Route to the “CORE”

Chel­sea Grin

Metal Hammer - - Atrapados - TEXTO FO­TO­GRA­FÍA: YALINKU MELERO

+ Void of Vi­sion

+ Ma­ke them suf­fer

+ Be­tra­ying the martyrs SA­LA LEMON - MA­DRID

En las fe­chas cer­ca­nas a San Va­len­tín la gen­te bus­ca dis­tin­tos pla­nes, y un pe­que­ño pe­ro de­ci­di­do gru­po de per­so­nas he­mos ele­gi­do una ve­la­da de death­co­re, me­tal­co­re y de­más gé­ne­ros pa­re­ci­dos en la sa­la Lemon de Ma­drid. Em­pe­za­mos con Void Of Vi­sion. Los aus­tra­lia­nos no dis­po­nen de mu­cho tiem­po, pe­ro sin du­da lo apro­ve­cha al má­xi­mo. Em­pie­zan fuer­te con “Blac­klist”, ha­cien­do que se for­men los pri­me­ros po­gos en el jo­ven pú­bli­co. Pa­ra se­guir dan­do ca­ña, to­can “Ctrl Freak”; con unos rit­mos más pau­sa­dos entre me­dias con­si­guen atraer un po­co más a esa par­te del pú­bli­co que aún no los co­no­ce. Aun­que ha pa­sa­do po­co, ya es­ta­mos por la mi­tad del pri­mer con­cier­to, y es el turno de “Nigth­ma­re”, sin du­da uno de los te­mas más co­no­ci­dos de la ban­da, y al que la gen­te res­pon­de con ener­gía. Pa­ra fi­na­li­zar en­la­zan “In Black & Whi­te” y “Pur­ge”, de­jan­do un am­bien­te pre­pa­ra­do pa­ra lo que nos de­pa­ra el res­to de la no­che.

Se­gun­do gru­po aus­tra­liano de es­ta no­che, Ma­ke Them Suf­fer suben al es­ce­na­rio. Aña­dien­do el so­ni­do del piano y unas vo­ces mu­cho más des­ga­rra­das, han mez­cla­do el hard­co­re con black me­tal, y que­da de­mos­tra­do des­de el prin­ci­pio con “Wi­do­wer”. Pa­ra no ba­jar el rit­mo to­can “Fa­ke”, au­men­tan­do ca­da vez más la par­ti­ci­pa­ción de los pre­sen­tes. Lle­gan­do a la mi­tad del con­cier­to, de­ci­den ba­jar un po­co el rit­mo y su­bir la pa­sión con “Ele­gies”, un te­ma que pa­ra mu­chos es­tá car­ga­do de emo­cio­nes. Pa­ra se­guir man­te­nien­do un tono me­ló­di­co de fon­do, to­can “Let Me In”. Pa­ra vol­ver a su­bir los de­ci­be­lios e ir aca­ban­do el con­cier­to, to­can uno de sus te­mas más nue­vos: “Et­her”, vol­vien­do a ani­mar al pú­bli­co y en­la­zan­do con la úl­ti­ma can­ción, “Blood Moon”, un te­ma per­fec­to pa­ra aca­bar el show y de­mos­trar a sus fans que en di­rec­to, Ma­ke Them Suf­fer cum­plen las ex­pec­ta­ti­vas.

