ENTRE BASTIDORES

Metal Hammer - - Contenido 352 - PEP BO­NET FOTÓGRAFO Y CINEASTA PROFESIONAL RÖAD­KILL

PEP BO­NET es fotógrafo y cineasta, sus pro­yec­tos si­guen com­ple­tan­do su cua­dra­tu­ra del círcu­lo par­ti­cu­lar. Sin sa­ber­lo con­si­guió cum­plir la teo­ría de los seis pa­sos con Lemmy Kil­mis­ter: pa­só de te­ner col­ga­do un poster su­yo en su ha­bi­ta­ción a ser uno de sus ami­gos per­so­na­les. Ma­llor­quín, tro­ta­mun­dos, ex wind sur­fis­ta y fotógrafo profesional. En es­ta en­tre­vis­ta nos cuen­ta su vi­da, sus ex­pe­rien­cias y su re­la­ción con Lemmy y los Mo­tör­head

Si­túe­nos don­de arran­ca tu his­to­ria

El prin­ci­pio lo si­tua­ré cuan­do fuí Wind-sur­fis­ta profesional en Ha­wái, en­ton­ces fue cuan­do re­ci­bí una car­ta del ejér­ci­to es­pa­ñol pa­ra sal­var la pa­tria, me to­co ha­cer la “mi­li”, ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio y ló­gi­ca­men­te por mi ma­ne­ra de pen­sar me de­cla­ré ob­je­tor de con­cien­cia, per­dí to­dos mis spon­sors co­mo wind-sur­fis­ta y op­te por ir a Ams­ter­dam a fu­mar ca­nu­tos con unos co­le­gas. De­ci­dí que­dar­me en Ams­ter­dam y vi­vir allí. Un día en una ex­po­si­ción fo­to­grá­fi­ca des­cu­brí a Ed Van Der Els­ken y que­de fas­ci­na­do, ilu­mi­na­do, me di­je: “quie­ro se­guir via­jan­do y des­cu­brir mun­do, quie­ro prac­ti­car fo­to­gra­fía”, ac­to se­gui­do me com­pré una cá­ma­ra, hi­ce un cur­si­llo de fo­to­gra­fía de una se­ma­na y apren­dí a ope­rar con la cá­ma­ra. Des­pués hi­ce un cur­si­llo de un día de re­ve­la­do de ne­ga­ti­vo y me lar­gue a Sie­rra Leo­na a ha­cer fo­tos. Es­to era el 2002.

De ver­dad que he fli­pa­do mu­cho vi­sio­nan­do tu tra­ba­jo, he vis­to ca­si to­dos tus films, “Fel de la Te­rra” (Hiel de la tie­rra) me en­can­tó por la pro­xi­mi­dad…

“Fel de la te­rra” lo es­toy aca­ban­do jus­ta­men­te aho­ra, es un lar­go­me­tra­je que lo es­tá pro­du­cien­do Agus­tí Vi­lla­ron­ga (re­co­no­ci­do cineasta ga­na­dor de tres go­yas por “Pa ne­gre” (Pan Ne­gro) y uno por “Moon Child”) “Fel de la Te­rra” es muy ín­ti­mo, aho­ra ya hay mu­chos más per­so­na­jes pa­ra com­ple­tar la his­to­ria. Evi­den­te­men­te que tra­ba­jar con él es un pla­cer y me sien­to muy sa­tis­fe­cho por ello. Un ví­deo de Mo­tör­head es un día de ro­da­je, pe­ro aquí hay un tra­ba­jo de años de­trás.

En cam­bio tus otros do­cu­men­ta­les son di­rec­ta­men­te un pu­ñe­ta­zo de reali­dad en to­da la ca­ra ¿Cuán­do los mues­tras que sen­sa­ción te que­da?

Sim­ple­men­te creo que a la gen­te le im­por­ta una mier­da lo que pa­sa en ge­ne­ral, la gen­te lo que quie­re es en­tre­te­ni­mien­to, te lo di­go por­que yo he he­cho 20 años de fo­to­pe­rio­dis­mo do­cu­men­tan­do y real­men­te lo úni­co que ven­de es el rock n roll. Aho­ra pre­ci­sa­men­te es­toy tra­ba­jan­do en un do­cu­men­tal so­bre la mor­ta­li­dad in­fan­til en el Chad, so­bre los dia­rios de un pe­dia­tra que jus­ta­men­te es el pe­dia­tra de mi hi­jo, es muy ca­ñe­ro y por otro la­do es­toy fi­na­li­zan­do otro so­bre trá­fi­co de per­so­nas.

A ve­ces me pre­gun­to ¿va­le la pe­na ir a So­ma­lia a co­mer­me más ma­rro­nes pa­ra que lue­go la gen­te pa­se de to­do? Y to­do es­to se re­su­me en que la so­cie­dad de aquí no tie­ne nin­gún in­te­rés por lo que pa­sa allí fue­ra, bueno rec­ti­fi­co, a ve­ces si las fo­to­gra­fías son bue­nas y le im­pac­tan lo co­men­tan y re­fle­xio­nan un po­co.

