ARTÍCULO ON FIRE

Con­ti­nua­mos una co­la­bo­ra­ción con la agen­cia ON FIRE pa­ra ha­blar y po­ten­ciar el me­tal na­cio­nal en dis­tin­tos es­ti­los. Es­te mes, pro­gre­si­vo.

Metal Hammer - - Contenido 352 -

En 1969 los bri­tá­ni­cos King Crim­son lan­za­rían el ál­bum que de­fi­ni­ría pa­ra siem­pre el rock pro­gre­si­vo, un es­ti­lo mu­si­cal que, pe­se a ha­ber si­do siem­pre muy mi­no­ri­ta­rio, ha go­za­do de mo­men­tos ma­jes­tuo­sos con re­per­cu­sión mun­dial. Un cre­cien­te in­con­for­mis­mo mu­si­cal du­ran­te los años 60 dio pie a la ex­pe­ri­men­ta­ción y la bús­que­da de nue­vos so­ni­dos. Mu­chas agru­pa­cio­nes bus­ca­ban su pro­pia iden­ti­dad a tra­vés de la fu­sión de es­ti­los co­mo la psi­co­de­lia, el jazz o el rock sin­fó­ni­co... Un in­ten­to de rom­per con lo es­ta­ble­ci­do. La dé­ca­da de los 70 fue una ex­plo­sión de ca­li­dad y can­ti­dad. En aque­llos años sal­drían tí­tu­los de ál­bu­mes que han mar­ca­do ca­pí­tu­los en la his­to­ria del rock y de la pro­pia mú­si­ca. El gé­ne­ro se ex­ten­dió rá­pi­da­men­te por to­da Eu­ro­pa y no tar­dó en lle­gar al otro la­do del gran char­co. Gru­pos co­mo Pink Floyd o Ge­ne­sis lo­gra­rían hi­tos a ni­vel mun­dial, aun­que so­lo era una pe­que­ña par­te de la gi­gan­tes­ca es­ce­na pro­gre­si­va en Eu­ro­pa. Se es­ta­ba vi­vien­do la edad oro del rock pro­gre­si­vo.

Es­pa­ña fue uno de los paí­ses que más tar­dó en de­bi­do al con­tex­to so­cio­po­lí­ti­co del mo­men­to. No obs­tan­te co­men­za­ron a sur­gir de­ce­nas de ban­das de gran­dí­si­ma ca­li­dad a lo lar­go de to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la, ta­les co­mo Tria­na, Smash, Má­qui­na!, Go­tic, Mez­qui­ta o Ice­berg, por ci­tar unas po­cas. Fue­ron años cla­ve pa­ra el rock en nues­tro país, es­pe­cial­men­te por el na­ci­mien­to del Rock An­da­luz, mo­vi­mien­to 100% au­tóc­tono del sur de Es­pa­ña que unió las raí­ces de la mú­si­ca fla­men­ca con la psi­co­de­lia y el rock pro­gre­si­vo que lle­ga­ba de Eu­ro­pa. El pro­gre­si­vo en Eu­ro­pa so­bre­vi­vió has­ta los 80, en la que las ten­den­cias cam­bia­ron y su po­pu­la­ri­dad fue de­ca­yen­do. Mu­chas agru­pa­cio­nes se ale­ja­ban de sus in­fluen­cias sin­fó­ni­cas pa­ra in­tro­du­cir­se en ma­yor o me­nor me­di­da en el mun­do del pop rock. Mien­tras, al otro la­do del gran char­co, el pro­gre­si­vo so­bre­vi­vía mez­cla­do con un al­to com­po­nen­te de Hard Rock. Con el na­ci­mien­to del me­tal pro­gre­si­vo en los 90, ban­das co­mo Dream Thea­ter, Opeth o Tool al­can­za­ron un al­to gra­do de po­pu­la­ri­dad a ni­vel mun­dial. No obs­tan­te el Prog nun­ca de­jó de ser una mú­si­ca de mi­no­rías, sin gran­des opor­tu­ni­da­des pa­ra los ar­tis­tas, cri­ti­ca­da por mu­chos por el ex­ce­so de vir­tuo­sis­mo y con un pú­bli­co muy di­vi­di­do e in­tro­ver­ti­do.

