STRAVAGANZZA re­gre­san a los es­ce­na­rios con la vis­ta pues­ta en el es­tu­dio. La reunión ha de­mos­tra­do ser un acon­te­ci­mien­to es­pe­ra­do por los fans y la res­pues­ta no se ha he­cho es­pe­rar. Te­ne­mos el ho­nor de rea­li­zar la pri­me­ra en­tre­vis­ta con la ban­da al com­ple

Metal Hammer - - ENTREVISTA - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO CLA­RA RI­CO Y FO­TO­GRA­FÍA: VIC­TO­RIA DU­RÁN

Bueno, pues ya lle­gó el mo­men­to que tan­tas ve­ces he­mos co­men­ta­do, ¿no? Siem­pre se lo sol­ta­ba cuan­do ha­bla­ba con Leo, ‘¿Stra­va vol­ve­rán?’ ‘Sí, pe­ro no sa­be­mos cuán­do…’. Pues ya es­táis aquí. Pe­pe: Lo mis­mo co­men­tá­ba­mos no­so­tros siem­pre que nos veía­mos. Han pa­sa­do mu­chos años. Siem­pre fue una pa­ra­da… o sea, sa­bía­mos que iba a ser tem­po­ral, pe­ro nun­ca su­pi­mos cuán­to. Y yo creo que los años han pa­sa­do vo­lan­do y creo que han pa­sa­do más de lo que, en un prin­ci­pio, por lo me­nos a mí, me hu­bie­ra gus­ta­do, pe­ro bueno. To­do lle­ga y aquí es­ta­mos con mu­chí­si­ma ilu­sión.

Leo: Es que pa­ra mí no pa­re­ce que ha­yan pa­sa­do ocho años, pa­re­ce que han pa­sa­do cin­co, a lo me­jor, pe­ro… ¿¡Ca­si una dé­ca­da!? Pa­re­ce que yo he en­ve­je­ci­do muy rá­pi­do y no me he da­do cuen­ta o no sé… ha si­do co­mo [chas­quea los de­dos].

Carlos: Tam­po­co es­ta­ba pre­vis­to de­cir ‘ Va­mos a pa­rar diez años’.

Leo: ¡Cla­ro!

Carlos: Lo vas de­jan­do así y al fi­nal…

Leo: (Ri­sas) Na­da, es que al fi­nal nun­ca en­con­tra­bas el mo­men­to. Qui­zás lo úni­co que ha­bía es que… a ver, pa­ras una co­sa y la pa­ras con con­ven­ci­mien­to. O sea, no lo pa­ras por­que ha­ya una movida, sino que lo pa­ras por­que es me­jor pa­ra la ban­da y qui­zás pa­ra vol­ver a arran­car em­pie­zas a bus­car el si­tio y el mo­men­to idó­neo y eso no ha si­do po­si­ble, ca­da uno te­nía sus his­to­rias y la mú­si­ca es­ta­ba di­fí­cil. En­ton­ces, si de­ja­mos, en cier­to mo­do, la ban­da en stand by por­que mú­si­ca es­ta­ba di­fí­cil no era plan vol­ver si se­guía es­tan­do di­fí­cil. Aho­ra pa­re­ce que ha pe­ga­do un pe­que­ño re­pun­te otra vez y ha re­mon­ta­do un po­co to­do y era un buen mo­men­to. Pe­ro tam­bién creo que nos he­mos jun­ta­do por­que nos ape­te­cía a to­dos, tam­po­co he­mos di­cho ‘Ven­ga aho­ra que es un buen mo­men­to’. No, he­mos di­cho ‘Aho­ra ya o nun­ca’.

Pe­pe: Tam­bién es cier­to que yo creo que era ne­ce­sa­rio que ca­da uno por su la­do tu­vie­ra una evo­lu­ción per­so­nal. Aho­ra, por se­pa­ra­do, han pa­sa­do mu­chos años, lo que tam­bién sig­ni­fi­ca que he­mos vi­vi­do mu­chas co­sas y he­mos apren­di­do mu­chí­si­mo. O sea, si pa­ra no­so­tros Stravaganzza es al­go sú­per es­pe­cial y un grú­po úni­co y no se pue­de ha­cer de cual­quier for­ma. Es cier­to que en el pa­no­ra­ma ac­tual mu­chas ban­das lo de­jan, vuel­ven… co­mo si fue­ra es­to el mun­do del co­ra­zón y mu­chas ve­ces, por des­gra­cia, vuel­ven por di­ne­ro. A no­so­tros, yo creo que lo que nos ca­rac­te­ri­za es que vol­ve­mos por el ar­te. O sea, nues­tra má­xi­ma, cuan­do ha­bla­mos de fu­tu­ro, es que ha­bla­mos de ar­te. No pen­sa­mos ni que sea ren­ta­ble, ni que va­mos a ha­cer es­to, ni lo otro. Lo úni­co que nos im­por­ta es ha­cer al­go muy es­pe­cial y ha­cer­lo bien. Si es ren­ta­ble y ga­na­mos di­ne­ro con ello, en prin­ci­pio, es al­go muy se­cun­da­rio. ¿Có­mo sa­béis que ha lle­ga­do ese mo­men­to de vol­ver a jun­ta­ros?

Leo: Si es lo que te de­cía an­tes, no ha si­do ni si­quie­ra premeditado, ha si­do muy na­tu­ral por­que… pues mi­ra, al que yo más veía era a Carlos por­que tra­ba­ja­mos jun­tos en mi ban­da en so­li­ta­rio y, lue­go, nos veía­mos ca­da uno a ni­vel per­so­nal por se­pa­ra­do por­que so­mos ami­gos de to­da la vi­da, pe­ro no nos veía­mos pa­ra ha­blar de Stravaganzza. Era una co­sa que siem­pre sa­lía, pe­ro co­mo cuan­do ha­blas de qué tal es­tás tú, qué tal tu fa­mi­lia, có­mo nos va la vi­da… Y lle­gó un mo­men­to que di­je ‘No, tío, va­mos a sen­tar­nos hoy…’ Bueno, hoy es es­tas Na­vi­da­des pa­sa­das que nos sen­ta­mos los cua­tro y lle­gó ese mo­men­to, pe­ro fue de una ma­ne­ra muy na­tu­ral co­mo que nos es­tá­ba­mos dan­do cuen­ta de que el tiempo es­ta­ba co­rrien­do de­ma­sia­do rá­pi­do y que ocho años ya eran mu­chos y no te das cuen­ta de que van pa­san­do… y el pú­bli­co ya lo año­ra­ba de más. Yo creo que un año más ya hu­bie­ra si­do de­ma­sia­do. Una co­sa es con­ver­tir­se en un gru­po de cul­to y otra ya es que la gen­te em­pie­ce a per­der el in­te­rés. Aho­ra es­ta­mos en un mo­men­to muy bo­ni­to en el que to­do el mun­do lo tie­ne to­da­vía muy re­cien­te, lo tie­ne muy cer­cano, lo año­ra, pe­ro to­da­vía se acuer­dan de lo que vie­ron. No quie­ro que la gen­te em­pie­ce a ol­vi­dar­se de Stravaganzza, no que­re­mos. Nin­guno quie­re.