Pe­ro in­clu­so a ve­ces te cri­ti­can por lo que has he­cho, por mos­trar ni­ños muer­tos o si­tua­cio­nes ab­so­lu­ta­men­te caó­ti­cas pe­ro reales, en­ton­ces has de gi­rar la pe­lo­ta y pre­gun­tar­les “Aho­ra que ha­béis vis­to las imá­ge­nes y por lo que veo os han im­pac­ta­do ¿Qué ha­ríais vo­so­tros pa­ra cam­biar es­ta si­tua­ción?” Y les di­go, yo por lo me­nos to­mo mi ries­go pa­ra mos­trar­lo a to­dos vo­so­tros pa­ra que reac­cio­ne­mos y ha­ga­mos al­go al res­pec­to. Des­pués es­tá el apar­ta­do me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que la gran ma­yo­ría por no de­cir to­dos, son pa­té­ti­cos y que ape­nas tie­nen in­te­rés por mos­trar es­ta reali­dad, pe­ro ojo no son los úni­cos, tam­bién es la po­ca res­pon­sa­bi­li­dad que ad­quie­re la gen­te de a pie, que en ge­ne­ral no les im­por­ta

¿Vas so­lo o con pe­rio­dis­tas?

Siem­pre via­jé so­lo, hu­bo un par de ex­cep­cio­nes con pe­rio­dis­tas, pe­ro no me gus­tó por­que siem­pre no­to que de al­gu­na ma­ne­ra des­es­ta­bi­li­zan mi vi­sión y me ha­cen ir más len­to, yo cuan­do tra­ba­jo no ten­go fi­nal.

Por ejem­plo, yo he es­ta­do do­cu­men­tan­do du­ran­te 13 años SIDA al mun­do y un año en el día in­ter­na­cio­nal del SIDA

el dia­rio El País me com­pró un re­por­ta­je y lo es­cri­bió John Car­ling y de re­pen­te pa­só a ser el gran re­por­ta­je de John Car­ling y Pep Bo­net ya no pin­ta­ba na­da, cuan­do real­men­te el que es­tu­vo allí fui yo. La his­to­ria era mía y co­mo siem­pre aca­bó sien­do el pro­ta­go­nis­ta, el edi­tor y el re­dac­tor y el es­cri­tor, to­do eso des­pués de es­tar tra­ba­jan­do a lar­go ter­mino so­bre el te­rreno, ha­go las fo­tos y me voy. Ten­go una ma­ne­ra muy di­fe­ren­te de tra­ba­jar pri­me­ro por­que me con­si­de­ro un mal pe­rio­dis­ta, por­que nun­ca ha­go bús­que­da de las his­to­rias, voy a los si­tios y allí dis­pa­ro la reali­dad, lo que vivo sin más, no voy con ideas pre­con­ce­bi­das.

Es­tar tan­to tiem­po co­mo se lle­va

Aquí el pro­ble­ma ra­di­ca en que la gen­te si­gue los cri­te­rios de otros ar­tis­tas y eso es una gran des­gra­cia des­de mi pun­to de vis­ta. ¿Por qué? Pues una bús­que­da en goo­gle ya es una re­fe­ren­cia erró­nea por­que es­tas fi­ján­do­te en el tra­ba­jo de otros, el goo­gle o cual­quier bus­ca­dor de In­ter­net es­tá muy bien pa­ra ver si llue­ve o no pe­ro po­ca co­sa más, to­do lo de­más ya son opi­nio­nes, por tan­to el buen fo­to­pe­rio­dis­mo se ha­ce in si­tu y des­cu­brien­do real­men­te qué es lo que hay y pa­ra eso ne­ce­si­tas tiem­po, vi­vir­lo e in­te­grar­te en esa reali­dad, en esa his­to­ria, yo soy una per­so­na que apar­te siem­pre me ha gus­ta­do mu­cho la sub­je­ti­vi­dad de la fo­to­gra­fía y a mí ya no me in­tere­sa so­lo la ver­dad, sino el pun­to de vis­ta y que a tra­vés de mi ob­se­sión y mi pun­to de vis­ta pue­da crear una his­to­ria que sea lo su­fi­cien­te­men­te in­tere­san­te pa­ra que el pú­bli­co se pue­da ti­rar de ca­be­za y en­ten­der una reali­dad que no co­no­cías, en de­fi­ni­ti­va, me in­tere­sa más la poe­sía que los he­chos.

Jus­ta­men­te el otro día en un pro­gra­ma de ra­dio hu­bo la pre­sen­ta­ción del li­bro “La gue­rra es una pis­ci­na” del pe­rio­dis­ta Plà­cid Gar­cia-Pla­nas con fo­tos de Gui­ller­mo Cer­ve­ra, fotógrafo de gue­rra y de­cía que “un ca­dá­ver es un es­pe­jo don­de te ves tu re­fle­ja­do”, ha­bla­ba de la hi­po­cre­sía de nues­tra so­cie­dad aco­mo­da­da.

Pues si, es así, es­to di­fí­cil­men­te cam­bia­rá.

Pe­ro vol­vien­do al fo­to­pe­rio­dis­mo que prac­ti­cas ¿qué te mue­ve pa­ra ir allí?

Cu­rio­si­dad pri­me­ro y des­pués que soy una per­so­na bas­tan­te ob­se­si­va, que cuan­do al­go me pi­ca o me atrae sim­ple­men­te no hay fron­te­ras, mis re­fe­ren­cias fo­to­grá­fi­cas eran los re­por­ta­jes de gue­rras y sé que me pre­gun­ta­ras “¿Có­mo pue­de ser que ten­ga es­ta in­quie­tud?” pues es muy sen­ci­llo: me fas­ci­na­ba es­tar allí.

Pa­ra ti el blan­co y ne­gro es más im­por­tan­te que el co­lor.

