REVENDIENDO SUEÑOS

Metal Hammer - - Contenido 352 - Au­tor: Ja­vier Ca­ro. Si te gus­ta el rock, sí­gue­me en mi pro­gra­ma de ra­dio.

Año 2004, Pla­za de To­ros de Va­len­cia. De­bían ser las 15 ho­ras, y el sol que caía era de jus­ti­cia, un man­to de ca­mi­se­tas ne­gras, gre­ñas y cer­ve­za era lo que me en­vol­vía. Es­ta­ba en la puer­ta prin­ci­pal, no re­cuer­do el gru­po que es­ta­ba to­can­do en ese mo­men­to en el Me­tal­ma­nía, pe­ro so­na­ba atro­na­dor. De pron­to, un ti­po gor­do, con un mos­ta­cho tu­pi­do y ga­fas de sol col­ga­das en el bol­si­llo de la ca­mi­sa, me in­ter­pe­ló, no pa­re­cía a sim­ple vis­ta el tí­pi­co asis­ten­te a es­tos fes­ti­va­les, su pan­ta­lón de lino, su pu­ro y su ri­dícu­lo pei­na­do (que in­ten­ta­ba, sin suer­te, ta­par una cal­va in­ci­pien­te), le de­la­ta­ba. ¿Quie­res una en­tra­da, cha­val?, me es­pe­tó a bo­ca­ja­rro. Du­dé, no te­nía en­tra­da y el fes­ti­val ya ha­bía co­men­za­do, me la ofre­ció al mis­mo pre­cio, pe­ro no se las com­pré, lo veía abu­si­vo. ¿Su­pon­go que pa­ra la co­rri­da de to­ros del mes que vie­ne no que­rrás, no?, me vol­vió a in­qui­rir el hom­bre. Aquel se­ñor era un re­ven­ta, un ti­po que re­ven­día por al­go más de di­ne­ro, en­tra­das de to­ros o de lo que fue­ra pa­ra vi­vir. Creo que al fi­nal se las tu­vo que co­mer, allí to­do el mun­do te­nía su en­tra­da, pe­ro ahí es­ta­ba yo, con la du­da, me da­ba igual si aque­llo es­ta­ba bien o mal, en reali­dad só­lo pen­sa­ba en el pre­cio y por eso no las com­pré. La re­ven­ta siem­pre ha exis­ti­do. Siem­pre ha ha­bi­do al­gún ti­po que ha pa­sa­do la no­che en ve­la fren­te a una ta­qui­lla o que tie­ne al­gún con­tac­to que se las fa­ci­li­ta y lue­go se re­par­ten el bo­tín. No es di­fí­cil ad­ver­tir su pre­sen­cia, pues se mue­ve entre la ma­sa com­pro­ban­do quién lle­va en­tra­da y quién no.

Con el pro­gre­so, el me­ca­nis­mo ha avan­za­do, se ha so­fis­ti­ca­do un po­co más. Se pue­den ven­der por al­gu­nas pá­gi­nas bo­lí­gra­fos por can­ti­da­des desor­bi­ta­das, y de re­ga­lo una en­tra­da

