RE­NA­CI­MIEN­TO

Metal Hammer - - Atrapados - Tex­to: Dani Bueno Fo­to­gra­fía: Ya­lin­ku Me­le­ro

SUM 41 RAZZ­MA­TAZZ 1 - BAR­CE­LO­NA

“It’s a long way to the top” que de­cían AC/DC… ¿y lue­go qué? Ha­ce cin­co años Sum 41 vi­vía uno de sus me­jo­res mo­men­tos: una tra­yec­to­ria con­so­li­da­da, no­mi­na­dos a los Grammy y mar­cán­do­se el tour más lar­go de su his­to­ria, mu­cho más de lo que se po­dría es­pe­rar de una ban­da que pa­re­cía te­ner fe­cha de ca­du­ci­dad. Aun­que el tiem­po dio la ra­zón a me­dias a aque­llas vo­ces. Aban­do­nos de sus miem­bros, un lar­go si­len­cio dis­co­grá­fi­co y la adic­ción al al­cohol (y pos­te­rior re­cu­pe­ra­ción) de su vo­ca­lis­ta y gui­ta­rris­ta Deryck Whi­bley ca­si aca­ban con la tra­yec­to­ria de una de las ban­das de pop punk más po­pu­la­res de los dos­mil. Pe­ro no es­ta­ba to­do es­cri­to.

Sum 41 vol­vió el año pa­sa­do con “13 voi­ces” un dis­co que, sin in­ven­tar na­da nue­vo, sir­vió pa­ra a ilu­sio­nar a sus se­gui­do­res, tan­to a los nue­vos co­mo a los de siem­pre. En­tre las pri­me­ras fi­las ha­bía quie­nes aún no an­da­ban cuan­do es­tre­na­ron su pri­mer dis­co All Ki­ller no Fi­ller (2011) y que hi­cie­ron co­la a las puer­tas de Razz des­de ha­cía días, has­ta los que vol­vie­ron du­ran­te un par de ho­ras a su ado­les­cen­cia que les pi­lla­ba más cer­ca en la úl­ti­ma vi­si­ta de la ban­da, allá en por el 2010. Sum 41 son cons­cien­tes de ese com­po­nen­te nos­tál­gi­co, así que des­pués del re­pa­so obli­ga­to­rio a los nue­vos te­mas de “13 voi­ces”, con es­treno en di­rec­to del te­ma “A mur­der of crows”, el setlist fue una su­ce­sión de los gran­des te­mas de su dis­co­gra­fía. Con­fe­ti a man­sal­va, ca­la­ve­ras gi­gan­tes y un mosh pit con­ti­nuo en el cen­tro de una Razz que col­ga­ba el car­tel de sold out des­de ha­cía un par de me­ses. Vol­vi­mos a la épo­ca de ska­te y za­pa­ti­llas, de en­fa­dar­nos con el mun­do gri­tán­do­lo en can­cio­nes. Las can­cio­nes más emo­ti­vas no em­pa­ña­ron el am­bien­te fes­ti­vo, cuan­do Whi­bley se abrió pa­so en­tre el pú­bli­co pa­ra to­car “With Me” en un se­gun­do es­ce­na­rio al fon­do de la sa­la dan­do a las úl­ti­mas fi­las la opor­tu­ni­dad del con­tac­to con el ar­tis­ta, que ha si­do la tó­ni­ca de la gira.

Sum 41 han vuel­to, aun­que no quie­ran lla­mar a es­ta una gira de re­gre­so. Han vuel­to pa­ra se­guir po­nien­do ban­da so­no­ra a la ado­les­cen­cia de los más jó­ve­nes de la sa­la y pa­ra re­cor­dar­nos, que en el fon­do, a to­dos nos gus­ta mi­rar atrás de vez en cuan­do. Tex­to y Fo­to­gra­fía: Montse Ga­leano

SUM 41 WIZINK - MA­DRID

Des­pués del cam­bio de sa­la tras el al­to vo­lu­men de ven­ta de en­tra­das, el WiZink Cen­ter (el Pa­la­cio de los De­por­tes de to­da la vi­da, del que úl­ti­ma­men­te es­tá com­pli­ca­do co­no­cer su ver­da­de­ro nom­bre) aco­gió el con­cier­to de Ma­drid de la gira de Sum 41.

