To­do un ejem­plo

Skunk Anansie + The Pearl Hearts

Metal Hammer - - Atrapados - TEXTO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRAGADO

SA­LA RIVIERA - MA­DRID

La no­che se pre­sen­ta­ba in­tere­san­te con la vi­si­ta de SKUNK ANANSIE a la ca­pi­tal. La for­ma­ción bri­tá­ni­ca vi­ve un gran mo­men­to des­de su re­torno y si­guen de­mos­trán­do­lo en ca­da dis­co y en ca­da gi­ra. En es­ta oca­sión la ban­da ve­nía pre­sen­tan­do su nue­vo tra­ba­jo “Anarchy­tec­tu­re” y nos ha­bían ci­ta­do en la sa­la Riviera.

Pe­ro an­tes de dis­fru­tar de Skin, Cass y com­pa­ñía era el turno pa­ra THE PEARL HEARTS, un par­ti­cu­lar dúo de ba­te­ría y gui­ta­rra que, sien­do com­ple­ta­men­te sin­ce­ro, no me gus­tó na­da so­bre el es­ce­na­rio. Las vi fal­tas de pi­car­día, fal­tas de ta­blas y con un so­ni­do que no me trans­mi­tía na­da bueno. No ten­go mu­chas co­sas bue­nas que de­cir de es­ta for­ma­ción, así que no di­ré mu­cho más. So­lo con­fiar en que se tra­ta­se de una ma­la no­che y que el dúo pue­da de­mos­trar me­jo­res ap­ti­tu­des en el res­to de fe­chas.

La sa­li­da de SKUNK ANANSIE al es­ce­na­rio fue una ver­da­de­ra go­za­da. No so­lo con­ta­ron con un ex­ce­len­te jue­go de lu­ces y un so­ni­do real­men­te bueno, sino que Skin sal­tó a las ta­blas co­mo un ver­da­de­ro tor­be­llino. Y lo di­go a fal­ta de en­con­trar pa­la­bras me­jo­res, por­que lo que la vo­ca­lis­ta hi­zo so­bre el es­ce­na­rio de la Riviera esa no­che fue una LEC­CIÓN de có­mo de­be com­por­tar­se un front­man (front­wo­man en es­te ca­so). Des­de el co­mien­zo con “And He­re I Stand”, “In­te­llec­tua­li­se My Black­ness” y “Be­cau­se Of You” (fan­tás­ti­ca in­ter­pre­ta­ción de uno de mis te­mas fa­vo­ri­tos de su ca­tá­lo­go) o sal­tan­do por pri­me­ra vez al pú­bli­co con “I Can Dream”, Skin de­mos­tró que no so­lo tie­ne una voz pri­vi­le­gia­da, sino que sa­be co­mo me­ter­se al pú­bli­co el bol­si­llo de prin­ci­pio a fin.

“My Lo­ve Will Fall”, “Twis­ted (Every­day Hurts)” o el sin­gle de su ál­bum “Won­der­lus­tre”, la pe­ga­di­za “My Ugly Boy”, se en­car­ga­ron de ha­cer avan­zar un show en el que ca­da vez des­cu­bría­mos nue­vos ma­ti­ces de la ban­da, con una Skin desata­da, un Cass ra­dian­te de per­so­na­li­dad y una te­clis­ta/co­ris­ta enér­gi­ca que acom­pa­ñó a la ban­da en to­do mo­men­to, des­de el rin­cón del te­cla­do o to­man­do po­si­ción en el cen­tro del es­ce­na­rio jun­to a Skin cuan­do la si­tua­ción lo per­mi­tía o re­que­ría.

A pe­sar de que la ban­da ha que­ri­do ex­pe­ri­men­tar al­go más en su nue­vo dis­co, ju­gan­do con más ba­ses elec­tró­ni­cas y otros es­ti­los, son muy cons­cien­tes de lo que quie­re es­cu­char su pú­bli­co y de lo que es­pe­ran de ellos so­bre el es­ce­na­rio. La gui­ta­rra de Ace no de­ja­ba de pro­du­cir riffs y así fue­ron su­ce­dién­do­se te­mas co­mo “Weak”, con

Skin em­pu­ñan­do la acús­ti­ca, “He­do­nism (Just Be­cau­se You Feel Good)” o la re­cien­te “Vic­tim” (po­si­ble­men­te el te­ma que más me gus­ta de su úl­ti­mo dis­co).

Con “Lo­ve So­meo­ne El­se” la ban­da con­si­guió de­jar al pú­bli­co bo­quia­bier­to. A pe­sar de tra­tar­se de un te­ma con un com­po­nen­te elec­tró­ni­co muy mar­ca­do, la ban­da lle­vó a ca­bo una pre­sen­ta­ción ex­pec­ta­cu­lar, con una pa­red de lá­ser de la­do a la­do del es­ce­na­rio y un de­rro­che de ener­gía que con­tri­bu­yó a con­ver­tir es­te te­ma en una ver­da­de­ra fies­ta pa­ra to­dos los asis­ten­tes. El con­cier­to ya ha­bía si­do to­da una ce­le­bra­ción y una de­mos­tra­ción de lo que la ban­da es ca­paz de ofre­cer, pe­ro aún nos que­da­ban mu­chos gran­des mo­men­tos en el setlist, con te­mas co­mo “I Be­lie­ved in You”, “That Sin­king Fee­ling” o mi fa­vo­ri­ta per­so­nal “God Lo­ves Only You”, to­do un lu­ja­zo en di­rec­to.

Se acer­ca­ba el mo­men­to de pen­sar en el fi­nal y pa­ra pre­pa­rar­nos an­tes de los bi­ses la ban­da nos ofre­ció “We Don’t Need Who You Think You Are” (de las in­ter­pre­ta­cio­nes más enér­gi­cas de la no­che, con Skin y Ace ple­tó­ri­cos), “Yes It’s Fuc­king Po­li­ti­cal” y una ex­cep­cio­nal “Little Baby Swas­tik­ka” en la que Skin vol­vió a lan­zar­se al pú­bli­co, in­ter­pre­tó par­te de la can­ción so­bre la ba­rra cen­tral y vol­vió a de­jar­se lle­var has­ta el es­ce­na­rio.

Se­gui­da­men­te la ban­da nos ofre­ció dos tan­das de bi­ses pa­ra las que se ha­bían guar­da­do al­gu­nos ases en la man­ga, con te­mas co­mo “The Skank Heads (Get Off Me)”, una in­tere­san­te y bien re­ci­bi­da “Tracy’s Law”, po­co ha­bi­tual en sus setlist, o el clá­si­co “Char­lie Big Po­ta­to”, que re­ci­bió una ova­ción uná­ni­me. Se­gun­da vuel­ta al es­ce­na­rio, dos te­mas ex­tra y fi­nal con “You’ll Fo­llow Me Down”. Sen­ci­lla­men­te so­bre­sa­lien­te, uno de los me­jo­re shows que he po­di­do ver re­cien­te­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.