pa­ra Ramms­tein o Ma­don­na. Ya sa­be­mos que la pi­lle­ría in­ven­ta mil for­mas pa­ra elu­dir la ley. Aho­ra com­pra­mos nues­tras en­tra­das por In­ter­net, lo ha­ce­mos de for­ma rá­pi­da, sen­ci­lla, sin pa­sar frío o ca­lor de­lan­te de una co­la de in­di­vi­duos que no co­no­ce­mos, pe­ro aun así siem­pre hay que dar­se pri­sa, es­tar al tan­to, no va­ya a ser que cuan­do ha­brán la ven­ta, aque­llo se co­lap­se y se las lle­ven cua­tro “es­pa­bi­laos”. Los fans se lo ca­lla­ban, lo co­men­ta­ban entre ellos, pe­ro en nin­gún ca­so con­tem­pla­ban la idea de que tam­bién en esas webs de ven­ta de en­tra­das, es­ta­ba la pí­ca­ra fi­gu­ra del ilus­tre re­ven­ta. El ca­so del con­cier­to de Bru­ce Springs­teen mar­ca el pun­to de in­fle­xión en es­te asun­to (al me­nos por el mo­men­to). Doc­tor Mu­sic, la pro­mo­to­ra del bo­lo, se que­re­lló con­tra las webs del mer­ca­do se­cun­da­rio. Ese mer­ca­do que com­pra las en­tra­das an­tes que na­die, y las re­ven­de a pre­cios in­fla­dos. Lo más san­gran­te de la si­tua­ción, es que el Ita­lia un re­por­ta­je de te­le­vi­sión ha des­en­mas­ca­ra­do una prác­ti­ca ile­gal e in­mo­ral. En el pro­gra­ma “Le Ie­ne” (den­tro del gru­po Me­dia­set) el res­pon­sa­ble de Li­ve Na­tion Ita­lia, Ro­ber­to de Lu­ca, re­co­no­cía que su em­pre­sa des­vía en­tra­das al mer­ca­do se­cun­da­rio. La pro­mo­to­ra co­lo­ca­ba las en­tra­das a cam­bio de que­dar­se ellos con el 90% del re­car­go. Ima­gi­nad, con­cier­to de una su­per­ban­da, una de esas que se re­con­ci­lian y re­gre­san co­mo quin­tae­sen­cia de una épo­ca, mi­les de fans con ga­nas de ver­los, ya sea por la nos­tal­gia de la ju­ven­tud pa­sa­da, por no ha­ber asis­ti­do nun­ca a un bo­lo de ellos o por que­rer ir a un even­to his­tó­ri­co y ha­cer­se sel­fies. Jún­ta­lo en la ecua­ción con la des­ver­güen­za de las webs que se apro­ve­chan y re­ven­den las en­tra­das mu­cho más ca­ras, y tie­nes un ne­go­cio se­gu­ro, eco­nó­mi­ca­men­te su­cu­len­to y una ex­cu­sa, que va­le pa­ra mu­chas co­sas en la vi­da, sen­ci­lla: “es lo que hay”. Ya sa­bes que­ri­do fan, si quie­res pre­sen­ciar co­mo to­can tal o cual gru­po, pa­sa por ca­ja, pe­ro me­jor, por la ca­ja más ca­ra y ex­clu­si­va.

Aho­ra pien­sa en una re­pro­gra­fía, cien­tos de alum­nos com­pran­do apun­tes, y de re­pen­te, no que­da pa­pel o tin­ta en las má­qui­nas. Te co­men­tan que va­yas a otra don­de tie­nen los mis­mo apun­tes, pe­ro al lle­gar te di­cen que es 30 ve­ces más ca­ro. ¿Pa­sa­rías por el aro por apro­bar?, ¿te pon­drías he­cho un ba­si­lis­co?, o sen­ci­lla­men­te, ¿no lo com­pra­rías? Lo re­co­noz­co, es una ana­lo­gía im­po­si­ble, pe­ro la si­tua­ción es la mis­ma: in­de­fen­sión, bui­tres y unas nor­mas de mer­ca­do per­ju­di­cia­les pa­ra el com­pra­dor/con­su­mi­dor. Las webs que dis­pen­san en­tra­das se es­cu­dan en la im­po­si­bi­li­dad de con­ten­tar a to­do el mun­do, un axio­ma que en és­te ca­so que­da co­mo ri­dícu­lo, ya que no con­sis­te en com­pla­cer o con­ten­tar a to­do el mun­do, sino es ce­ñir­se a la le­ga­li­dad y a un có­di­go mo­ral, don­de lo prin­ci­pal sea rea­li­zar un buen ser­vi­cio. Si en un cam­po de fút­bol ca­ben 30.000 per­so­nas, evi­den­te­men­te no pue­den ca­ber más, pe­ro es ofen­si­vo que al fi­nal no sea el fan más cons­tan­te, el que ha es­ta­do des­pier­to to­da la no­che o lle­va ho­ras sin qui­tar la mi­ra­da del mo­ni­tor, el que no lo­gré su ob­je­ti­vo, y que si quie­re las en­tra­das ten­ga que pa­gar un por­cen­ta­je muy su­pe­rior, bá­si­ca­men­te por na­da. Por des­con­ta­do, re­ven­der una en­tra­da no siem­pre es­tá mal, qui­zás si al­guien no pue­de asis­tir a un con­cier­to, es me­jor que la in­ten­te ven­der a su mis­mo pre­cio, pe­ro aun ele­ván­do­lo un po­co, po­de­mos en­ten­der que a esa per­so­na le cos­tó ha­cer­se con ella, nos po­ne­mos en su lu­gar, así que es plau­si­ble que nos pi­da al­go más, pe­ro sin lle­gar a re­va­lo­ri­zar la en­tra­da de mo­do fan­ta­sio­so.

