+ Eter­nal Storm

SA­LA CO­PÉR­NI­CO - MA­DRID

Metal Hammer - - ATRAPADOS - TEX­TO: DA­VID MAR­TÍ­NEZ GONZÁLEZ QUE­VE­DO FO­TO­GRA­FÍA: VIC­TO­RIA DU­RÁN

Wolf­heart han vuel­to a nues­tro país des­pués de su úl­ti­ma apa­ri­ción en el 2015 con Swa­llow the Sun, y de una ma­ne­ra que mar­ca una no­ta­ble di­fe­ren­cia en el pú­bli­co, pe­ro es­ta vez con unos ge­nia­les te­lo­ne­ros Ma­dri­le­ños que, des­de lue­go no han de­ja­do el lis­tón na­da ba­jo: Eter­nal Storm!

Las puer­tas de la Sa­la Co­pér­ni­co se abrie­ron a las sie­te y me­dia de la tar­de, con una ho­ra de di­fe­ren­cia en­tre la aper­tu­ra y la pri­me­ra ac­tua­ción. La sa­la se fue lle­nan­do po­co a po­co, y a de­cir ver­dad fue asom­bro­so el que se lle­na­ra tan­to un Jue­ves. Da­das las ocho y me­dia de la tar­de, apa­re­cie­ron ETER­NAL STORM en el es­ce­na­rio, rompiendo el le­ve so­ni­do de la gen­te ha­blan­do con Drif­ters, se­gui­da de Grey Skies, de su EP From the As­hes. Un so­ni­do más que de­cen­te en­vol­vía al pú­bli­co me­dian­te me­lo­días pe­ga­di­zas y los po­ten­tes gu­tu­ra­les de Daniel, el que a su vez po­seía una gran pre­sen­cia to­can­do el ba­jo.

El pú­bli­co al prin­ci­pio se man­tu­vo ob­ser­va­dor y cal­ma­do, pe­ro se po­día no­tar per­fec­ta­men­te co­mo po­co a po­co se iba ani­man­do se­gún avan­za­ban las can­cio­nes, y se­gún los pro­pios Eter­nal Storm les ani­ma­ban con mo­vi­mien­tos y pa­la­bras. En mi­tad del con­cier­to, pre­sen­ta­ron dos nue­vas can­cio­nes que for­ma­rán par­te de su pri­mer ál­bum; The Moun­tain y De­tach­ment, las cua­les fue­ron las go­tas que col­ma­ron el va­so pa­ra que la gen­te se aca­ba­se ani­man­do del to­do, des­apa­re­ció el mo­do ob­ser­va­dor del pú­bli­co pa­ra aca­bar bai­lan­do, sal­tan­do y gri­tan­do a con­tra­tiem­po de la mú­si­ca. Tan­tos las gui­ta­rras co­mo el ba­jo y la ba­te­ría te­nían un so­ni­do im­pe­ca­ble y con gran ca­li­dad, los vo­lú­me­nes su­ma­men­te me­di­dos de tal ma­ne­ra que tam­po­co era ex­ce­si­va­men­te al­to, los in­te­gran­tes de la ban­da se ani­ma­ban y se mo­vían en­tre riffs y al­gu­nos brin­cos. El pú­bli­co fue bas­tan­te agra­de­ci­do por las me­lo­días, só­los y rit­mos pe­ga­di­zos de Eter­nal Storm, y tam­bién por al­gu­nas bro­mas que nos ca­ye­ron des­de el es­ce­na­rio, co­mo “Com­prad­nos co­sas por fa­vor, que so­mos po­bres” (ri­sas en­tre el pú­bli­co). Pa­ra ter­mi­nar, ce­rra­ron su ac­tua­ción con Boun­da­ries of Se­re­nity, to­do un lo­gro y un acier­to pa­ra las per­so­nas que, o ape­nas co­no­cían a es­ta ban­da Es­pa­ño­la, o que no co­no­cían de na­da.

Hu­bo unos vein­te mi­nu­tos en­tre con­cier­to y con­cier­to, los cua­les la gen­te apro­ve­chó pa­ra ir a la zo­na de Mer­chan­di­sing y a por al­gu­na be­bi­da. Mien­tras, des­de la pis­ta se po­día ob­ser­var có­mo el es­ce­na­rio cam­bia­ba de co­lor y los Fin­lan­de­ses pre­pa­ra­ban sus ins­tru­men­tos pa­ra el es­pec­tácu­lo con ca­pu­chas pues­tas. Pasado ese tiem­po, WOLF­HEART des­apa­re­ció, que­rien­do de­cir que ya es­ta­ba to­do lis­to, has­ta que sa­lie­ron en unos bre­ves mo­men­tos.

