ARCH ENEMY

Shar­lee D'An­ge­lo nos cuen­ta la ac­tual­diad de la ban­da.

Metal Hammer - - Contenido 352 -

An­tes de em­pe­zar, que­ría dar­te las gra­cias por tu tiem­po. Hoy va­mos a ha­blar del nue­vo DVD de Arch Enemy, ‘As The Sta­ges Burn’, que fue gra­ba­do du­ran­te la ce­le­bra­ción de la úl­ti­ma edi­ción del Wac­ken. En pri­mer lu­gar y an­tes de en­trar en ma­te­ria, me gus­ta­ría pre­gun­tar­te acer­ca del di­se­ño de la por­ta­da del dis­co pues­to que en él se iden­ti­fi­can dos his­to­rias com­ple­ta­men­te dis­tin­tas. Por un la­do, es­tá el es­ce­na­rio con to­da la pi­ro­tec­nia y, por otro la­do, hay una es­pe­cie de ven­ta­nas de igle­sia con una se­rie de som­bras de­mo­nía­cas, ¿qué bus­ca­bais trans­mi­tir con es­te di­se­ño?

Bá­si­ca­men­te, si te fi­jas en la por­ta­da de nues­tro úl­ti­mo ál­bum, War Eter­nal, ya te en­cuen­tras con es­tas tres ven­ta­nas de cris­ta­le­ra de es­ti­lo ecle­siás­ti­co. Es­to tam­bién for­ma­ba par­te del di­se­ño del es­ce­na­rio, así que sim­ple­men­te qui­si­mos se­guir man­te­nien­do es­te te­ma o es­té­ti­ca. Las fi­gu­ras que pue­des ver que re­pre­sen­tan de­mo­nios y co­sas ho­rri­bles, tam­bién es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el show. Así que só­lo era una ma­ne­ra de co­nec­tar to­das esas co­sas.

Tam­bién me gus­ta­ría sa­ber cuál es el mo­ti­vo de sa­car es­te DVD jus­to un año des­pués de que To­kio Sa­cri­fi­ce vie­se la luz, ¿no es muy pron­to?

Bueno, real­men­te To­kio Sa­cri­fi­ce so­lo se sa­có pa­ra Ja­pón, así que real­men­te no ha­bía­mos he­cho un DVD pa­ra el res­to del mun­do des­de ha­cía unos 9 año, así que pen­sa­mos que ya era ho­ra (ri­sas). Ya sa­bes, hay muy po­ca gen­te del res­to del mun­do que lo ten­ga y es por­que lo han com­pra­do en Ja­pón.

Y ¿qué con­te­ni­do van a en­con­trar vues­tros fans en es­te nue­vo DVD? Por­que me ha lle­ga­do a los oí­dos que no só­lo ha­béis gra­ba­do el con­cier­to que dis­téis en el Wac­ken 2016.

Bueno, hay una pe­lí­cu­la cor­ta con los ‘Behind The Sce­nes’, tam­bién es­tán to­dos los ví­deos pro­mo­cio­na­les del dis­co, entre los cua­les hay al­gu­nos que has­ta aho­ra no han vis­to la luz y al­gu­nas can­cio­nes del To­kio Sa­cri­fi­ce. Aun­que no he­mos po­di­do po­ner to­do lo que nos hu­bie­se gus­ta­do in­cluir de es­te DVD por la du­ra­ción del pack, he­mos es­co­gi­do un par de can­cio­nes que nos hu­bie­se gus­ta­do to­car en el Wac­ken y que no es­tán en el con­cier­to.

¿Qué con­si­de­ras que hi­zo es­te show más es­pe­cial que los otros que vues­tros fans pue­dan ha­ber vis­to en otros con­cier­tos?

