EL FU­TU­RO DEL PROG

LEPROUS se han con­ver­ti­do en los úl­ti­mos años en una de las ban­das de pro­gre­si­vo más po­pu­la­res de la es­ce­na, sin lu­gar a du­das son pa­ra mu­chos el fu­tu­ro de un es­ti­lo que, con­tra to­do pro­nós­ti­co, pa­re­ce ga­nar adep­tos ca­da día. Su pa­so por Ma­drid acom­pa­ñand

Metal Hammer - - Contenido 352 - TEXTO: DA­VID RO­DRI­GO CLA­RA RICO Y FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRAGADO

¿Có­mo es­tá yen­do el tour? Eei­nar: Muy bien, es un buen tour. Bue­na gen­te, muy buen pú­bli­co, buen equi­po… así que muy bien, en con­jun­to. To­da­vía es­táis de gi­ra con vues­tro úl­ti­mo ál­bum, Con­gre­ga­tion. Ya ha pa­sa­do un tiem­po y po­de­mos ana­li­zar­lo con al­go de pers­pec­ti­va, ¿qué te pa­re­ce aho­ra? Eei­nar: Bueno, en to­dos los dis­cos que he­mos he­cho an­te­rior­men­te hay co­sas que aho­ra ha­ría­mos dis­tin­to que ha­ce dos años.

Tor: Y esa es más o me­nos la can­ti­dad de tiem­po que nos lle­va pre­pa­ra un nue­vo dis­co (ri­sas). Quie­ro de­cir que sim­ple­men­te de­ja­mos es­tas co­sas atrás y con­ti­nua­mos con el si­guien­te dis­co. Hay una can­ción de es­te dis­co que creo que no es­táis to­can­do, una ver­güen­za (ri­sas). Es Moon… E: Bueno, la to­ca­mos en el otro tour. Ya, pe­ro no la vais a to­car es­ta no­che. E: Bueno, so­lo te­ne­mos 45 mi­nu­tos así que… Es mi can­ción fa­vo­ri­ta del dis­co, me en­can­tó des­de el pri­mer mo­men­to en que la es­cu­ché, ¿qué po­déis con­tar­me so­bre es­ta can­ción? E: Es una de las can­cio­nes más li­ge­ras del ál­bum. Quie­ro de­cir que las otras can­cio­nes del dis­co son co­mo mu­cho más ajus­ta­das, en cam­bio es­ta can­ción es mu­cho más ‘flo­tan­te’, li­ge­ra en tér­mi­nos de ex­pre­sión. Es una bue­na di­vi­sión den­tro del dis­co, real­men­te ya que es bas­tan­te dis­tin­to al res­to de te­mas.

T: Sí, ade­más la me­lo­día can­ta­da es mu­cho más im­pro­vi­sa­da. Cam­bia ca­da vez que la to­ca­mos, es uno de los as­pec­tos más chu­los de es­ta can­ción. ¿Y ya es­táis tra­ba­jan­do en vues­tras nue­vas can­cio­nes o to­da­vía no ha­béis em­pe­za­do a pen­sar en eso? E: Sí, sí. T: Ca­si es­tá ter­mi­na­do. ¿Sí?

T: Ca­si he­mos ter­mi­na­do to­das las gra­ba­cio­nes prin­ci­pa­les. Aun­que to­da­vía de­di­ca­mos mu­cho tiem­po a las úl­ti­mas eta­pas de la gra­ba­ción. ¿Qué más me po­déis con­tar de es­te nue­vo tra­ba­jo?

E: Es más… ¿có­mo te di­ría?, es más at­mos­fé­ri­co y… me­jor (ri­sas). Aun­que to­do el mun­do di­ce eso de sus nue­vos dis­cos (ri­sas). El so­ni­do del ál­bum se va más ha­cia un to­que Rock que Me­tal, aun ha­bien­do can­cio­nes real­men­te in­ten­sas.