Pe­pe: En mi pro­ce­so in­terno, lle­gó un mo­men­to que lo ne­ce­si­ta­ba. O sea, era una ne­ce­si­dad. Ya he he­cho un mon­tón de co­sas, co­sas que tie­nen in­clu­so me­nos que ver con el Me­tal y ne­ce­si­ta­ba Stravaganzza y jus­to es co­mo que to­dos lo ne­ce­si­tá­ba­mos en el mo­men­to con­cre­to. Co­mo que se ali­nea­ron los as­tros y no fue al­go premeditado, no pa­só na­da con­cre­to.

Leo: Y, de he­cho, si te fi­jas, en el dis­co so­li­ta­rio nues­tro hay al­gu­nos te­mas que ya tie­nen mu­cho que ver con Stravaganzza, co­mo que el cuer­po me lo pe­día. Ya no po­día vi­vir sin ello. Me pa­só cuan­do es­ta­ba en Sa­ra­to­ga, que hi­ci­mos Stravaganzza por­que yo ne­ce­si­ta­ba eso. Ya te ex­pli­qué al­gu­na vez que yo per­so­nal­men­te no ve­nía del Heavy Me­tal de ese cor­te clá­si­co, yo ve­nía de una co­sa más… pues lo que ha­cía­mos Pe­pe y yo qui­zás ha­ce 20 años, que era más pa­re­ci­do a Stravaganzza, un ro­llo más doom, más os­cu­ro, más in­ti­mis­ta… más nues­tro. Y, bueno, to­do el mun­do me co­no­ció con un ro­llo que no era el mío real­men­te, ¿no? Que me en­can­ta, pe­ro no es el que yo he ma­ma­do, con el que yo he cre­ci­do. En­ton­ces, con Sa­ra­to­ga ne­ce­si­té ha­cer yo un po­co Stravaganzza y aho­ra me ha pa­sa­do un po­co lo mis­mo, con el so­li­ta­rio, aun­que iba por un la­do más con­ven­cio­nal, mi ban­da en so­li­ta­rio es más con­ven­cio­nal y yo ne­ce­si­to al­go más… más par­ti­cu­lar, más es­pe­cial y en Stravaganzza ten­go eso. Cuan­do de­ci­dis­teis ha­cer ese pa­rón fue muy po­co des­pués de sa­car Raí­ces. Es un dis­co que tie­ne unas ca­rac­te­rís­ti­cas muy con­cre­tas, Stravaganzza so­na­bais muy ma­du­ros y por eso me sor­pren­dió que pa­ra­rais en ese mo­men­to. ¿Qué cir­cuns­tan­cias os em­pu­ja­ron a ese pa­rón?

Leo: Plan­téa­te, tío, que no­so­tros es­tá­ba­mos con unas ga­nas de la hos­tia, es­tá­ba­mos bien a ni­vel in­terno, pe­ro ya em­pe­zá­ba­mos a es­tar muy lia­dos a ni­vel in­di­vi­dual. Nos es­ta­ba cos­tan­do tam­bién sa­car­lo ade­lan­te por­que era mu­cho cos­te, co­mo te he ex­pli­ca­do al­gu­na que otra vez. La ma­yo­ría de ban­das son cin­co tíos y una fur­go­ne­ta y ya es­tá, no­so­tros éra­mos cua­tro fur­go­ne­tas y un mon­tón de gen­te y es­to ge­ne­ra­ba unos cos­tes que no po­día­mos pa­gar. Pe­ro eso nos da­ba igual por­que, co­mo di­ce Pe­pe, lo ar­tís­ti­co es­ta­ba por de­lan­te de eso, ca­si que nos nu­tría­mos de las ga­nas de ha­cer­lo y del ar­te en sí. Y yo creo que ya lle­gó un mo­men­to en el que los agen­tes ex­ter­nos em­pe­za­ron ya a car­gar pie­dras en nues­tra mo­chi­la, más de las que po­día­mos so­por­tar. En es­te ca­so, una com­pa­ñía de la que no quie­ro acor­dar­me y a la que no quie­ro dar pu­bli­ci­dad, so­lo es­pe­ro que es­tén muy le­jos y que no les vuel­va a ver en la pu­ta vi­da, nos en­ga­ña­ron. Nos me­tie­ron en un es­tu­dio pa­ra ha­cer un dis­co pro­me­tién­do­nos lo de siem­pre, que iba a ha­ber una pro­mo­ción que iba a ha­ber una se­rie de ayu­das con­ven­cio­na­les pa­ra ayu­dar con la sa­li­da del dis­co y el mis­mo día que sa­lía el dis­co se dio la fu­ga y nun­ca más se su­po del per­so­na­je en cues­tión. En­ton­ces, con ese pa­la­zo y sin ha­cer si quie­ra un vi­deo­clip pro­mo­cio­nal que, a par­tir del año 2009, to­dos se sa­ca­ba con un ví­deo por de­lan­te, ya em­pe­zó la épo­ca en la que se em­pe­zó a usar re­des so­cia­les, em­pe­zó to­do lo au­dio­vi­sual au­to­má­ti­ca­men­te. En­ton­ces, cla­ro, no­so­tros no te­nía­mos me­dios pa­ra sa­car na­da de vi­deo­clip ni na­da de pro­mo­ción de ese ti­po. Lue­go, hi­ci­mos una gi­ra que es­tu­vo muy bien, que fue la úl­ti­ma gi­ra, en la que tam­bién tu­vi­mos pro­ble­mas ex­ter­nos. Se jun­ta­ron una se­rie de fac­to­res que no eran nues­tros real­men­te nos hi­cie­ron dar­nos cuen­ta de que el gru­po iba en pi­ca­do y que no era nues­tra cul­pa. En­ton­ces, an­tes de que­mar­nos, an­tes de aca­bar mal y que la ga­na y la chis­pa de Stravaganzza se fue­ra a la mier­da, nos di­mos cuen­ta de que ha­bía que ha­cer un pa­rón pa­ra man­te­ner­la. Es co­mo el que tie­ne una lla­mi­ta pe­que­ña y la tie­ne guar­da­da pa­ra que no se apa­gue, ¿no? Y li­te­ral­men­te fue así. Yo creo que si hu­bié­se­mos se­gui­do es muy pro­ba­ble que hu­bié­se­mos ter­mi­na­do mal, por­que eso era im­po­si­ble. Si le­jos de te­ner ayu­das, tie­nes gen­te que te po­ne la zan­ca­di­lla… jo­di­do vas.