AH!! No, sim­ple­men­te se sim­pli­fi­ca bas­tan­te, por ejem­plo úl­ti­ma­men­te en ci­ne uti­li­zo y me en­can­ta uti­li­zar el co­lor por­que ten­go más con­trol, an­tes pa­ra via­jar a Áfri­ca lle­va­ba dia­po­si­ti­vas y los via­jes mu­chas ve­ces eran de tres me­ses, uno en Ke­nia otro en So­ma­lia y otro en Dar­fur y la pe­lí­cu­la en blan­co y ne­gro se guar­da­ba me­jor, aun­que se ne­ce­si­ta­ba guar­dar en ne­ve­ra pa­ra que no se de­te­rio­ra­se, pe­ro aho­ra con el di­gi­tal me gus­ta mu­cho dis­pa­rar co­lor, el blan­co y ne­gro era una cues­tión lo­gís­ti­ca.

Vi­ves en Ma­llor­ca de nue­vo y veo que has uti­li­za­do mu­cho los es­ce­na­rios que te ofre­ce Pal­ma pa­ra gra­bar al­gu­nos de tus tra­ba­jos.

Si, soy de aquí, pe­ro la reali­dad es que gran par­te de mi vi­da la he vi­vi­do fue­ra del país, de he­cho me es­ta­ble­cí de nue­vo en Pal­ma ha­ce unos 9 años, pe­ro bueno, la agen­cia y to­do lo que ha­go ge­ne­ral­men­te siem­pre es fue­ra de aquí, de he­cho tra­ba­jos rea­li­za­dos aquí han si­do po­cos, el men­cio­na­do “Fel de La Te­rra”y el ví­deo de Mo­tör­head si los hi­ce aquí y es por­que hay muy bue­nas lo­ca­li­za­cio­nes y es muy fá­cil ro­dar aquí por te­ma de lo­gís­ti­ca, tam­bién es cier­to que aho­ra con mi hi­jo de cin­co años pues me he es­ta­ble­ci­do aquí, aun­que el tra­ba­jo co­mo te di­je es to­do fue­ra.

LEMMY – MÖTORHEAD – RÖAD­KILL Bueno me que­dó cla­ro que el tra­ba­jo en Áfri­ca era en blan­co y ne­gro por cues­tión de lo­gís­ti­ca y que ac­tual­men­te tra­ba­jas muy a gus­to en co­lor, en­ton­ces por­que el tra­ba­jo so­bre los Mo­tör­head, Röad­kill es en blan­co y ne­gro.

Bueno tam­bién ten­go en co­lor … (ri­sas)

Hom­bre ya me ima­gino ... (ri­sas)

Te si­tuo, yo ga­né la be­ca Eu­ge­ne Smith en 2005, una be­ca que dan trein­ta mil pe­pi­nos y que dan una ca­da año, fuí el fotógrafo más jo­ven en ga­nar­la, una pa­sa­da, es­tan­do en Nue­va York pa­ra re­co­ger el pre­mio se acer­ca­ron a mí los de la Ro­lling Sto­ne ame­ri­ca­na y me di­je­ron: “Pá­sa­te ma­ña­na por la re­vis­ta y ha­bla­mos” y así fue, me pa­se y me pro­po­nían en­viar­me al Ye­men o co­sas así y yo les es­pe­té:

- ¡Jo­der! ¿Y vo­so­tros sien­do quien sois no me po­déis en­viar a fo­to­gra­fiar a una ban­da de rock?

- Va­le ¿qué ban­da quie­res? -me di­je­ron

- Hom­bre yo quie­ro a Mo­tör­head, soy fan des­de que era ni­ño, pen­sad que en mi cuar­to to­da­vía ten­go un pós­ter en la pa­red de Lemmy…

- Bueno no nos in­tere­sa mu­cho, pe­ro si quie­res ha­re­mos las ges­tio­nes opor­tu­nas con los co­mer­cia­les.

Y así em­pe­zó to­do, al po­co tiem­po re­ci­bí las acre­di­ta­cio­nes de Ro­lling Sto­ne y de re­pen­te les es­ta­ba si­guien­do con mi co­che de al­qui­ler por to­da In­gla­te­rra, eso fue du­ran­te una gi­ra Eu­ro­pea y du­ran­te el pe­ri­plo de su pa­so por In­gla­te­rra, fue du­rí­si­mo ya que un día de ellos em­pe­za­ba a las 3 de la tar­de con las prue­bas de so­ni­do, des­pués ha­cían el con­cier­to y post con­cier­to, una vez aca­ba­ban to­dos ellos tan­to el Crew co­mo la ban­da subían a sus res­pec­ti­vos au­to­bu­ses y ha­cían 500 o 600 km has­ta la si­guien­te ciu­dad de la gi­ra, mien­tras ellos dor­mían o des­can­sa­ban en cam­bio yo los te­nía que se­guir y eso sin dor­mir, ape­nas te­nía tiem­po pa­ra du­char­me en un ho­tel de ca­rre­te­ra y pe­gar una ca­be­za­di­ta pa­ra es­tar el día si­guien­te a las tres de­la tar­de en el próximo con­cier­to , era muy can­sa­do…

Pe­ro la si­tua­ción al fi­nal cam­bió ¿no?

Evi­den­te­men­te que per­ci­bían mi pre­sen­cia, me veían to­dos los días a ca­si to­das ho­ras. En esos días ya ha­bía con­se­gui­do una bue­na re­la­ción con Lemmy, Mik­key Deey, Phil Camp­bell y el Crew, así que unos diez o do­ce días des­pués me vino el ma­na­ger y me di­jo:

-Tío de­ja el co­che en un ae­ro­puer­to, de­vuél­ve­lo y ven­te con no­so­tros que si no te vas a ma­tar.