T: Sim­ple­men­te nos he­mos de­di­ca­do a desa­rro­llar y evo­lu­cio­nar es­te so­ni­do.

E: Te­ne­mos ca­tor­ce can­cio­nes gra­ba­das y no es que va­yan a es­tar to­das en el dis­co. En reali­dad, to­da­vía no sa­be­mos qué can­cio­nes… sa­be­mos que al­gu­nas sí van a es­tar se­gu­ro, pe­ro to­da­vía es pron­to pa­ra de­cir có­mo va a sa­lir el ál­bum. De to­dos mo­dos, se­gui­rá sien­do muy dis­tin­to al an­te­rior. Te­nien­do en cuen­ta que es­táis de gi­ra y que to­da­vía no es­táis se­gu­ros de qué te­mas com­pon­drán el nue­vo dis­co, qui­zás se­ría bue­na idea pro­bar a to­car al­gu­nas can­cio­nes en di­rec­to pa­ra ver có­mo fun­cio­nan. T: Sí. E: Pen­sa­mos en ello, pe­ro lle­va mu­chí­si­mo tiem­po prac­ti­car es­tos te­mas pa­ra in­ter­pre­tar­los ade­cua­da­men­te. Una vez sa­que­mos a la luz un sin­gle o un vi­deo­clip, qui­zás nos de­di­que­mos a to­car esa can­ción en con­cre­to en los con­cier­tos que nos que­den. Creo que nos to­ca­rá ser pa­cien­tes has­ta que lle­gue ese mo­men­to, aun­que no­so­tros sí nos mo­ri­mos por to­car co­sas nue­vas.

T: Sí, es un po­co frus­tran­te el he­cho de que he­mos de­di­ca­do mu­cho tiem­po a las nue­vas can­cio­nes y aho­ra es co­mo ‘ Va­le, ya ca­si he­mos aca­ba­do el dis­co, pe­ro va­mos a to­car las can­cio­nes vie­jas’ (ri­sas). Ha­blan­do de las ve­ces que ha­béis to­ca­do el Con­gre­ga­tions, la ma­yor par­te del setlist de es­te tour es­tá for­ma­do por can­cio­nes de ese dis­co, pe­ro qui­zás se­ría una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra pro­bar al­gu­na nue­va can­ción. E: No tra­ba­ja­mos así. De he­cho, nun­ca he­mos he­cho eso. So­lo es que, pa­ra no­so­tros, es más un te­ma de traer una at­mós­fe­ra al show y nor­mal­men­te siem­pre to­ca­mos la ma­yo­ría de te­mas del úl­ti­mo ál­bum. Y el ro­llo es muy dis­tin­to entre el an­te­rior y lo que es­ta­mos ha­cien­do aho­ra, pe­ro no re­pre­sen­ta a Leprous en 2017. Quie­ro de­cir que han si­do ma­ne­ras de acer­car­se al so­ni­do y de com­po­ner muy dis­tin­tas. Al­gu­nas per­so­nas pre­fie­ren ese es­ti­lo y otras pre­fie­ren lo que es­ta­mos ha­cien­do aho­ra… Lo im­por­tan­te es que nos sen­ti­mos sa­tis­fe­chos y con­ten­tos con lo que es­ta­mos ha­cien­do aho­ra pa­ra po­der ser lo más reales po­si­bles so­bre el es­ce­na­rio.

T: Pa­ra el setlist co­gi­mos las can­cio­nes que más gus­ta­ban del dis­co an­te­rior y lue­go mi­ra­mos a ver qué can­cio­nes de los más an­ti­guos po­drían pe­gar con esos.

E: Es pre­ci­sa­men­te eso, es man­te­ner una at­mós­fe­ra más que ha­cer lo que nos es­tá pi­dien­do el pú­bli­co. Eso es tan… Bueno, qui­zás en el fu­tu­ro ha­ce­mos un show y to­ca­mos mu­chos de los te­mas an­ti­guos.