Pe­pe: Pe­ro cual­quie­ra que ten­ga un gru­po, que es pro­ba­ble­men­te la ma­yo­ría de gen­te que nos lea, sa­be que te­ner un gru­po hoy en día, es­tés en el ni­vel que es­tés, es co­mo una lu­cha con­tra to­do, en la que par­tes con mu­chí­si­mas ilu­sio­nes y ca­da gol­pe que te vas lle­van­do te va des­gas­tan­do has­ta que lle­ga un pun­to en el que la ma­yo­ría de las ban­das se que­dan sin ilu­sión y tie­nen que pa­rar. O sea, a no­so­tros nos pa­só eso, nos fui­mos dan­do mu­chí­si­mos gol­pes. Ca­si to­do eran gol­pes y lle­gó un mo­men­to en el que es­tá­ba­mos ca­si com­ple­ta­men­te des­gas­ta­dos y fue eso ‘Va­mos a pa­rar pa­ra re­co­brar las ilu­sio­nes y cre­cer in­di­vi­dual­men­te. Stravaganzza no se pue­de ha­cer si no es­tás al 150% de ener­gías. Es muy gran­de y pue­de ser mu­chí­si­mo más y has­ta que no es­te­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer­lo to­do lo bien que po­da­mos, a muer­te, no vol­ve­re­mos.’

Carlos: Y tam­bién hay otro fac­tor im­por­tan­te y es que Stravaganzza es un gru­po que con­lle­va mu­cha pre­sión. De eso no se ha­bla tan­to, pe­ro es un gru­po que las ex­pec­ta­ti­vas, las po­nes tan al­tas, el lis­tón te lo im­po­nes tú tan arri­ba que lle­ga un pun­to en el que pa­re­ce que es fá­cil, que nos sa­le so­lo y no. Eso lle­va un mon­tón de tra­ba­jo, un mon­tón de ho­ras, un mon­tón de de­di­ca­ción y mu­cha ener­gía men­tal, fí­si­ca y emo­cio­nal. Si a to­do es­to le su­mas to­do lo ex­terno, en el mo­men­to en el que di­ji­mos ‘Va­le, tíos, es­to se va a aca­bar tal día’ yo sen­tí ali­vio. Por lo me­nos ya sa­bía­mos que aquí íba­mos a pa­rar y no íba­mos a se­guir ca­yen­do por­que, so­bre to­do, no quie­res ba­jar el lis­tón en nin­gún mo­men­to.

Leo: Ade­más, ha­bía dos co­sas ex­ter­nas que nos ha­cían ba­jar el lis­tón en mu­chos as­pec­tos, y eso es a lo que se re­fie­re Carlos, ¿no? Eso de ‘Jo­der, si no pue­do ha­cer­lo to­do lo bien que yo quie­ro, más va­le pa­rar’. Y es que hay gru­pos que lo es­ti­ran tan­to to­do que el pro­pio gru­po de­ja de ser lo que fue y ya es co­mo una ca­ri­ca­tu­ra de lo que fue y no­so­tros no que­ría­mos eso. Y creo que hi­ci­mos bien, he­mos te­ni­do mu­chí­si­ma acep­ta­ción a la vuel­ta. Cla­ro, ha­béis anun­cia­do que Stravaganzza es­tá de vuel­ta, pe­ro tam­po­co es que ha­yáis he­cho una gran cam­pa­ña pro­mo­cio­nan­do la vuel­ta. Sim­ple­men­te lo ha­béis pues­to en Fa­ce­book, cua­tro co­si­tas aquí y allí y pa­re­ce que ha ha­bi­do un buen re­ci­bi­mien­to, ca­si me­jor que cuan­do la ban­da es­ta­ba en ac­ti­vo. Leo: No, no, me­jor. Los fans si­guen sien­do los que… es que no me gus­ta lla­mar­les fans. Los se­gui­do­res si­guen sien­do los que… o sea, no es gen­te nor­mal y me ale­gro. Quie­ro de­cir que un se­gui­dor de Stravaganzza igual no es­cu­cha otro ti­po de mú­si­ca, pue­de es­cu­char Prog o pue­de es­cu­char… pues no sé qué co­sas, pe­ro no es un se­gui­dor del Me­tal al uso y eso a mí me ale­gra por dos ra­zo­nes. Pri­me­ro, por­que quie­re de­cir que lo que ha­ce­mos es ela­bo­ra­do, o sea, tie­ne pe­di­gree (ri­sas), y lo se­gun­do que el re­ci­bi­mien­to de la vuel­ta ha­ya si­do ma­yo­ri­ta­rio por­que eso quie­re de­cir que la gen­te nos ha en­ten­di­do en el tiempo que he­mos es­ta­do… en el le­tar­go nos ha en­ten­di­do gen­te que qui­zás an­tes no nos en­ten­día. Siem­pre he di­cho que

la mú­si­ca en es­te país va co­mo 20 años o más por de­trás, por ejem­plo, cuan­do sa­li­mos no­so­tros sa­bía­mos que no íba­mos a ha­cer na­da que no se hu­bie­ra in­ten­ta­do an­tes, pe­ro sí es cier­to que en Es­pa­ña no exis­tía. No­so­tros es­cu­chá­ba­mos esa mú­si­ca, no co­mo Stravaganzza, pe­ro sí te­nía­mos tin­tes de mu­chas otras co­sas, ¿no? Ro­llo or­ques­ta, ro­llo os­cu­ro… pe­ro en Es­pa­ña no ha­bía na­da ni me­dia­na­men­te pa­re­ci­do y no lo hi­ci­mos pa­ra lle­nar ese hue­co, lo hi­ci­mos por­que nos mo­la­ba ese ti­po de mú­si­ca, por­que yo en mi ca­sa y ellos en su ca­sa es­cu­chan ese ti­po de mú­si­ca, pe­ro la­men­ta­ble­men­te en es­te país no pue­des ha­cer lo que te dé la ga­na. Es lo que te di­go, su­pon­go que hay un mon­tón de ci­neas­tas que tie­nen que li­mi­tar­se a ha­cer un ti­po de ci­ne es­pa­ñol por­que el ci­ne que le gus­ta­ría ha­cer aquí en Es­pa­ña no se pue­de ha­cer o no se es­ti­la. Pues es un po­co lo mis­mo, to­do lo que tie­ne que ver con ar­te… aquí es muy di­fí­cil po­der in­no­var sin dar­te la hos­tia y no­so­tros nos la di­mos, pe­ro bien gor­da, co­mo di­jo Pe­pe. Y aho­ra ya, que ha pa­sa­do un tiempo pa­ra ver­lo des­de fue­ra, pues he­mos di­cho ‘Vol­ve­mos con to­das las cir­cuns­tan­cias, que aho­ra ya nos da igual’. Y fí­ja­te, aho­ra hay más gen­te que si­gue Stra­va­gan­zaa, mu­cha más, eh. Pe­ro va­mos, que si hu­bie­ra ha­bi­do la mis­ma… pon­ga­mos que cuan­do lo de­ja­mos ha­bía 20.000 se­gui­do­res, pues vol­ve­ría­mos con esos 20.000 se­gui­do­res igual. No nos ha­ce fal­ta más gen­te, lo im­por­tan­te es que sean igual de fie­les y bue­nos, que en su mo­men­to nos que­rían mu­cho y no­so­tros a ellos.

