Biffy Cly­ro + Frank Car­ter

WIZINK CENTER - MA­DRID

Metal Hammer - - Atrapados -

BIFFY CLY­RO se ha con­ver­ti­do en uno de los gran­des nom­bres del rock ac­tual. El con­jun­to bri­tá­ni­co lle­ga­ba a Es­pa­ña pre­sen­tan­do su úl­ti­mo tra­ba­jo en una gi­ra que se es­tá con­tan­do por éxi­tos más que por con­cier­tos. Y no es de ex­tra­ñar, por­que la pues­ta en es­ce­na de es­ta for­ma­ción tie­ne fa­ma de ser enér­gi­ca, im­pre­de­ci­ble y muy in­ten­sa. El turno de Ma­drid lle­gó en el WiZink Center, con el ex­cén­tri­co FRANK CAR­TER co­mo aper­tu­ra.

Lo cier­to es que no he se­gui­do en ex­ce­so la ca­rre­ra de Frank Car­ter, pe­ro el con­cier­to que pu­de ver so­bre el es­ce­na­rio ma­dri­le­ño fue sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­lar. FRANK CAR­TER AND THE RATTLESNAKES die­ron una lec­ción de có­mo dar un con­cier­to de rock (o pa­ra los pu­ris­tas de las eti­que­tas, de hard­co­re punk, pe­ro pres­cin­da­mos de nom­bres in­ne­ce­sa­rios) en 2017, con un so­ni­do que tras­pa­sa fron­te­ras es­ti­lís­ti­cas, que re­sul­ta adic­ti­vo, áci­do, po­ten­te, in­no­va­dor y fa­mi­liar al mis­mo tiem­po, y que es el vehícu­lo per­fec­to pa­ra que el vo­ca­lis­ta de rien­da suel­ta a su sal­va­je na­tu­ra­le­za, re­ga­lán­do­nos al­gu­nos mo­men­tos de au­tén­ti­co asom­bro a lo lar­go de su show.

So­lo nue­ve te­mas pa­ra un ar­tis­ta que me­re­cía un show mu­cho más lar­go y que se ga­nó al pú­bli­co pre­sen­te al com­ple­to des­de el co­mien­zo con “Sna­ke Eyes” y “Fangs”.

La ener­gía flo­ta­ba en el am­bien­te con la irre­ve­ren­cia de la ban­da, em­pu­ja­da por los po­ten­tes riffs y los des­ga­rra­do­res fra­seos. “Jug­ger­naut” fue un to­rren­te de fu­ria y con “Jac­kals” y “Lu­llaby” pu­di­mos ver a Frank ca­mi­nar so­bre el pú­bli­co e in­ter­pre­tar sus vo­ces ahí, entre los asis­ten­tes, de pie por en­ci­ma del mun­do, co­mo un ído­lo al que to­dos ad­mi­ra­ban. Fue un mo­men­to fan­tás­ti­co y lleno de co­ne­xión entre el ar­tis­ta y su au­dien­cia.

Vol­vió al es­ce­na­rio pa­ra con­ti­nuar el show con “Wild Flo­wers”, que dio el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a un fi­nal de im­pre­sión pa­ra un con­cier­to épi­co. Y es que el clí­max que Frank Car­ter nos te­nía pre­pa­ra­do fue de tra­ca y ade­más, su­po com­ple­men­tar­lo de for­ma ex­ce­len­te con los co­men­ta­rios apro­pia­dos y la jus­ta in­ter­ac­ción con el pú­bli­co, co­mo ha­cen los gran­des front­men de siem­pre. A “Wild Flo­wers” (un cor­te con una bo­ni­ta in­fluen­cia sto­ner) le si­guie­ron una asom­bro­sa in­ter­pre­ta­ción de “De­vil In­si­de Me” y una ex­plo­sión de adre­na­li­na ca­mu­fla­da tras el nom­bre de “Vam­pi­res”. Pe­ro sin lu­gar a du­das lo me­jor lo re­ser­va­ba pa­ra el fi­nal, con una me­mo­ra­ble re­pre­sen­ta­ción de “I Ha­te You”, que el vo­ca­lis­ta adap­tó du­ran­te al­gu­nos mo­men­tos al cas­te­llano a “Te Odio”, pa­ra ca­len­tar las gar­gan­tas de los asis­ten­tes in­vi­tán­do­les a co­rear­lo. Fue un fi­nal ex­ce­len­te,

in­ta­cha­ble, que de­jó la sen­sa­ción de ha­ber asis­ti­do a un gran show y es­tar a la mi­tad de una no­che muy gran­de.

