EL VOLCÁN

‘Vul­cano’ es el ter­cer tra­ba­jo de la “nue­va era” de Sô­ber des­de su vuel­ta en el 2010, y con es­te ál­bum ya han ido a Fin­lan­dia y Ru­sia. El cuar­te­to afin­ca­do en Ma­drid ha char­la­do con Me­tal Hammer de la re­per­cu­sión de es­te dis­co entre el pú­bli­co, de las exp

Metal Hammer - - Criticas - TEXTO: DA­NI BUENO FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRAGADO

Han pa­sa­do va­rios me­ses des­de la sa­li­da de ‘Vul­cano’. ¿Có­mo ha­béis vis­to la reac­ción del pú­bli­co an­te es­te nue­vo dis­co?

An­to­nio: Muy bien. Des­pués de unos me­ses, es­ta­mos no­tan­do que en las pri­me­ras fe­chas de la gi­ra que hi­ci­mos fue to­do una pa­sa­da. La aco­gi­da de los nue­vos te­mas, y to­do lo de­más. Es co­mo un nue­vo re­na­cer de Sô­ber. Al prin­ci­pio de­cía­mos que era co­mo un nue­vo ‘Pa­radys­so’ el he­cho de ha­ber sa­ca­do ‘ Vul­cano’.

¿Qué di­fe­ren­cias se­ña­la­ríais que tie­ne ‘Vul­cano’ res­pec­to a ál­bu­mes an­te­rio­res co­mo ‘Le­tar­go’ por ejem­plo?

Car­los: Es un dis­co bas­tan­te más agre­si­vo a ni­vel de pro­duc­ción y gui­ta­rras. La voz tam­bién tie­ne un ti­po de me­lo­días mu­cho más os­cu­ras o ce­rra­das. Qui­zá ‘Le­tar­go’ era un dis­co más abier­to y op­ti­mis­ta. Es­te ál­bum tie­ne un po­qui­to más de sen­ti­mien­to. A par­tir de ahí, hay can­cio­nes que qui­zás des­ta­can que to­can rit­mos y tiem­pos muy al­tos co­mo “Mag­no­lia”, o te­mas co­mo “Es­tre­lla Po­lar”, que es jus­to lo con­tra­rio. Es un dis­co más ex­tre­mis­ta en ese sen­ti­do don­de he­mos que­ri­do arries­gar y fo­men­tar to­das esas ver­tien­tes que Sô­ber siem­pre ha que­ri­do mos­trar, en es­te ál­bum he­mos arries­ga­do y ex­pe­ri­men­ta­do más.

La gi­ra de es­te nue­vo tra­ba­jo os ha lle­va­do a Fin­lan­dia y Ru­sia con Ra­ge. ¿Qué des­ta­cáis de es­ta ex­pe­rien­cia?

Jor­ge: Pa­ra una ban­da co­mo Sô­ber, cual­quier ex­po­si­ción que ha­ga fue­ra del te­rri­to­rio na­cio­nal pa­ra no­so­tros es muy va­lio­sa. To­car an­te un pú­bli­co to­tal­men­te nue­vo pa­ra no­so­tros abre una ex­pec­ta­ti­va muy im­por­tan­te y te ha­ce pen­sar que real­men­te el gru­po tie­ne mu­cho que desa­rro­llar y que dar de sí to­da­vía. Con­cre­ta­men­te en es­ta ex­pe­rien­cia es lo que he­mos no­ta­do; que el gru­po es­tá al 100%, que yen­do con ban­das co­mo Ra­ge, que tie­nen tam­bién mu­chí­si­ma ex­pe­rien­cia en el mun­do de la mú­si­ca des­de ha­ce mu­chí­si­mos años, es­ta­mos a la al­tu­ra de la si­tua­ción y que el pú­bli­co nos ha aco­gi­do muy bien. Ha si­do sú­per po­si­ti­vo con­vi­vir día a día con una ban­da con esa tra­yec­to­ria y ver que real­men­te so­mos ca­pa­ces de lle­var a ca­bo ese ti­po de pro­yec­to ha­ce que le va­ya­mos a dar con­ti­nui­dad y va­ya­mos a se­guir tra­ba­ján­do­lo.