To­do el show en sí lo fue. Pa­ra no­so­tros fue fan­tás­ti­co po­der, fi­nal­men­te, pa­sar un buen ra­to en el Wac­ken. Quie­ro de­cir, to­car más tar­de, en la os­cu­ri­dad, lo que sig­ni­fi­ca que po­día­mos ha­cer co­sas más ela­bo­ra­das por­que, ya sa­bes, el ve­rano en Ale­ma­nia sig­ni­fi­ca que el sol ya es­tá bri­llan­do a las 9 de la ma­ña­na, por eso es bueno te­ner un con­cier­to mu­cho más tar­de. I jus­to por ello pen­sa­mos que po­día­mos ha­cer al­go es­pe­cial y em­pe­za­mos a dar vuel­tas so­bre ha­cer un gran es­pec­tácu­lo unos seis me­ses an­tes. De­di­ca­mos mu­cho más tiem­po a pla­near el ti­po de es­ce­na­rio que que­ría­mos, que es la par­te que más tiem­po y pre­pa­ra­ción exi­ge. Ade­más, se tra­ta­ba de la es­truc­tu­ra de es­ce­na­rio más com­ple­ja que ja­más ha­bía­mos te­ni­do y que­ría­mos lle­var­lo a ca­bo en el Wac­ken por­que… ya sa­bes, creo que es un lu­gar ver­da­de­ra­men­te es­pe­cial. To­dos los me­tal­heads del mun­do lo co­no­cen, tan­to si han es­ta­do co­mo si no. Es que, si no has es­ta­do allí, quie­res ir, ne­ce­si­tas ir y una vez has ido, quie­res re­pe­tir.

¿Có­mo di­rías que fue el con­cier­to?

Fue una no­che fan­tás­ti­ca, fue in­creí­ble ver a tan­tí­si­ma gen­te en el mis­mo si­tio a la vez so­lo pa­ra ver­nos a no­so­tros, así que real­men­te to­do el con­cier­to y la es­tan­cia allí son un gran re­cuer­do.

Has co­men­ta­do que em­pe­zas­teis a or­ga­ni­zar el con­cier­to seis me­ses an­tes, ¿par­ti­ci­pas­teis to­dos los miem­bros de la ban­da ac­ti­va­men­te en ello? ¿re­ci­bis­teis al­gún ti­po de ayu­da ex­ter­na?

Re­ci­bi­mos un mon­tón de ayu­da, real­men­te. Una vez sur­gió la idea de lle­var es­to a ca­bo em­pe­za­mos a tra­ba­jar so­bre ello con nues­tra ma­na­ger, así co­mo con la com­pa­ñía ale­ma­na que cons­tru­yó nues­tro es­ce­na­rio. Ellos nos pre­sen­ta­ron una se­rie de ideas y no­so­tros pre­sen­ta­mos otras. En­ton­ces em­pe­za­mos a ha­cer bo­ce­tos, cal­cu­lar el ta­ma­ño y que era po­si­ble ha­cer­lo de un mo­do prác­ti­co, que se po­día lle­var a Wac­ken. Tie­nes que pen­sar en un mon­tón de co­sas cuan­do te po­nes a tra­ba­jar en un pro­yec­to así, hay un mon­tón de gen­te tra­ba­jan­do de­trás: los ar­qui­tec­tos del es­ce­na­rio, los cons­truc­to­res del es­ce­na­rio y el equi­po que lo mon­ta pos­te­rior­men­te. Tam­bién ha­bía que te­ner en cuen­ta que fue­ra có­mo­do y rá­pi­do de mon­tar y des­mon­tar, ya que íba­mos a to­car en un fes­ti­val y no te­nía­mos mu­cho tiem­po. Y cuan­do lo tu­vi­mos ter­mi­na­do nos di­mos cuen­ta de que era de­ma­sia­do gran­de pa­ra el es­ce­na­rio del Wac­ken y lo tu­vi­mos que adap­tar pa­ra que cu­pie­se. De to­dos mo­dos, al fi­nal ne­ce­si­ta­mos a 15 per­so­nas pa­ra cons­truir­lo (ri­sas).

Pa­re­ce que no vais a re­pe­tir la ex­pe­rien­cia pron­to, ¿ver­dad?

¡No, no, no! (ri­sas)

En­ton­ces, ¿ha­cer es­te gran con­cier­to en Wac­ken fue la pri­me­ra elec­ción o an­tes pen­sas­teis en ha­cer­lo en Sue­cia, por ejem­plo?