Las em­pre­sas que jue­gan con los sueños de las per­so­nas al fi­nal des­apa­re­cen por­que sus com­pra­do­res se dan cuen­ta del en­ga­ño y re­cu­rren a otras, el mer­ca­do es cam­bian­te, y aho­ra más que nun­ca una ma­la pra­xis, o di­rec­ta­men­te una es­ta­fa, se pa­ga ca­ro. ¿Que se­rían esas em­pre­sas que fac­tu­ran mi­llo­nes y ha­cen ne­go­cios con gran­des pro­mo­to­ras, sin la mí­ni­ma par­ti­ci­pa­ción de los fans y sin su di­ne­ro?. Es­to no lo mue­ven em­pre­sas, lo mue­ven per­so­nas que son aman­tes de la mú­si­ca, afi­cio­na­dos a una ban­da o un ar­tis­ta, sin ellos, sin ese eje fun­da­men­tal, sen­ci­lla­men­te no ha­bría mer­ca­do, no ha­bría na­da. No es una idea in­te­li­gen­te, a ni­vel em­pre­sa­rial, in­dig­nar a tu fuen­te úl­ti­ma de in­gre­sos y en­ci­ma reír­te de ellos. Ha­ce tiem­po que la fi­gu­ra del re­ven­ta que olía a su­dor, ta­ba­co y co­lo­nia ba­ra­ta, se ha di­lui­do, ape­nas tie­nen ca­bi­da en és­te nue­vo mun­do don­de to­do pa­sa por In­ter­net, don­de to­do pa­re­ce muy “le­gal” (aun­que nos ro­ben del mis­mo mo­do) y don­de la in­me­dia­tez ha sus­ti­tui­do a las no­ches a la in­tem­pe­rie con el sa­co, es­pe­ran­do es­cu­char co­mo se abría la per­sia­na de la ta­qui­lla y sa­li­van­do por ver qué di­se­ño ten­dría la en­tra­da de ta­lo­na­rio. Eso pa­sa en los gran­des con­cier­to, en los even­to ma­si­vos, lle­nos de gen­te de to­do pe­la­je, esos que a ve­ces son mo­da, pe­ro en los pe­que­ñi­tos: el bo­lo de una ban­da que co­mien­za, de un fes­ti­val más fa­mi­liar o de un gru­po un­der­ground, no su­ce­de. Ahí es to­do más na­tu­ral, me­nos ar­ti­fi­cial y frío. Qui­zás al­guno no se acuer­de, pe­ro en los con­cier­tos o en los fes­ti­va­les pe­que­ños (de ta­ma­ño, no de ca­li­dad) el ta­lo­na­rio de en­tra­das si­gue man­dan­do, y su di­se­ño si­gue sien­do im­por­tan­te. O, ¿aca­so es más bo­ni­to guar­dar un fo­lio en blan­co y ne­gro con tu número de en­tra­da, que uno con la por­ta­da del dis­co o el lo­go de la ban­da?, no hay co­lor en ese ti­po de de­ta­lles que enamo­ran al fan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.