La mú­si­ca en cas­te­llano fue­ra, en el res­to de Eu­ro­pa, es más com­pli­ca­da de lle­var res­pec­to a Su­da­mé­ri­ca por ejem­plo. ¿Có­mo veis al pú­bli­co du­ran­te vues­tros di­rec­tos? ¿Al­guien se sa­be al­gu­na can­ción?

Ma­nu: Fue un po­co sor­pren­den­te, por­que per­so­nal­men­te pen­sa­ba que en Ru­sia iba a ser un po­co más frío pe­ro la ver­dad es que muy bien, la gen­te lo re­ci­bió con ga­nas. Veías que mo­vían la bo­ca de vez en cuan­do, pe­ro a sa­ber qué es­ta­ban can­tan­do. Te­nían mu­cha en­tre­ga y so­bre to­do vi­vien­do el con­cier­to. Es­tá cla­ro que no era en su mis­mo idio­ma, pe­ro creo que eso es lo bueno de la mú­si­ca, que no tie­ne fron­te­ras, y aun­que es­tés can­tan­do en tu idio­ma, trans­mi­tes y ha­ces lle­gar. Es­toy sor­pren­di­do y con ga­nas de que se si­ga ex­pan­dien­do nues­tra mú­si­ca por Eu­ro­pa.

¿Qué anéc­do­tas po­dríais des­ta­car de es­te via­je?

Car­los: El via­je que hi­ci­mos des­de San Pe­ters­bur­go a Mos­cú, que fue en un tren que lle­va ca­ma­ro­tes y te­nía ese pun­to gla­mu­ro­so de las pe­lí­cu­las de esa Ru­sia tan pro­fun­da en un tren tan his­tó­ri­co. Ve­nir de un con­cier­to rá­pi­da­men­te y me­ter­nos con el run­ner en la fur­go, apa­re­cer en el tren, mon­tar­te y des­per­tar­te ya en Mos­cú. To­do eso des­ubi­ca­ba, pe­ro a la ho­ra de re­cor­dar­lo tie­ne un pun­to muy lla­ma­ti­vo. Ade­más via­já­ba­mos con Ra­ge. Es­tá­ba­mos entre ca­ma­ro­te y ca­ma­ro­te y nos tu­vie­ron qque ca­llar por­que es­tá­ba­mos lián­do­la par­da. Vi­vi­mos un po­co el rock and roll den­tro de un am­bien­te en el que no es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos.

A des­ta­car eso y có­mo no, los con­cier­tos, pe­ro co­mo anéc­do­ta pa­ra mí es una ded las gran­des de las ocu­rri­das.

Jor­ge: Y per­do­nad­me, pepe­ro una de las anéc­do­tas más im­por­tan­tes ha si­do el tra­to que he­mos te­ni­do por par­te de Ra­ge. Nos hhan tra­to de tú a tú co­mo com­pa­ñe­ros que lle­van to­da la vi­da jun­tos. Es ho­no­ra­ble y pa­ra te­ner mmu­cho en cuen­ta.

Y apar­te de sa­lir por Eu­ro­pa, tam­bién cru­záis el char­co en ma­yo. ¿Qué e es­pe­ráis del pú­bli­co me­ji­cano con es­ta gi­ra?

