EN PIE DE GUERRA

Metal Hammer - - Atrapados -

Clutch son muy que­ri­dos en nues­tro país, y mues­tra de ello es el gran res­pal­doal­do que su pú­bli­co les dio en las tres ciu­da­des por las que pa­só el tour pre­sen­ta­ción de su dis­co más re­cien­te, “Psy­chic War­fa­re” (2015), un­dé­ci­mo ál­bum de es­ta in­que­bran­ta­ble ban­da for­ma­da en 1990 por cua­tro com­pa­ñe­ros de ins­ti­tu­to.

En una Sa­la Ri­vie­ra am­bien­ta­da des­de que abrió sus puer­tas, Lio­ni­ze ca­len­ta­ron pun­tua­les la fría no­che ma­dri­le­ña. La pri­me­ra de las dos ban­das in­vi­ta­das con­ven­ció a quie­nes les pres­ta­ron aten­ción, en una breve ac­tua­ción en la que sin de­ma­sia­do es­fuer­zo se ga­na­ron el aplauso de un pú­bli­co que se hi­zo rá­pi­da­men­te a su so­ni­do, muy en sin­to­nía con la ban­da pro­ta­go­nis­ta de la no­che. Si­guie­ron los siem­pre ma­ca­rras Va­lient Thorr, con su des­preo­cu­pa­da y fes­ti­va pues­ta en es­ce­na, en la que a “vo­lu­men Lemmy”, a quien de­di­ca­ron un te­ma, li­ma­ron los can­tos de las co­lum­nas a ba­se de gui­ta­rra­zos, su­bien­do la tem­pe­ra­tu­ra lo su­fi­cien­te pa­ra que vi­nie­se a re­ma­tar la fae­na la ter­ce­ra y es­pe­ra­da ban­da ame­ri­ca­na del día.

Clutch nos han vi­si­ta­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, aun­que la ma­yo­ría de ellas fue­ron acor­ta­das in­ter­ven­cio­nes en di­fe­ren­tes fes­ti­va­les, sien­do es­ta oca­sión la se­gun­da en la que los de Mary­land eran re­ci­bi­dos en su pro­pia gira, y en unos re­cin­tos muy su­pe­rio­res. Unos te­rri­bles avi­sos re­par­ti­dos por to­da la sa­la in­di­ca­ban la prohi­bi­ción de ha­cer crowd y body-sur­fing, un cor­ta­rro­llos enor­me que se­gu­ra­men­te con­di­cio­nó la efu­si­vi­dad de un pú­bli­co que siem­pre sa­be de­vol­ver con es­te ti­po de ges­tos la fuer­za so­no­ra que los mú­si­cos en­vían des­de el es­ce­na­rio. Al leer esos avi­sos se me que­dó la mis­ma ca­ra que cuan­do de ni­ño leía aque­llo de “prohi­bi­do jue­gos de pe­lo­ta y pa­ti­ne­tes”; igual que un pa­tio es pa­ra ju­gar, un con­cier­to de Rock es pa­ra des­fa­sar, y la ma­yo­ría de los asis­ten­tes de un con­cier­to de Clutch sa­ben que gran par­te de lo ex­tra-mu­si­cal de sus con­cier­tos re­cae en lo que pa­sa en el pit, que no es otra co­sa que pa­sár­se­lo bien sin mo­les­tar ni da­ñar a na­die. Con esas di­rec­tri­ces, y tras so­nar va­rios te­mas de Mas­to­don, RATM y AC/DC, el pú­bli­co re­ci­bió con un tre­men­do aplauso a la ban­da en cuan­to ocu­pó es­ce­na­rio.

El cuar­te­to co­men­zó a mos­trar des­de el mi­nu­to uno sus gran­des se­ñas de iden­ti­dad, aun­que ten­dría­mos que es­pe­rar al ter­cer cor­te, Pu­re Rock Fury, pa­ra que la com­bus­tión ter­mi­na­ra de pro­du­cir­se, con un Neil Fa­llon to­tal­men­te en­cen­di­do di­cien­do “Ha­lle­lu­yah”, aren­gan­do a su pú­bli­co de un la­do a otro del es­ce­na­rio. Si bien sa­be­mos que Fa­llon es un gran front­man, Clutch en di­rec­to no en­ca­ja den­tro de los tri­lla­dos for­ma­tos en vi­vo; la ban­da se ha es­pe­cia­li­za­do en cul­ti­var un so­ni­do, y se es­fuer­za sim­ple­men­te en de­fen­der­lo a la per­fec­ción sin alar­de al­guno. Su fuer­za rít­mi­ca y po­der me­ló­di­co son su­fi­cien­tes pa­ra que Jean-Paul Gas­ter bai­lo­tee en la ba­te­ría mien­tras Tim Sult y Dan Mai­nes cla­van in­mó­vi­les sus in­ter­pre­ta­cio­nes. El ca­so de Tim Sult a las seis cuer­das de su Paul Reed Smith si­gue sien­do digno de es­tu­dio. Fi­gu­ra an­ta­gó­ni­ca del gui­tar­he­ro, ha­ce sin em­bar­go sa­lir de sus de­dos pu­ra fu­ria roc­ke­ra, cla­van­do riffs im­preg­na­dos en pol­vo o psi­co­dé­li­cos arre­glos car­ga­dos de ga­so­li­na, que cho­can con el es­tá­ti­co pa­vor es­cé­ni­co y la im­per­tur­ba­ble con­cen­tra­ción que em­plea en su ins­tru­men­to, ca­si sin le­van­tar la vis­ta del más­til.

Con una jo­ro­ba in­ci­pien­te de una pos­tu­ra que pa­re­ce re­sul­ta­do de una tor­tí­co­lis, Sult tie­ne la lla­ma, ¡pe­ro de­mo­nios!, qué es­con­di­da la tie­ne. Sin lle­gar a te­ner un so­ni­do ideal, y con una ilu­mi­na­ción fan­tás­ti­ca, se in­ter­ca­la­ron una vein­te­na de te­mas na­da pre­vi­si­bles, ya que en es­te tour la ban­da ma­ne­ja tal can­ti­dad de can­cio­nes que se per­mi­ten ha­cer un con­cier­to dis­tin­to ca­da no­che. Los ca­pri­cho­sos setlists de es­ta gira son al­go fa­vo­ra­ble cuan­do se es cons­cien­te de es­tar vi­vien­do un re­per­to­rio ex­clu­si­vo; por otro la­do, con­lle­va la des­ven­ta­ja de que en la ho­ra y me­dia de ac­tua­ción hu­bo di­fe­ren­tes al­ti­ba­jos en se­gún qué te­mas, que por un mo­ti­vo u otro eran me­jor o peor re­ci­bi­dos. Fi­nal­men­te lle­ga­ron los bi­ses con los tres úl­ti­mos pis­to­le­ta­zos, que aca­ba­ron de apun­ti­llar una gran ac­tua­ción. DC Sound At­tack! con Neil Fa­llon a la ar­mó­ni­ca y con el cow­bell en mano, y la fies­ta final de Elec­tric Worry. Ul­ti­mas sa­cu­di­das que ter­mi­na­ron por di­bu­jar una no­che de al­bo­ro­to con­te­ni­do, en la que el nu­me­ro­so pú­bli­co que acu­dió a la ci­ta ma­dri­le­ña se lle­vó una son­ri­sa a casa. Es­pe­re­mos te­ner por mu­chos años a Neil Fa­llon y los su­yos a es­te ni­vel. Tex­to: Ra­fael Gon­zá­lez Fo­to­gra­fía: Fco. Ra­món Gar­cí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.