T: Sí, lo úni­co que po­de­mos lle­gar a ha­cer, de mo­men­to,

es to­car al­gún te­ma del Bi­la­te­ral. Es la úni­ca co­sa que ha­ría­mos de las que nos pi­de el pú­bli­co, pe­ro no es una op­ción ha­cer eso cuan­do eres te­lo­ne­ro. Leprous es­tá en to­das par­tes aho­ra mis­mo, se­gu­ro que si mi­ro en In­ter­net te­néis otros tres con­cier­tos en Es­pa­ña pa­ra es­ta se­ma­na (ri­sas). ¿Có­mo se sien­te uno al ser la ban­da del mo­men­to? T: Bueno… no sé (ri­sas). Creo que es­tá muy guay ver que es po­si­ble to­car tan­tí­si­mo, que hay de­man­da de nues­tro tra­ba­jo.

E: Sí que es­ta­mos to­can­do mu­chí­si­mo, pe­ro es lo que nos gus­ta ha­cer. Otras ban­das son más de ‘es­tu­dio’, Leprous so­mos más una ban­da de di­rec­to y que­re­mos ser bue­nos so­bre el es­ce­na­rio y pa­ra ser bue­nos en el es­ce­na­rio tie­nes que prac­ti­car mu­chí­si­mo. Ade­más, nos en­can­ta via­jar y to­car por to­das par­tes… pe­ro sí que es ver­dad que he­mos es­ta­do to­can­do mu­cho por Es­pa­ña, úl­ti­ma­men­te. (ri­sas) ¿Y vais a ve­nir más a me­nu­do en un fu­tu­ro cer­cano? T: Ya ve­re­mos (ri­sas). ¿El Be Prog otra vez?

(ri­sas)

T: Pa­ra sa­ber es­tas co­sas qui­zás de­be­rías pre­gun­tar­le a Juan.

E: El te­ma es que te­ne­mos una re­la­ción la­bo­ral y per­so­nal ex­tre­ma­da­men­te bue­na con Juan (ri­sas).

T: De he­cho, cuan­do to­ca­mos en Es­pa­ña co­mo te­lo­ne­ros de Amorp­his en 2011 fue cuan­do co­no­ci­mos a Juan y él ha es­ta­do tra­ba­jan­do des­de en­ton­ces pa­ra pro­mo­cio­nar­nos en Es­pa­ña.

E: Sí, de he­cho, he­mos es­ta­do to­can­do en Es­pa­ña ca­da año des­de 2011.

T: Sí, mu­chí­si­mas ve­ces (ri­sas). En Bar­ce­lo­na ya no sé cuán­tas ve­ces he­mos es­ta­do (ri­sas).

E: La ver­dad es que es­tá muy bien ve­nir a to­car tan­tí­si­mo. Y ade­más em­pe­zar en 2010 acom­pa­ñan­do a The­rion cuan­do to­da­vía éra­mos una ban­da muy

nue­va.

(NdR: A la fe­cha de es­ta pu­bli­ca­ción Leprous ya han si­do con­fir­ma­dos en el car­tel del Be Prog! My Friend) Cam­bian­do de te­ma, exis­ten es­tas pla­ta­for­mas co­mo Spo­tify, You­tu­be… ¿Os pa­re­ce que ge­ne­ran una ten­den­cia a la es­cu­cha de te­mas suel­tos en lu­gar del dis­fru­te de un dis­co com­ple­to? T: Sí. E: Sin du­da. ¿Qué os pa­re­ce eso, co­mo ar­tis­tas?