La co­la al­re­de­dor del pa­be­llón se ex­ten­día por to­da la Ave­ni­da Fe­li­pe II (la ca­lle pea­to­nal que se en­cuen­tra jun­to a las puer­tas del WiZink Cen­ter) y en ella ha­bía gen­te des­de por la ma­ña­na es­pe­ran­do pa­ra po­der co­ger un buen em­pla­za­mien­to en el pos­te­rior di­rec­to de sus ído­los. En di­cha ma­ra­bun­ta de per­so­nas, un gran nú­me­ro de los pre­sen­tes eran los tí­pi­cos ado­les­cen­tes que hoy en día son de­no­mi­na­dos co­mo “tee­na­gers” o “pre­pú­be­res”, a los cua­les me di­ri­gí pa­ra ver có­mo era la afi­ción a Sum 41 de un pú­bli­co que no ha vi­vi­do di­rec­ta­men­te el má­xi­mo apo­geo del gru­po, y ahí es don­de pu­de com­pro­bar que el “postureo” no es al­go que se cen­tre en es­ti­los más mul­ti­tu­di­na­rios, sino que en el rock, en el punk o en las dis­tin­tas ver­tien­tes que abar­can los nor­te­ame­ri­ca­nos tam­bién exis­te es­ta ten­den­cia.

A las pre­gun­tas acer­ca del te­ma fa­vo­ri­to del úl­ti­mo ál­bum te sa­bían con­tes­tar, sim em­bar­go, su co­no­ci­mien­to de lo “mains­tream” co­mo se di­ce en la ac­tua­li­dad se de­mos­tró que era muy va­go, ya que al con­sul­tar­les jus­to des­pués so­bre el pri­mer dis­co de Sum 41, es­tos no es que no su­pie­ran de­cir una so­la can­ción, sino que ni si­quie­ra eran ca­pa­ces de adi­vi­nar el nom­bre del pro­pio ál­bum. Apar­te de es­ta anéc­do­ta, hay que de­cir que no so­lo ha­bía es­te ti­po de fans,

sino que por otro la­do es­ta­ban llos se­gui­do­res que cre­cie­ron du­ran­te su ado­les­cen­cia con la ban­da so­no­ra de es­ta for­ma­ción y que es­ta­ban an­sio­sos por re­me­mo­rar aque­llos tiem­pos de su vi­da en for­ma de con­cier­to.

Des­de la aper­tu­ra de puer­tas, el pú­bli­co se apre­su­ró pa­ra en­trar lo más rá­pi­do po­si­ble al re­cin­to, y cuan­do ya es­ta­ba lle­nán­do­se, co­men­zó el bo­lo de los te­lo­ne­ros. Pæ­rish, de Fran­cia, fue­ron los es­co­gi­dos pa­ra abrir las ve­la­das or­ga­ni­za­das en las dis­tin­tas ciu­da­des en la gira de Sum 41, y des­pués de lo vis­to, ca­si me­jor po­drían ha­ber­se que­da­do en su casa pa­ra de­jar si­tio a los pro­ta­go­nis­tas de la no­che.

En­tre que el so­ni­do no era el me­jor por­que se for­ma­ba mu­cho rui­do, que su can­tan­te des­afi­na­ba (y ya es di­fí­cil ha­cer­lo en un es­ti­lo que no exi­ge ape­nas a la voz), que ca­si no ha­bía luz en el es­ce­na­rio y las que po­nían eran muy agre­si­vas con­tra el pú­bli­co, que pa­re­cían más bien “you­tu­bers” sa­li­dos de su ca­nal más que mú­si­cos y que ade­más los asis­ten­tes es­ta­ban pa­ra­dos a lo lar­go de su ac­tua­ción y so­lo ha­cían al­go de rui­do cuan­do en­tre can­ción y can­ció­nió men­cio­na­ba­nib a SSum 4141, llo me­jor de es­te gru­po es que em­pe­za­ban y ter­mi­na­ban los te­mas a la vez (que pa­ra una ban­da que to­ca en un even­to y co­mo te­lo­ne­ro de una gira de es­ta ín­do­le no es un con­sue­lo pre­ci­sa­men­te), así que la ma­yor suer­te del ra­to en el que es­tu­vie­ron to­can­do los fran­ce­ses fue pa­ra los fo­tó­gra­fos acre­di­ta­dos, que no tu­vie­ron que tra­gar­se se­me­jan­te des­pro­pó­si­to, y pa­ra los que acu­die­ron al WiZink Cen­ter que el con­cier­to se ex­ten­dió me­nos de me­dia ho­ra.