Creo que la idea ini­cial de ha­cer to­do es­to sur­gió a par­tir de la con­fir­ma­ción de que íba­mos a to­car en el Wac­ken. Y co­mo ya nos lo ha­bía­mos pa­sa­do fe­no­me­nal en el si­tio las cin­co ve­ces an­te­rio­res que to­ca­mos allí, pen­sa­mos que es­ta oca­sión se me­re­cía que hi­cié­ra­mos al­go más es­pe­cial. Nos pa­re­ció que era el lu­gar per­fec­to pa­ra ha­cer­lo con to­da esa gen­te y con lo bien que nos ha­bía sa­li­do la otra vez que ha­bía­mos to­ca­do allí, aun­que en esa oca­sión fue du­ran­te el día. Hay una gran can­ti­dad de per­so­nas allí y, por eso, que­ría­mos ha­cer­lo más gran­de y me­jor, en es­ta oca­sión. Y una vez tu­vi­mos to­do pla­nea­do y lis­to pen­sa­mos ‘Bueno, y ¿por qué no lo gra­ba­mos? ¿por qué no ha­ce­mos un DVD?’ Por­que ha­cía mu­chos años que no sa­cá­ba­mos uno y no te­nía­mos un DVD con Alis­sa y Jeff en la ban­da. Y la ver­dad es que to­do sa­lió fe­no­me­nal, fue una no­che fan­tás­ti­ca pa­ra to­dos no­so­tros.

Y des­pués de to­car tan­tas ve­ces en el Wac­ken, ¿no re­cuer­das nin­gu­na anéc­do­ta es­pe­cial que quie­ras con­tar­nos?

Bueno, no sé… no sé qué con­tar­te (ri­sas).

Es­tá bien, en ese ca­so en­ten­de­ré que no te lo pa­sas­te na­da bien (ri­sas).

(Ri­sas) Es que son tan­tas co­sas… He vis­to y vi­vi­do tan­tas y tan­tas co­sas ma­ra­vi­llo­sas en el Wac­ken, he co­no­ci­do a gen­te tan in­creí­ble… A ve­ces te en­cuen­tras a gru­pos que… sim­ple­men­te pue­des co­rrer ha­cia ellos pa­ra co­no­cer a tus hé­roes. Es­tás de co­le­gueo con to­dos, en la pis­ta, en el es­ce­na­rio, backs­ta­ge… Son de­ma­sia­das his­to­rias pa­ra con­tar­te so­lo una.

¿Y po­drás con­tar­me si has vis­to el DVD?

Sí, sí. (ri­sas)

¿Cuál di­rías que es la par­te o can­ción que más te ha gus­ta­do?

No lo ten­go cla­ro, es al­go que cam­bia ca­da vez que lo veo, pe­ro me gus­ta My Apo­caly­pse. Creo que My Apo­caly­pse y You Will Know My Na­me son al­gu­nas de mis fa­vo­ri­tas, aun­que tam­bién es­tá Ra­ve­nous. En reali­dad, pien­so que el DVD es­tá lleno de can­cio­nes ge­nia­les. Ade­más, me pa­re­ce muy di­ver­ti­do ver­me en los DVDs por­que, ya sa­bes, yo no pue­do ver­nos en di­rec­to. La par­te guay de cuan­do el DVD ya es­ta­ba mon­ta­do y lis­to pa­ra ver es cuan­do te sien­tas y em­pie­zas a ver­lo y di­ces ‘¿Sa­bes qué? So­mos bas­tan­te bue­nos’ (ri­sas).

¿No vis­te en nin­gún de­ta­lle que no sa­lió co­mo es­pe­ra­bas y te gus­ta­ría re­pe­tir?

Sí. Hay co­sas que no sa­lie­ron co­mo se ha­bían pla­nea­do: co­sas que no de­be­rían ha­ber ocu­rri­do, pro­ble­mas téc­ni­cos… Co­sas que yo sé y de las que me di cuen­ta por­que yo sa­bía que eso no te­nía que sa­lir así. De to­dos mo­dos, cuan­do mi­ras el DVD con to­do eso en tu ca­be­za, real­men­te no se per­ci­be na­da de eso.

Por otro la­do, es­tar en Arch Enemy es un no pa­rar, ape­nas te­néis va­ca­cio­nes. La se­ma­na pa­sa­da, por ejem­plo, em­pe­zas­teis ya con los con­cier­tos de 2017 to­can­do en el 7000 Tons Of Me­tal, ¿po­dría de­cir­se que esas fue­ron vues­tras va­ca­cio­nes?

Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te esas han si­do las va­ca­cio­nes que he­mos te­ni­do es­te año. Ha es­ta­do bien por­que aho­ra es­ta­mos de nue­vo en ca­sa y en Sue­cia ha­ce frío y hay nie­ve por to­das par­tes… no me gus­ta. Y an­tes de ir­nos de va­ca­cio­nes es­tá­ba­mos en el es­tu­dio gra­ban­do el nue­vo dis­co, así que real­men­te agra­de­ci­mos ir­nos a otra par­te don­de hi­cie­ra buen tiem­po y pu­dié­ra­mos dis­traer­nos de la ru­ti­na mien­tras to­cá­ba­mos al­gún con­cier­to. Ade­más, tam­bién es­tu­vo ge­nial es­tar en un am­bien­te más re­la­ja­do con los com­pa­ñe­ros, es bueno que nos trai­ga­mos ese bien es­tar de vuel­ta al es­tu­dio… ¡y tam­bién dis­fru­ta­mos po­der es­tar un ra­to ba­jo el ca­lor del sol! Eso nun­ca es­tá mal (ri­sas).

¿Có­mo es to­car en al­ta mar con to­do el ba­lan­ceo y olea­je?

Pues es muy di­fe­ren­te, es­pe­cial­men­te cuan­do to­cas en el ex­te­rior por­que sue­le ha­cer mu­chí­si­mo vien­to. Hay sal­pi­ca­du­ras por to­das par­tes, el bar­co se mue­ve to­do el ra­to y real­men­te tie­nes que in­ten­tar con to­das tus fuer­zas man­te­ner­te en pie (ri­sas), pe­ro es muy di­ver­ti­do. Ade­más, es­ta­mos to­das las ban­das en el bar­co y eso lo ha­ce muy dis­tin­to a to­car en cual­quier otro fes­ti­val, la gen­te lo sa­be. Es un si­tio ra­ro… pe­ro es un si­tio ra­ro muy en­tra­ña­ble.

Por otro la­do, ya han pa­sa­do más de 20 años des­de que se ini­ció la ban­da, ¿có­mo os lo mon­táis pa­ra se­guir dán­do­lo to­do co­mo el pri­mer día?

Es que es lo que ha­ce­mos y nos en­can­ta ha­cer­lo. Si en al­gún pun­to es­cu­chá­se­mos nues­tra mú­si­ca y nos dié­se­mos cuen­ta de que no lo po­de­mos ha­cer me­jor, creo que ya no se­gui­ría­mos ha­cien­do es­to. Si es­tás en es­to por el di­ne­ro, de­be­rías de­di­car­te a otra co­sa, por­que con es­ta ac­ti­tud tam­po­co vas a con­se­guir mu­cho. Si te de­di­cas a la mú­si­ca por­que te gus­ta de­be­rías po­ner to­do tu em­pe­ño y se­guir ade­lan­te por­que, si no se te ocu­rre na­da más que te gus­ta­ría ha­cer, es que amas la mú­si­ca. Pe­ro no es­tás en una ban­da du­ran­te 10 o 20 años so­lo por es­to, es­tás tan­to tiem­po por­que real­men­te te gus­ta la gen­te que es­tá en ella, la gen­te con la que to­cas. Quie­ro de­cir que… co­mo pue­des ver, in­clu­so pa­sa­mos nues­tras va­ca­cio­nes jun­tos (ri­sas). Pe­ro, en se­rio, nos gus­ta nues­tra com­pa­ñía, me en­can­ta es­tar con esas cua­tro per­so­nas y pa­sar el ra­to con ellos en el bus o en un avión, lo que sea. Son unas per­so­nas fan­tás­ti­cas, so­mos me­jo­res ami­gos y ade­más com­par­ti­mos la mis­ma vi­sión mu­si­cal, nos com­ple­men­ta­mos los unos a los otros… es, no sé… Si pu­die­se ca­sar­me con cua­tro per­so­nas di­ría ‘¡Ade­lan­te!’ (ri­sas).

A pe­sar de lo bien que lo pa­sáis jun­tos, son mu­chos años, ¿no has pen­sa­do nun­ca en de­jar la in­dus­tria mu­si­cal pa­ra de­di­car­te a otra co­sa?

No, no. Creo que es­to es real­men­te lo que quie­ro ha­cer con mi vi­da.

Es­tá bien, ha­ce un ra­to me has di­cho que aho­ra mis­mo es­táis gra­ban­do el nue­vo ál­bum, ¿qué pue­des con­tar­me so­bre eso?

