HOLY­CI­DE

Ha­bla­mos con Da­ve Rot­ten so­bre el de­but de la nue­va sen­sa­ción del Th­rash na­cio­nal.

Metal Hammer - - Contenido 352 - TEXTO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Pa­re­ce que a HOLY­CI­DE os ha cos­ta­do po­ner la ma­qui­na­ria en fun­cio­na­mien­to pa­ra lan­zar es­te lar­go, a la es­pe­ra de en­con­trar el mo­men­to y la for­ma­ción ade­cua­da, pe­ro “An­nihi­la­te... Then Ask!” ha me­re­ci­do la pe­na la es­pe­ra ¿Có­mo ha si­do el ca­mino de la ban­da has­ta es­te dis­co? ¿Qué ha si­do lo más di­fí­cil de lo­grar en es­ta aven­tu­ra?

Pues la ver­dad es que si. La idea ini­cial sur­gió en el ’04, an­tes in­clu­so de que el re­vi­val del Th­rash Me­tal em­pe­za­se a to­mar for­ma y si hu­bié­se­mos sur­gi­do en se­rio por aquel en­ton­ces, otro ga­llo nos ha­bría can­ta­do, pe­ro lo más di­fí­cil fue pre­ci­sa­men­te en­con­trar a al­guien se­rio con el que lle­var­lo a ca­bo. Tras in­ten­tar­lo con un par de ami­gos, que no lle­ga­ron a ha­cer na­da, pa­re­cía que con el 3º ya em­pe­za­ría a ro­dar la co­sa y de he­cho a prin­ci­pios del 2010 hi­ci­mos dos te­mas, pe­ro ahí se que­da­ron y no fue has­ta prin­ci­pios de 2013 cuan­do ha­blé con Mi­guel Bá­rez quien lue­go su­gi­rió in­cor­po­rar a Da­ni Fdez. al ba­jo y tras gra­bar la 1ª de­mo a fi­na­les del mis­mo año, ya en ’14 aña­di­mos un 2º gui­ta­rra (Sal­va) y un ba­te­ría (Jor­ge), con lo que HOLY­CI­DE por fin de­jó de ser un pro­yec­to pa­ra con­ver­tir­se en una ban­da con to­das las de la ley.

En es­te tra­ba­jo nos en­con­tra­mos con un dis­co que po­dría ser un ejem­plo de lo que es el Th­rash Me­tal: vo­ces muy agre­si­vas, riffs po­ten­tes, so­los pun­zan­tes ¿Có­mo des­cri­bi­rías la mú­si­ca que en­cie­rra es­te ál­bum?

Tú lo has di­cho: ¡Th­rash Me­tal! Ni más ni me­nos. Des­de el prin­ci­pio y en to­do mo­men­to he que­ri­do de­jar muy cla­ro que es­to te­nía que ser pu­ro Th­rash, sin ele­men­tos de Groo­ve, ni Cros­so­ver… sim­ple lla­na­men­te Th­rash ca­brón!! Na­da en con­tra de otros es­ti­los, sim­ple­men­te que­ría­mos ha­cer al­go pu­ro, sin adul­te­rar. He­mos op­ta­do in­clu­so por la mis­ma afi­na­ción de gui­ta­rras que en los ’80, pa­ra ob­te­ner un so­ni­do afi­la­do, agre­si­vo y ás­pe­ro, que es co­mo se con­ci­bió el Th­rash Me­tal en sus ini­cios. Es­te ál­bum lo ve­mos no só­lo co­mo al­go agre­si­vo, in­ten­so y arro­lla­dor, sino tam­bién lleno de riffs gua­pos, muy pe­ga­di­zos, na­da de ba­ses de re­lleno, to­do es­tá pen­sa­do y tra­ta­mos de que no sea al­go pre­de­ci­ble, sino di­ná­mi­co, fres­co y va­ria­do. Cree­mos que, aun­que aún nos que­da un lar­go re­co­rri­do, he­mos em­pe­za­do con buen pie, ya que es­to es exac­ta­men­te lo que que­ría­mos con­se­guir. Al­go que no so­lo sea in­ten­so y ra­bio­so, sino tam­bién que te ha­ga mo­ver la ca­be­za sin pa­rar y que con ca­da es­cu­cha te vuel­vas más adic­to.