Co­jo­nu­do, pen­sé “¡jo­der! voy a via­jar en el bus del Crew”, pe­ro no, mi gran sor­pre­sa fue al ir a su­bir al bus, cuan­do me dis­po­nía a su­bir al bus del Crew, vie­ne el ma­na­ger y me di­ce, “no, tú te vie­nes en el bus de la ban­da”, fue in­creí­ble.

Co­mo lo vi­vis­te, co­mo reac­cio­nas­te

¿Ima­gí­na­te! con una in­men­sa fe­li­ci­dad, fi­gú­ra­te los pri­me­ros cin­co o seis días la ma­qui­na ape­nas la uti­li­ce, de­ci­dí que era el mo­men­to de dis­fru­tar­lo in­ten­sa­men­te, me ha­bían da­do esa opor­tu­ni­dad y la vi­ví in­ten­sa­men­te, evi­den­te­men­te que hi­ce fo­tos, pe­ro an­du­ve con pies de plo­mo, pen­sé que era la me­jor op­ción, ló­gi­ca­men­te no que­ría te­ner nin­gún fa­llo y/o pa­re­cer pe­sa­do, un pe­que­ño fa­llo qui­zás hu­bie­ra cau­sa­do una reac­ción de re­cha­zo, y mi gran sue­ño se hu­bie­se que­da­do a me­dias tin­tas y en un fra­ca­so, pe­ro no, em­pe­cé ha­cer bue­nas mi­gas con Lemmy, ha­blá­ba­mos mu­chas ho­ras, me ex­pli­ca­ba co­sas de su vi­da, co­sas que des­co­no­cía, pe­ro no so­lo yo sino la ma­yo­ría de la gen­te o que nun­ca se pu­bli­ca­ron, co­mo una gran anéc­do­ta tan sen­ci­lla de que Lemmy fue roa­die de Ji­mi Hen­drix , sin­ce­ra­men­te sur­gió una bue­na re­la­ción entre él y yo.

Y lle­go el ul­ti­mo día de tu gi­ra par­ti­cu­lar…

Si, al ter­mi­nar la gi­ra en­tre­gué el tra­ba­jo a Ro­lling Sto­ne con mis fo­tos y les en­vié un e-mail de agra­de­ci­mien­to, ellos me con­tes­ta­ron con un sim­ple, “Bru­ta­les, son bru­ta­les”, ac­to se­gui­do en­via­ron al me­jor pe­rio­dis­ta que te­nían (Mar­cos Bi­ne­lli) pa­ra en­tre­vis­tar a Lemmy he hi­cie­ron un re­por­ta­je que ti­tu­la­ron, “Lemmy Kil­mis­ter “El Vam­pi­ro de Sun­set Strip””. Pa­ra que te ha­gas una idea cuan­do Mo­tör­head sa­ca­ba un dis­co la Ro­lling Sto­ne ame­ri­ca­na sim­ple­men­te les sa­ca­ban una bre­ve re­se­ña co­men­tan­do el nue­vo dis­co y ahí se aca­ba­ba to­do. De re­pen­te a cau­sa de es­te re­por­ta­je fo­to­grá­fi­co y es­ta en­tre­vis­ta le die­ron 8 pá­gi­nas. A con­se­cuen­cia de esa pu­bli­ca­ción to­das las Ro­lling Sto­ne del mun­do me com­pra­ron las fo­tos, ga­né una pas­ta y Lemmy por su par­te fli­pó un mon­tón y me di­jo: “En tan­tos años que lle­vo en es­to y es­tos nun­ca me ha­bían pu­bli­ca­do ni una pá­gi­na y aho­ra 8 ¡fan­tás­ti­co!”.

Es­tá cla­ro que a par­tir de es­te su­ce­so sur­ge una nue­va re­la­ción ¿no?

Efec­ti­va­men­te, lo pri­me­ro que ve­nía era una gi­ra por Co­lom­bia, Bra­sil y Ar­gen­ti­na y pa­ra in­te­grar­me en el Crew me pu­sie­ron de asis­ten­te de gui­ta­rra de Phil, así de esa ma­ne­ra los pro­mo­to­res me pa­ga­ban to­dos los vue­los y ho­te­les y así siem­pre iba con la ban­da, era cu­rio­so por­que teó­ri­ca­men­te era el asis­ten­te de Phil pe­ro lo úni­co que ha­cía era fo­tos, in­clu­so al­gún pro­mo­tor me lle­go a de­cir “Jo­der tu eres el asis­ten­te de Phil pe­ro te gus­ta mu­cho la fo­to­gra­fía , te ti­ras to­do el ra­to dis­pa­ran­do y asis­tien­do po­co a Phil”-ri­sas-

Röad­kill …el li­bro

Cuan­do ya lle­va­ba tres años con ellos se me ocu­rrió la idea de ha­cer un li­bro de fo­tos de Mo­tör­head, ya que no ha­bía ni un pu­to li­bro de ellos sien­do la ban­da más im­por­tan­te de rock´n´roll, ¿Có­mo pue­de ser? No lo en­ten­día, los más gran­des y no tie­nen ni un pu­to li­bro de fo­tos, no sa­bía si era por­que Lemmy era tan di­fí­cil de con­ven­cer o por­que tal y cual, así que le pro­pu­se a Lemmy de ha­cer­lo, le ex­pli­qué que que­ría ha­cer: un li­bro don­de yo os se­guía por el mun­do. Y él me di­jo: ”NO tu no nos has se­gui­do, tú has via­ja­do con no­so­tros”, jo­der Lemmy co­jo­nu­do -le di­je- al mis­mo tiem­po que le re­que­rí que ne­ce­si­ta­ba un tí­tu­lo, du­ran­te un tiem­po me en­vió to­do ti­po de ani­ma­la­das en for­ma de tí­tu­lo, has­ta que un día me en­vió la pa­la­bra má­gi­ca “Road­kill” yo le aña­dí la dié­re­sis y que­do en “Röad­kill”.