Jor­ge: Más o me­nos lo queq has­ta aho­ra des­de que vol­vi­mos a jun­tar­nos en es­ta nue­va eta­pa des­de 2010. Es­ta­mos re­ci­bien­do mu­chí­si­mo ca­ri­ño, ca­da día más asi­duos a la ban­da y más fans. Ve­mos que te­ne­mos mu­cho que ha­cer en La­ti­noa­mé­ri­ca. Es ver­dad que se oía de­ma­sia­do que to­dos los gru­pos tie­nen que ir pa­ra allá, sin em­bar­go ca­da vez ha­cen más cri­ba y el pú­bli­co me­xi­cano es más exi­gen­te afor­tu­na­da­men­te y ca­da vez va­lo­ran mu­cho más los es­fuer­zos que ha­cen las ban­das his­pa­nas pa­ra in­tro­du­cir­se en su mer­ca­do, vi­si­tar­les y po­der ex­po­ner su mú­si­ca y pre­sen­tar sus dis­cos. Es­pe­ra­mos esa con­ti­nui­dad, ese ca­lor y ese ca­ri­ño y de es­te mo­do po­der afin­car­nos un po­qui­to, edi­tar dis­cos y dar­le esa mis­ma con­ti­nu­con­ti­nui­dad a nues­tros pro­yec­tos.

Car­los: Es cier­to que es­ta es la pri­me­ra vez que va­mos con una pro­mo­to­ra que real­men­te se en­car­ga del tour y que cree­mos que pa­ra nos­no­so­tros es un sal­to ha­cia ade­lan­te por­que ya he­mos sen­ta­do un pre­ce­den­te y es una más de las pre­sen­ta­cio­nes de ‘Vul­cano’. Via­ja­mos a Mé­xi­co a pre­sen­tar el dis­co; la gen­te ya lo ha es­cu­cha­do y lo es­tá es­pe­ran­do. Va­mos en otra es­ca­la y con una pro­duc­to­ra co­mo He­la­dos Pro­duc­cio­nes que es­tá apos­tan­do des­de el prin­ci­pio de una ma­ne­ra bru­tal, co­sa que a lo me­jor no la ha­bía­mos te­ni­do an­te­rior­men­te. Po­co a po­co se ha­ce ca­mino al an­dar y aho­ra va­mos a po­der de­mos­trar lo que es Sô­ber en­ci­ma del es­ce­na­rio en Mé­xi­co.

Y de vuel­ta a Es­pa­ña, en el Vul­cano Tour es­táis aca­ban­do los con­cier­tos con unos cuan­tos afi­cio­na­dos can­tan­do “Hé­roes” con vo­so­tros so­bre el es­ce­na­rio. ¿Có­mo os sen­tís en ese mo­men­to cuan­do com­par­tís ta­blas con vues­tros se­gui­do­res?

An­to­nio: Es un ho­me­na­je a ellos. Pa­ra no­so­tros los gran­des hé­roes de to­do es­to son quie­nes nos si­guen a los con­cier­tos y que si­gue cre­yen­do en el rock (con la que es­tá ca­yen­do). Hay mu­chos de ellos que van de ciu­dad en ciu­dad. Ve­mos mu­chas ca­ras que más que fans se ha­cen in­clu­so amis­ta­des. Son gen­te que ade­más com­pra la en­tra­da VIP (Gol­den) que te da de­re­cho a es­tar en a prue­ba de so­ni­do, es­tar con no­so­tros, una ca­mi­se­ta, su­bir al es­ce­na­rio… se lle­van un re­cue­ro inol­vi­da­ble y no­so­tros tam­bién a la ho­ra de po­der ver có­mo es es­tar con Sô­ber arri­ba en el es­ce­na­rio y ver a to­do el pú­bli­co. Es un ho­me­na­je muy bo­ni­to pa­ra nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia y al­go inol­vi­da­ble pa­ra ellos.

De mo­men­to ha­béis con­fir­ma­do que es­te ve­rano es­ta­réis en tres fes­ti­va­les en nues­tro país: Ca­bo de Pla­ta, Al­ter­na y Abe­jaRock. ¿Po­déis ade­lan­tar­nos al­guno más en el que va­yáis a es­tar pre­sen­tes?