“Af­ter­world Rem­nants” y “Bo­ne­brea­ker” son po­si­ble­men­te mis cor­tes fa­vo­ri­tos del dis­co, pe­ro la reali­dad es que es­te tra­ba­jo no da tre­gua: es un pe­lo­ta­zo de ener­gía tras otro, un dis­co muy muy ca­ñe­ro ¿No hay lu­gar pa­ra la cal­ma en el Th­rash?

Ja­ja, bueno, si pue­de ha­ber­lo pe­ro no pa­ra no­so­tros. El Th­rash, en nues­tra opi­nión, se con­ci­bió co­mo al­go in­ten­so, enér­gi­co y ra­bio­so, pa­ra las ba­la­di­tas ya es­tá el Heavy. Ob­via­men­te, mu­chos gru­pos que crea­ron el Th­rash lue­go fue­ron co­mer­cia­li­zan­do su so­ni­do y me­tien­do par­tes muy pau­sa­das e in­clu­so ba­la­das, con lo que fue­ron de­jan­do de ser Th­rash pa­ra tra­tar de abar­car más pú­bli­co, véa­se ME­TA­LLI­CA, MEGADETH, TESTAMENT… No­so­tros no que­re­mos rein­ven­tar na­da, sino más bien man­te­ner y si se pue­de, ayu­dar a re­cu­pe­rar ese es­pí­ri­tu de agre­si­vi­dad que te ha­ce que­rer des­truir to­do a tu al­re­de­dor, que es pre­ci­sa­men­te por lo que es­te es­ti­lo se lla­ma así, no lo ol­vi­de­mos. En cuan­to se pier­de la agre­si­vi­dad, se pier­de la esen­cia. Un dis­co de HOLY­CI­DE es eso… pu­ra in­ten­si­dad, sin per­der mo­men­tos de pau­sa, cla­ro, pe­ro man­te­nien­do las pul­sa­cio­nes a cien en to­do mo­men­to y en di­rec­to ya ni te cuen­to ¡es la lo­cu­ra!

El dis­co cuen­ta con una ver­sión de DÉTENTE, el te­ma “Lo­ser” ¿Por qué ha­béis ele­gi­do es­te cor­te pa­ra for­mar par­te de vues­tro de­but?

Ya en nues­tro an­te­rior EP “To­xic Mu­ta­tion” op­ta­mos por una ver­sión de un gru­po co­no­ci­do, aun­que no de­ma­sia­do fa­mo­so. No que­ría­mos la tí­pi­ca ver­sión que ya se ha oí­do mil ve­ces. Hi­ci­mos el “Mer­ci­less Death” de DARK ANGEL y sa­lió muy bien, así que pa­ra es­te ál­bum qui­si­mos otra ver­sión más des­co­no­ci­da aún, una ban­da que per­so­nal­men­te me fli­pó so­bre­ma­ne­ra cuan­do sa­lió allá por el ’86 y que a día de hoy me si­gue po­nien­do los pe­los de pun­ta. Ha­cer la enési­ma ver­sión de MEGADETH, ME­TA­LLI­CA o SLAYER no hu­bie­se sor­pren­di­do a na­die, to­do lo con­tra­rio, así que de pa­so des­cu­bri­mos es­ta ban­da a quie­nes no la co­noz­can. Eso sí, pa­ra di­rec­to ha­ce­mos el “Be­neath the Re­mains” de SEPULTURA, por­que ahí se tra­ta de in­cen­diar el ga­ri­to y ahí sí que tie­nes que to­car al­go que has­ta los de se­gu­ri­dad ha­gan po­gos, ¡Ja­ja!

Da­ve, si un fan en­tra­se en una tien­da y vie­ra vues­tro nue­vo dis­co jun­to a cual­quier otro lan­za­mien­to

re­cien­te ¿Por qué de­be­ría de­can­tar­se por “An­nihi­la­te... Then Ask!”?