Pe­pe: Sí es cier­to que cuan­do em­pe­za­mos, en su día, la aco­gi­da del pú­bli­co fue co­mo ‘Es­to no lo en­tien­do, es muy ra­ro’. Es co­mo que in­ten­ta­mos abrir una “puer­ta nue­va” en Es­pa­ña y cuan­do quie­res ha­cer es­to, to­do lo que te en­cuen­tras son pa­los. Es di­fí­cil crear una nue­va co­rrien­te de es­ti­lo. O sea, lo fá­cil se­ría ha­cer una mú­si­ca que ya exis­te con se­gui­do­res que se lo van a co­mer sí o sí, pe­ro no, de­ci­di­mos ir a por el ca­mino más di­fí­cil, a con­tra­co­rrien­te. Por eso su­fri­mos mu­cho, fui­mos cri­ti­ca­dos por co­sas que hoy en día se ven tan nor­mal, in­clu­so que otros han imi­ta­do. O sea, he­mos su­fri­do… cuan­do es­tre­na­mos el Hi­jo de la Lu­na en el Vi­ña Rock nos ti­ra­ban bo­te­llas y la gen­te… O sea, he­mos lu­cha­do a con­tra­co­rrien­te, en ese mo­men­to nos to­có es­for­zar­nos, pe­ro aho­ra, do­ce o tre­ce años des­pués, pa­re­ce que ese tiempo ha ayu­da­do a asi­mi­lar nues­tra mú­si­ca. Ya no se nos po­ne co­mo el gru­po ex­tra­ño, ya es co­mo, in­clu­so nos han lle­ga­do a ca­ta­lo­gar de un gru­po un po­co le­gen­da­rio. O sea, co­mo que el nom­bre de Stravaganzza, con el tiempo, ha ga­na­do. Sí, se ha vuel­to un po­co de cul­to, ¿no? Pe­pe: Sí. Bueno, pues eso, han pa­sa­do ocho años des­de raí­ces. Y to­dos ha­béis he­cho vues­tras co­sas: tú has es­ta­do con tu ban­da, tú con Mó­ni­ca gi­ran­do y ha­cien­do dis­cos… y evi­den­te­men­te sois mú­si­cos di­fe­ren­tes, per­so­nas di­fe­ren­tes… ¿qué po­déis apor­tar hoy al so­ni­do de Stravaganzza? Leo: Pues mi­ra, yo he ma­du­ra­do bas­tan­te, que eso pue­de ser bueno o ma­lo, por­que siem­pre que una ban­da sa­ca los pri­me­ros dis­cos es­tá esa fres­cu­ra que lue­go no tie­nes o… has ma­du­ra­do más. Pe­ro yo creo que he ma­du­ra­do su­fi­cien­te co­mo pa­ra dar­me cuen­ta de ha­cia dón­de tie­ne que ir la ban­da. Yo siem­pre he si­do un po­co más me­ta­le­ro de la cuen­ta en el sen­ti­do de que cuan­do es­ta­ba ha­cien­do Heavy Me­tal an­he­la­ba ha­cer Me­tal más ex­tre­mo, pues las par­tes ex­tre­mas de Stravaganzza las que­ría lle­var yo a la má­xi­ma po­ten­cia. Igual, in­clu­so, lle­gué a sa­lir­me, en al­gu­na oca­sión, de los már­ge­nes de lo que en Stravaganzza ve­nía a cuen­to, lo re­co­noz­co, pe­ro es que me gus­ta mu­cho el Me­tal, no lo pue­do evi­tar. Y aho­ra me que­da un po­co más cla­ro que Stravaganzza tie­ne que te­ner su la­do de Me­tal, por su­pues­to, pe­ro aho­ra ten­go más cla­ro que qui­zás el fuer­te de Stravaganzza son las me­lo­días, no tan­to las par­tes me­ta­le­ras, que tam­bién son muy exó­ti­cas y muy bo­ni­tas, pe­ro Me­tal hay en to­do el mun­do y de to­das las ma­ne­ras. O sea, te co­ges al­gún dis­co de Go­ji­ra de ha­ce diez años y ya era sú­per exó­ti­co y no creo que no­so­tros lo po­da­mos ha­cer más exó­ti­co que ellos. En­ton­ces, creo que nues­tro fuer­te es­tá por otro si­tio, ¿no? Por su­pues­to, tie­ne que ha­ber riffs me­ta­le­ros y par­tes me­ta­le­ras muy ela­bo­ra­das y muy cu­rra­das, pe­ro creo que el fuer­te de Stravaganzza es­tá más en la ar­mo­nía que en el riff. Es al­go que he apren­di­do con el pa­so del tiempo, de oír­lo más que de vi­vir­lo. O sea, cuan­do es­ta­ba en Stravaganzza que­ría lle­var­lo to­do a ha­cer Bru­tal Death o Black Me­tal, yo que­ría ir por ese ca­mino, ¿no? Y Stravaganzza no es tan­to eso, Stravaganzza es más… va­mos a lla­mar­lo sin­fó­ni­co. Y yo creo que aho­ra es­toy más en esa lí­nea, al­go que an­tes no te­nía tan­to.