Pri­me­ro hi­ci­mos un li­bro pe­que­ñi­to de ta­pa blan­da pa­ra ven­der­lo co­mo mer­chan­di­sing en los con­cier­tos, que por cier­to sa­lió una ca­gada de li­bro por­que lo im­pri­mie­ron con el cu­lo y mi­ra que mis otros 15 li­bros pu­bli­ca­dos es­tán co­mo de­ben es­tar, pe­ro es­te fue un ca­gadón. Pe­ro bueno, aho­ra te­ne­mos una edi­to­rial ale­ma­na que lo vol­ve­rá a edi­tar e im­pri­mir y con un for­ma­to bas­tan­te gran­de y con más fo­to­gra­fías aña­di­das, su­pon­go que es­te mis­mo año ya es­ta­rá dis­po­ni­ble.

Röad­kill… el ví­deo

De­ci­dí ha­cer el mul­ti­me­dia en un mo­men­to de mi ca­rre­ra don­de yo em­pie­zo a apli­car so­ni­do a mis pro­duc­cio­nes fo­to­grá­fi­cas y por eso de­ci­dí ha­cer un clip con las fo­tos y mos­tra­ré co­sas que la gen­te no se­pa y que no se pue­dan ver en las fo­tos.

Son mu­chas gi­ras, mu­chas ho­ras con ellos…

Si cla­ro, hi­ce mu­chas gi­ras con ellos, al fi­nal me con­ver­tí en par­te de la fa­mi­lia, la fa­mi­lia to­tal, ac­tual­men­te si­go en con­tac­to con to­da la fa­mi­lia del Crew, con los ma­na­gers, con to­dos a raíz de ahí co­mo es ló­gi­co

sur­gie­ron amis­ta­des con in­fi­ni­dad de mú­si­cos etc. Vol­vien­do a las gi­ras con ellos, siem­pre pro­cu­ra­ba ha­cer gi­ras que no ha­bía he­cho: que si tour eu­ro­peo, que si tour ame­ri­cano o sud­ame­ri­cano, lue­go me fui a L.A., don­de Lemmy es­ta­ba pre­pa­ran­do el dis­co “The World Is Yours”. Es­tu­ve en su ca­sa y nos con­tá­ba­mos his­to­rias, fue­ron mo­men­tos muy es­pe­cia­les y muy in­ten­sos, de vez en cuan­do ba­já­ba­mos al “Rain­bow Bar And Grill” a co­mer, be­ber y ver do­cu­men­ta­les o pe­lí­cu­las, tam­bién es­tu­ve pre­sen­te cuan­do le die­ron el pre­mio “Bass Pla­yer Li­fe­ti­me Achie­ve­ment Award”, que le en­tre­go Ro­bert Tru­ji­llo de Me­ta­lli­ca

Que­da cla­ro que Mo­tör­head era co­mo una es­pe­cie de em­pre­sa con tres tra­ba­ja­do­res di­fe­ren­tes y en­ton­ces ¿éon quien con­ge­nia­bas más de ellos?

Con Lemmy y Phil, con Mik­key tam­bién, pe­ro … bueno era el úni­co que no se dro­ga­ba -ri­sas- hom­bre con Phil al prin­ci­pio co­mo es el más pa­ya­so era el más di­ver­ti­do y ade­más me ayu­dó mu­cho a con­ven­cer a Lemmy a que me die­ra más es­pa­cio, aun­que mu­chas ve­ces el que me cen­su­ra­ba real­men­te era yo mis­mo por res­pe­to, por­que de he­cho Lemmy igual se ti­ra­ba 3 ho­ras le­yen­do o ro­llo tra­ga­pe­rras, cuan­do ob­te­nía la fo­to que que­ría que co­ño ha­cia allí si él es­ta­ba le­yen­do, no que­ría ser un pe­sa­do

Pa­sas­te de te­ner­lo en un pós­ter col­ga­do en tu ha­bi­ta­ción a ser uno de sus ami­gos ¿Có­mo era Lemmy?

Era muy es­pe­cial, no sé, la pri­me­ra vez cuan­do lo co­no­cí, pen­sé “lo con­se­guí”, mi sue­ño he­cho reali­dad, pe­ro al ca­bo de me­dia ho­ra em­pe­za­mos a char­lar, que si un wisky que, si tal y me di­je, es­to es guay, no me sen­tí aco­jo­na­do por él, to­do era na­tu­ral, a ve­ces es­tás con gen­te y al ca­bo de un ra­to es­tás pen­san­do en ir­te por­que no lo so­por­tas, pe­ro con él fue to­do flui­do des­de el pri­mer día. Fi­gú­ra­te al prin­ci­pio lo que creía que te­nía plan­tea­do ha­cer era ir fo­to­gra­fian­do a la ban­da, creía que eran tres per­so­nas uni­das, pe­ro no era así, de he­cho eran tres ca­me­ri­nos di­fe­ren­tes con tres hob­bies muy di­fe­ren­tes, con tres es­ti­los de vi­da muy di­fe­ren­tes, en de­fi­ni­ti­va, eran tres per­so­nas muy di­fe­ren­tes, lo que me lle­va­ba a ir sal­tan­do de un per­so­na­je a otro.

