Sabaton

+ Ac­cept + Twi­light For­ce

Metal Hammer - - Atrapados - TEXTO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: DANIEL VELASCO

WIZINK CENTER - MA­DRID

Sin lu­gar a du­das era una de las gi­ras más es­pe­ra­das y tam­bién una de las más po­lé­mi­cas. SABATON re­gre­sa­ban co­mo ca­be­zas de car­tel pa­ra pre­sen­tar su re­cien­te “The Last Stand” y lo ha­cían ni más ni me­nos que con AC­CEPT co­mo in­vi­ta­dos de lu­jo pa­ra abrir sus con­cier­tos. La ve­te­ra­nía de AC­CEPT la co­no­ce to­do el mun­do y no se pue­de ne­gar que, des­de su re­torno con Mi­ke Tor­ni­llo, los ale­ma­nes han man­te­ni­do un ni­vel bas­tan­te bueno tan­to en di­rec­to co­mo en es­tu­dio. Sin em­bar­go tam­po­co pue­de ne­gar­se que la evo­lu­ción de SABATON les ha lle­va­do a ser una ban­da con una ca­pa­ci­dad de re­cla­mo ma­yor que la de AC­CEPT hoy en día y, po­si­ble­men­te, se tra­te de una de las ban­das jó­ve­nes con más ti­rón y me­jor po­si­cio­na­das pa­ra el tan­tas ve­ces co­men­ta­do “re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal”. Hu­bo mil pun­tos de vis­ta so­bre es­te con­cier­to y to­dos di­fe­ren­tes y con ar­gu­men­tos a fa­vor y en con­tra. Lo im­por­tan­te es que nos en­con­trá­ba­mos an­te una ve­la­da que pro­me­tía mu­cho heavy me­tal y mu­cho es­pec­tácu­lo.

Reu­ni­dos en el WiZink Center de Ma­drid (su­pon­go que aho­ra el Pa­la­cio De Los De­por­tes ten­drá un nom­bre di­fe­ren­te ca­da par de años) y pre­pa­ra­dos en el for­ma­to re­du­ci­do “The Box”, los pri­me­ros en sa­lir al es­ce­na­rio fue­ron los po­wer me­ta­le­ros TWI­LIGHT FOR­CE, que ser­vía de aper­tu­ra ini­cial a las dos ban­da­zas que en­ca­be­za­ban el car­tel. La jo­ven ban­da sue­ca no te­nía un pa­pel fá­cil, pe­ro pe­se a to­do creo no lo hi­cie­ron mal.

Es cier­to que el es­ce­na­rio, re­du­ci­do co­mo sue­le su­ce­der con los te­lo­ne­ros, se les que­dó pe­que­ño al ser una ban­da tan nu­me­ro­sa y no pu­die­ron mo­ver­se en ex­ce­so. Es cier­to que pa­re­cen una es­pe­cie de ver­sión de BLIND GUARDIAN con la voz de Kis­ke y dis­fra­ces. Es cier­to que el so­ni­do no fue del to­do bueno. Pe­ro tam­bién es cier­to que una bue­na por­ción del pú­bli­co que ya se po­bla­ba la sa­la se rin­dió al gru­po y aca­bo co­rean­do sus es­tri­bi­llos, head­ban­gean­do con sus riffs y ce­le­bran­do su te­mas. No creo que fue­ra el me­jor es­ca­pa­ra­te pa­ra mos­trar el po­ten­cial real de es­ta ban­da (que por cier­to, lle­ga­ba pre­sen­tan­do un dis­co real­men­te me­ri­to­rio), pe­ro tam­po­co fue un desas­tre y, hu­bo mo­men­tos en los que lo pa­sé bas­tan­te bien. Un show me­jo­ra­ble, pe­ro su­fi­cien­te­men­te bueno co­mo pa­ra que­rer dar­les una nue­va opor­tu­ni­dad.