Pe­pe: Y yo, en es­tos úl­ti­mos sie­te u ocho años, no he pa­ra­do de tra­ba­jar, he he­cho de to­do… he he­cho co­sas que es­ta­ban muy por en­ci­ma de mi ni­vel y me he ido su­peran­do po­co a po­co y he he­cho al­gu­nos tra­ba­jos más com­ple­jos que se han he­cho en Es­pa­ña, co­mo es el úl­ti­mo dis­co de Mó­ni­ca. Me he en­car­ga­do de pro­duc­cio­nes de un ni­vel al­tí­si­mo, co­mo a lo me­jor… en el mun­do del Me­tal so­lo se po­dría com­pa­rar con pro­duc­cio­nes co­mo las de Night­wish. Tam­bién, en mi es­tu­dio, he pro­du­ci­do un mon­tón de ban­das… o sea, he da­do un mon­tón de pe­que­ños pa­sos y to­dos esos pa­sos me han en­ri­que­ci­do y he apren­di­do mu­chí­si­mo de mu­chí­si­mas co­sas y to­dos es­tos años, se­gún iba apren­dien­do co­sas, pen­sa­ba ‘Es­to lo po­dría apli­car en Stravaganzza’ y creo que he ob­te­ni­do un pun­to de co­no­ci­mien­to y de ex­pe­rien­cia que pue­de lle­var a Stravaganzza a un pun­to más al­to de lo que es­tá­ba­mos la otra vez. ¿Y tú? (A Carlos) Carlos: Mmmh… To­do de­pen­de­rá de có­mo lo que­ra­mos lle­var, de­pen­de­rá del es­ti­lo y so­bre eso ya ire­mos tra­ba­jan­do. Por­que cla­ro, uno siem­pre pue­de de­cir que quie­re apor­tar ideas so­bre las que ya ha es­ta­do tra­ba­jan­do, so­bre un ins­tru­men­to, mú­si­ca, por­que con los años ha ido pen­san­do… por­que uno nun­ca de­ja de es­tu­diar, ni evo­lu­cio­nar, pe­ro tam­po­co quie­re de­cir que ten­gas que amor­ti­zar esa ex­pe­rien­cia por hue­vos. Ese es un error muy co­mún, de de­cir ‘No, es que yo co­mo he es­ta­do diez años es­tu­dian­do coor­di­na­ción avan­za­da y por ca­pas rít­mi­cas, pues lo ten­go que amor­ti­zar y aho­ra ten­go que po­ner­lo en to­dos los dis­cos y to­dos los te­mas que ha­ga’. No, esas co­sas tie­nen que fluir. Y aho­ra, con­for­me va­ya evo­lu­cio­nan­do y va­ya­mos de­ci­dien­do có­mo que­re­mos los te­mas, có­mo los va­mos a com­po­ner… pe­ro tam­bién creo que to­do lo que he­mos apren­di­do nos pue­de apor­tar bas­tan­te. ¿Y Patricio? ¿Qué pue­de apor­tar el Patricio de hoy en día que no te­nía el de ha­ce ocho años? Patricio: Si co­no­cie­ras mi vi­da sa­brías to­da la ra­bia que ten­go que sol­tar... Pe­ro apar­te de esa ra­bia, que hay que sol­tar­la y es­tá bien te­ner­la a mano, siem­pre he pen­sa­do que la prác­ti­ca lle­va a la per­fec­ción, y eso es lo que quie­ro ha­cer: prac­ti­car mu­cho, una bue­na éti­ca de tra­ba­jo pa­ra ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble. Qui­zás es a ti Patricio a quien más nos ha cos­ta­do se­guir la pis­ta en es­tos años ¿Qué ha es­ta­do ha­cien­do Patricio Ba­ba­sa­sa? Patricio: Yo soy maes­tro de mú­si­ca y lle­vo un tiempo opo­si­tan­do. Lue­go, apar­te de eso que con­su­me mu­cho tiempo, tam­bién hay eta­pas en las que no te ape­te­ce to­car, o no te sa­len co­sas. Du­ran­te un tiempo tu­ve una tem­po­ra­da en la que no te­nía la ca­be­za pa­ra to­car, no me ape­te­cía. Así que me cen­tré mu­cho en am­pliar mis es­tu­dios y co­no­ci­mien­tos. Al­gu­na co­si­ta nue­va, al­gún es­ti­lo nue­vo... Pe­ro ne­ce­si­ta­ba un tiempo sin es­tar en la di­ná­mi­ca de una ban­da. Des­pués de Stravaganzza es­tu­ve en mu­chos pro­yec­tos con po­ca re­per­cu­sión, me­ti­do en mu­chos em­bo­laos y la ver­dad ne­ce­si­ta­ba dis­tan­ciar­me un po­co de la mú­si­ca. De la mú­si­ca en es­te sen­ti­do, por­que por su­pues­to he se­gui­do dan­do mis cla­ses, en­se­ñan­do a los ni­ños y bueno, es otra for­ma de ha­cer mú­si­ca y de in­te­grar la mú­si­ca en tu vi­da. Son épo­cas de la vi­da que se pre­sen­tan a ve­ces. Bueno, Stravaganzza vuelve en di­rec­to, pe­ro tam­bién es­ta­mos es­pe­ran­do la vuel­ta en es­tu­dio pron­ti­to. ¿Te­néis ga­nas? Leo: Sin pri­sas, tío. Sin pri­sas por­que he­mos es­ta­do ocho años es­pe­ran­do, po­de­mos es­pe­rar nue­ve. Y que­re­mos ha­cer­lo tan bien, el lis­tón es­tá tan al­to… la gen­te es­tá es­pe­ran­do al­go tan, tan, tan, tan es­pe­cial y lo de­vo­ra con tan­to ca­ri­ño que ha­gas lo que ha­gas, aun­que sea el me­jor dis­co de nues­tra ca­rre­ra, siem­pre va a ha­ber al­guno que va a de­cir ‘Pues me gus­ta­ba más lo pri­me­ro’. Eso es así, es inevi­ta­ble. Pa­sa con to­das las ban­das. Por muy bien que lo ha­ga el me­jor gru­po del mun­do siem­pre van a de­cir que el pri­me­ro era me­jor. En­ton­ces, con­tra eso ya va­mos so­bre se­gu­ro, sa­be­mos que va a su­ce­der, pe­ro con lo de­más, a mí me gus­ta­ría que no tu­vié­ra­mos pri­sa por­que en otros dis­cos, pe­se a que eran muy, muy, muy ela­bo­ra­dos, nun­ca lo pu­di­mos ha­cer con la tran­qui­li­dad que nos ha­cía fal­ta. Nun­ca. ¿Por qué? Por­que Stravaganzza, co­mo de­cía Pe­pe, re­quie­re de mu­chí­si­ma pre­pa­ra­ción, es muy es­pe­cial, re­quie­re mu­chas vuel­tas. En la com­po­si­ción sí que nos lo cu­rrá­ba­mos con tran­qui­li­dad por­que, co­mo ca­da uno com­po­nía su par­te en su ca­sa y lue­go nos jun­tá­ba­mos pa­ra apor­tar­le ideas ca­da uno a los te­mas del otro, en­ton­ces, no era tan­to el pro­ble­ma co­mo lle­var­lo a plas­mar­lo en el dis­co. Eso re­quie­re mu­chos días y mu­chos me­ses de es­tu­dio pa­ra ha­cer­lo co­mo no­so­tros que­ría­mos y no ha­bía. Era im­po­si­ble. Cuan­do gra­bá­ba­mos en Avis­pa, eso era im­po­si­ble, el ho­ra­rio era li­mi­ta­do. De aquí a aquí y ya. Cla­ro, pe­ro no es lo mis­mo que te gra­be una ban­da de Punk – Rock, que es so­lo gui­ta­rra, ba­jo, ba­te­ría y voz, a que te gra­be Stravaganzza, que so­lo las pis­tas de vio­lín lle­van tan­to gra­bar­las co­mo el dis­co en­te­ro de otra per­so­na. En­ton­ces, no­so­tros te­nía­mos que ha­cer­lo en el tiempo ha­bi­tual cuan­do nues­tro gru­po no era ha­bi­tual y eso nos lle­va­ba a ha­cer­lo… no mal, por­que no es­ta­ba mal, pe­ro no es­ta­ba to­do lo bien que nos hu­bie­se gus­ta­do y aho­ra sí va­mos a ha­cer­lo co­mo tie­ne que ser. Y si el dis­co sa­le en 2020 pues que sal­ga en 2020, es que me da ab­so­lu­ta­men­te igual. ¿Sa­bes? Si hay que ti­rar­se tres me­ses pa­ra gra­bar las ba­te­rías por­que que­re­mos ha­cer al­go que sea de otro pla­ne­ta, pues así va a ser. Y… ten­drá los ajus­tes que ten­ga… y co­mo ac­tual­men­te no­so­tros ges­tio­na­mos, pues…

