­ca y en to­do. R: Pe­ro, so­bre to­do, mu­chí­si­mo, mu­chí­si­mo tra­ba­jo. K: No vas a pe­dir un prés­ta­mo al ban­co sí… R: Ah, bueno, y pas­ta tam­bién. Noo va­mos a ha­blar de lo que lle­va­mos gas­ta­do, pe­ro tam­bién hay que de­cir que no­so­tros, ade­más de mu­chí­si­mo tra­ba­jo, tam­bién he­mos me­ti­do mu­chí­si­mo di­ne­ro. Sa­le de nues­tro bol­si­llo, del de los cua­tro. Pe­ro no es so­lo el di­ne­ro, no se va­le so­lo te­ner mu­chos cuar­tos, es la unión de am­bas co­sas, el di­ne­ro y el tra­ba­jo. Ha­blan­do de tra­ba­jo, pa­re­ce que en 2017 os es­pe­ra una nue­va gira, ¿po­déis ade­lan­tar­me al­gu­na ciu­dad o fe­cha en con­cre­to? R: Fe­chas no, pe­ro te­ne­mos el lis­ta­do de si­tios don­de va­mos a ir. Fe­chas no, por­que lo es­ta­mos pre­pa­ran­do aún, va a ser a par­tir de pri­ma­ve­ra. En bre­ves po­dre­mos ir di­cien­do co­sas. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les va­mos a in­ten­tar re­co­rrer la zo­na nor­te, Bil­bao, Ga­li­cia… Lue­go, de Le­van­te, Va­len­cia, pro­ba­ble­men­te… Eso va a de­pen­der tam­bién, por eso es­ta­mos ha­cien­do un po­co de es­tu­dio, de lo que vea­mos que más nos pue­den de­man­dar en ca­da una de las ciu­da­des. ¿Y Su­da­mé­ri­ca? K: Su­da­mé­ri­ca nos pi­lla to­da­vía bas­tan­te le­jos. Bueno, que nos pi­lla siem­pre igual de le­jos, pe­ro… (ríe). R: De mo­men­to, eco­nó­mi­ca­men­te, nos pi­lla le­jos. Sa­bien­do que te­néis mu­chos se­gui­do­res de la zo­na, pues es un as­pec­to in­tere­san­te a te­ner en cuen­ta. R: En cuen­ta lo te­ne­mos, lo que pa­sa que ir a Su­da­mé­ri­ca no es co­mo ir a Bar­ce­lo­na o ir a Sa­la­man­ca y eso. Eso hay que es­tu­diar­lo mu­cho por­que lue­go, por mu­cho se­gui­dor que ten­gas allí, no es tan bo­ni­to co­mo pa­re­ce. Hay ban­das que han ido con mu­cha ilu­sión y que han vuel­to con el ra­bo en­tre las pier­nas y con un ca­breo de na­ri­ces. Y es que hay que cu­rrár­se­lo mu­cho. No­so­tros pri­me­ro es­ta­mos cu­rran­do mu­cho en Es­pa­ña y des­pués em­pe­za­re­mos a cu­rrar fue­ra, pe­ro no ire­mos a cie­gas. Si va­mos, lo ha­re­mos con el tra­ba­jo he­cho. Os pue­do de­cir que ha­bré es­cu­cha­do vues­tro dis­co unas vein­te o trein­ta ve­ces tran­qui­la­men­te y creo que no soy la úni­ca que es­tá in­tere­sa­da en sa­ber si es­táis pre­pa­ran­do ma­te­rial. ¿Sal­drá al­go nue­vo el pró­xi­mo año? K: Es­pe­ra­mos que un EP. Aho­ra mis­mo, des­pués de Na­vi­dad, nos va­mos a po­ner a to­pe con te­ma de com­po­si­ción. Te­ne­mos ideas, te­ne­mos co­si­tas ya fun­cio­nan­do, pe­ro to­da­vía no hay na­da he­cho en su to­ta­li­dad. Pe­ro, a par­tir de aho­ra, sí que em­pie­za la épo­ca de com­po­ner y la gira en pri­ma­ve­ra. Pa­ra ter­mi­nar, que es­pe­ráis de es­te 2017. K: Pues no sé. ¿Qué es­pe­ra­mos? R: Pues, de mo­men­to, se­guir ha­cien­do to­dos los bo­los que po­da­mos ha­cer en pri­ma­ve­ra y ter­mi­nar el año con al­go gra­ba­do. Se­guir ma­cha­can­do y se­guir ha­cien­do fans por to­da Es­pa­ña y por to­do el mun­do. K: Qué to­pi­ca­zo, ¿no? Yo voy a de­cir, por ejem­plo, que nos pa­tro­ci­ne Ha­ri­bo o al­go de eso, al­go que no sea tan tó­pi­co, ¡que eso lo tie­nen to­dos los gru­pos, tron­co! Pues ya he­mos lle­ga­do al final. Si que­réis aña­dir al­go más que no ha­ya­mos tra­ta­do o que se me ha­ya pa­sa­do… o un men­sa­je pa­ra vues­tros fans, es­te es el mo­men­to. K: ¿Qué quie­res de­cir, Ro­ber? R: So­bre­to­do agra­de­ce­ros mu­cho a los fans, aun­que sea otro tó­pi­co, pe­ro al final es lo que nos que­da. Agra­de­cer a to­dos los que nos se­guís ahí y pe­di­ros que con­ti­nuéis con no­so­tros, que nos acom­pa­ñéis en los con­cier­tos y to­do lo que ha­ga­mos. K: Y que ya ire­mos a sus ciu­da­des pa­ra pur­gar a la gen­te. R: Efec­ti­va­men­te, so­mos los pur­ga­do­res. Cla­ra Ri­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.