Pues por­que lo va a fli­par, ja­ja!! Se­gu­ro que ya la por­ta­da le va a lla­mar la aten­ción, se que­da­rá un ra­to vién­do­la, sa­brá que ahí hay Th­rash, no otra co­sa y bueno, co­mo le gus­te el Th­rash Me­tal, en­ton­ces ya te di­go yo que le va a gus­tar sí o sí, ¡Ja­ja! Ah, es­pe­ra que has di­cho un fan. Jo­der, en­ton­ces el fan ni se lo va a pen­sar ¡va a por el dis­co del ti­rón sin du­dar­lo! ¡Je­je!

Pa­re­ce que el Th­rash Me­tal vi­ve un mo­men­to crea­ti­vo bas­tan­te dul­ce den­tro de nues­tras fron­te­ras, con tra­ba­jos co­mo es­te o el re­cien­te tra­ba­jo de CRISIX ¿Có­mo ves la es­ce­na en es­te as­pec­to?

Si, pa­re­ce que la es­ce­na Th­rash Me­tal es­pa­ño­la es­tá em­pe­zan­do a te­ner bue­na con­si­de­ra­ción fue­ra de nues­tras fron­te­ras, ca­da vez son más los co­men­ta­rios, so­bre to­do de res­pe­to, so­bre el Th­rash que ex­por­ta­mos, aun­que cla­ro, co­mo en to­do, cuan­do hay pro­fu­sión, te en­cuen­tras to­do ti­po de gru­pos, al­gu­nos con más o me­nos ca­li­dad, más o me­nos ac­ti­tud, y al­gu­nos que du­ran dos te­le­dia­rios y unos po­cos si­guen al pie del ca­ñón du­ran­te años y años, que son los que lue­go re­co­ge­rán el fru­to de la per­se­ve­ran­cia. “¡Si to­do fue­ra por el ne­go­cio, se­ría un pu­to as­co!”

Siem­pre has si­do muy crí­ti­co con la pre­sen­cia en los me­dios del Me­tal ex­tre­mo ¿Real­men­te crees que no se le da la co­ber­tu­ra ne­ce­sa­ria? En ese ca­so ¿A qué crees que po­dría de­ber­se?

Si, siem­pre he si­do bas­tan­te crí­ti­co en lí­neas ge­ne­ra­les, ja­ja,y so­bre to­do muy cla­ro y di­rec­to, lo cual me ha he­cho ga­nar­me adep­tos y enemi­gos (de es­tos los me­nos), pe­ro sí, siem­pre he acha­ca­do a los gran­des me­dios que no le pres­ten un mí­ni­mo de aten­ción a es­ti­los que tie­nen tan­to ca­la­do den­tro del Me­tal co­mo es el Death, Black, Th­rash, Doom… y que a me­nos que sean ban­das que es­tán en Nu­clear Blast, Cen­tury Me­dia o Me­tal Bla­de, pa­re­ce que el res­to no exis­ten. Es la pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la. El Me­tal ex­tre­mo no apa­re­ce en los gran­des me­dios por­que no es tan po­pu­lar co­mo el Me­tal ge­né­ri­co, y por otro la­do, có­mo co­ño se pue­de lle­gar a ser gran­de si no se le da opor­tu­ni­dad de lle­gar a la gen­te? Lo mis­mo con los gru­pos me­dia­nos o pe­que­ños… Tie­nen que fi­char por un se­llo gor­do pa­ra que se les ha­ga ca­so? La­men­ta­ble­men­te es así, pe­ro afor­tu­na­da­men­te, la gran ma­yo­ría de gen­te que mon­ta un gru­po no lo ha­ce por el di­ne­ro o la fa­ma, sino pa­ra ha­cer lo que le gus­ta y dis­fru­tar de ello. ¡Si to­do fue­se por el ne­go­cio, se­ría un pu­to as­co!