Pe­pe: Pri­me­ro va­mos a tra­ba­jar en el di­rec­to que, co­mo so­mos no­so­tros mis­mos los que nos po­ne­mos un lis­tón muy arri­ba, por las nu­bes, va a ser muy, muy, muy es­pe­cial y úni­co, al­go que no se ha­ya vis­to en el Me­tal es­pa­ñol, si lo con­se­gui­mos, y lue­go ya a em­pe­zar a tra­ba­jar en el dis­co. Pe­ro, co­mo di­ce Leo, en Es­pa­ña los dis­cos de Me­tal se gra­ban en un mes por­que no hay pre­su­pues­to.

Leo: Eso era an­tes.

Pe­pe: Eso era an­tes, sí. No­so­tros, dis­cos co­mo Sen­ti­mien­tos que son dis­cos con 150 pis­tas, es­tán gra­ba­dos en un mes. En un mes no pue­des cui­dar los de­ta­lles, bas­tan­te bien que­dó. Aho­ra, en cambio, que he­mos apren­di­do, que yo tam­bién ten­go un es­tu­dio, pues te gra­ba­mos un dis­co en… no sé, ocho me­ses, diez me­ses. Te­ne­mos gran­des in­ten­cio­nes y lue­go ya ve­re­mos si lo con­se­gui­mos, que va a ser que sí, que me gus­ta­ría gra­bar tam­bién con una or­ques­ta de ver­dad, co­mo un pun­to ex­tra a una pro­duc­ción. Es­toy se­gu­ro de que, a lo lar­go de es­tos años, ha­béis ido re­co­pi­lan­do ideas pa­ra cuan­do vol­vie­rais a Stravaganzza. ¿Ha­béis ido vien­do al­go de es­to ya?

Leo: Sí, pe­ro muy pe­que­ñas co­sas, eh. Re­ta­zos, ni si­quie­ra ma­que­tas. Yo que sé, al­gu­na co­si­ta, una me­lo­día a piano, un riff.

Pe­pe: Cla­ro, yo ten­go la gra­ba­do­ra del mó­vil lle­na de pe­que­ñas ideas a piano y voz. Leo ya tie­ne al­go más, eh.

Leo: No, pe­ro ni si­quie­ra… co­mo yo no pue­do pa­rar, tío. Lo úni­co en el mun­do que me tran­qui­li­za y que me re­la­ja es com­po­ner. O sea, ni si­quie­ra to­car, es com­po­ner y po­ner­me en mi ha­bi­ta­ción, ce­rrar la puer­ta y gra­bar una gui­ta­rra, un po­co de voz… Eso es lo úni­co que me re­la­ja en el ha­ber, en el mun­do, tío. En­ton­ces, in­ten­to ha­cer­lo mu­cho y siem­pre que pue­do, lo ha­go. Ya ten­go al­gu­na co­si­ta, no ce­rra­da… por­que tam­bién me he com­pro­me­ti­do a no ce­rrar­lo tan­to. Me gus­ta más aho­ra de­jar­lo abier­to por­que pien­so que una so­la men­te pue­de com­po­ner al­go bri­llan­te, pe­ro cin­co men­tes jun­tas, pue­den ha­cer al­go mu­cho más bri­llan­te. En­ton­ces, aho­ra es­toy tra­ba­jan­do en al­go muy en bru­to pa­ra que lue­go lo po­da­mos pu­lir to­dos aquí. Y ten­go al­gu­na idea… Me mola mu­cho res­ca­tar la idea del fol­clo­re es­pa­ñol de Stravaganzza, ese ro­llo ára­be y fla­men­co, que se­gui­mos sien­do un po­co pio­ne­ros en es­te país, qui­tan­do a Me­di­na Azaha­ra y unos cuan­tos más. Ac­tual­men­te no hay na­da que me­ta ese to­que de raí­ces nues­tras. Y yo sí ten­go va­rias co­sas que ti­ran al fla­men­co sin ser fla­men­co, ló­gi­ca­men­te, pe­ro que ti­ran al fla­men­co o a un ro­llo más ára­be y de­más, que me mo­lan pa­ra Stravaganzza. Ten­go un te­ma que pa­re­ce una zar­zue­la, tío. Pa­re­ce una zar­zue­la con Me­tal y me mola. Es co­mo ha­cer unas cas­ta­ñue­las, pe­ro con el bom­bo.

(Ri­sas) Bueno, pues ha­ble­mos del di­rec­to que ya de­cís que va a ser es­pec­ta­cu­lar, una re­pre­sen­ta­ción de lo que es la ban­da hoy en 2017. ¿Qué pue­de es­pe­rar la gen­te de es­te di­rec­to?

