Devin Townsend

+ Bet­ween the Bu­ried and me + Leprous

Metal Hammer - - Atrapados - TEXTO Y FO­TO­GRA­FÍA: MONTSE GALEANO

RAZZMATAZZ - BAR­CE­LO­NA

En ape­nas unos años Bar­ce­lo­na se ha con­ver­ti­do en un es­ca­pa­ra­te pa­ra el prog. El cul­pa­ble es el be prog, uno de esos fes­ti­va­les con pro­pues­ta se­lec­ta que ca­da año atra­pa más pa­la­da­res ex­qui­si­tos. No es de ex­tra­ñar en­ton­ces tres ban­das pun­te­ras del gé­ne­ro co­mo son Devin Townsend Pro­ject, Bet­ween the bu­ried and me y Leprous ha­yan pa­sa­do por las trin­che­ras del fes­ti­val en al­gún mo­men­to y en el ca­so de Leprous y Devin Townsend apun­to del do­ble­te en la pró­xi­ma edi­ción. Aun­que ha­cía re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po de sus an­te­rio­res vi­si­tas y le­jos de pa­re­cer una pro­pues­ta re­pe­ti­ti­va, el con­cier­to con­si­gue sold out y pa­sa a la sa­la gran­de de razz. La cla­ve del éxi­to es la con­so­li­da­ción del pú­bli­co más en­tu­sias­ta del me­tal más téc­ni­co, al­go que se en­tien­de con so­lo en­trar a la sa­la.

De to­dos ellos los que ya pa­re­cen unos vie­jos co­no­ci­dos son LEPROUS. Po­cos se­rán los que no se de­jen atra­par por ese ha­lo de mis­te­rio en el que nos en­vuel­ve la ca­ris­má­ti­ca voz de Ei­nar Sold­berg, ca­paz de crear las at­mos­fe­ras más os­cu­ras mien­tras nos arras­tra a ellas. El setlist apre­su­ra­do no es una ex­cu­sa pa­ra no co­nec­tar con un pú­bli­co que ya se ha de­ja­do ab­sor­ber por esa os­cu­ri­dad que ca­rac­te­ri­za a los no­rue­gos, se en­tre­gan en pri­me­ra lí­nea mien­tras sue­nan los gran­des te­mas de The Con­gre­ga­tion, su úl­ti­mo tra­ba­jo de 2015. Y mien­tras es­cu­cha­mos “Re­wind” no po­de­mos evi­tar pen­sar que sí, que oja­lá pu­dié­ra­mos re­bo­bi­nar en bu­cle su ac­tua­ción que con­si­gue con­ven­cer a los más es­cép­ti­cos.

Jus­to des­pués era el turno de BET­WEEN THE BU­RIED AND ME, al­go más dis­tan­tes pe­ro con una pre­ci­sión sui­za. Son co­mo una bom­ba de re­lo­je­ría en la que to­das las pie­zas del puzz­le en­ca­jan al mi­lí­me­tro, entre so­los de gui­ta­rra im­po­si­bles y unos te­cla­dos as­fi­xian­tes. Co­ma Eclip­tic es su úl­ti­ma re­fe­ren­cia y es efec­ti­vo en di­rec­to, pe­ro las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas si te­ne­mos su úl­ti­ma vi­si­ta en men­te en la pa­sa­da edi­ción del be prog, en la que tan­to ban­da co­mo pú­bli­co es­tu­vie­ron al­go más re­cep­ti­vos.

Ex­cén­tri­co, show­man na­to y qui­zás uno de los nom­bres que más buen ro­llo sus­ci­ta del me­tal. A DEVIN TOWNSEND hay que que­rer­lo. Des­de la es­pe­ra que ame­ni­za con Zil­toid Ra­dio, una de sus bro­mas en la Townsend se con­vier­te en lo­cu­tor de ra­dio has­ta las in­con­ta­bles mue­cas que re­ga­la­rá du­ran­te el di­rec­to. To­do un ani­mal es­cé­ni­co que te con­du­ce con su na­rra­ti­va, par­ti­cu­lar y al bor­de de la lo­cu­ra, en la que ca­ben mo­men­tos más lu­mi­no­sos y otros de pe­num­bra. ¿Que­réis una heavy? Y cae “Pla­net of Apes” co­mo un ra­yo so­bre no­so­tros. Un sin­fín de ma­ti­ces por­que si al­go tie­ne Devin Townsend, es ma­te­rial pa­ra es­co­ger sus setlist con sus más de 20 años de tra­yec­to­ria. La ex­cu­sa pa­ra es­ta vi­si­ta era la pre­sen­ta­ción de “Tras­cen­den­ce” y aun­que so­lo so­na­ron tres te­mas de es­te po­co im­por­ta­ba a un pú­bli­co que es­ta­ba en ple­na con­jun­ción con el ar­tis­ta. Con Devin Townsend es fá­cil, ha­ce par­ti­ci­pes a sus fans y no de­ja atrás nin­guno de sus clá­si­cos im­pres­cin­di­bles co­mo “Su­per­crush” o “Hy­per­dri­ve”.

Entre el pú­bli­co un buen pu­ña­do de ma­rio­ne­tas de Zil­toid, el sim­pá­ti­co y alie­ní­ge­na al­ter ego de Townsend, ha­cen head­ban­ging mien­tras el pú­bli­co co­rea “High”, uno de sus nue­vos te­mas, en los bi­ses. Así es Devin Townsend y no que­re­mos que cam­bie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.