Ban­das que tra­di­cio­nal­men­te han si­do aban­de­ra­dos del es­ti­lo, co­mo KREA­TOR, pa­re­cen ha­ber en­con­tra­do un ca­mino di­fe­ren­te en el es­ti­lo, in­cor­po­ran­do una ma­yor car­ga me­ló­di­ca a su so­ni­do, otros es­ti­los vo­ca­les y di­fe­ren­tes ele­men­tos, al­go que he­mos po­di­do leer en re­des so­cia­les que no te ha gus­ta­do mu­cho ¿Qué de­fi­ne pa­ra ti un buen ál­bum de Th­rash Me­tal?

Mi­lle ya di­jo ha­rá al me­nos dos dé­ca­das que el Th­rash no le gus­ta­ba, si­gue con KREA­TOR pa­ra ga­nar­se la vi­da y la prue­ba es que pa­só a in­ten­tar­lo con el In­dus­trial, lue­go el Gó­ti­co, lue­go vuel­ta al Th­rash y aho­ra, vien­do que AMON AMARTH triun­fan con el ro­lli­to Heavy-Vi­king ul­tra me­ló­di­co, ha de­ci­di­do que es­to es lo que pe­ga aho­ra y bueno, pa­ra él la mú­si­ca ya no es una pa­sión, es un tra­ba­jo y cuan­do la mú­si­ca se ha­ce sin al­ma, yo al me­nos lo per­ci­bo y no me lle­na. A la gran ma­sa ob­via­men­te sí, por­que de eso se tra­ta. Es­tá to­do pen­sa­do y cal­cu­la­do. Ha­ce tiem­po que me de­cla­ré “enemy of the mu­sic bu­si­ness” y to­do lo que me sue­ne a es­tra­te­gia co­mer­cial, no me sue­le gus­tar, por mu­cha ca­li­dad que ten­ga. Pa­ra mí la mú­si­ca ha de ser ho­nes­ta an­te to­do. No to­do el mun­do apre­cia ni la tra­yec­to­ria, ni la ho­nes­ti­dad ni los prin­ci­pios de una ban­da y se que­da con lo que le echen. Yo es que no pue­do evi­tar­lo, pa­ra mí una ban­da es más que só­lo su mú­si­ca, es un po­co de to­do.

Un buen dis­co de Th­rash Me­tal, co­mo he di­cho an­tes, es el que te trans­mi­te la esen­cia del es­ti­lo, que es agre­si­vi­dad e in­ten­si­dad. Te di­ré, co­mo da­to cu­rio­so, que a mi mu­jer, de to­dos los es­ti­los de Me­tal, el que me­nos le gus­ta es el Th­rash, por­que le po­ne de los ner­vios, ja­ja! Bien, ese es el pun­to! Po­ner­te ra­bio­so, al­te­rar­te los sen­ti­dos, ace­le­rar­te las pul­sa­cio­nes… en cuan­to una ban­da em­pie­za a de­jar de des­tro­zar­se las mu­ñe­cas to­can­do con­tra­púas in­fer­na­les pa­ra po­ner­se a ha­cer riffs fa­ci­lo­nes, se pier­de to­do el em­pu­je, los te­mas se vuel­ven so­sos, y qué co­ño ¡eso ya no es Th­rash Me­tal!

¿Qué crees que ha lle­va­do a ban­das co­mo AN­GE­LUS APA­TRI­DA o CRISIX a te­ner el es­ta­tus que tie­nen hoy en nues­tra es­ce­na? ¿Crees que una tra­yec­to­ria si­mi­lar es ase­qui­ble pa­ra HOLY­CI­DE?

Prin­ci­pal­men­te el ha­ber es­ta­do en el si­tio ade­cua­do en el mo­men­to ade­cua­do y el cu­rrár­se­lo mu­cho con ac­ti­tud y con­ven­ci­mien­to. Na­da les ha ve­ni­do caí­do del cie­lo, lo sé muy bien y nos ale­gra­mos mu­chí­si­mo de que por fin ha­ya ban­das es­pa­ño­las, y en­ci­ma ca­ñe­ras, que es­tán de­jan­do bien al­to el pa­be­llón tan­to den­tro co­mo fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Pe­ro el Th­rash pa­trio no se que­da ahí, por­que go­za­mos de ex­ce­len­tes ban­das co­mo por ejem­plo TRALLERY, OMISSION, FUCK OFF, BREATHLESS, INFERNO (¡de Ceu­ta!), INJECTOR, ABDUCTUM, VIOLBLAST, LETHAL VICE, SOLDIER, PANDEMIA, CRIM­SON SLAUGHTER… en fin, co­mo di­go ¡te­ne­mos una es­ce­na en­vi­dia­ble!