Jor­ge: Ade­lan­tar no, pe­ro sí va­mos a es­tar. Con­cre­ta­men­te jus­to an­tes de co­men­zar la en­tre­vis­ta es­tá­ba­mos a pun­ti­to de ce­rrar uno o dos. Es­ta­mos en ese pro­ce­so de ce­rrar lo que nos que­da de ve­rano. Con la ex­po­si­ción que es­tá te­nien­do a día de hoy la ban­da en di­rec­to, ha­cien­do “sold

out” prác­ti­ca­men­te a dia­rio, los fes­ti­va­les que es­tén por ce­rrar to­da­vía nos ten­drán en cuen­ta evi­den­te­men­te.

An­to­nio: Va­mos anun­cian­do se­gún va­mos ce­rran­do los con­tra­tos. Es­to so­bre to­do va por el te­ma de con­tra­tos, ma­na­ger y de­más. En cuan­to nos da el ok el fes­ti­val, que sue­le ser el que te di­ce cuán­do pue­des anun­ciar­lo, lo sa­ca­mos en ese mis­mo mo­men­to. No de­pen­de tan­to de no­so­tros.

Apar­te de los fes­ti­va­les en los que es­tás ne­go­cian­do, ¿hay al­guno en el que os ha­ría es­pe­cial ilu­sión to­car?

An­to­nio: Nos gus­ta­ría es­tar en to­dos, pe­ro hay fes­ti­va­les bas­tan­te atrac­ti­vos. Con ban­das in­ter­na­cio­na­les hay dos muy gran­des y to­da­vía no se ha ter­mi­na­do de ce­rrar to­do. Aun­que he­mos to­ca­do ya con mu­chos gru­pos de los que es­tán ahí, siem­pre te mo­la to­car con gen­te tan gran­de y com­par­tir ex­pe­rien­cias con gen­te que lle­va el rock de otra ma­ne­ra res­pec­to a Es­pa­ña, que es­ta­mos un po­co ab­sor­bi­dos por el te­ma del in­die que nos me­ten.

Car­los: En re­su­men, que que­re­mos es­tar en el Down­load y en el Mad Cool.

Es­te año vie­nen Ramms­tein, Sys­tem Of A Down, Ae­ros­mith, Guns N’ Ro­ses, en oto­ño si no pa­sa na­da ra­ro tam­bién Me­ta­lli­ca… ¿creéis que los al­tos pre­cios que se co­bran por las en­tra­das de es­tos gru­pos re­per­cu­ten en que la gen­te no apo­ye tan­to la es­ce­na na­cio­nal?

Jor­ge: Cla­ra­men­te sí. Una de las co­sas que pa­sa en es­te país es que es de­ma­sia­do pe­que­ño pa­ra la can­ti­dad de fes­ti­va­les y la can­ti­dad de ban­das in­ter­na­cio­na­les que vie­nen. Lle­ga un mo­men­to en el que aca­ba ha­cien­do me­lla en el bol­si­llo de los cha­va­les. Evi­den­te­men­te, es muy atrac­ti­vo ver a Ramms­tein o Ae­rosm­tih, so­bre to­do si no los has vis­to nun­ca, pe­ro so­bre to­do es po­co atrac­ti­vo pa­ra el bol­si­llo. Lle­ga un mo­men­to en el que la en­tra­da ini­cial no se res­pe­ta. Me pa­re­ce muy bien que ven­ga Ae­ros­mith a mi pue­blo, a Ri­vas Va­cia­ma­drid, em­pie­ce la en­tra­da cos­tan­do 70€ y cuan­do te en­te­ras ha subido 50€ la en­tra­da. Si vais dos per­so­nas, ima­gí­na­te en lo que se te po­ne, es co­mo ha­cer una ex­cur­sión e ir­te a Pa­rís. Es muy ele­va­do y se re­sien­te el bol­si­llo de los fans y del pú­bli­co na­cio­nal, y al fi­nal eso no es de­ma­sia­do bueno por­que mu­chas ban­das, ya no me re­fie­ro a Sô­ber, pe­ro bas­tan­tes vi­ven del pú­bli­co na­cio­nal, con lo cual si no lo tie­nen de­jan de fac­tu­rar y de­jan de vi­vir. Sin em­bar­go, es­tos ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les tie­nen un es­pec­tro ma­yor pa­ra po­der to­car, tie­nen to­do el mun­do, y mien­tras un gru­po co­mo Sô­ber no po­see ese uni­ver­so pa­ra po­der to­car y ca­da día es­tar en una ciu­dad y en un país di­fe­ren­te. Es­to es co­mo to­do, pa­ra gus­tos los co­lo­res, y quien pue­da gas­tár­se­lo y quie­ra dis­fru­tar­lo bien­ve­ni­do sea y me ale­gro por él.

