¡¡MAG­NÍ­FI­CO!! MA­DRID IS THE DARK

Metal Hammer - - Atrapados -

M e acer­qué pron­to a la Sa­la Changó el vier­nes por la tar­de, pa­ra asis­tir a la cuar­ta edi­ción de Ma­drid is the Dark. Changó es un em­pla­za­mien­to al que ya ten­go en gran es­ti­ma por el buen so­ni­do de las ac­tua­cio­nes que allí tie­nen lu­gar, así que ya iba con bue­nas ex­pec­ta­ti­vas. En­tré y ob­ser­vé que ya ha­bía una gran can­ti­dad de gen­te, y no tar­dó mu­cho en co­men­zar la pri­me­ra ac­tua­ción de la tar­de: He­le­vorn.

Ve­ni­dos de Ma­llor­ca, tu­vie­ron la di­fí­cil ta­rea de abrir el festival, pe­ro fue­ron arro­pa­dos por el pú­bli­co des­de el pri­mer mo­men­to.

Nos aga­sa­ja­ron con un Doom Me­tal me­lan­có­li­co, len­to pe­ro me­ló­di­co y lleno de ma­ti­ces. El te­cla­do apor­ta­ba at­mós­fe­ra y sen­ti­mien­to, mien­tras la po­ten­te voz ded Jo­se­pJ Bru­ne­tBt do­ta­badtb a lal mú­si­caúi de gran in­ten­si­dad. Cuan­do lle­ga­ron can­cio­nes co­mo

Two Voi­ces Su­rroun­ding, pu­di­mos apre­ciar los cam­bios de di­ná­mi­ca, los con­tras­tes en­tre mo­men­tos más ca­ñe­ros y otros más pau­sa­dos, pa­san­do tam­bién la voz de re­gis­tro gu­tu­ral a me­ló­di­co se­gún la oca­sión lo re­que­ría, y con de­mo­le­do­ras y téc­ni­cas lí­neas de ba­jo aquí y allá. Pe­se a los tem­pos len­tos de su Doom Me­tal, el do­ble pe­dal aso­ma­ba pa­ra re­par­tir tra­lla en te­mas co­mo

De­lu­si­ve Eyes, con mo­men­tos más com­ple­jos de ba­te­ría en con­tra­po­si­ción al tono ge­ne­ral de su mú­si­ca. Su ac­tua­ción gra­cias a es­to se vio más en­ri­que­ci­da y el sa­bor de bo­ca que de­ja­ban era ca­da vez me­jor. Ce­rra­ron con Ye­llow una ac­tua­ción so­bre­sa­lien­te.

So­bre el es­ce­na­rio y des­de la aper­tu­ra de puer­tas, ha­bía lo que pa­re­cía una ba­te­ría cu­bier­ta por man­tas, y apues­to a que to­dos allí nos pre­gun­tá­ba­mos qué ha­cía aque­llo allí y a qué ban­da per­te­ne­cía. Pe­ro na­die le dio im­por­tan­cia pues­to que no en­tor­pe­cía a las ban­das, apar­te de que el he­cho de que ha­ya una ba­te­ría es­pe­cí­fi­ca pa­ra el ca­be­za de car­tel es al­go co­mún en los con­cier­tos, así que su­pu­si­mos que se­ría pa­ra... ¿ Sa­mael, qui­zá? Más tar­de lo des­cu­bri­ría­mos.

Los si­guien­tes en ac­tuar fue­ron losl ho­lan­de­seshld Ph­le­bo­to­mi­zed. Phlb­tid non ha­bía es­cu­cha­do na­da de ellos así que es­pe­ra­ba im­pa­cien­te es­cu­char su pro­pues­ta.

Pe­ro cuan­do em­pe­za­ron a to­car, que­dé per­ple­jo. Un ba­ru­llo de me­lo­días sin apa­ren­te sen­ti­do co­men­zó a bro­tar de sus ins­tru­men­tos, y da­do el buen so­ni­do que es­ta­ba te­nien­do la sa­la, no po­día di­si­mu­lar­se ba­jo una pe­lo­ta de rui­do.

En­ton­ces, ¿es­ta­ban des­coor­di­na­dos? Pa­ra na­da. Po­co tar­dé en dar­me cuen­ta de que es­tos tíos ha­cían un Doom Death pro­gre­si­vo y avant-gar­de, y que to­da es­ta lo­cu­ra era par­te de su obra, así que cam­bié el chip y me dis­pu­se a de­jar­me sor­pren­der y dis­fru­tar de más ex­tra­va­gan­cias. Un ele­men­to a te­ner muy en cuen­ta es que tie­nen un vio­li­nis­ta, y es­to apor­ta­ba un to­que muy evi­den­te a su mú­si­ca, ma­ti­ces me­ló­di­cos y más lo­cu­ra so­lis­ta.

Los com­pa­ses com­ple­jos se su­ce­dían, acom­pa­ña­dos de la api­so­na­do­ra voz gu­tu­ral de Ben

de Graaf que cam­bia­ba se­gún el mo­men­to, de pro­fun­da y ca­ver­no­sa a chi­llo­na y ras­pa­da, así co­mo de vo­ces lim­pias por par­te del gui­ta­rris­ta Tom Palms. La can­ción De­vo­ted to God nos re­cor­dó por qué es­ta­ban ahí: un co­mien­zo Doom Me­tal en to­da re­gla, afín al festival, se­gui­do con par­tes ded do­bledbl pe­daldl ase­si­noi y acor­desd ato­na­les.

En el si­guien­te te­ma, tras un co­mien­zo ca­ñe­ro, mo­men­tos vir­tuo­sos de gui­ta­rra apa­re­cían, y en My Dear un res­pi­ro acús­ti­co y pau­sa­do ba­ñó la sa­la en­te­ra, con el vio­lín y el piano pro­ta­go­ni­zan­do di­cho mo­men­to, pe­ro el doom clá­si­co no tar­dó en vol­ver a apa­re­cer.

Más va­rie­dad, más com­bi­na­cio­nes, más “idas de olla” se fue­ron su­ce­dien­do, y en Me­llow are the

Re­ver­be­ra­tions, su úl­ti­mo te­ma, in­clu­so apa­re­ció un so­ni­do so­lis­ta de gloc­kens­piel.

Cuan­do aca­bó su ac­tua­ción, ex­tra­ña pe­ro mag­ní­fi­ca, no pu­de evi­tar pen­sar en las ideas van­guar­dis­tas de Só­le­fald o Ar­ctu­rus, to­do ello apli­ca­do a un Doom Death que con­vir­tie­ron es­te con­cier­to en una ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble y de­li­ran­te.

Era el turno de 40 Watt Sun. Fi­cha­dos co­mo sus­ti­tu­ción de úl­ti­ma ho­ra de In The Woods..., to­do el mun­do se la­men­ta­ba de que és­tos se hu­bie­sen caí­do del car­tel, pe­ro aun así los asis­ten­tes aguar­da­ban con ga­nas a los bri­tá­ni­cos, que se han ga­na­do una bue­na repu­tación en los úl­ti­mos tiem­pos, par­ti­ci­pan­do en fes­ti­va­les co­mo el Dam­na­tion o in­clu­so lo edi­ción an­te­rior del Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.