SAN­GRE Y UNICORNIOS

Metal Hammer - - Atrapados - Tex­to: Da­vid Ro­dri­go Fo­to­gra­fía: Ja­vier Bra­ga­do

ME­GA­RA SA­LA CANGÓ - MA­DRID

Re­sul­ta muy ra­ro que, hoy en día, una ban­da na­cio­nal cuel­gue el sold out en el con­cier­to de pre­sen­ta­ción de su dis­co (y es muy tris­te que sea así), pe­ro ME­GA­RA lo con­si­guie­ron en la ma­dri­le­ña sa­la Chan­go, pa­ra pre­sen­tar su nue­vo “Sie­te”. La ban­da tie­ne un es­ti­lo bien de­fi­ni­do y ha sa­bi­do cons­truir a su al­re­de­dor una ima­gen úni­ca y atrac­ti­va, que cla­ra­men­te tie­ne un pú­bli­co ob­je­ti­vo, pe­ro que lla­ma la aten­ción y en­ca­ja per­fec­ta­men­te con su pro­pues­ta mu­si­cal.

Eso y mu­cho más pu­di­mos ver so­bre las ta­blas de la Changó, a las que la ban­da sal­tó con tre­ce te­mas pre­pa­ra­dos y va­rias sor­pre­sas que con­ver­ti­rían su con­cier­to en un es­pec­tácu­lo en to­da re­gla. Con ayu­da au­dio­vi­sual y una es­ce­no­gra­fía me­di­da al mi­lí­me­tro, la ban­da arran­có con “Ata­jo Al Cie­lo” y “En Lla­mas” y con­si­guió me­ter­se al nu­me­ro­so pú­bli­co en el bol­si­llo des­de el pri­mer mo­men­to. Me gus­tó mu­cho ver que en la sa­la no so­lo ha­bía mu­cho pú­bli­co, sino tam­bién un sur­ti­do re­pre­sen­ta­ti­vo de los me­dios es­pe­cia­li­za­dos, que ha­bían acu­di­do a la ci­ta dis­pues­tos a apor­tar su gra­ni­to de are­na en la pro­mo­ción de una ban­da que es­tá po­nien­do to­do lo que tie­ne a su al­can­ce por la­brar­se un nom­bre y des­mar­car­se de la gran ma­sa.

El cuar­te­to sa­bía que te­nía que es­tar a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas crea­das (la cam­pa­ña de pro­mo­ción pa­ra es­te con­cier­to ha­bía si­do real­men­te im­pre­sio­nan­te) y no se ami­la­nó lo más mí­ni­mo, in­clu­yen­do en su show al­gu­nas ver­sio­nes lla­ma­ti­vas, co­mo “Sweet Things” de THE PRETTY REC­KLESS, y ele­men­tos que siem­pre cap­tan la aten­ción de los asis­ten­tes, co­mo una cohor­te de dia­ble­sas que bai­la­ron so­bre el es­ce­na­rio y ofre­cie­ron un a do­sis de “show” ex­tra a un con­cier­to mar­ca­do por la ener­gía y la in­ter­ac­ción con el pú­bli­co.

Sin du­da ME­GA­RA tie­nen uno de sus pun­tos fuer­tes en su vo­ca­lis­ta Kenzy, to­do un tor­be­llino so­bre el es­ce­na­rio que no so­lo po­ne su voz, sino tam­bién unas no­ta­bles do­tes co­mo front­wo­man, al­go que es un plus in­ne­ga­ble pa­ra la ban­da y que pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre el éxi­to y el fra­ca­so pa­ra una for­ma­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Con te­mas co­mo el sin­gle “Vi­vo De Ro­di­llas”, “Alas” o una in­ten­sa “Fiel A Na­da” la ban­da con­ti­nuó mos­tran­do sus vir­tu­des en un es­pec­tácu­lo (a ries­go de re­pe­tir­me) muy bien cui­da­do, pe­ro que en mi opi­nión pu­do te­ner un so­ni­do más equi­li­bra­do en al­gu­nos mo­men­tos.

Siem­pre he de­fen­di­do nues­tra es­ce­na, en to­da su va­rie­dad y am­pli­tud, y es un pla­cer ver a ban­das co­men­zar a dar pa­sos con tan­ta fir­me­za co­mo el que ME­GA­RA dio en su pre­sen­ta­ción. Su con­cier­to fue un ejem­plo de di­ver­sión, cer­ca­nía y pro­fe­sio­na­li­dad, con mo­men­tos real­men­te in­tere­san­tes co­mo la par­ti­cu­lar ver­sión de “I Kis­sed A Girl” de Katy Perry, o te­mas tan in­ten­sos co­mo “Equi­li­brio”, “Ba­ños de San­gre” o la emo­cio­nan­te “Sin Ti”. Y co­mo en los gran­des ac­tos, la ban­da se guar­dó lo me­jor pa­ra el final, con los te­mas “Hé­roes”, “How Does It Feel” (TO­NIGHT ALIVE) y “Seis”, y la apa­ri­ción de un bar­ca/flo­ta­dor en for­ma de uni­cor­nio que sir­vió de transporte pa­ra Kenzy so­bre el pú­bli­co que se aglo­me­ra­ba en la pis­ta. Glo­bos, con­fe­ti y el sor­teo de una gui­ta­rra fir­ma­da ¿se pue­de pe­dir más a un fin de fies­ta?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.