Car­los: Real­men­te, con el te­ma de los fes­ti­va­les ha pa­sa­do un po­co co­mo su­ce­dió en su día con la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Es­te año es­tá a pun­to la bur­bu­ja, y cuan­do ex­plo­te a lo me­jor hay pro­mo­to­res a los que no les ha ido tan bien, hay co­sas que caen por su pro­pio pe­so y tam­bién hay otros fes­ti­va­les que las es­tán pa­san­do ca­nu­tas. Cuan­do to­do se in­fla­ma, pue­de ser que ex­plo­te.

Ca­da vez hay más y más ofer­ta de mú­si­ca en el mer­ca­do es­pa­ñol. ¿Es­to es­tá ge­ne­ran­do un over­boo­king de ban­das que po­co a po­co ten­drá que ir di­lu­yén­do­se, o pen­sáis que ha­brá aún más?

Jor­ge: Lle­va una dé­ca­da y me­dia su­ce­dien­do. Des­de que es­tos fes­ti­va­les o pro­mo­to­res (al­gu­nos muy se­rios evi­den­te­men­te y otros no tan­to) ha­cen es­te ti­po de even­tos al fi­nal pa­sa lo que he­mos co­men­ta­do an­tes. Con lo cual ya lle­va­mos su­frién­do­lo des­de ha­ce 10, 12 o 13 años fá­cil­men­te.

Hay mu­chas ban­das que entre el IVA, esos fes­ti­va­les y que el pú­bli­co di­ce que ya los vio to­can­do 20 mi­nu­tos en uno de ellos y ya se con­for­man, no quie­ren vol­ver a ver­los en sa­las. Hay mu­chos gru­pos muy afec­ta­dos, da­ña­dos y per­ju­di­ca­dos. Qui­zás no sea­mos no­so­tros los que ten­ga­mos esa so­lu­ción. El pú­bli­co es el que de­ci­de, si le po­nen 150 pa­vos de en­tra­da y se ago­tan en 24 ho­ras pa­ra AC/DC, Me­ta­lli­ca o la ban­da que sea, eso es una ob­vie­dad. Mien­tras un pro­mo­tor vea que ha­ce pas­ta y que pue­de lle­gar a ama­sar can­ti­dad de gru­pos, por­que al fi­nal lle­ga un mo­men­to en el que es­ta­mos ha­blan­do de 200 ban­das en un fes­ti­val, y esos ar­tis­tas po­si­ble­men­te al fi­nal no se van de es­te país tan con­ven­ci­das de que real­men­te han he­cho bien su tra­ba­jo ya que mu­chas ve­ces no se les tra­ta co­mo se les tie­ne que tra­tar. Entre ho­ra­rios de prue­bas, ho­ra­rios de sa­li­da de con­cier­tos… hay mu­chos gru­pos que to­can a las 12h del me­dio­día, a las 13h, a las 15h… Una vez que en­tras en el cir­cui­to, los pro­mo­to­res te van lle­van­do de un si­tio a otro y al fi­nal es lo que te que­da. Ha­bía que in­ten­tar sal­va­guar­dar más las es­pal­das del ar­te y de la pro­fe­sión, que es la mú­si­ca y en es­te ca­so las ban­das de rock. Hay que in­ten­tar que esos fes­ti­va­les tu­vie­sen un po­qui­to más de mi­ra o cri­ba a la ho­ra de lle­var­los a ca­bo. So­bre to­do, los ayun­ta­mien­tos don­de se aco­gen esos fes­ti­va­les po­drían ha­cer a su vez pa­tro­ci­nios y pu­die­sen sub­ven­cio­nar. No de­jan de ser sino agen­tes pri­va­dos que con­tra­tan y al fi­nal ha­cen lo que quie­ren en su cam­po de en­sa­yo. Es lo que pa­sa con lo que de­cía Car­los, con la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Te de­jo un te­rreno, te lo de­jo por cua­tro du­ros y al fi­nal se ex­plo­ta, con lo cual se pue­de ha­cer lo que se quie­ra. Te de­jo una pla­za de to­ros y se aca­ba ha­cien­do lo que ape­te­ce. No es­tá en nues­tra mano, la mano es­tá en el pú­bli­co y en sus gus­tos. Es tris­te y la­men­ta­ble que mu­chos gru­pos no pue­dan se­guir su tra­yec­to­ria mu­si­cal po­si­ble­men­te por eso, por­que no tie­nen aco­gi­da en esos fes­ti­va­les y por­que el pú­bli­co des­pués no va a ver­les. Es­tán acos­tum­bra­dos a ver 400 gru­pos de una vez, en­ton­ces es muy com­pli­ca­do.