Es ge­nial, es el me­jor dis­co que ja­más es­cu­cha­rás (ri­sas). Bueno, se su­po­ne que tie­ne que ser nues­tro me­jor ál­bum has­ta que sal­ga el próximo. Y es… es di­fí­cil des­cri­bir la mú­si­ca a al­guien usan­do so­lo pa­la­bras, pe­ro tie­ne to­dos los ele­men­tos que es­pe­ras de la mú­si­ca de Arch Enemy. Tam­bién es dis­tin­to a cual­quier otra co­sa de la ban­da que ha­yáis es­cu­cha­do, pe­ro lo es de un mo­do que tam­bién es com­pli­ca­do de des­cri­bir. En es­te dis­co hay can­cio­nes que son len­tas, tam­bién son un po­co más épi­cas que el res­to de co­sas que he­mos he­cho has­ta el mo­men­to, pe­ro es to­do muy me­ló­di­co, muy Arch Enemy. Creo que es­to es lo me­jor que sé des­cri­bir­lo (ri­sas).

¿Se tra­ta­rá de un ál­bum con­cep­tual?

No, co­mo to­do lo que com­po­ne­mos in­ten­ta te­ner al­gún ti­po de te­ma, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que to­das las le­tras de las can­cio­nes es­tén co­nec­ta­das de al­gún mo­do. Sim­ple­men­te que­re­mos que el dis­co nos de­fi­na a no­so­tros, al pun­to en el que se en­cuen­tra la ban­da aho­ra mis­mo mu­si­cal, per­so­nal y emo­cio­nal­men­te.

¿Con­si­de­ras que el so­ni­do de la ban­da pue­de ha­ber te­ni­do una evo­lu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va des­de que Alis­sa en­tró?

Sí, creo que eso pa­sa con to­do el mun­do. Pa­ra em­pe­zar, se tra­ta de una vo­ca­lis­ta y la voz es el ele­men­to más pro­mi­nen­te en una ban­da y eso cam­bia el so­ni­do de una ban­da más que cual­quier otro ele­men­to. Ade­más, cuan­do tie­nes a al­guien nue­vo es­cri­bien­do las le­tras y com­po­nien­do la lí­nea me­ló­di­ca del can­tan­te, cam­bia de una ma­ne­ra u otra de có­mo so­na­ba an­te­rior­men­te. De to­dos mo­dos, si no te fi­jas en el he­cho de que ha­ya­mos cam­bia­do la voz, hay di­fe­ren­cias cla­ras entre un ál­bum y otro den­tro de nues­tra ca­rre­ra, creo. Sim­ple­men­te por­que, una vez gra­bas un ál­bum y lo com­par­tes con el mun­do, el si­guien­te fun­cio­na co­mo una reac­ción a es­te pri­me­ro. Te que­das con las co­sas que fun­cio­na­ron en el ál­bum an­te­rior y des­car­tas o in­ten­tas me­jo­rar las que no lo hi­cie­ron tan bien. Así que por evo­lu­ción de la ban­da el so­ni­do cam­bia, aun­que lo ha­ce de un mo­do más lla­ma­ti­vo cuan­do cam­bia uno de los miem­bros de la for­ma­ción.

Ha­blan­do de Alis­sa, ¿has oí­do al­go de su ma­te­rial en so­li­ta­rio?

Real­men­te no es­cu­cha­do mu­cho de eso. Frag­men­tos muy cor­ti­tos y al­go de cuan­do em­pe­zó con el pro­yec­to y nos mos­tró la idea mu­si­cal que te­nía. Así que es­toy muy ex­pec­tan­te y con mu­chas ga­nas de es­cu­char el re­sul­ta­do.

Cam­bian­do de te­ma, es­te ve­rano ve­nís a Es­pa­ña a to­car al Re­su­rrec­tion Fest y el Le­yen­das del Rock y han sur­gi­do du­das so­bre si vais a con­fir­mar al­gu­na otra fe­cha a par­te de es­tas dos.

De mo­men­to no te­ne­mos pla­nea­da nin­gún otro con­cier­to por Es­pa­ña des­pués de es­tos dos fes­ti­va­les. De to­dos mo­dos, se­gu­ro que va­mos a vol­ver cuan­do em­pe­ce­mos la gi­ra con el nue­vo dis­co.

Se­ría ge­nial, por­que pue­do ase­gu­rar­te que los fans es­pa­ño­les es­tán an­sio­sos por vol­ver a ve­ros por aquí.