Tras me­dia ho­ra de mon­ta­je del es­ce­na­rio, los ca­na­dien­ses sal­ta­ron pun­tua­les a las ta­blas en lo que fue un con­cier­to ex­cep­cio­nal en lí­neas ge­ne­ra­les. Aun­que des­pués de su mí­ti­ca in­tro for­ma­da por una mes­co­lan­za de es­ti­los mu­si­ca­les y de su pri­me­ra can­ción los afi­cio­na­dos es­ta­ban exul­tan­tes, fue a par­tir del se­gun­do cor­te cuan­do la lo­cu­ra se desató en­tre los pre­sen­tes. El ál­bum del que más te­mas in­ter­pre­ta­ron en la no­che fue el más re­cien­te, ’13 Voi­ces’, sin em­bar­go, la ban­da su­po có­mo unir los te­mas que me­jor se adap­tan de es­te al di­rec­to jun­to a los clá­si­cos de to­da la vi­daid que se co­rea­banb en­tret lla gen­tet y que ge­ne­ra­ban otra voz más que da­ba alien­to a Sum 41, que por me­dio de su vo­ca­lis­ta su­po có­mo mo­ti­var a sus fans.

Los co­lo­res se su­ce­dían sin pa­rar con las lu­ces y el con­fe­ti que ha­bía en la ac­tua­ción de Sum 41, y a pe­sar de que el so­ni­do en ge­ne­ral no era el ideal, si se no­tó una gran me­jo­ría res­pec­to a los te­lo­ne­ros. Da­ba igual si lo que to­ca­ban se acer­ca­ba más a ba­la­das co­mo cuan­do Deryck Whi­bley es­tu­vo so­lo al piano en “Rea­son To Be­lie­ve” o si eran can­cio­nes más ro­llo punk co­mo “Wel­co­me To Hell”, los que acu­die­ron al pa­be­llón die­ron el cien por cien en ca­da te­ma co­mo si fue­se el úl­ti­mo. Si se pue­de acha­car al­gún fa­llo en el show de los de Ajax, (On­ta­rio) es que en cier­tas oca­sio­nes se es­cu­cha­ban pro­ble­mas de so­ni­dos a mo­do de sa­tu­ra­ción o chi­rrío, pe­ro so­lo se apre­ció en mo­men­tos pun­tua­les.

Es­te di­rec­to es­tu­vo muy bien pre­pa­ra­da des­de su inicio has­ta su final, y con la pe­ti­ción a los se­gui­do­res de que en­cen­die­sen sus lin­ter­nas de los mó­vi­les pa­ra dar am­bien­te, el gui­ño al in­ter­pre­tar un pe­que­ño frag­men­to ded “Pa­ra­noid”Pid” ded Blac­kBlk Sab­bat­hSbbth y lal ver­sión punk del “We Will Rock You” de Queen, can­ción en la que ade­más se apro­ve­chó pa­ra pre­sen­tar a los in­te­gran­tes del gru­po al mis­mo tiem­po que el pro­pio Deryck sa­ca­ba una ban­de­ra de Es­pa­ña, el so­lo de ba­te­ría que acom­pa­ña­ba a mú­si­ca sam­plea­da, el es­que­le­to al más pu­ro es­ti­lo Ed­die de Iron Mai­den de­trás de los mú­si­cos en los úl­ti­mos com­pa­ses del con­cier­to, el mo­men­to en el que Deryck se fue a to­car en la zo­na de la me­sa de so­ni­do “With Me” jun­to a los afi­cio­na­dos que se si­tua­ban más atrás y la can­ción final, en la que sa­lie­ron dis­fra­za­dos con pe­lu­cas al más pu­ro es­ti­lo glam y don­de su te­clis­ta, Tom Thac­ker, can­tó “Pain For Plea­su­re”, fue­ron los ele­men­tos pa­ra con­for­mar una no­che inol­vi­da­ble tan­to pa­ra los afi­cio­na­dos de to­da la vi­da de Sum 41 co­mo pa­ra aque­llos que pu­die­ron des­cu­brir en di­cha ve­la­da el po­ten­cial de es­ta ban­da en di­rec­to en las dos ho­ras de es­pec­tácu­lo de los de Ca­na­dá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.