En mu­chos car­te­les de fes­ti­va­les se sue­le de­cir que si cam­bias el año te pue­de ser­vir por­que mu­chos ar­tis­tas re­pi­ten en va­rias edi­cio­nes. ¿De­be­rían de­jar hue­co a nue­vos gru­pos pa­ra ha­cer una re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal o si los que van aho­ra ven­den se de­be man­te­ner ese for­ma­to?

An­to­nio: Mu­chos gru­pos vie­nen de la mano de otros más gran­des. Los lle­van los mis­mos agen­tes y el mis­mo ma­na­ge­ment. Si te traen a Ramms­tein te traen a X más, y es una co­sa que su­ce­de de to­da la vi­da. No es que se re­pi­tan, es que te lo me­ten en el pa­que­te. Las en­tra­das es­tán al­tas co­mo de­cía­mos an­tes por­que hay que pa­gar unos ca­chés es­tra­tos­fé­ri­ca­men­te al­tos, y en­ci­ma en Es­pa­ña los do­blan o los tri­pli­can en com­pa­ra­ción a los paí­ses del res­to de Eu­ro­pa. Nos apo­dan co­mo los ja­po­ne­ses de Eu­ro­pa. Los gru­pos vie­nen a to­car, pe­ro co­bran bas­tan­te más que en Fran­cia o In­gla­te­rra. Lo que pa­sa es que no hay ca­bi­da pa­ra pa­gar a un gru­po es­pa­ñol. Hay po­cos gru­pos es­pa­ño­les que to­can, y mu­chas ve­ces lo ha­cen in­clu­so pa­gan­do.

¿Có­mo es­tán afec­tan­do pla­ta­for­mas co­mo Spo­tify o iTu­nes a ban­das co­mo Sô­ber en la ven­ta de su mú­si­ca? ¿Lo veis co­mo al­go po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo pa­ra los ar­tis­tas en com­pa­ra­ción a los mé­to­dos que se em­plea­ban an­te­rior­men­te?