Nos en­can­ta to­car en Es­pa­ña, es ge­nial, al­go os pa­sa a vo­so­tros los Me­di­te­rrá­neos que es­táis un po­co lo­cos (ri­sas).

Pa­re­ce men­ti­ra que to­dos los ar­tis­tas a los que en­tre­vis­to me di­gáis lo mis­mo (ri­sas).

¡Es que es cier­to! (ri­sas).

Bueno, ¿crees que en es­tas dos fe­chas que nos ha­béis con­fir­ma­do po­dre­mos ver un es­pec­tácu­lo si­mi­lar al que lle­vas­teis al Wac­ken?

Bueno, eso de­pen­de de dón­de lo ha­ga­mos. Es di­fí­cil tras­la­dar un pro­yec­to así de gran­de de una par­te a otra, cues­ta un mon­tón de di­ne­ro, así que es di­fí­cil traer­lo to­do aquí so­lo por un con­cier­to o dos. Ade­más, tam­bién es com­pli­ca­do de ha­cer ca­ber en un fes­ti­val, pe­ro in­ten­ta­re­mos traer el ma­yor con­cier­to po­si­ble. Si al­guien quie­re vi­vir un gran es­pec­tácu­lo co­mo el del Wac­ken, va a te­ner que ver el DVD.

Te­nien­do en cuen­ta que vais a pi­sar tie­rras es­pa­ño­las, ¿co­no­ces al­gu­na ban­da de nues­tra es­ce­na mu­si­cal?

No co­noz­co mu­chas ban­das es­pa­ño­las, pe­ro co­noz­co Ba­rón Ro­jo (ri­sas).

¡Wow, Unos clá­si­cos!

(Ri­sas) Real­men­te no he es­cu­cha­do mu­cha mú­si­ca de Es­pa­ña… so­lo An­ge­lus Apa­tri­da, me acuer­do de ellos, pe­ro no me sé más, ¿po­drías acon­se­jar­me al­gu­nas ban­das?

Bueno, sa­bien­do lo que to­cas, te re­co­men­da­ría Vi­ta Ima­na e In Mu­te que tam­bién to­ca­ron en el Wac­ken o Syn­la­kross, que acom­pa­ña­ron a The Ago­nist cuan­do vi­nie­ron a Es­pa­ña, si no me equi­vo­co… Creo que te gus­ta­rán.

¡Ge­nial, les echa­ré un vis­ta­zo!

Vol­vien­do a la en­tre­vis­ta, me gus­ta­ría pre­gun­tar­te cuál es la pró­xi­ma ba­rre­ra por rom­per de Arch Enemy. Quie­ro de­cir que sois una ban­da co­no­ci­da por to­do el glo­bo, ha­béis to­ca­do en mul­ti­tud de lu­ga­res du­ran­te más de 20 años e in­clu­so ha­béis co­no­ci­do gran­des ico­nos de la mú­si­ca. ¿Cuál es el si­guien­te gran pa­so que os gus­ta­ría dar?

Bueno, pues va­mos a to­car en la lu­na y lue­go lo va­mos a in­ten­tar con Mar­te. No lo sé, (ri­sas) to­da­vía nos que­dan un mon­tón de si­tios en es­te pla­ne­ta por vi­si­tar. Si mi­ro un ma­pa pue­do ver mu­chos paí­ses en los que ya he­mos es­ta­do, pe­ro tam­bién que­dan mu­chí­si­mos más en los que to­da­vía no. Así que creo que nues­tro próximo pa­so de­be­ría ser el mis­mo de siem­pre: in­ten­tar ha­cer el me­jor ál­bum que po­da­mos, en­se­ñár­se­lo a la gen­te e in­ten­tar ofre­cer el me­jor show que po­da­mos en cuan­tos más si­tios me­jor.

Eso es muy bo­ni­to. Pa­re­ce que ya he­mos aca­ba­do, pe­ro si te ape­te­ce aña­dir al­go más que creas que me ha­ya ol­vi­da­do, es­te es tu mo­men­to pa­ra ha­blar.

Bueno, sin­ce­ra­men­te de­be­ríais ver el DVD. Es el me­jor DVD que se ha he­cho ja­más, id a com­prar­lo (ri­sas). (Ri­sas) Bo­ni­tas pa­la­bras.

Texto: Cla­ra Rico

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.