No sé si HOLY­CI­DE po­drá al­can­zar unas cuo­tas si­mi­la­res de po­pu­la­ri­dad, es muy di­fí­cil, por­que no to­do de­pen­de de lo bien que to­ques ni si­quie­ra de que tu mú­si­ca sea muy bue­na, sino de las opor­tu­ni­da­des que ten­gas. Co­mo he co­men­ta­do an­tes, pa­re­ce que si no es­tás en un se­llo gor­do, no exis­tes, así que mien­tras no lo es­te­mos, se­gu­ra­men­te no se nos pres­ta­rá la aten­ción ne­ce­sa­ria, aun­que no­so­tros, en cual­quier ca­so, se­gui­re­mos siem­pre fie­les a nues­tros prin­ci­pios y dis­fru­tan­do de lo que ha­ce­mos, ya sea de­lan­te de 30, 300 o 3.000 per­so­nas!

Mu­chos es­ta­rán acos­tum­bra­dos a ver­te al fren­te de AVULSED, to­do un re­fe­ren­te en el Death Me­tal que ha­ce po­co ce­le­bró su 25 aniver­sa­rio ¿Qué te ofre­ce el Th­rash y una ban­da co­mo HOLY­CI­DE que no en­cuen­tras en AVULSED y el Death Me­tal?

Mu­cha gen­te se sor­pren­de de oír­me can­tar con un re­gis­tro tan ra­di­cal­men­te opues­to al que lle­vo em­plean­do to­da la vi­da en AVULSED y pa­ra mí ha si­do to­do un re­to, pe­ro si me me­to en pro­yec­tos di­fe­ren­tes, es pa­ra ha­cer co­sas di­fe­ren­tes y HOLY­CI­DE es sin du­da lo más di­fe­ren­te que he he­cho. La for­ma de can­tar es mu­cho más su­fri­da, ne­ce­si­tas mu­cho más ai­re, ade­más yo no soy el tí­pi­co can­tan­te es­tá­ti­co, con lo que la di­fi­cul­tad es aña­di­da, pe­ro me gus­ta! En cuan­to a in­ten­si­dad so­bre el es­ce­na­rio, es equi­pa­ra­ble a AVULSED, pe­ro los rit­mos son di­fe­ren­tes, es otro fee­ling, aun­que el re­sul­ta­do fi­nal es el mis­mo; de­vas­tar a la au­dien­cia y que aca­ben el show pre­gun­tán­do­se qué ha si­do eso que les ha vo­la­do la ca­be­za, ¡ja­ja!

Y ha­blan­do de AVULSED ¿Qué hay en el fu­tu­ro próximo de la ban­da?

Bueno, an­tes que po­ner­se a pen­sar en el fu­tu­ro, va­mos a dis­fru­tar el pre­sen­te, que es la ce­le­bra­ción de nues­tro 25 aniver­sa­rio. Tras ha­ber edi­ta­do el do­ble CD ha­ce 4 me­ses, aho­ra es­ta­mos ul­ti­man­do el do­ble ál­bum en di­rec­to gra­ba­do en el show de 25 aniver­sa­rio en Ma­drid y que sal­drá en 2-CD + DVD es­ta pri­ma­ve­ra. Mien­tras tan­to nos es­ta­mos po­nien­do a com­po­ner nue­vos te­mas que nos gus­ta­ría gra­bar a fi­na­les o prin­ci­pios del 2018 pa­ra nues­tro 8º ál­bum en es­tu­dio. Entre me­dias te­ne­mos un tour por Eu­ro­pa en Abril y otro por Su­da­mé­ri­ca en Agos­to amén de shows y fes­ti­va­les por Es­pa­ña y Eu­ro­pa.

