Da­re He­chi­zan Pam­plo­na

Metal Hammer - - Atrapados -

Vier­nes 13 es si­nó­ni­mo de mie­do. Se no­tan los po­sos que ha de­ja­do el ci­ne de te­rror en la so­cie­dad. Y es que en la sa­la To­tem de Pam­plo­na en la men­cio­na­da fe­cha se ci­ta­ron pa­ra una no­che con al­gún sus­to los bri­tá­ni­cos Da­re, acom­pa­ña­dos de Xtasy y Güru co­mo te­lo­ne­ros. Una ga­la de sen­sa­cio­nes fuer­tes y al­gún que otro ros­tro frun­cien­do el ce­ño.

La vi­si­ta de Da­re a nues­tro país ha si­do si­nó­ni­mo de in­te­rés. Si en la agru­pa­ción cuen­tan con el ex te­clis­ta de Thin Lizzy Da­rren Whar­ton, con to­da pro­ba­bi­li­dad se ase­gu­ran un pú­bli­co en el bol­si­llo. An­tes de la es­pe­ra­da in­ter­pre­ta­ción del con­jun­to bri­tá­ni­co abrían el ape­ti­to los bar­ce­lo­ne­ses Güru, quie­nes es­tan­do a la al­tu­ra, su­frie­ron al inicio al­gún que otro con­tra­tiem­po. Pro­ble­mas con las cuer­das de la gui­ta­rra, los pe­da­les no res­pon­dían… pe­ro allí es­ta­ban, pa­ra dar es­pec­tácu­lo y arre­glar esos pe­que­ños pro­ble­mi­llas. Bro­mea­ba el gui­ta­rris­ta con aque­llo del vier­nes 13. ¿Coin­ci­den­cia? Bueno, al me­nos pa­ra ellos sí que hu­bo al­gún epi­so­dio en su in­ter­pre­ta­ción de mie­do. Sa­lie­ron del apu­ro y afor­tu­na­da­men­te clá­si­cos de la ban­da co­mo Rocks­tar, Red o Whi­te so­na­ron de ma­ra­vi­lla. Crí­ti­ca so­cial en sus le­tras, amo­río y rock n roll de la vie­ja es­cue­la con un so­ni­do muy fres­co. Fue­ron enér­gi­cos y abrie­ron el ape­ti­to pa­ra un gran es­pec­tácu­lo. Una lás­ti­ma que los fa­llos téc­ni­cos les ju­ga­ran una ma­la pa­sa­da, pe­ro al fin y al ca­bo son ga­jes del ofi­cio y no de­ja­ron mal sa­bor de bo­ca al pú­bli­co.

Una pau­sa y les to­ca­ba a Xtasy dar ca­ña. Y es que los pam­plo­ne­ses es­tu­vie­ron la mar de in­ten­sos so­bre el es­ce­na­rio. Pre­sen­ta­ban a su nue­vo gui­ta­rris­ta Che­ma y da­ban su pri­mer con­cier­to en un año ocu­pa­do con la gra­ba­ción de su úl­ti­mo tra­ba­jo, Re­vo­lu­tion. Ta­len­to y tra­ba­jo se mez­cla­ban en un com­bi­na­do ex­plo­si­vo. Re­bel Ri­der, Re­vo­lu­tion e In­to The Fi­re po­nían el foco de luz so­bre sus ca­be­zas, no se po­día no pres­tar aten­ción. Y no so­lo de mú­si­ca vi­ve un gru­po, mo­vién­do­se en el es­ce­na­rio se no­ta­ba el dis­fru­te de es­tar allí ha­cien­do un rock muy ín­ti­mo a la par que enér­gi­co. Un no pa­rar. En Said And Do­ne su­pie­ron sa­car las cas­ta­ñas del fue­go y es­pa­bi­lar a un pú­bli­co que qui­so in­ter­ve­nir al má­xi­mo en la gra­ba­ción del te­ma en di­rec­to. A sa­ber qué nos tie­nen pre­pa­ra­do, pe­ro des­de lue­go pin­ta bien. Se des­pe­dían con Bro­ken Heart y un Bye Bye co­ro­nan­do el setlist que ha­cía fal­ta pa­ra una no­che co­mo esa.

Lle­ga­ba el mo­men­to del folk y la sen­si­bi­li­dad mu­si­cal de Da­re. El con­jun­to ga­lés siem­pre ha es­ta­do en­tre esas dos aguas fol­cló­ri­co­roc­ke­ras que les ca­rac­te­ri­zan y dis­tin­guen muy bien en el pa­no­ra­ma ochen­te­ro. Los bri­tá­ni­cos, de he­cho, po­seen una dul­zu­ra y un ro­man­ce en sus me­lo­días de gai­tas y flau­tas que com­bi­nan muy bien con la rít­mi­ca de las gui­ta­rras y con los so­los. Fun­cio­nan a la per­fec­ción. Lle­ga­ban pa­ra pre­sen­tar su úl­ti­mo dis­co de es­tu­dio, Sa­cred Ground, que lan­za­ron el año pa­sa­do. Un tra­ba­jo que re­cuer­da a los an­te­rio­res, muy chill y muy tran­qui­lo en mu­chos de sus pa­sa­jes. Sea of Ro­ses fue el te­ma es­co­gi­do pa­ra ini­ciar lo que re­sul­tó en la in­ter­pre­ta­ción de can­cio­nes muy mís­ti­cas y her­mo­sas. Da­re son ex­per­tos des­ti­lan­do ter­nu­ra y do­tán­do­la de una ener­gía ma­ra­villosa que en­can­di­la muy fá­cil­men­te al oí­do. Se­rían Storm Wind y Si­lent Thun­der las que su­ce­de­rían al te­ma de aper­tu­ra, ha­cien­do que el am­bien­te se di­bu­ja­ra de co­lo­res ma­gen­ta y ro­jo pa­ra al­go más apa­sio­na­do y ca­ñe­ro den­tro de lo que son Da­re.

Los ga­le­ses con­ti­nua­ron con te­mas co­mo Days, On My Own y Wings, que en­ca­rri­la­ban el con­cier­to ha­cia una di­rec­ción me­lo­sa a la par que in­ten­sa y efec­ti­va. Así pro­si­guió to­da su in­ter­pre­ta­ción, cu­ya eje­cu­ción te­nía en una nu­be de ilu­sio­nes y ale­gría a un pú­bli­co en­tu­sias­ma­do con el gru­po. In­to The Fi­re, Rain Dan­ce y King Of Re­turn po­nían los úl­ti­mos pun­tos so­bre las ies y co­ro­na­ban así una ve­la­da má­gi­ca, lle­na de sen­sa­cio­nes que ro­za­ban lo es­pi­ri­tual. Lo que se es­pe­ra­ba de ellos, con una bri­llan­te dis­po­si­ción pa­ra aca­bar una no­che en la que fue­ron los gran­des ga­na­do­res. Tex­to: Pa­blo Me­di­na Fo­to­gra­fía: Juan Ra­món Fe­li­pe

GÜRU STRAY TRAIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.