Car­los: Afec­ta po­si­ti­va­men­te por­que la pi­ra­te­ría ha he­cho ya el res­to. No nos que­da otra que amol­dar­nos a esas pla­ta­for­mas don­de el con­su­mo de mú­si­ca es de otra ma­ne­ra. Más que na­da se uti­li­za co­mo si fue­se una ra­dio con tus play­lists. No se dis­fru­ta del dis­co co­mo se ha­cía an­ti­gua­men­te. Lle­ga un mo­men­to en que es el pú­bli­co el que de­ci­de si te­ner una cuen­ta Pre­mium y usar­lo pa­ra po­ner­se mú­si­ca de fon­do pa­ra en­tre­nar, pa­ra ir al tra­ba­jo… Se ha per­di­do el for­ma­to de com­prar­se un dis­co, es­cu­chár­te­lo en­te­ro, lle­var el CD en el co­che… aun­que to­da­vía hay nos­tál­gi­cos. No­so­tros he­mos te­ni­do la suer­te de sa­car un ál­bum y te­ner una res­pues­ta a ni­vel de ven­tas im­por­tan­te, pe­ro cree­mos que eso po­co a po­co se es­tá per­dien­do. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra na­da pien­san en com­prar­lo de ma­ne­ra fí­si­ca. Eco­nó­mi­ca­men­te, es­tas pla­ta­for­mas no nos afec­tan prác­ti­ca­men­te na­da por­que no re­per­cu­te mo­ne­ta­ria­men­te de nin­gu­na de las ma­ne­ras. Las com­pa­ñías son las que se es­tán fo­rran­do de es­ta for­ma. Los ar­tis­tas no tie­nen esa cláu­su­la tan iden­ti­fi­ca­ti­va co­mo la que po­días te­ner con las co­pias; tan­tas co­pias ven­di­das, tan­to di­ne­ro. Con Spo­tify lle­ga una li­qui­da­ción en la que po­ne: ven­ta di­gi­tal, y ahí se en­glo­ba to­do. No sa­be­mos exac­ta­men­te cuán­ta gen­te, de qué ma­ne­ra, cuán­tos tie­nen Pre­mium o no, por lo que lle­ga un mo­men­to en el que lo das por he­cho, pe­ro que so­bre to­do a los ar­tis­tas se nos es­ca­pa. Ha­bla­ba Lady Ga­ga u otra de esa ín­do­le de que lo que le lle­ga­ba y de lo des­pro­te­gi­da que es­ta­ba… pues ima­gí­na­te un gru­po co­mo no­so­tros. Cuen­tas con ello y es igual que You­Tu­be, don­de ha­ces un vi­deo­clip pa­ra col­gar­lo y que la gen­te lo vea de for­ma gra­tui­ta a pe­sar de que eso ten­ga un cos­te de pro­duc­ción, tra­ba­jo… ya cuen­tas con ello, por lo que tam­po­co te re­ve­las con­tra el sis­te­ma.

¿Có­mo han cam­bia­do es­tos 7 años des­de vues­tra vuel­ta a la es­ce­na mu­si­cal res­pec­to a la eta­pa an­te­rior de Sô­ber an­tes de su se­pa­ra­ción tem­po­ral?

An­to­nio: He­mos cam­bia­do mu­cho. He­mos ma­du­ra­do mu­cho y han pa­sa­do mu­chas co­sas. Te­ne­mos fa­mi­lia, te­ne­mos ni­ños. A ni­vel de re­la­ción en el gru­po han ocu­rri­do mu­chas co­sas, ca­da uno he­mos co­gi­do un rol bas­tan­te más sig­ni­fi­ca­ti­vo en cier­tos as­pec­tos, con lo cual ha­ce que el gru­po an­de de una ma­ne­ra más se­gu­ra, más tran­qui­la que an­tes. Se pue­de re­su­mir en más ma­du­rez, con los pies en el sue­lo y con lo que que­re­mos ha­cer en el fu­tu­ro mu­cho más cla­ro.

Car­los: En la épo­ca an­te­rior Ma­nu Re­yes no es­ta­ba y aho­ra sí es­tá, con lo cual eso tam­bién ha cam­bia­do. La ma­ne­ra de pre­pa­rar te­mas, de com­po­ner, de gra­bar­los… hay dos Sô­ber muy iden­ti­fi­ca­dos pe­ro que a la vez si­guen te­nien­do la mis­ma esen­cia y las mis­mas ga­nas de ha­cer lo de siem­pre.

Es­te es tu ter­cer dis­co con el gru­po Ma­nu, ¿có­mo has no­ta­do tu evo­lu­ción con la ban­da a lo lar­go de es­tos años a ni­vel com­po­si­ti­vo y a ni­vel per­so­nal?