Sin em­bar­go las co­sas han cam­bia­do. La in­creí­ble afluen­cia de nue­vos ar­tis­tas en la úl­ti­ma dé­ca­da, el au­men­to de lan­za­mien­tos de in­con­men­su­ra­ble ca­li­dad, la apa­ri­ción de nue­vos es­ti­los ad­ya­cen­tes al pro­gre­si­vo y la crea­ción de se­llos dis­co­grá­fi­cos en­fo­ca­dos al gé­ne­ro, han pro­pi­cia­do un ver­ti­gi­no­so re­na­cer de la es­ce­na que pa­re­ce ir a más año tras

año.

En Es­pa­ña es­to se ha vis­to re­fle­ja­do prin­ci­pal­men­te con la apa­ri­ción del fes­ti­val Be Prog My Friend en el año 2014, y no so­lo sien­do el fes­ti­val más im­por­tan­te del gé­ne­ro en nues­tro país, sino lle­gan­do a con­ver­tir­se a uno de los fes­ti­va­les de re­fe­ren­cia del mis­mo prác­ti­ca­men­te a ni­vel mun­dial. Pe­ro es­to es só­lo la pun­ta del ice­berg de la es­ce­na pro­gre­si­va na­cio­nal.

El au­men­to del in­te­rés por par­te los me­dios de pren­sa mu­si­cal se ha vis­to re­fle­ja­do en un au­men­to de pu­bli­ca­cio­nes en me­dios no es­pe­cia­li­za­dos, se han for­ma­do co­mu­ni­da­des de apo­yo al mo­vi­mien­to en las re­des so­cia­les y el número de con­cier­tos de ban­das in­ter­na­cio­na­les que pa­san nues­tras ciu­da­des es ca­da vez ma­yor (es­to es­pe­cial­men­te gra­cias Mad­ness Li­ve).

Pe­ro lo más im­por­tan­te es que la gen­te no se li­mi­ta a es­cu­char a ese gru­po de fue­ra que tan­to le gus­ta, sino que el in­te­rés en nues­tra pro­pia es­ce­na es­tá cre­cien­do de for­ma no­ta­ble. Una gran can­ti­dad de agen­cias de ma­na­ge­ment, pro­mo­to­ras y aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les que apues­tan por las ban­das emer­gen­tes que sur­gen en nues­tro país y or­ga­ni­zan sus pro­pios fes­ti­va­les a lo lar­go de la geo­gra­fía del país. Fes­ti­va­les co­mo el Chu Fast Two Prog en Va­len­cia, or­ga­ni­za­do por On Fire y Cross­roads Agency, el To­tum Re­vo­lu­tum en Bar­ce­lo­na, or­ga­ni­za­do por Red Pho­ne Events, el So­ni­car­te en Te­ruel or­ga­ni­za­do por la aso­cia­ción cul­tu­ral ho­mó­ni­ma, el Min­nuen­do en Na­va­rra o el Progs­tu­reo Fest en Ma­drid.

To­dos es­tos fes­ti­va­les dan opor­tu­ni­da­des a la mag­ní­fi­ca can­te­ra de ban­das que te­ne­mos aho­ra mis­mo; ban­das que se ex­tien­den con gran ver­sa­ti­li­dad des­de los so­ni­dos de cor­te roc­ke­ro y jaz­ze­ro más clá­si­co (Ap­ple Smell Co­lour, Fru­te­ría To­ñi, Tri…), pa­san­do por el Prog Me­tal me­ló­di­co (Chee­to’s Ma­ga­zi­ne, Khar­ma Co­de, Mor­ga­na vs Mor­ga­na), el ins­tru­men­tal (Jar­din de la croix, Ci­co­nia, Fir­mam3nt, So­lid Re­lax Pro­ject…), las mez­clas más van­guar­dis­tas y atre­vi­das (Ob­si­dian King­dom, Back to R’lyeh, Pervy Per­kin…) y has­ta el Pro­gre­si­vo más ex­tre­mo (Moon­loop, Khao­tic…). Una es­ce­na que, una vez más, no tie­ne na­da que en­vi­diar a la de los paí­ses que li­de­ran el mo­vi­mien­to. Y pa­ra de­jar­lo más cla­ro aún, aquí os ofre­ce­mos dos pe­que­ñas en­tre­vis­tas con dos de las ban­das más des­ta­ca­das de la es­ce­na pro­gre­si­va na­cio­nal.

Texto: Luis Mon­ge Fo­to­gra­fía: Ofi­cial

2 MEGA PÓSTERS: DEVIN TOWNSEND - SABATON

2 MEGA PÓSTERS: DEVIN TOWNSEND - SABATON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.