Él vi­vía en L. A. pe­ro vol­vía a In­gla­te­rra

La ver­dad es que no te­nía mu­cha re­la­ción con su país na­tal, sí que re­cuer­do que en el pri­mer tour eu­ro­peo que es­tu­ve con ellos, a su pa­so por In­gla­te­rra fue a vi­si­tar a su ma­dre, pe­ro pien­sa que to­do el año es­ta­ba en la ca­rre­te­ra, era una per­so­na del mun­do con pa­ra­das en un apar­ta­men­to muy pe­que­ño en Sun­set Strip Bou­le­vard y a dos ca­lles de su bar “Rain­bow Bar And Grill” en L. A.

El ví­deo aquel que hi­zo en Fin­lan­dia en re­fe­ren­cia a la le­che, en don­de el slo­gan era “Ja­más be­be­ré le­che” ¿Qué te pa­re­ció? ¿Lemmy se reía de el mis­mo?

-Ri­sas- ¡Sí! Ese ví­deo es muy bueno. Si, bas­tan­te, se reía bas­tan­te-más ri­sas- ¡jo­der! Es que era una per­so­na tan bri­llan­te y tan sa­bia, leía un mon­tón, el otro día es­ta­ba es­cu­chan­do una can­ción, “Elec­tri­city”, del dis­co “Bad Ma­gic” y me que­dé con una fra­se que nun­ca la ha­bía es­cu­cha­do, que de­cía “In­no­cen­ce ne­ver geets to old”. Es­tu­ve pen­san­do …yo siem­pre tra­ba­jé en­torno a cap­tar la inocen­cia a tra­vés de la fo­to­gra­fía, eso me su­ce­de en los ta­lle­res que ha­go de Ni­kon y si la inocen­cia es lo me­jor sin du­da … si tu pier­des eso…¡pu­to Lemmy era un crack! Tie­ne tan­tas fra­ses que han que­da­das mar­ca­das con fue­go...

Hay una co­sa cla­ra, yo lo te­nía por un ge­nio… ¿crees que lo era?

Si lo era, el de­ja­ba en­trar a to­do dios en los ca­me­ri­nos una vez aca­ba­dos los con­cier­tos, no era na­da ca­pu­llo con sus fans, in­clu­so mu­chas ve­ces es­tan­do muy can­sa­do siem­pre aten­día a to­do el mun­do, otro te­ma era si se se co­la­ba al­guien en su ca­me­rino que hu­bie­se to­rea­do al road ma­na­ger o al­guien de la or­ga­ni­za­ción, en­ton­ces pu­die­ra pa­sar que él es­tu­vie­ra ju­gan­do con la PsP y el tío que se co­la­ba le da­ba la mano “¡Hi Lemmy!” él le da­ba la mano, eso sí sin de­jar la par­ti­da, que le den por cu­lo que aho­ra es mi mo­men­to y es­toy en mi par­ti­da a pun­to de pa­sar pan­ta­lla, aún y así le de­vol­vía el sa­lu­do.

Ju­ga­ba con la PSP

Si, le en­can­ta­ba, ju­ga­ba tam­bién con la fruit ma­chi­ne, le en­can­ta­ban los ju­gue­tes del kín­der hue­vo, siem­pre ha­bía hue­vos kín­der por las me­sas (ja ja)

Su gran ami­go mu­si­cal­men­te ha­blan­do

Él te­nía muy bue­na re­la­ción con Slash, de he­cho, cuan­do Slash es­ta­ba pre­pa­ran­do uno de sus me­jo­res dis­cos es­tu­vo muy pre­sen­te Lemmy. Tam­bién lo era de Da­ve Grohl, es­tos eran real­men­te sus co­le­gas mú­si­cos con los que más con­ge­nia­ba.

¡Jo­der! en­ton­ces co­no­ces a Slash y Grohl

Si, fue una pa­sa­da, en una en­tre­ga de un pre­mio es­tá­ba­mos to­dos por allí en el ca­me­rino y des­pués pa­sa­mos to­da la no­che jun­tos con los hi­jos y las mu­je­res, Slash y Grohl son dos per­so­nas sú­per, pe­ro sú­per ama­bles, en­se­gui­da con­ge­nia­mos y lo me­jor de to­do no te lo pier­das, es que ellos se pre­sen­ta­ron a mí, ima­gí­na­te que te vie­ne Slash y te di­ce, “¡Hi! soy Slash en­can­ta­do de co­no­cer­te y tu quien eres”…¡Hom­bre! Yo ya sé quién eres, pe­ro en­can­ta­do de co­no­cer­te. Son gen­te muy res­pe­tuo­sa y so­bre to­do muy res­pe­tuo­sos con la gen­te que acom­pa­ña­ba a Lemmy.

Vol­vien­do al te­ma de los mú­si­cos, es cu­rio­so por­que en el fu­ne­ral em­pe­za­ron apa­re­cer mú­si­cos y los más alle­ga­dos a Lemmy fli­pa­ban del ro­llo “¿Pe­ro que ha­ce es­te aquí, si ni se co­no­cían en al­gún ca­so?” Por ejem­plo, Ozzy, que sí que se co­no­cían, no sa­be­mos muy bien a que vino, ya que no ha­bía re­la­ción, evi­den­te­men­te que era un te­ma me­diá­ti­co, ya te di­go que mu­chos fli­pa­mos “¿Pe­ro qué co­ño ha­ce es­te aquí?” se re­pi­tió mu­cho entre los ver­da­de­ros alle­ga­dos a Lemmy.