Leo: So­bre to­do al­go nues­tro. No voy a de­cir es­pe­cial por­que eso ya de­pen­de de ca­da uno có­mo lo mi­re, yo creo que va a ser es­pe­cial. Pe­ro, cuan­do di­go nues­tro me re­fie­ro a que cuan­do sa­li­mos a to­car Stravaganzza te­ne­mos la sen­sa­ción de que no so­mos no­so­tros mis­mos. Es co­mo un al­ter ego, un per­so­na­je. El mo­men­to en el que Leo se qui­ta la ra­ya, Pe­pe se ali­sa el pe­lo y po­ne la fal­da, Carlos se me­te de­trás de su ba­te­ría y nos os­cu­re­ce­mos ahí, en ne­gro… es otra gen­te. Es co­mo una es­pe­cie de su­per­hé­roes que tie­nen que ha­cer una mi­sión. Es­ta mi­sión, en nues­tro ca­so, es in­ten­tar apor­tar al­go. Es al­go que muy po­qui­ta gen­te se plan­tea en la mú­si­ca. Hay dos ma­ne­ras de ha­cer mú­si­ca, o pa­ra ga­nar di­ne­ro, que es lo fá­cil, o pa­ra pa­sár­te­lo bien. Lo di­fí­cil en el ar­te es in­ten­tar apor­tar y no­so­tros va­mos a in­ten­tar apor­tar, aun­que no ga­ne­mos un du­ro. Eso es tan im­por­tan­te que pue­de ser que el re­sul­ta­do fi­nal só­lo nos gus­te a no­so­tros, pe­ro yo creo que cuan­do le po­nes ca­ri­ño, ilu­sión e in­vier­tes en que el show sea al­go es­pe­cial e in­ten­tes dar un pa­so ade­lan­te en al­go que to­da­vía no se ha he­cho en tu país… pues yo creo que sí va a ser al­go muy, muy, muy es­pe­cial. Pe­ro, lo que te di­go, más que es­pe­cial va a ser muy nues­tro. Lue­go, tam­bién he­mos po­di­do ver co­sas de gen­te que lo ha­ce muy bien fue­ra del país e in­clu­so den­tro, eh, que lo ha­cen fran­ca­men­te bien. Tie­nen una ma­ne­ra de ver los shows más ar­tís­ti­ca, no so­lo sa­lir a to­car y ya es­tá. Hay que apren­der mu­cho de la gen­te que lo ha­ce bien y eso es lo que he­mos es­ta­do ha­cien­do es­tos ocho años. A ni­vel mu­si­cal, ima­gino que el setlist va a ser un re­pa­so de to­da la ca­rre­ra de Stravaganzza ¿o pen­sáis cen­tra­ros un po­co más en los úl­ti­mos dis­cos? ¿Te­néis al­gu­na idea ya res­pec­to a es­te as­pec­to? Leo: To­do. To­do, ló­gi­ca­men­te, por­que los se­gui­do­res lo son prác­ti­ca­men­te des­de el prin­ci­pio, los que se en­gan­cha­ron a Stra­va, se en­gan­cha­ron des­de el pri­mer ac­to. A mí, per­so­nal­men­te, el que más me gus­ta es el úl­ti­mo, pe­ro co­mo lo he oí­do mu­cho y he de­ja­do más de es­cu­char los pri­me­ros, aho­ra lo oi­go me­nos y es­cu­cho más los pri­me­ros. Aho­ra ya mola por­que co­mo ya te ol­vi­das de can­cio­nes tu­yas por­que te ti­ras un buen tiempo sin oír­las, las es­cu­chas ca­si des­de fue­ra, co­mo un fan. Es que el otro día me jun­té con Pe­pe pa­ra ha­cer co­si­llas y me di­jo ‘Alu­ci­nas con el pri­me­ro, eh’. Es que es alu­ci­nan­te.

Pe­pe: No es­tá bien que lo di­ga yo pe­ro…

Leo: Es que éra­mos ni­ños, es que yo ni si­quie­ra era yo. Era un ni­ño con mi ca­ra, pe­ro era otra per­so­na, tío. Es que ha­ce quin­ce años, ca­si. Bueno, qué co­ño, cuan­do es­tá­ba­mos gra­ban­do ese

dis­co, com­po­nién­do­lo… ha­ce quin­ce años. En­ton­ces, los Stra­va de aquel en­ton­ces eran muy di­fe­ren­tes en to­do y yo di­go ‘¿Có­mo pu­de com­po­ner eso con esa edad?’ Si es que es una lo­cu­ra. Tie­ne mu­cha cohe­ren­cia y a la vez es una lo­cu­ra, en­ton­ces es tan es­pe­cial que yo pien­so que me cos­ta­rá ha­cer co­sas tan bri­llan­tes co­mo esas. Y ahí es­tá el top que te po­nes, ¿no? In­ten­tar ha­cer un dis­co que ten­ga la fres­cu­ra del pri­me­ro y sea tan bueno co­mo ese y co­mo el si­guien­te. Pe­ro sí, en el re­per­to­rio tie­ne que ha­ber te­mas de to­dos los dis­cos.

Pe­pe: Sí, pa­ra que la gen­te sal­ga del con­cier­to, la sen­sa­ción tie­ne que ser ‘No se han de­ja­do ni una’. (Ri­sas) Pe­pe: Ob­via­men­te, no pue­des to­car­lo to­do, eso es im­po­si­ble. Ya con cua­tro dis­cos es im­po­si­ble me­ter­lo to­do, pe­ro que la sen­sa­ción sea esa. Que la gen­te di­ga ‘ Yo ya’. Si hay al­gu­na can­ción que si no la to­cáis to­do el mun­do va a echar­la de me­nos, pe­ro que yo creo que no de­be­ríais to­car, es Hi­jo de la Lu­na. (Ri­sas) Carlos: Y le lla­ma­ron lo­co. Me en­can­ta, me fli­pa la ver­sión y creo que, con el tiempo, a to­do el mun­do le ha en­can­ta­do, la ha asi­mi­la­do muy bien, pe­ro yo creo que no la de­be­ríais to­car. Leo: Lo echa­re­mos a suer­tes. (Ri­sas) Es mi opi­nión per­so­nal. Es una can­ción que hi­zo Stravaganzza co­mo un ho­me­na­je a la mú­si­ca de Me­cano y tal, pe­ro… Pe­pe: A mí es que me gus­ta mu­cho. A ver, yo lo he vis­to en di­rec­to y… Pe­pe: Yo ha­ce tan­to tiempo que no lo to­co que me ape­te­ce. Ha­cía muy po­qui­to que lo ha­bíais es­tre­na­do, era ese Hi­jo del Mie­do y lo to­cas­teis en un fes­ti­val que fue por Se­go­via o por ahí, en una car­pa pe­que­ñi­ta de un pue­blo y creo que esa no­che ha­bían to­ca­do Sau­rom tam­bién. Pe­pe: Sí, en La Gran­ja. Sí, la to­cas­teis, la he vis­to en di­rec­to y me mola, la lle­vo en mi mp3, pe­ro…

Leo: Tú lo que crees es que se ha tri­lla­do de­ma­sia­do. Es que es un po­co lo que to­do el mun­do es­pe­ra ver, ¿no? Pe­ro no de­ja de ser una can­ción que, aun­que es­té arre­gla­da por vo­so­tros, no es de Stravaganzza.