E: Creo que, de to­dos mo­dos, la op­ción de es­cu­char mú­si­ca en strea­ming si­gue sien­do mu­cho me­jor que la des­car­ga ile­gal, co­mo se ha­cía an­tes. Así que creo que el strea­ming es una ma­ne­ra de re­en­ca­rri­lar las co­sas pe­ro, cla­ro, cuan­do es­tás en Spo­tify o lo que sea te sien­tes co­mo un ni­ño pe­que­ño con de­ma­sia­dos ju­gue­tes. Hay tan­tas op­cio­nes que no sa­bes cuál es­co­ger. Es muy di­fí­cil que al­guien se sien­te y se pa­re a es­cu­char un ál­bum y dis­fru­tar­lo una y otra y otra vez có­mo se ha­cía an­tes. Yo me acuer­do de eso por­que yo soy de la ge­ne­ra­ción que vi­vió el prin­ci­pio de las des­car­gas ile­ga­les. Yo te­nía unos 13 o 14 años y to­da­vía no se ha­cía mu­cho lo de des­car­gar, así que se­guía­mos com­pran­do dis­cos.

T: Lue­go la vi­da se vol­vió más ‘rá­pi­da’. Es co­mo que aho­ra pue­des es­cu­char lo que quie­ras cuan­do quie­ras y se ha per­di­do, de al­gún mo­do, la ma­gia de te­ner un ál­bum y mi­rar el li­bre­to y la por­ta­da mien­tras lo es­cu­cha­bas. Eso es lo que iba a de­cir, que in­clu­so cuan­do se des­car­ga­ba, se ba­ja­ba el dis­co com­ple­to. Aho­ra, con el strea­ming, se es­cu­cha las can­cio­nes de una ma­ne­ra más in­di­vi­dua­li­za­da y el ar­tis­ta re­ci­be co­mo un cén­ti­mo o así por ca­da re­pro­duc­ción. E: Creo que en nues­tra es­ce­na, la es­ce­na pro­gre­si­va, la gen­te to­da­vía es­cu­cha al dis­co com­ple­to Yo mis­mo lo ha­go. Si lo que quie­ro es sen­tar­me a es­cu­char mú­si­ca me pon­go un dis­co, si sal­go a co­rrer ten­go una play­list. Así que de­pen­de de un po­co de tu es­ta­do men­tal.

T: Yo creo más bien que se tra­ta de un te­ma evo­lu­ti­vo, es inevi­ta­ble que va­ya en esa di­rec­ción. A mí me gus­ta es­te cam­bio, co­mo di­ce él pue­des po­ner­te una play­list y sa­lir a co­rrer, es más in­me­dia­to. Pe­ro ca­da per­so­na es dis­tin­ta. Si me que­do en ca­sa pa­ra es­cu­char un dis­co, qui­zás pre­fe­ri­ría es­cu­char­lo en vi­ni­lo, pa­ra po­ner­te un ejem­plo que va en una di­rec­ción com­ple­ta­men­te opues­ta.

E: El vi­ni­lo es­tá cre­cien­do mu­cho úl­ti­ma­men­te, eh. T: ¡Sí! Pe­ro eso, que lue­go qui­zás me pon­go a es­cu­char otro mon­tón de dis­cos en Spo­tify si es­toy en el co­che o en cual­quier otro día. A mí me gus­ta mez­clar am­bas co­sas. De he­cho, creo que no ten­go un re­pro­duc­tor de CDs, yo es­cu­cho la mú­si­ca en Spo­tify o en vi­ni­los. Es cu­rio­so por­que leí un artículo ha­ce un par de me­ses so­bre el re­sur­gir de los vi­ni­los y que mu­chí­si­ma gen­te que com­pra vi­ni­los, real­men­te no tie­ne un re­pro­duc­tor. E: ¡Sí! Los po­nen en la pa­red y esas co­sas. T: A mí me pa­re­ce que es una ma­ne­ra de mos­trar su apo­yo a la ban­da. Com­pran el dis­co pa­ra te­ner la con­cien­cia tran­qui­la cuan­do lo es­cu­chan en Spo­tify.