Es cu­rio­so, pe­ro una de las co­sas que de­mues­tran su gran­de­za y me lla­mó la aten­ción al po­co tiem­po de es­tar con ellos, es que Lemmy lle­ga­ba a un con­cier­to y se me­tía en su ca­me­rino y no iba a sa­lu­dar a na­die, pe­ro to­das las ban­das que com­par­tían car­tel iban en pro­ce­sión a sa­lu­dar­lo, y no cual­quier ban­da por ejem­plo los Me­ta­lli­ca, lo ve­ne­ra­ban.

El ví­deo clip de Mo­tör­head “When The Sky Co­mes Loo­king For You” y el cor­to­me­tra­je “Po­ner­se al día”, par­te de ellos es­tán ro­da­dos en la mis­ma ca­rre­te­ra de Ma­llor­ca ¿no?

Sí, con­cre­ta­men­te en el sur de Ma­llor­ca, en San­tan­yí, allí vi­ví un par de años, es un en­cla­ve fan­tás­ti­co, con una ca­rre­te­ra fe­ti­che, so­bre to­do por­que no pa­san mu­chos co­ches y es fá­cil cor­tar­la. Y sí, en “Po­ner­se al día” una de

las pro­ta­go­nis­tas es mi her­ma­na y es­tá ro­da­do en fa­mi­lia, al igual que “When The Sky Co­mes Loo­king For You”, que es­tá gra­ba­do con mis ami­gos y co­le­gas de la is­la, ca­sual­men­te que­da­rá pa­ra la his­to­ria que gra­bé el úl­ti­mo ví­deo clip de Mo­tör­head del úl­ti­mo dis­co y pa­ra más in­ri, el úl­ti­mo te­ma de ellos del dis­co, ya que la úl­ti­ma es un te­ma de Ro­lling Sto­nes.

“When The Sky Co­mes Loo­king For You” ¿Fue una pe­ti­ción del gru­po o se lo ofre­cis­te ha­cer tu? ¿por qué no sa­le él en el ví­deo?

Cuan­do le lle­ve el vi­deo­clip a Lemmy fue en un con­cier­to en Mú­nich se lo en­se­ñe y le en­can­to, ¡Os­tias! Que chu­lo me di­jo. Pa­ra mí fue un or­gu­llo, ya que el re­to era gra­bar un vi­deo­clip sin que sa­lie­ra na­die de la ban­da, Lemmy ya es­ta­ba en­fer­mo y no es­ta­ba pa­ra per­der el tiem­po en tres días de gra­ba­ción en Ma­llor­ca o en Los An­ge­les, así que le pro­pu­se ha­cer el vi­deo­clip a mi ma­ne­ra y le pa­re­ció per­fec­to; re­cuer­do que me di­jo “Pep, me has pi­lla­do rá­pi­do, haz lo que quie­ras con­fió en ti”

Es­ta ca­si to­do ex­pli­ca­do, pe­ro mo­la­ría que me con­ta­ras al­go di­fe­ren­te que no se hu­bie­se pu­bli­ca­do por ahí

En L. A. fue­ron don­de vi­ví de los me­jo­res mo­men­tos de mi vi­da, me lo pa­sé de pu­ta ma­dre, pe­ro hu­bo uno que fue de los peo­res. Una de las no­ches es­tu­ve be­bien­do bi­rra to­da la no­che y no sé có­mo fue, pe­ro sa­lien­do del ho­tel nos me­ti­mos en la li­mou­si­ne y te­nía­mos un via­je de unos 40 mi­nu­tos des­de el No­kia Hall al Rain­bow, jo­der so­lo en­trar en la li­mou­si­ne me en­tro mee­ra, so­lo íba­mos Lemmy, yo y otro co­le­ga, em­pe­cé a dar­les la bra­sa ¡Que me meo, que no pue­do más, que me meo!, Lemmy y el co­le­ga se par­tían el cu­lo, pa­ra mí fue una ago­nía, lo jo­di­do es que no mee has­ta lle­gar al par­king del Rain­bow-ri­sa­sLemmy se des­co­jo­na­ba, te­nía un sen­ti­do del hu­mor muy tí­pi­co in­glés, muy bri­tish, eso al prin­ci­pio de nues­tra re­la­ción me lle­va­ba mu­chas ve­ces a de­cir­le, ¡Tío no te pi­llo! Le di­je que los ma­llor­qui­nes en el hu­mor dis­pa­ra­mos di­rec­ta­men­te al co­ra­zón y si es con cu­chi­llos me­jor y lo de ellos es más su­rrea­lis­ta, más Monthy Pyt­hon

Los úl­ti­mos me­ses fue­ron du­ros…

Me lla­mo Stef­fan Chi­ra­zi, que es quien me es­cri­bió el li­bro de “Road­kill”, que apar­te de ser un gran ami­go me ayu­dó mu­cho a co­nec­tar con la ban­da, él fue quien me di­jo que te­nía cán­cer y que le que­da­ban dos me­ses de vi­da, así que si que­ría des­pe­dir­me de él me su­gi­rió que fue­ra aL. A a des­pe­dir­me, y por su­pues­to que fui. Te­nía subidas y ba­ja­das, lo ló­gi­co en es­te ti­po de en­fer­me­da­des, es ver­dad que los úl­ti­mos me­ses an­tes de mo­rir tu­vo co­mo un subidón, pe­ro an­te­rior­men­te... el día más tris­te fue cuan­do tu­vo que pa­rar en el con­cier­to de Wac­ken, lle­va­ba 20-30 mi­nu­tos de con­cier­to y tu­vo que pa­rar, ese día lo vi to­do muy mal, fue un día muy tris­te, des­pués se vol­vió a re­cu­pe­rar un po­co era ese subidón fi­nal que tu­vo, no lo vol­ví a ver has­ta di­ciem­bre en la fies­ta de aniver­sa­rio, es­ta­ba mal.