Ma­nu: Des­de el pri­mer mo­men­to fue una sor­pre­sa. Cuan­do me con­tó Car­los que iba a vol­ver Sô­ber, yo lo pri­me­ro que pen­sé era que me iba a mi ca­sa. Era en la épo­ca de Sa­via y re­cuer­do que me di­jo que fue­ra al en­sa­yo pa­ra co­men­tar­me una co­sa, y me lo di­jo y mien­tras tan­to pen­sa­ba que has­ta aquí ha­bía lle­ga­do, pe­ro al fi­nal mi­ra. Mu­si­cal­men­te ca­da día lo dis­fru­to más, ver­se en gra­ba­cio­nes, pro­mo­cio­nes, vi­deo­clips, de gi­ra en dis­tin­tas ciu­da­des, por Eu­ro­pa, Mé­xi­co y to­car don­de me de­jan es al­go que me ha­ce muy fe­liz. Siem­pre he lu­cha­do por la mú­si­ca, lo lle­vo vien­do des­de pe­que­ño, y cuan­do veía dis­cos y DVDs era lo que que­ría. Ver­te re­fle­ja­do en eso me ha­ce es­tar con­ten­to de po­der dis­fru­tar­lo y de ha­cer so­bre to­do lo que me gus­ta, que no to­do el mun­do tie­ne esa suer­te, así que ca­da día se le­van­ta uno dan­do las gra­cias por po­der dar cla­ses, por sa­lir de gi­ra, gra­bar dis­cos y de­di­car­te a tu ins­tru­men­to y a lo que te gus­ta.

Y vo­so­tros, ¿có­mo creéis que se ha ido adap­tan­do Ma­nu du­ran­te es­tos años mu­si­cal­men­te a lo que a día de hoy es Sô­ber?

Car­los: El es­pa­ñol lo va ha­blan­do ca­da vez me­jor. (entre ri­sas)

Jor­ge: Lo he­mos vis­to de la ma­ne­ra más bo­ni­ta que se pue­de ver, con un pro­ce­so muy bo­ni­to de aco­pla­mien­to, de vi­vir un mon­tón de ex­pe­rien­cias jun­tos, y él so­bre to­do co­mo per­so­na y co­mo profesional ca­da día apren­dien­do más y apor­tan­do mu­cho más a la ban­da. Eso es lo que re­quie­re una ban­da cuan­do es­tá afin­ca­da, tie­ne una tra­yec­to­ria y cuan­do vie­ne de un pa­rón en el que sur­gie­ron Sa­via y Ski­zoo, don­de él nos dio un es­pí­ri­tu nue­vo, re­ju­ve­ne­ci­do y con mu­chas ga­nas de ha­cer co­sas nue­vas jun­tos.

Pa­ra aca­bar, ¿qué sor­pre­sa o qué es­táis pre­pa­ran­do pa­ra es­te año que pue­da lla­mar mu­cho la aten­ción de vues­tros fans y de gen­te que aún no se ha­ya he­cho se­gui­do­ra de Sô­ber?

Jor­ge: Quien nos co­no­ce sa­be que es­ta­mos siem­pre crean­do y siem­pre ha­cien­do co­sas.

So­bre to­do es en­fo­car­nos en lo que te­ne­mos entre ma­nos, que es lo que nos acon­te­ce, se­guir con ‘Vul­cano’ y se­guir pre­sen­tán­do­lo en to­das las ciu­da­des que fal­tan, sa­lir fue­ra otra vez fue­ra de Es­pa­ña (ahí es don­de hay sor­pre­sas). El año que vie­ne un po­co más tran­qui­lo. Pre­pa­ra­re­mos otra no­ti­cia im­por­tan­te con Sô­ber, pe­ro con más tran­qui­li­dad. Aho­ra lo fun­da­men­tal es que la gen­te se con­cen­tre en es­te dis­co, que es lo que te­ne­mos en la ca­be­za aho­ra mis­mo, ya que pa­re­ce que los dis­cos se mue­ren a los dos me­ses y no es­ta­mos de acuer­do en eso, hay que dar­les con­ti­nui­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.