Lle­ga­ba el mo­men­to de BIFFY CLY­RO, la ban­da que es­tá rom­pien­do to­dos los mol­des, es­pe­cial­men­te en Reino Uni­do. Y la ver­dad es que la ban­da lo me­re­ce: siem­pre lo dan to­do, sa­ben in­ter­ac­tuar con su pú­bli­co, son in­ten­sos y se no­ta que dis­fru­tan de lo que ha­cen, lo que siem­pre se con­ta­gia. Sin em­bar­go, y lo di­ré ya, el show de Biffy en Ma­drid no fue to­do lo es­pec­ta­cu­lar que po­dría ha­ber si­do.

Lo cier­to es que la ban­da le pu­so mu­chas ga­nas, pe­ro el setlist es­co­gi­do dio co­mo re­sul­ta­do un show con mu­chos al­ti­ba­jos, al­ter­nan­do en ex­ce­so mo­men­tos muy roc­ke­ros y re­bo­san­tes de “ca­ña” con otros que ro­za­ron el pop-rock o que fue­ron, di­rec­ta­men­te, me­dio tiem­pos o ba­la­das.

Y ojo, que no di­go que es­tos te­mas más len­tos o me­nos “tra­lle­ros” sean ma­los, ni mu­cho me­nos. Lo que quie­ro de­cir es que es­tu­vie­ron mal co­lo­ca­dos o mal es­co­gi­dos en el setlist y en la ma­yo­ría de los ca­sos rom­pie­ron la di­ná­mi­ca del show.

“Wol­ves Of Win­ter”, “Li­ving Is A Pro­blem Be­cau­se Everyt­hing Dies”, “Howl” sem­bra­ron un buen co­mien­zo de show, y jus­to cuan­do el cuer­po pe­día uno de sus te­mas más po­ten­tes, la ban­da nos pre­sen­tó “Bi­bli­cal”, un buen te­ma pe­ro de­ma­sia­do cal­ma­do pa­ra con­ti­nuar en una lí­nea as­cen­den­te en el con­cier­to. Por suer­te “Vic­tory Over The Sun”, con esa mez­cla de rock, pop y elec­tró­ni­ca con­si­guió le­van­tar los áni­mos de nue­vo. El puente-es­tri­bi­llo de es­te te­ma es un tor­be­llino de ener­gía y se agra­de­ció.

Y con la mis­ma ten­den­cia si­guió trans­cu­rrien­do el res­to del con­cier­to, has­ta com­ple­tar un setlist de vein­te te­mas y tres bi­ses en el que la ban­da nos dio unas cuan­tas de cal y unas cuan­tas de are­na, de­ján­do­nos dis­fru­tar du­ran­te al­gu­nos mo­men­tos del gru­po que pa­re­ce des­ti­na­do a con­ver­tir­se en le­yen­da (te­mas co­mo “Booom, Blast & Ruin”, “Friends And Ene­mies”, “Mo­dern Ma­gic For­mu­la” o “Moun­tains”) y otros en los que pa­re­cie­ron des­in­flar­se un po­co a pe­sar de te­ner bue­nas can­cio­nes (“God & Sa­tan”, “Bub­bles” o la su­ce­sión de “Black Chan­de­lier”, “Re- Arran­ge”, “He­rex” y “Me­di­ci­ne”, to­das com­po­si­cio­nes in­tere­san­tes pe­ro que no fun­cio­na­ron co­mo de­bían en di­rec­to in­ter­pre­ta­das una de­trás de la otra).

Por suer­te la ban­da se re­ser­vó lo me­jor pa­ra el fi­nal y nos re­ga­ló un fin de fies­ta de ver­da­de­ro so­bre­sa­lien­te, co­men­zan­do con “In The Na­me Of The Wee Man” (un ver­da­de­ro te­ma­zo de su úl­ti­mo dis­co) y con­ti­nuan­do con la de­bu­tan­te “Flam­ma­ble” (la pri­me­ra vez que la in­ter­pre­ta­ban en di­rec­to), “The Gol­den Ru­le” (fue una de mis fa­vo­ri­tas per­so­na­les), “Many Of Ho­rror”, más re­la­ja­da pe­ro muy in­ten­sa, y que pu­so el pun­to y apar­te an­tes de los bi­ses, y los tres te­mas des­pués del bre­ve des­can­so, que no fue­ron otros sino “Ma­chi­nes” (po­si­ble­men­te uno de los te­mas más emo­ti­vos de la ban­da), “Ani­mal Sty­le” y la po­ten­te “Sty­gin’ Be­lle”.

En con­jun­to la no­che fue un éxi­to y un con­cier­to al que me­re­ció la pe­na asis­tir, aun­que es cier­to que BIFFY CLY­RO no con­ta­rá es­te show entre sus me­jo­res ac­tua­cio­nes, al­go que qui­zás si pue­da ha­cer FRANK CAR­TER con sus Rattlesnakes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.