Devin Townsend

+ Bet­ween the Bu­ried and me + Leprous

Metal Hammer - - Atrapados - TEXTO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRAGADO

LA RIVIERA - MA­DRID

Es­pe­ra­dí­si­ma gi­ra la que lle­ga­ba a la Riviera con DEVIN TOWNSEND PRO­JECT en­ca­be­zan­do un car­tel de lu­jo en el que le acom­pa­ña­ban BET­WEEN THE BU­RIED AND ME y LEPROUS. La ex­pec­ta­ción po­día pal­par­se en el am­bien­te y se vio re­fle­ja­da en una mu­cho más que sa­lu­da­ble en­tra­da, con la sa­la cer­ca de com­ple­tar su afo­ro. Sin du­da un triun­fo pa­ra el pro­gre­si­vo, que pa­re­ce ve­nir ga­nan­do fuer­za en los úl­ti­mos años.

Pe­ro cen­tré­mo­nos en el even­to. Los pri­me­ros en pi­sar el es­ce­na­rio fue­ron LEPROUS, sin du­da una de las for­ma­cio­nes que más han lla­ma­do la aten­ción del pú­bli­co en los úl­ti­mos años, y con ra­zón. Es­ta jo­ven ban­da no­rue­ga cuen­ta ya con un buen ca­tá­lo­go de dis­cos en su ha­ber y se han con­ver­ti­do, pa­ra mu­chos, en la ma­yor es­pe­ran­za pa­ra el fu­tu­ro del gé­ne­ro (al­go que com­par­ten con HA­KEN). Ha­bía mu­chas ga­nas de ver­les y se no­tó cuan­do co­men­za­ron su ac­tua­ción con la ya clá­si­ca “Foe”. He de­cir que la ac­tua­ción de LEPROUS dio, des­de mi pun­to de vis­ta, una de cal y otra de are­na. Per­so­nal­men­te me gus­tó el setlit ele­gi­do (abru­ma­dor pre­do­mi­nio de su úl­ti­mo dis­co “The Con­gre­ga­tion”) y la ban­da es­tu­vo, a ni­vel ge­ne­ral, so­ber­bia. Fue­ron un

ejem­plo de in­ten­si­dad y ener­gía so­bre el es­ce­na­rio. Ade­más, des­de mi po­si­ción, el so­ni­do fue bas­tan­te bueno en lí­neas ge­ne­ra­les. No obs­tan­te, el con­tra­pun­to ne­ga­ti­vo me lo en­con­tré en un Eei­nar bas­tan­te desa­cer­ta­do en las vo­ces, al que se le es­ca­pa­ron al­gu­nas no­tas prác­ti­ca­men­te en ca­da te­ma y que fue in­ca­paz de im­pul­sar sus gu­tu­ra­les lo su­fi­cien­te pa­ra que fue­ran au­di­bles (aquí no es des­ca­be­lla­do de­cir que com­par­te cul­pa con el res­pon­sa­ble de ecua­li­zar las vo­ces). Le he­mos vis­to ac­tua­cio­nes me­jo­res re­cien­te­men­te, pe­ro es­tos de­ta­lles no im­pi­die­ron que la gen­te dis­fru­ta­ra ple­na­men­te de la ac­tua­ción del gru­po. Per­so­nal­men­te “The Pri­ce” y “The Flood” fue­ron mis mo­men­tos fa­vo­ri­tos del show, y me que­da una pe­que­ña es­pi­ni­ta de des­agra­do al com­pro­bar que la ban­da ha­bía eli­mi­na­do la par­te fi­nal de “Re­wind”.

El se­gun­do asal­to de la no­che nos lo ofre­cían BET­WEEN THE BU­RIED AND ME. Los ame­ri­ca­nos son una de las for­ma­cio­nes más po­ten­tes y con un es­ti­lo más per­so­nal de la es­ce­na ac­tual. Lle­van años mos­tran­do su ta­len­to al pú­bli­co y su úl­ti­mo tra­ba­jo, “Co­ma Eclip­tic”, les ha va­li­do un re­co­no­ci­mien­to mun­dial prác­ti­ca­men­te uná­ni­me. En Ma­drid sa­lie­ron al es­ce­na­rio dis­pues­tos a arra­sar con el pú­bli­co asis­ten­te, arran­can­do su con­cier­to con la in­tere­san­te y po­ten­te “Fos­sil Ge­ne­ra – A Feed From Cloud Moun­tain”, un te­ma que ex­plo­ra di­fe­ren­tes ma­ti­ces de su so­ni­do, cu­brien­do un am­plio es­pec­tro so­no­ro que, des­de mi po­si­ción en la sa­la, tu­vo un so­ni­do ins­tru­men­tal bas­tan­te bueno, pe­ro la voz se es­cu­cha­ba muy mer­ma­da.

Apro­ve­cha­ré el mo­men­to pa­ra pro­fun­di­zar un po­co más en el te­ma del so­ni­do. La Riviera nun­ca ha si­do fa­mo­sa por ser es­pe­cial­men­te bue­na en es­te sen­ti­do, y aun­que du­ran­te los años se han po­di­do ver con­cier­tos con un so­ni­do ex­ce­len­te, tam­bién he­mos vis­to to­do lo con­tra­rio. En es­ta oca­sión nos en­con­tra­mos con un ca­so en el que, en fun­ción del pun­to de la sa­la en el que te en­con­tra­ras, la va­ria­ción en la ca­li­dad del so­ni­do era muy gran­de. Por eso es im­por­tan­te re­cal­car que las apre­cia­cio­nes so­bre el so­ni­do las ha­go des­de la po­si­ción en la que me con­tra­ba, entre las pri­me­ras fi­las del pú­bli­co. Vol­vien­do al show de BTBAM, la ban­da nos re­ga­ló un in­tere­san­te “The Co­ma Ma­chi­ne”, ex­ce­len­te­men­te re­ci­bi­do por el res­pe­ta­ble, se­gui­do de “Lay Your Ghost To Rest” del agre­si­vo “Pa­ra­llax II”, “Bloom” y una so­bre­sa­lien­te “Op­tion Obli­vion” que per­so­na­le­men­te fue mi mo­men­to fa­vo­ri­to del show. La ban­da pu­so el cie­rre con “Life In Vel­vet” y nos de­jó pre­pa­ra­dos y ex­pec­tan­tes por re­ci­bir al ca­be­za de car­tel.