El se­gun­do hue­co de la no­che fue pa­ra AC­CEPT y se pu­do ver un cla­ro cre­ci­mien­to en el pú­bli­co y a mu­cha gen­te es­pe­ran­do el que, pa­ra ellos, era el ver­da­de­ro ca­be­za de car­tel de la no­che. La reali­dad es que AC­CEPT sa­lie­ron al es­ce­na­rio dis­pues­tos a dar un con­cier­to po­ten­te y digno de re­cor­dar. Sal­ta­ron a las ta­blas sin pa­ños ca­lien­tes in­ter­pre­tan­do “Stam­pe­de”, se­gui­da de la bé­li­ca “Sta­lin­gard” y del clá­si­co “Restless And Wild”, pa­ra dis­fru­te de to­dos los asis­ten­tes.

Ha­bía mu­chas ga­nas de ver a AC­CEPT, y tam­bién mu­chas ga­nas de que die­ran un con­cier­to ma­yúscu­lo, de­jan­do ar­gu­men­tos pa­ra aque­llos que cla­ma­ban por­que fue­ran los ca­be­zas. Y lo cier­to es que los ale­ma­nes cum­plie­ron con la ma­yo­ría de las ex­pec­ta­ti­vas, en una ac­tua­ción lle­na de ener­gía y que de­jó en evi­den­cia la ex­pe­rien­cia que ate­so­ra la ban­da. “Lon­don Leat­her­boys” y “Fi­nal Jour­ney” con­ti­nua­ron en­cen­dien­do los áni­mos de un pú­bli­co en­tre­ga­do al má­xi­mo des­de la pri­me­ra no­ta y que dis­fru­ta­ba de ca­da riff, de ca­da so­lo, acom­pa­ñán­do­los con ví­to­res y head­ban­ging.

Pe­ro la reali­dad es que AC­CEPT no eran ca­be­zas y su tiem­po en el es­ce­na­rio es­ta­ba li­mi­ta­do, por lo que nos en­con­trá­ba­mos ya en el ecua­dor de una ac­tua­ción que se es­ta­ba guar­dan­do lo me­jor pa­ra el fi­nal: “Prin­cess Of The Dawn” (un te­ma­zo en to­da re­gla), “Fast As A Shark” y el gran clá­si­co “Me­tal Heart” fue­ron el ca­mino a re­co­rrer ha­cia la rec­ta fi­nal, que lle­ga­ba lle­na de fuer­za y heavy me­tal, con los po­ten­tes “Teu­to­nic Te­rror” y “Balls To The Wall” pa­ra des­pe­dir la fies­ta de los ale­ma­nes por to­do lo al­to.

Con ello lle­ga­ba el turno pa­ra SABATON. Los sue­cos, aun­que muy con­ven­ci­dos de su es­ta­tus, sa­bían que te­nían que sa­lir a con­ven­cer una vez más y pa­ra ello pre­pa­ra­ron una cui­da­da es­ce­no­gra­fía y una in­tere­san­te in­tro­duc­ción al con­cier­to con “In The Army Now” y “March of War” pre­sen­tán­do­nos dos za­pa­do­res re­co­rrien­do el es­ce­na­rio co­mo si de un cam­po de ba­ta­lla se tra­ta­se. La sa­li­da a las ta­blas de la ban­da se pro­du­jo pa­ra in­ter­pre­tar la po­ten­te “Ghost Di­vi­sion”, se­gui­da de la épi­ca “Spar­ta”, que nos pre­sen­tó a un gru­po de sol­da­dos ata­via­dos con la ima­gen es­par­ta­na que to­dos te­ne­mos gra­ba­da en la men­te gra­cias a “300”. Fue un in­tere­san­te arran­que pa­ra el con­cier­to, aun­que las idas y ve­ni­das de Joa­kim den­tro y fue­ra de el es­ce­na­rio no ter­mi­na­ban de dar la me­jor de las imá­ge­nes. No era el me­jor día pa­ra la ban­da: ha­bía­mos po­di­do en­tre­vis­tar­les an­tes y com­pro­ba­mos que to­dos atra­ve­sa­ban al­gún ti­po de res­fria­do o afec­ción si­mi­lar. Sin em­bar­go so­bre el es­ce­na­rio se mos­tra­ron enér­gi­cos y dis­pues­tos a lle­var al pú­bli­co a su te­rreno, con te­mas co­mo “Blood Of Ban­nock­burn”, la di­ver­ti­da in­ter­ac­ción de Joa­kim con el nue­vo gui­ta­rris­ta del gru­po, Tommy Johans­son, y su “con­ver­sa­ción” con el pú­bli­co an­tes de in­ter­pre­tar la épi­ca y adic­ti­va “Swe­dish Pa­gans”.