Bo­tas mi­li­ta­res, ca­de­nas col­gan­do de al­gu­nos pan­ta­lo­nes y cha­le­cos ne­gros, con su apa­ri­ción el pú­bli­co en­lo­que­ció jun­to con su sa­lu­do, y el es­pec­tácu­lo co­men­zó. Al prin­ci­pio la gui­ta­rra de Tou­mas dio al­gu­nos pro­ble­mas de so­ni­do, mien­tras que el ba­jo, la ba­te­ría y la gui­ta­rra so­lis­ta so­na­ban con nor­ma­li­dad, la gui­ta­rra de Tou­mas de­jó de so­nar du­ran­te al­re­de­dor de un mi­nu­to. Una vez solucionado rá­pi­da­men­te, sus me­lo­días emer­gie­ron con nor­ma­li­dad. El so­ni­do en di­rec­to de Wolf­heart es en­vol­ven­te y cir­cun­dan­te, ya lo de­mos­tra­ron ha­ce dos años y nos lo han vuel­to a plan­tar de­lan­te, Lau­ri (ba­jo) y Mi­ka (gui­ta­rra so­lis­ta) no pa­ra­ban de brincar, mo­ver­se, cam­biar­se de po­si­ción uno con el otro y de in­ter­ac­tuar con el pú­bli­co mi­rán­do­les, y son­rién­do­les, mien­tras tan­to Joo­nas to­ca­ba la ba­te­ría con una fuer­za abru­ma­do­ra. En­tre can­ción y can­ción, de­ja­ron caer que la ne­va­da y el frío de es­ta fe­cha les de­jó im­pac­ta­dos ya que no se lo es­pe­ra­ban, y die­ron pa­so a de­cir­le al pú­bli­co que po­drían ha­cer­se una fo­to con ellos al fon­do en el es­ce­na­rio po­san­do, to­do el mun­do sa­có su mó­vil y apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad.

El con­cier­to si­guió y la sa­la se lle­nó de gri­tos de ale­gría al es­cu­char que to­ca­ban Ze­ro Gra­vity, in­clu­so se for­mó has­ta un pogo en me­dio de la sa­la. Los áni­mos es­ta­ban por las nu­bes, el so­ni­do fue ex­ce­len­te y los Fin­lan­de­ses es­ta­ban más que en­can­ta­dos con la reac­ción del pú­bli­co. Tou­mas se mo­vía po­co al es­tar con­cen­tra­do en can­tar y en to­car la gui­ta­rra a la vez, ra­ra­men­te se de­ja­ba ver son­rien­do, to­do lo con­tra­rio a sus com­pa­ñe­ros de ban­da. Du­ran­te to­do el con­cier­to to­ca­ron sus can­cio­nes más du­ras y fuer­tes, acom­pa­ñan­do así a la emo­ción de la gen­te, que en bas­tan­tes oca­sio­nes mar­ca­ban los co­ros con un: “¡Hey-Hey!”. Lo que pa­re­cía el fi­nal del con­cier­to no lo fue real­men­te, se des­pren­die­ron de to­dos sus ins­tru­men­tos y di­je­ron adiós con la mano has­ta que des­apa­re­cie­ron y se me­tie­ron en el Backs­ta­ge. La gen­te co­men­zó a pe­dir otra can­ción y a dar palmas pa­ra que Wolf­heart vol­vie­ran, y de tan­to pe­dir otra can­ción, vol­vie­ron. Aho­ra sí que sí, ce­rra­ron el con­cier­to con The Hunt, de su ál­bum Win­ter­born. Aca­bó la can­ción y aca­bó el con­cier­to, los in­te­gran­tes de la ban­da Fi­ne­sa se aga­cha­ron pa­ra ha­cer­se fo­tos con sus se­gui­do­res y pa­ra in­ter­cam­biar al­gu­nas pa­la­bras con ellos mien­tras se es­cu­cha­ban gri­tos y sil­bi­dos de ale­gría, ¡to­do el mun­do su­po com­pen­sar me­re­ci­da­men­te el gran so­ni­do y el gran ra­to que nos hi­cie­ron pa­sar tan­to Wolf­heart co­mo Eter­nal Storm!

Los que fue­ron se­gu­ro que la pró­xi­ma vez re­pe­ti­rán, y los que no, se­gu­ro que se apun­tan a ver pró­xi­ma­men­te a cual­quie­ra de am­bas ban­das que nos die­ron to­do lo que te­nían, y nos ale­gra­ron la tar­de-no­che de un Jue­ves cual­quie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.