La tra­yec­to­ria de DEVIN TOWNSEND, sin im­por­tar de cual de sus ban­das ha­ble­mos, es sen­ci­lla­men­te en­vi­dia­ble. Se tra­ta de uno de los ar­tis­tas más po­li­fa­cé­ti­cos, pro­lí­fi­cos y per­so­na­les de la es­ce­na: un au­tén­ti­co ge­nio que no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. Lle­ga­ba pre­sen­tan­do su re­cien­te “Tras­cen­den­ce” y lo hi­zo pre­pa­ran­do un show de al­tu­ra, co­mo no po­día ser me­nos. El setlist tu­vo es­pa­cio pa­ra una bue­na va­rie­dad de te­mas que re­pa­sa­ron la tra­yec­to­ria de Devin, sin cen­trar­se ex­ce­si­va­men­te en el nue­vo dis­co y sí en con­se­guir un am­bien­te di­ver­ti­do e in­ten­so, dos pa­la­bras que de­fi­nen bas­tan­te bien la ex­pe­rien­cia de ver al ca­na­dien­se en di­rec­to.

Su con­cier­to arran­có con “Re­joi­ce” de su dis­co “Sky Blue” y con­ti­nuó con “Night” de “Ocean Ma­chi­ne”, uno de sus tra­ba­jos más ce­le­bra­dos y que es­te ve­rano po­dre­mos ver­le in­ter­pre­tar en su to­ta­li­dad en el fes­ti­val Be Prog! My Friend de Bar­ce­lo­na. Con “Storm­ben­ding” y “Fai­lu­re” Devin nos pre­sen­ta­ba su nue­vo dis­co, pa­ra vol­ver a echar la vis­ta atrás en “Hy­per­dri­ve”, ex­trac­to de su ce­le­bra­do “Ad­dic­ted”. Du­ran­te los pri­me­ros tres te­mas el so­ni­do de la voz de Devin se per­ci­bió al­go apa­ga­do, pe­ro fue un pro­ble­ma que se so­lu­cio­nó pron­to y, re­pi­to, des­de mi po­si­ción el so­ni­do glo­bal fue real­men­te bueno.

Lo cier­to es que no tie­ne sen­ti­do re­pa­sar to­dos los te­mas del setlist que Devin Townsend nos pre­sen­tó en la Riviera, por­que eso fue lo me­nos im­por­tan­te de su ac­tua­ción. La reali­dad es que un con­cier­to de es­te ar­tis­ta es mu­cho más que las can­cio­nes que in­ter­pre­ta y tie­ne su ma­yor vir­tud en la pro­pia per­so­na­li­dad del ar­tis­ta, ca­paz de arran­car ver­da­de­ras car­ca­ja­das al pú­bli­co mien­tras com­ple­ta una eje­cu­ción in­ta­cha­ble de te­mas co­mo “Pla­nets Of The Apes” o “Su­per­crush”. Su des­par­pa­jo ro­zan­do la des­ver­güen­za, su irre­ve­ren­te sen­ti­do del hu­mor y un ex­ce­len­te sen­ti­do de la tea­tra­li­dad ha­cen que Devin Townsend sea uno de los me­jo­res front­men que po­de­mos en­con­trar­nos so­bre un es­ce­na­rio.

Des­de una gui­ta­rra gi­gan­te que echa hu­mo has­ta con­ver­tir una equi­vo­ca­ción y una po­se en el chis­te de la no­che, la ex­pe­rien­cia de ver al ca­na­dien­se en vivo es al­go real­men­te úni­co y es­pe­cial. La no­che tu­vo ver­da­de­ros mo­men­tos me­mo­ra­bles, que su­ce­die­ron con te­mas co­mo “Sui­ci­de” o “March of The Poo­zers”, que se ha con­ver­ti­do en un nue­vo clá­si­co pa­ra el ar­tis­ta.

Sin du­da uno de los mo­men­tos más di­ver­ti­dos y di­fe­ren­tes del setlist lle­gó con la in­ter­pre­ta­ción del pri­mer bis “Ih-Ah”, en el que Devin se pre­sen­tó so­lo con su gui­ta­rra acús­ti­ca e in­vo­lu­cró a to­do el pú­bli­co en la in­ter­pre­ta­ción del es­tri­bi­llo, ha­cien­do in­clu­so una ver­sión gu­tu­ral del mis­mo, con un re­sul­ta­do ver­da­de­ra­men­te di­ver­ti­do . El pun­to y fi­nal lo pu­so un ver­da­de­ro te­ma­zo de su úl­ti­mo dis­co: “Hig­her”, sin du­da una obra maes­tra más pa­ra en­gro­sar la lis­ta del po­li­fa­cé­ti­co mú­si­co.

En re­su­men, una ex­pe­rien­cia real­men­te me­mo­ra­ble que de­be­ría re­pe­tir­se mu­cho más a me­nu­do. To­do un lu­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.