Con un po­co más de tiem­po y des­pués de una pe­que­ña in­tro, los fran­ce­ses Be­tra­ying The Martyrs em­pie­zan con fuer­za con “Lost For Words”, dán­do­nos a en­ten­der que en es­te con­cier­to no ha­brá tiem­po pa­ra des­can­sar. Si­guen con “Man Ma­de Di­sas­ter”, pro­vo­can­do cir­cle pits en la pe­que­ña sa­la y crean­do una bue­na co­ne­xión entre la ban­da y la au­dien­cia. “Wi­de Awa­ke” se en­car­ga de man­te­ner a la gen­te ani­ma­da, ha­cien­do de puente pa­ra “The Great De­si­llu­sion”, que ha­ce es­ta­llar la sa­la. Es el mo­men­to de un te­ma más ex­pe­ri­men­tal de la ban­da, “Whe­re The World Ends” se apo­ya más en las vo­ces y un fuer­te riff, de­jan­do la me­lo­día tí­pi­ca del gru­po en un se­gun­do plano a ra­tos. “Li­be­ra­te Me Ex In­fe­ris” te de­ja des­con­cer­ta­do y con una ex­tra­ña sen­sa­ción, y ade­más sir­ve pa­ra en­la­zar el próximo te­ma de la ban­da, “Be­cau­se Of You”, que des­car­ga con fuer­za so­bre un pú­bli­co ya dán­do­lo to­do por el gru­po. Pa­ra ir aca­ban­do el con­cier­to en no­tas al­tas, el gru­po em­pie­za con “Un­re­gis­te­red” con unas vo­ces lim­pias que se mez­clan a la per­fec­ción con las ras­ga­das. Y pa­ra aca­bar, “Life Is Pre­cious”, sin du­da una gran elec­ción pa­ra ter­mi­nar a lo gran­de y dar pa­so a los ca­be­zas de es­ta no­che.

Es el mo­men­to que mu­chos han es­ta­do es­pe­ran­do hoy, Chel­sea Grin es­tán de gi­ra pre­sen­tan­do su úl­ti­mo ál­bum, Self In­flic­ted. Em­pie­zan con el pri­mer sin­gle de es­te úl­ti­mo dis­co, “Skin Deep”, ha­cien­do una de­cla­ra­ción de lo que son ca­pa­ces de des­en­ca­de­nar en un es­ce­na­rio. Si­guien­do con la pro­mo­ción del dis­co, “Click­bait” cae co­mo una bom­ba a un pú­bli­co que des­de el pri­mer mi­nu­to ha es­ta­do dis­pues­to a to­do. Los ame­ri­ca­nos es­tán se­gu­ros de su nue­vo tra­ba­jo, si­guen con “Strung Out”, sin du­da uno de los te­mas más os­cu­ros de un ál­bum ya bas­tan­te ex­tre­mo. Es ho­ra de vol­ver la vis­ta ha­cia atrás, “Pla­ying With Fire” nos re­cuer­da que el gru­po tie­ne otros tra­ba­jos de los que es­tar or­gu­llo­sos y que lle­van tiem­po dan­do ca­ña. Se­gui­mos en el an­te­rior dis­co de la ban­da, y “An­gels Shall Sin, De­mons Shall Pray” es un buen ejem­plar pa­ra ex­hi­bir, la gen­te ya es­tá en­cen­di­da y de­ci­di­da a no pa­rar has­ta que se aca­be el con­cier­to. Vol­ve­mos a lo nue­vo, “Four Hor­se­men” y “Ame­ri­can Dream” sue­nan con mu­cha fuer­za y no dis­gus­tan a na­die. “The Foo­lish One” nos de­vuel­ve a un mo­men­to an­te­rior de la ban­da, pe­ro no por ello in­fe­rior; y se­gui­mos con “My Dam­na­tion”, po­ten­tes vo­ces y riffs pe­ga­di­zos inun­dan la sa­la y pro­vo­can más ac­ción por par­te del pú­bli­co. De­ci­di­dos a mos­trar su nue­vo tra­ba­jo to­do lo po­si­ble, “Ne­ver, Fo­re­ver” de­mues­tra que la ban­da tie­ne es­pa­cio pa­ra ex­pe­ri­men­tar con su pro­pio so­ni­do, y sin du­da con es­ta can­ción han sor­pren­di­do a más de uno. “Scrat­ching And Screa­ming” y “Bro­ken Bo­nes” con­si­guen de­mos­trar que la ban­da ha fa­bri­ca­do un ál­bum de gran ca­li­dad. Pa­ra el prin­ci­pio del fin, nos trans­por­ta­mos a los ini­cios del gru­po con “Chey­ne Sto­kes”, con unas vo­ces mu­cho más des­ga­rra­das que el res­to del con­cier­to. Y pa­ra aca­bar la no­che, “Re­creant” re­sue­na en la sa­la mien­tras gas­ta­mos la po­ca ener­gía que nos que­da des­pués de una gran no­che pa­ra los aman­tes del gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.