Chu Fast Two Prog

LOCO CLUB - VA­LEN­CIA

Metal Hammer - - Atrapados - TEXTO: JOAN FALOMIR FO­TO­GRA­FÍA: RAFA C.P.

El sá­ba­do 11 de fe­bre­ro de 2017 se ce­le­bró la se­gun­da edi­ción del Fes­ti­val de rock pro­gre­si­vo “Chu Fast Prog” en el cén­tri­co Loco Club de Va­len­cia. Es­te año el fes­ti­val con­tó con la pre­sen­cia de 5 ban­das dis­tri­bui­das en una so­la no­che, a di­fe­ren­cia de la pri­me­ra edi­ción que con­tó con 8 ban­das dis­tri­bui­das en 2 fe­chas. La no­che co­men­zó pun­tual a las 21:30h y se alar­gó has­ta pa­sa­das las 2:30h de la ma­dru­ga­da, en una ve­la­da don­de las co­rrien­tes más ecléc­ti­cas de la mú­si­ca ac­tual se die­ron ci­ta con un pú­bli­co que acu­dió tar­dío a la sa­la, ya em­pe­za­da la pri­me­ra ac­tua­ción.

Una de las in­cóg­ni­tas so­bre el fes­ti­val or­ga­ni­za­do por On Fire y Cross­roads era el so­ni­do de una sa­la co­mo el Loco Club, que nun­ca ha con­ta­do con bue­na fa­ma en la ciu­dad le­van­ti­na, así que mu­chos íba­mos preo­cu­pa­dos por­que una mú­si­ca tan lle­na de ma­ti­ces co­mo es el prog se po­día ver em­pa­ña­da por un mal so­ni­do. Y en mu­chos mo­men­tos fue así. La ecua­li­za­ción no era la co­rrec­ta, y el so­ni­do de la ba­te­ría no que­dó bien de­fi­ni­do en nin­guno de los gru­pos, pri­van­do al pú­bli­co de dis­fru­tar de los ta­len­to­sos ba­te­ris­tas de los gru­pos, que aún así die­ron muy buen ni­vel. Ade­más, el vo­lu­men era real­men­te ba­jo, ha­cien­do di­fí­cil la es­cu­cha en el fon­do de la sa­la, ya que ade­más, mu­cha gen­te es­ta­ba ha­blan­do du­ran­te las ac­tua­cio­nes. Por úl­ti­mo, los mi­cró­fo­nos com­ple­men­ta­rios es­ta­ban apa­ga­dos, por lo que los co­ros de los gru­pos no le die­ron ese em­pa­que tan ne­ce­sa­rio a las par­tes me­ló­di­cas de las can­cio­nes in­ter­pre­ta­das ayer.

La or­ga­ni­za­ción fue bas­tan­te bue­na; los cam­bios entre gru­pos fue­ron muy rá­pi­dos con mu­cha co­la­bo­ra­ción de los miem­bros de las pro­mo­to­ras, per­mi­tien­do un cum­pli­mien­to del ho­ra­rio per­fec­to; ade­más, ins­ta­la­ron un stand con mer­chan­di­sing al la­do del es­ce­na­rio con pre­cios real­men­te ase­qui­bles y en los pe­rio­dos entre los gru­pos pu­sie­ron una lis­ta de re­pro­duc­ción acor­de al fes­ti­val con cor­tes de Dream Thea­ter, o mis que­ri­dos Pervy Per­kin.

El pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de la no­che lo die­ron los va­len­cia­nos TAVISTOCK, y su nu-me­tal. Lo hi­cie­ron con una am­bien­ta­ción muy cui­da­da ya que sus in­te­gran­tes por­ta­ban más­ca­ras y ma­qui­lla­je de ca­rác­ter tri­bal y agre­si­vo, acen­tuan­do la cru­de­za de su mú­si­ca. So­na­ron real­men­te con­tun­den­tes, aún con los evi­den­tes pro­ble­mas de so­ni­do de la ba­te­ría; co­mo una fu­sión de los rit­mos tan ca­rac­te­rís­ti­cos de Tool y el ca­ris­ma y ener­gía de Ra­ge Against The Ma­chi­ne. Gra­cias a su ener­gía, el po­co pú­bli­co que ha­bía se en­tre­gó a ellos y vi­mos los pri­me­ros, y úni­cos, po­gos de la no­che. Des­ta­có su can­tan­te An­to­ni, que no pa­ró de sal­tar y mo­ver­se por el es­ce­na­rio con mu­chí­si­mo des­par­pa­jo y des­ta­can­do en sus gri­tos, en los que po­día­mos no­tar una cla­ra in­fluen­cia de May­nard. Sir­vie­ron de tram­po­lín al res­to de gru­pos, pe­ro en una ve­la­da con tan­to eclec­ti­cis­mo, echa­mos de me­nos mu­chos más ma­ti­ces y de­ta­lles, tan ca­rac­te­rís­ti­cos del pro­gre­si­vo. Des­ta­ca­ron con la in­ter­pre­ta­ción de Golds­tein, el sin­gle de su pri­mer ál­bum, Tavistock y Ag­nos­tic Human.

Con­ti­nua­ron los jó­ve­nes NOAH HISTERIA, una ban­da que na­ció en 2012 y que se es­tá con­si­guien­do ha­cer un hue­co en el pa­no­ra­ma de pro­gre­si­vo de Es­pa­ña. Fue una pe­na que el vo­lu­men es­tu­vie­ra tan ba­jo y que el pú­bli­co es­tu­vie­ra ha­blan­do de es­pal­das al es­ce­na­rio, es­pe­ran­do la ac­tua­ción de Jar­dín de la Croix, por lo que me tu­ve que acer­car mu­cho al es­ce­na­rio pa­ra dis­fru­tar de la ma­ra­vi­llo­sa ac­tua­ción que pro­ta­go­ni­za­ron los 5 chi­cos que for­man es­ta ban­da. Vi­nie­ron a pre­sen­tar su pri­mer ál­bum Hau­te­fa­ye, que aún no han po­di­do pu­bli­car,

pe­ro que sue­na ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien, por lo me­nos que nos mos­tra­ron. Noah Histeria se com­por­tó co­mo un océano de mú­si­ca, flu­yen­do con mu­cha sol­tu­ra y co­mo­di­dad entre una fu­ria de­sen­fre­na­da y una cal­ma so­bre­co­ge­do­ra, en se­gun­dos, con cla­ras in­fluen­cias de Por­cu­pi­ne Tree y Ha­ken, pe­ro con se­llo pro­pio. Un se­llo que se ba­sa en la mú­si­ca com­par­ti­da, en la co­mu­ni­dad de sus miem­bros, en su sin­to­nía, en su so­ni­do, en el sen­ti­mien­to que trans­mi­ten. En “Chu Fast Two Prog” vi­mos una ban­da que dis­fru­tó tan­to de la mú­si­ca co­mo la mú­si­ca de ella, y que hi­zo una de las me­jo­res ac­tua­cio­nes de la no­che.

Tras Noah Histeria lle­gó el pla­to fuer­te de la no­che, los ma­dri­le­ños JAR­DÍN DE LA CROIX, que re­cien­te­men­te han anun­cia­do su par­ti­ci­pa­ción en el fes­ti­val “Be Prog My Friend”, don­de com­par­ti­rán car­tel con gru­pos co­mo Jeth­ro Tull o Ma­ri­llion, le­yen­das del gé­ne­ro pro­gre­si­vo mun­dial. An­der y los su­yos ve­nían pre­sen­tan­do Cir­ca­dia, su afa­ma­do nue­vo ál­bum, y no de­cep­cio­na­ron. Aun­que la ac­tua­ción es­tu­vo pla­ga­da de pro­ble­mas téc­ni­cos: el ya co­men­ta­do mal so­ni­do de la ba­te­ría, una ro­tu­ra de cuer­da y pro­ble­mas con las pe­da­le­ras, la ca­li­dad téc­ni­ca y ener­gía de los in­te­gran­tes de Jar­dín hi­cie­ron que los asis­ten­tes se vol­ca­ran con ellos du­ran­te to­da la ac­tua­ción. El so­ni­do de es­ta ban­da ca­bal­ga entre el pro­gre­si­vo más téc­ni­co, re­cor­dan­do a Ani­mals as Lea­ders en mu­chos mo­men­tos y el post prog rock lleno de sen­ti­mien­to y sen­si­bi­li­dad, que un ser­vi­dor ve a Ocean­si­ze co­mo su má­xi­ma ex­pre­sión. Ade­más, en su úl­ti­mo LP han in­tro­du­ci­do el uso de pia­nos y te­cla­dos, un gran acier­to, ya que con­si­guen una va­rian­te más en su ya ex­ten­so ca­tá­lo­go de so­ni­dos y re­gis­tros, con­si­guien­do at­mos­fe­ras es­pa­cia­les. Tan­ta fue la en­tre­ga de los mú­si­cos que An­der aca­bó el con­cier­to entre un pú­bli­co que co­reó te­ma­zos co­mo “Green Ar­chi­tect” o “In­ter­ma­reals”. Fue uno de esos shows que se que­dan en la re­ti­na mu­cho tiem­po y el me­jor con­cier­to de la no­che sin du­da al­gu­na.