E: Tam­bién creo que la in­dus­tria de la mú­si­ca ac­tual­men­te es lo que es y tu pue­des re­cha­zar to­do es­to que es­tá pa­san­do, que es im­po­si­ble, o pue­des uti­li­zar­lo en tu be­ne­fi­cio y creo que eso es lo que es­tán ha­cien­do to­dos los se­llos dis­co­grá­fi­cos, aho­ra mis­mo. Quie­ro de­cir, ha­ce unos años nues­tro se­llo dis­co­grá­fi­co de­cía ‘No, nin­guno de nues­tros ar­tis­tas va a es­tar en Spo­tify’ y aho­ra, el tío que se en­car­ga de es­to, di­ce ‘ Strea­ming es el fu­tu­ro’ (ri­sas). De he­cho, re­cuer­do que yo lo di­je una vez. Es­ta­ba ha­cien­do una en­tre­vis­ta, no re­cuer­do a quién, y me di­jo que si Spo­tify iba cre­cien­do más y más se con­ver­ti­ría en al­go más ca­ro y los ar­tis­tas con­se­gui­rían un po­co más de be­ne­fi­cios. Así que qui­zás así va a ser el fu­tu­ro del strea­ming. T: In­du­da­ble­men­te. Quie­ro de­cir, cuan­do em­pe­za­ron las des­car­gas ile­ga­les y eso, la gen­te lo ha­cía por­que era una ma­ne­ra de es­cu­char al­go que no es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra ti y era co­mo ‘Pa­ga­ría fe­liz­men­te pa­ra po­der es­cu­char es­to que no en­cuen­tro en otras par­tes’. De to­dos mo­dos, no creo que si se vuel­ve más ca­ro la gen­te re­tro­ce­da pa­ra vol­ver a las des­car­gas ile­ga­les y el pi­ra­teo.

E: Es de­cir… en Es­can­di­na­via, por ejem­plo, ca­si to­do el mun­do tie­ne Spo­tify Pre­mium, de ma­ne­ra que los ar­tis­tas pue­dan re­ci­bir me­jo­res be­ne­fi­cios. Quie­ro de­cir, que si ha­ces una can­ción que re­sul­ta un éxi­to en No­rue­ga o Es­can­di­na­via ga­nas más di­ne­ro que si lo hu­bie­se si­do en cual­quier otro país en el que uti­li­cen la ver­sión gra­tui­ta, in­clu­so si lo han es­cu­cha­do mu­chas más per­so­nas. Se es­tá aca­ban­do ya el tiem­po de la en­tre­vis­ta, así que si te­néis al­gún men­sa­je pa­ra vues­tros fans po­déis de­cir­lo aho­ra. E: La par­te más di­fí­cil de la en­tre­vis­ta (ri­sas). ¿Po­de­mos sal­tar­nos la par­te más di­fí­cil de la en­tre­vis­ta? (ri­sas) Sé que si em­pie­zo a pre­gun­ta­ros so­bre mú­si­ca y co­sas téc­ni­cas, sé que po­déis res­pon­der sin pro­ble­mas, pe­ro es­to es lo com­pli­ca­do. (ri­sas)

T: Es­te es el te­ma de ha­blar a los fans es­pa­ño­les por­que es co­mo… Lo más pro­ba­ble es que nos vea­mos muy pron­to. (ri­sas) Bueno, si ne­ce­si­táis ayu­da pa­ra com­pra­ros una ca­sa aquí… (ri­sas). E: Al fi­nal nos sal­dría más a cuen­ta. (ri­sas) Os ha­ría las co­sas más fá­ci­les. E: Quie­ro de­cir que nos en­can­ta to­car en Es­pa­ña. Es­to no es al­go que di­ga y ya, es que es uno de nues­tros lu­ga­res fa­vo­ri­tos pa­ra ir a to­car por­que los fans son muy apa­sio­na­dos. Así que, ob­via­men­te, es­ta­mos más que con­ten­tos de ha­ber vuel­to y… va­mos a ver­nos un mon­tón (ri­sas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.