¡LLENAZO!

Jar­din de la Croix + Sy­be­ria

Metal Hammer - - Atrapados - TEXTO: PABLO ABAR­CA FO­TO­GRA­FÍA: VIC­TO­RIA DURÁN

SA­LA CARACOL - MA­DRID

El sá­ba­do 21 de Ene­ro acu­di­mos a una de las ci­tas más es­pe­ra­das del pro­gre­si­vo na­cio­nal ins­tru­men­tal: la pre­sen­ta­ción de Cir­ca­dia, el nue­vo dis­co de Jar­dín de la Croix. Aun­que ellos se con­si­de­ran rock pro­gre­si­vo hay quien los cla­si­fi­ca co­mo math rock, me­tal pro­gre­si­vo o rock al­ter­na­ti­vo por las inevi­ta­bles si­mi­li­tu­des que tie­ne su mú­si­ca con di­chos es­ti­los. La ca­li­dad de so­ni­do en es­tu­dio de es­te nue­vo ál­bum (pu­bli­ca­do en Oc­tu­bre de 2016) su­pera con cre­ces la de sus tra­ba­jos an­te­rio­res (si bien es cer­ca­na a 187 steps to cross the uni­ver­se, su an­te­rior EP), so­bre to­do en la pro­duc­ción de gui­ta­rras. Los fans lle­va­ban ca­si 3 años es­pe­ran­do nue­vo ma­te­rial y qué me­jor ma­ne­ra de des­cu­brir­lo que ir a es­cu­char­lo en di­rec­to.

Sy­be­ria, cu­yo nom­bre y mú­si­ca re­cuer­dan a sus coe­tá­neos Toun­dra, fue la ban­da en­car­ga­da de abrir el even­to. Un con­cier­to de ca­si una ho­ra lle­na de in­ter­lu­dios entre can­cio­nes y al­go de psi­co­de­lia tan­to en su in­ter­pre­ta­ción mu­si­cal co­mo en las pro­yec­cio­nes que con­vir­tie­ron la sa­la en un agu­je­ro tem­po­ral de me­di­ta­ción en lo que du­ró su ac­tua­ción. La Caracol vi­bra­ba con un buen so­ni­do mien­tras se lle­na­ba po­co a po­co has­ta al­can­zar el ya anun­cia­do SOLD OUT (¡En­ho­ra­bue­na!). La mú­si­ca de Sy­be­ria y la de Jar­dín de la Croix es in­ten­cio­nal­men­te pro­gra­má­ti­ca y lle­na de ma­ti­ces pe­ro a mi pa­re­cer un po­co li­neal. Si la fun­ción es abs­traer­se o eva­dir­se es­cu­chan­do, es­ta se cum­ple muy bien (y más en di­rec­to), aun­que creo que al­go más de va­rie­dad rít­mi­ca en los riffs y me­lo­días no ven­dría na­da mal. Igual­men­te, Sy­be­ria de­mos­tra­ron ser un gru­po con mu­chas ta­blas y de­ja­ron a la au­dien­cia con ga­nas de más, in­clu­so a los que no les co­no­cían. Es­pe­ro que si­gáis cre­cien­do y lle­gan­do ca­da vez a más gen­te.

A las 21:45, co­men­zó a so­nar la in­tro­duc­ción que da­ría pie a la ac­tua­ción de Jar­dín de la Croix, co­mo ya he­mos di­cho, pre­sen­tan­do su nue­vo ál­bum Cir­ca­dia. Los 4 miem­bros sa­lie­ron al es­ce­na­rio con ca­ra de con­cen­tra­ción y una me­dia son­ri­sa. Em­pe­za­ron con Flo­wers and ca­rrion don­de los gui­ta­rris­tas ya em­pe­za­ron a ha­cer ga­la de su téc­ni­ca de tap­ping, pre­sen­te en gran par­te de su dis­co­gra­fía. La aña­di­du­ra de los te­cla­dos y el he­cho de que es­tos no sean pin­cha­dos, si no que uno de los gui­ta­rris­tas los to­que en di­rec­to, le da aún más va­lor a su ac­tua­ción. Con­ti­nua­ron con Topsys’s re­ven­ge y con, pa­ra mí la me­jor de la no­che, Se­ven­teen years to hatch an in­va­sion, an­tes de la cual uno de los miem­bros da gra­cias a to­dos por es­tar allí esa no­che y ex­pre­sa que pa­ra ellos esa ex­pe­rien­cia es “un sue­ño he­cho reali­dad”. Lle­ga­dos a es­te mo­men­to quie­ro ha­cer una men­ción es­pe­cial al ba­te­ría de la ban­da. Is­rael Arias es to­do un ta­len­to tras las ba­que­tas. Ade­más de lo com­ple­jas que son, sus par­tes de ba­te­ría otor­gan una gran va­rie­dad a los riffs y me­lo­días de las can­cio­nes, con­vir­tien­do un pe­dal de cor­cheas so­bre una ba­se ar­mó­ni­ca cam­bian­te en al­go mu­cho más rico e in­tere­san­te de oír. La no­che con­ti­nuó con Re­ver­sion, al­go más sua­ve co­mo des­can­so pa­ra to­da la tra­lla an­te­rior, y Man ma­de light­ning, con la que el pú­bli­co se ani­mó aún más y ca­da vez más ca­be­zas se unie­ron al head­ban­ging. A es­tas les si­guió Blacks­nout Seas­nail, la úni­ca que pa­re­ce no lle­var afi­na­ción en drop D del setlist y tam­bién la úni­ca que to­ca­ron de su pri­mer dis­co Ocean Cos­mo­nauts. Can­sa­dos pe­ro con­ten­tos, los mú­si­cos de la ban­da se­ca­ron el su­dor de sus ins­tru­men­tos y de ellos mis­mos y fi­na­li­za­ron con dos te­mas más de su nue­vo dis­co: Green ar­chi­tect, en la que pu­di­mos oír unos vio­li­nes pin­cha­dos y se ha­ce ga­la de una es­tu­pen­da or­ques­ta­ción entre las gui­ta­rras y el ba­jo e In­ter­ma­reals, con la que ce­rra­ron el con­cier­to. No obs­tan­te, no qui­sie­ron ter­mi­nar la no­che sin ha­cer ca­so al pú­bli­co que les in­sis­tía pa­ra que vol­vie­ran y to­ca­ran un te­ma más y se subie­ron de nue­vo al es­ce­na­rio pa­ra in­ter­pre­tar la fa­vo­ri­ta de mu­chos fans: Co­lo­ra­do springs, que cul­mi­nó con uno de los gui­ta­rris­tas to­can­do subido en­ci­ma del am­pli y ti­rán­do­se por el sue­lo jun­to a sus com­pa­ñe­ros.

Se cum­plen así 10 años de tra­yec­to­ria de un gru­po que pa­re­ce dis­pues­to a co­mer­se el mun­do y da la im­pre­sión de que sien­te una in­ne­ga­ble pa­sión por lo que ha­ce (no fal­tó una tar­ta de cum­plea­ños en el es­ce­na­rio con un “10” por ve­la pa­ra con­me­mo­rar di­cha oca­sión). Sy­be­ria, Toun­dra y Jar­dín de la Croix entre otros en­ca­be­zan una ge­ne­ra­ción de mú­si­ca ins­tru­men­tal que ca­da vez es­tá lle­gan­do a más gen­te. Y a pe­sar de que con­se­guir que un gru­po sin can­tan­te atrai­ga a mu­chos no es na­da fá­cil, pa­re­ce que ellos po­co a po­co lo es­tán lo­gran­do. A por to­das y mu­cha suer­te en el ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.