Des­pués de aca­bar ex­haus­tos tras el trans­cen­den­te y en­re­ve­sa­do so­ni­do de Jar­dín de la Croix, fue un acier­to po­ner a los di­rec­tos y di­ver­ti­dos DRY RIVER por par­te de la or­ga­ni­za­ción. Con su ge­nial sen­ti­do del hu­mor y ves­ti­dos con ame­ri­ca­nas lle­nas de len­te­jue­las do­ra­das su­pie­ron ha­cer dis­fru­tar al pú­bli­co, que te­nía mu­chas ga­nas de bo­tar, co­rear y reír­se y no pa­ra­ron de ha­cer­lo du­ran­te la ho­ra de ac­tua­ción. Dry River nos de­lei­ta­ron con un setlist con clá­si­cos co­mo “Tras­pa­sa mi piel” o “El la­do bueno de las co­sas ma­las” o mo­men­tos pa­ra el hu­mor co­mo el mo­men­to en el que subie­ron al es­ce­na­rio a un jo­ven de Ma­drid pa­ra acla­mar­lo co­mo lí­der al rit­mo de “Oda al lí­der” o ver­sio­na­ron el nom­bre del fes­ti­val en el es­tri­bi­llo de “Fras­cos Va­cíos”. Con su es­ti­lo li­viano, sus le­tras iró­ni­cas y di­ver­ti­das y una can­ti­dad des­me­di­da de so­los y es­tri­bi­llos pe­ga­di­zos con­si­guie­ron ha­cer ac­ce­si­ble un es­ti­lo tan po­co abier­to al pú­bli­co co­mo es el prog.

Pa­ra ce­rrar el fes­ti­val lle­gó el turno de SYSTEMIA, que ve­nían pre­sen­tan­do su nue­vo EP “Eva­sión”. Tras el gran ni­vel mos­tra­do por Noah, Jar­dín y Dry les cos­tó arran­car el con­cier­to, pe­ro es­te fue de me­nos a más. Con un es­ti­lo de in­fluen­cia me­ta­le­ra con­si­guie­ron en­gan­char a los asis­ten­tes con riffs rompe­dores y breaks bru­ta­les. Des­ta­ca­ron entre los in­tér­pre­tes Jo­se Vi­cen­te, que con su voz agu­da con­si­guió emo­cio­nar a los pre­sen­tes rom­pién­do­la y Juan Mi­guel, el gui­ta­rris­ta con un so­lo es­pec­ta­cu­lar en “La Epi­de­mia”, aun­que es cier­to que sue­nan me­jor en ver­sión es­tu­dio que en di­rec­to.

A las 2:30h pa­sa­das aca­ba­ba el “Chu Fast Two Prog”, con son­ri­sas entre los ar­tis­tas y el pú­bli­co, que lle­nó la sa­la ro­zan­do el Sold Out en un éxi­to de asis­ten­cia pe­ro no así mu­si­cal, ya que el so­ni­do de la sa­la las­tró en de­ma­sía la ca­li­dad que si que mos­tra­ron los ar­tis­tas en el es­ce­na­rio y que nos de­jó con mu­chas ga­nas de vol­ver a ver­los en más oca­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.