Siem­pre he re­co­no­ci­do que no soy el ma­yor fan de SABATON del mun­do y que su tra­ba­jo en es­tu­dio, si bien me pa­re­ce bueno, no me en­tu­sias­ma. Pe­ro la co­sa es di­fe­ren­te cuan­do se tra­ta del di­rec­to y es que siem­pre que he po­di­do ver­les los sue­cos han si­do to­do un ejem­plo de tea­tra­li­dad, ener­gía y buen tra­to con el pú­bli­co, ga­nán­do­se au­dien­cia por allí por dón­de pa­san. Si en es­ta oca­sión eran ca­be­zas de car­tel, lo eran por mé­ri­tos pro­pios y na­die pue­de ne­gar­les eso. Pe­ro es igual­men­te cier­to que, aun­que el as­pec­to tea­tral de la ban­da y el es­pec­tácu­lo vi­sual ofre­ci­do fue po­si­ble­men­te de los más com­ple­tos que han te­ni­do nun­ca, la ban­da acu­só el tran­si­to­rio mal mo­men­to; es de­cir: les he vis­to con­cier­tos me­jo­res, in­clu­so con me­nos “atrez­zo”.

Y que es­to no quie­ra de­cir que su con­cier­to fue­se ma­lo o in­sa­tis­fac­to­rio, por­que fue más bien to­do lo con­tra­rio. Creo que el gru­po eli­gió un setlist po­ten­te y muy in­tere­san­te y que su­po de­fen­der­lo muy bien so­bre las ta­blas, con men­ción es­pe­cial pa­ra el jo­ven Tommy Johans­son en la gui­ta­rra y pa­ra el ex­ce­len­te ba­te­ría que es Van Dahl. “The Last Stand” es un nue­vo himno pa­ra la ban­da sa­li­do di­rec­ta­men­te de su úl­ti­mo dis­co y “Ca­ro­lous Rex” es ya un clá­si­co pa­ra la for­ma­ción, y su apa­ri­ción una de­trás de la otra en el setlist le­van­tó mu­cho los áni­mos de los asis­ten­tes, que ya de por sí es­ta­ban in­cli­na­dos en su ma­yo­ría a pa­sar­lo bien con la ban­da.

El con­cier­to si­guió avan­zan­do con “Union (Slo­pes Of St. Be­ne­dict)”, “Do­mi­ni­on Ma­ris Bal­tic­ci”, “The Lion Of The North”, “Diary Of An Unk­nown Soldier” y “The Lost Bat­ta­lion”, cua­jan­do un só­li­do blo­que pa­ra mar­car la par­te cen­tral del show, con la ban­da muy có­mo­da so­bre el es­ce­na­rio. “Far From The Fa­me” y la ver­sión acús­ti­ca de “The Fi­nal So­lu­tion” le die­ron al show al­gu­nos ma­ti­ces di­fe­ren­tes, an­tes de en­ca­rar una rec­ta fi­nal bas­tan­te po­ten­te en la que pu­di­mos es­cu­char los te­mas “Re­sist And Bi­te” (de mis fa­vo­ri­tos per­so­na­les), “Night Wit­ches” y “Win­ged Hus­sars”, po­nien­do un pun­to y apar­te an­tes de afron­tar los bi­ses de ri­gor.

Unos bi­ses que nos de­ja­ron la im­pres­cin­di­ble “Pri­mo Vic­to­ria” jun­to la par­ti­cu­lar “Shi­yo­ra­ma”, de su úl­ti­mo tra­ba­jo, y un buen cie­rre con “To Hell And Back”, pa­ra ter­mi­nar un con­cier­to po­ten­te y bien lle­va­do. El re­su­men de la no­che es la de un even­to de al­tu­ra pa­ra el heavy me­tal, que nos per­mi­tió ser tes­ti­gos de un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal que avan­za sin re­mi­sión, gus­te más o me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.