La úl­ti­ma vez que es­tu­vis­te con el …

Fue en la fies­ta de su 70 aniver­sa­rio, fui con mi mu­jer, era una fies­ta pe­que­ña con unos 200 in­vi­ta­dos, pe­ro bueno, es­ta­ba to­do cris­to, fue un sú­per fes­ti­val, des­pués al ca­bo de una se­ma­na mu­rió, en­ton­ces vol­ví he hi­ce el fu­ne­ral.

Él te ha­bía re­ga­la­do ob­je­tos, pe­ro uno es­pe­cial fue uno de sus som­bre­ros, ten­go en­ten­di­do que tú en esa fies­ta de cum­plea­ños tam­bién le re­ga­las­te al­go es­pe­cial

Efec­ti­va­men­te, yo ve­nía de ha­cer un do­cu­men­tal en Cri­mea y le re­ga­le un cas­co de pi­lo­to de los ru­sos, de piel sú­per gua­po, de un pi­lo­to que co­no­cí, cuan­do lo vi fli­pé y me di­je “a Lemmy es­te cas­co le en­can­ta­rá”, y real­men­te así fue, pe­ro tris­te­men­te ese día no­te más que nun­ca que no es­ta­ba bien, ya que cuan­do me ha­bla­ba no se le en­ten­día, arras­tra­ba la len­gua, aún y si me di­je “bueno, aca­ba de lle­gar de Ber­lín igual que si el jet lag más la en­fer­me­dad...” y no qui­se dar­le más im­por­tan­cia, pe­ro des­gra­cia­da­men­te so­lo du­ró una se­ma­na más.

¿Dis­pa­ras­te con tu cá­ma­ra en el fu­ne­ral?

Si, pe­ro no se las he en­se­ña­do a na­die, es per­so­nal, de he­cho cuan­do en­te­rra­mos las ce­ni­zas de Lemmy tan so­lo éra­mos 12 per­so­nas: el ma­na­ger, su mu­jer y gen­te muy cer­ca­na a Lemmy, evi­den­te­men­te que lo do­cu­men­té pe­ro no lo he mos­tra­do a na­die.

Pa­ra ter­mi­nar, me gus­ta­ría que me con­ta­ras al­gu­na de las aven­tu­ras de Mo­tör­head por Ar­gen­ti­na o La­ti­noa­mé­ri­ca.

Que los fans ar­gen­ti­nos son muy ca­ñe­ros y me­jor que no lo es­cri­bas, yo te lo con­ta­ré pe­ro no lo es­cri­bas , lo úni­co que si pue­des pu­bli­car es lo si­guient : el úni­co que ha­bla­ba es­pa­ñol de to­do el Crew era yo, y es­tos me pi­die­ron unas so­lu­cio­nes pa­ra unos pro­ble­mas de lo­gís­ti­ca in­ter­na, en­ton­ces ba­jé a la re­cep­ción del ho­tel y allí hi­ce un cas­ting de to­do el per­so­nal que es­ta­ba es­pe­ran­do pa­ra acer­car­se a la ban­da. En­ton­ces una vez rea­li­za­do el cas­ting me acer­que a dos pi­bes y les di­je “¿Que­réis te­ner un pa­se vip y co­no­cer a Lemmy?” - ¡Si cla­ro que sí, bo­lu­do!, me res­pon­die­ron …y has­ta aquí pue­des pu­bli­car -ri­sas-.

Otra anéc­do­ta fue cuan­do fui­mos a Bo­go­tá, por cul­pa de la al­tu­ra ca­da seis o sie­te ho­ras de­bi­do a la al­ti­tud a Lemmy le te­nía­mos que dar oxí­geno, pe­ro bueno es­to tam­bién les pa­sa a los de­por­tis­tas de éli­te que van a com­pe­tir allá.

¿Al­gún pro­yec­to in­mi­nen­te re­la­cio­na­do con la ban­da?

Bueno, la ver­dad es que al­go hay, es­ta­mos en ne­go­cia­cio­nes pa­ra rea­li­zar el do­cu­men­tal por el 40 aniver­sa­rio de Mo­tör­head, por­que el de Lemmy ya es­tá he­cho, va­mos que es­ta­mos en ne­go­cia­cio­nes con un par de pro­duc­to­ras muy ca­ñe­ras de L. A. pa­ra ha­cer el do­cu­men­tal de la his­to­ria de la ban­da y yo lo di­ri­gi­ré, to­do un ho­nor.

Y tu re­la­ción con el rock y el me­tal y tu men­sa­je fi­nal Si­go pro­mo­vien­do ban­das, he rea­li­za­do otros vi­deo­clips y lle­vo el Ins­ta­gram ofi­cial del Wac­ken, es evi­den­te que es­toy muy co­nec­ta­do den­tro del mun­do del rock´n´roll de lo cual es­toy sú­per agra­de­ci­do, pe­ro es ob­vio que el rock lo lle­vo en la san­gre.

La ver­dad que es y ha si­do un ho­nor for­mar par­te de la vi­da ín­ti­ma de Lemmy y su en­torno y co­no­cer gen­te tan fan­tás­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.