Vol­vien­do a HOLY­CI­DE y vues­tro nue­vo dis­co ¿Te­néis ya fe­chas pre­pa­ra­das pa­ra su pre­sen­ta­ción en vivo? ¿Qué po­de­mos es­pe­rar de un di­rec­to de HOLY­CI­DE?

Si, tras la edi­ción del ál­bum, em­pe­za­re­mos a to­car shows, en la me­di­da que nues­tras ban­das prin­ci­pa­les (AVULSED, DARKMOOR, CAEDIS...) nos lo per­mi­tan y los tres pri­me­ros son en Mur­cia, Za­ra­go­za y Jaén. Pron­to se con­fir­ma­rán más y a me­di­da que el ál­bum va­ya ex­ten­dién­do­se y va­ya­mos te­nien­do más adep­tos y los pro­mo­to­res se ha­gan eco del buen ha­cer de HOLY­CI­DE so­bre los es­ce­na­rios, se­gu­ro que irán sa­lien­do más y más fe­chas y es­pe­ra­mos ir cre­cien­do co­mo ban­da pa­so a pa­so. Sin pri­sa ¡pe­ro sin pau­sa!

Es­tan­do al fren­te de AVULSED y HOLY­CI­DE y lle­van­do los se­llos XTREEM MU­SIC y FIGHTER RE­CORDS de­bes an­dar real­men­te ocu­pa­do ¿De dón­de sa­cas el tiem­po?

Buuuuf… si, ¡Ja­ja!! Por si me abu­rría, aho­ra voy y se me ocu­rre crear un se­llo de Heavy Me­tal (FIGHTER REC.), ¡Ja­ja! Pe­ro es que ade­más tam­bién to­co en otras dos ban­das (FAMISHGOD y CHRIST DENIED) ade­más de otros pro­yec­tos… gra­bo una me­dia de tres ál­bu­mes al año, y es que co­mo he di­cho an­tes, soy enemi­go del ne­go­cio mu­si­cal. Lo que ha­go lo dis­fru­to, ob­via­men­te con los se­llos in­ten­to so­bre­vi­vir e ir ti­ran­do, con mu­cho es­trés, po­ca vi­da pro­pia… pe­ro ya se sa­be, sar­na con gus­to, no pi­ca, y es que jo­der, es­to es lo que amo des­de que ten­go 16 años, y ya con 21 de­ci­dí de­di­car­me en cuer­po y al­ma al Me­tal, so­bre to­do al Me­tal ex­tre­mo y es­pe­ro mo­rir de­di­ca­do a ello, ¡Ja­ja!

Por úl­ti­mo me gus­ta­ría ofre­cer­te es­te es­pa­cio pa­ra co­men­tar cual­quier te­ma que ha­ya po­di­do de­jar­me en el tin­te­ro o cual­quier co­sa que quie­ras com­par­tir con tus fans:

No sé, po­co más creo que que­de por de­cir… bueno, por su­pues­to, mu­chas gra­cias por de­di­car un es­pa­cio en la re­vis­ta a es­ta nue­va ban­da que es HOLY­CI­DE y a cual­quier Me­ta­le­ro que se pre­cie… por fa­vor, man­te­ned la lla­ma vi­va! Res­pe­tad las tra­di­cio­nes! No ol­vi­déis el for­ma­to fí­si­co, tan­to en CD’s y vi­ni­los co­mo en re­vis­tas! Lo di­gi­tal al fi­nal es eté­reo, te en­tra por un oí­do y te sa­le por el otro y al fi­nal no tie­nes na­da… na­da de lo que sen­tir­te or­gu­llo­so. In­ten­tad cons­truir en lu­gar de des­truir. Asis­tid a con­cier­tos, no só­lo a los de gru­pos gor­dos de 30 eu­ros la en­tra­da, sino, so­bre to­do, a los de ban­das nue­vas y un­der­ground, que son las que real­men­te ne­ce­si­tan nues­tro apo­yo… y es que… si no nos apo­ya­mos entre no­so­tros… quién lo ha­rá? ¡Na­die, os lo ase­gu­ro! ¡TH­RASH ON!!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.