Carlos: Hay una di­fe­ren­cia muy gran­de que tie­nes que te­ner en cuen­ta. Una co­sa son las can­cio­nes que quie­res to­car y otra co­sa son las can­cio­nes que tie­nes que to­car. Tú te de­bes un po­co a tu pú­bli­co o mu­cho y, co­mo di­ces, mu­cha gen­te es­pe­ra oír esa can­ción. ¿Quie­re de­cir eso que… Leo: ¿Qué ha­ya que to­car­la por hue­vos?

Carlos: No, hay si­tua­cio­nes en las que a lo me­jor… Por ejem­plo, un día en el que com­par­tía­mos car­tel con va­rias ban­das em­pe­za­mos a qui­tar te­mas y a qui­tar te­mas por­que se re­tra­sa­ba to­do, y cuan­do ya ha­bía­mos qui­ta­do cua­tro, el quin­to tu­vo que ser ese. Al fi­nal pu­di­mos to­car­la, pe­ro la de­ci­sión cor­po­ra­ti­va fue ‘No po­de­mos qui­tar otro te­ma más en fa­vor de ese’.

Leo: Si te­ne­mos que qui­tar Hi­jo de la Lu­na, qui­ta­mos Hi­jo de la Lu­na, pe­ro si no hay ne­ce­si­dad…

Carlos: Pe­ro, co­mo di­go, el pú­bli­co tie­ne que sa­lir con esa sen­sa­ción de que han so­na­do to­das y esa tie­ne que ser una de ellas.

Leo: Y una co­sa te quie­ro de­cir, aun­que pue­da so­nar un po­co pre­sun­tuo­so. A día de hoy, Hi­jo de la Lu­na es ca­si tan­to de Stravaganzza co­mo de Me­cano.

Pe­pe: Iba a de­cir al­go… qui­zás no tan pre­sun­tuo­so (ri­sas), pe­ro sí es ver­dad que yo cuan­do sue­na la de Me­cano de ca­sua­li­dad en al­gún si­tio y va a lle­gar a la par­te don­de no­so­tros le me­te­mos caña y te que­das co­mo ‘¿Eh?’. Fal­ta al­go. Pe­pe: ‘¿Qué es es­to?’ (Ri­sas) Cla­ro, pe­ro en mi ca­be­za… pues he es­ta­do re­pa­san­do los cua­tro dis­cos de Stravaganzza y… Leo: De to­das ma­ne­ras, ha­cien­do una se­lec­ción de los te­ma­zos de Stravaganzza… no te va a fal­tar, no te va a fal­tar nin­guno. Sí, yo me es­pe­ro un buen con­cier­to de dos ho­ras… Leo: Lue­go hay al­gu­nas que ha­brá que dar­les un pun­to de vis­ta 3.0., hay al­gu­nas que en el dis­co me en­can­tan,

pe­ro lue­go no son tan fá­ci­les de lle­var a la reali­dad por­que ne­ce­si­tan at­mós­fe­ra. Al­gún ejem­plo. Leo: Pues mi­ra, a mí, por ejem­plo, Dio­sa del In­fierno Azul es uno de los te­mas que más me gus­tan del Pri­mer Ac­to, pe­ro lue­go en di­rec­to es muy di­fí­cil de lle­var a la reali­dad por­que tie­ne mu­cha at­mós­fe­ra. Más que ins­tru­men­tal, me re­fie­ro a lo que Pe­pe con­si­guió con efec­tos, con sam­plers, con la or­ques­ta, la ma­ne­ra de gra­bar­la, in­clu­so mi me­lo­día de voz… es to­do co­mo muy, co­mo un sue­ño. Muy oní­ri­co.

Leo: Sí, la has de­fi­ni­do per­fec­ta­men­te. Y ha­cer al­go oní­ri­co en di­rec­to es muy com­pli­ca­do. En­ton­ces, hay te­mas que tie­nes ga­nas de ha­cer­los, pe­ro cuan­do los lle­vas al lo­cal di­ces ‘Es que es­to no sue­na co­mo tie­ne que so­nar’ y hay mu­chos gru­pos a los que les pa­sa, pe­ro a no­so­tros nos pa­sa­ba mu­cho más. Yo re­cuer­do los en­sa­yos, que ha­cía­mos en­sa­yos de ho­ras y ho­ras y ho­ras, ha­bía al­gu­nas co­sas que no so­na­ban. No so­na­ban por­que no es­ta­ban idea­das pa­ra ha­cer­se sin to­do, es de­cir, a fal­ta de or­ques­ta gran­de… Y mu­chas ve­ces no pue­des lle­var al di­rec­to lo mis­mo que un dis­co, es im­po­si­ble. O sea, los Night­wish no lo ha­cen, no lo va­mos a ha­cer no­so­tros. Yo, de he­cho, te di­go. O sea, cuan­do he vis­to a Dim­mu Bor­gir con la or­ques­ta y con la co­ral he di­cho ‘¡Aho­ra sí!’ por­que yo he vis­to las mis­mas can­cio­nes sin la or­ques­ta y sin la co­ral y he di­cho ‘Uh, le fal­ta… al­go’, es esa chis­pi­ta que tie­ne en el dis­co pues en di­rec­to… no lo tie­nes. Si tú ves a Dim­mu Bor­gir con la or­ques­tra o con la co­ral, no se pue­de com­pa­rar, sue­na más pa­re­ci­do a lo que ellos hi­cie­ron en el dis­co. Pues eso, hay can­cio­nes que pre­fie­res de­jar­las cuan­do no pue­des ha­cer­las tan bien co­mo en el dis­co.

Carlos: Di­cho lo cual, se acep­ta el res­to siem­pre. (Ri­sas) Pues lo que de­cíais, que si hay al­go que ca­rac­te­ri­za a Stravaganzza es to­do el am­bien­te que hay de­trás: las or­ques­ta­cio­nes, las at­mós­fe­ras, me­lo­días gran­di­lo­cuen­tes que siem­pre han ro­dea­do las can­cio­nes del gru­po… Por su­pues­to que te­néis in­fluen­cias de otras ban­das y no voy a pre­gun­tar, pe­ro, de ca­ra al di­rec­to, ¿os

ha­béis plan­tea­do po­ne­ros con una or­ques­ta de­trás?

Pe­pe: To­do se an­da­rá. Te­ne­mos ga­nas de ha­cer mil co­sas y es ver­dad que te­ner una sú­per or­ques­ta de­trás es muy di­fí­cil o ca­si im­po­si­ble por te­mas eco­nó­mi­cos, pe­ro hay fór­mu­las de ha­cer mu­chas co­sas. Lo que te­ne­mos más pró­xi­mo… nues­tros pri­me­ros con­cier­tos, no te lo va­mos a des­ve­lar, pe­ro so­bre el es­ce­na­rio va a ha­ber mu­cha gen­te. No que­re­mos des­ve­lar por­que to­da­vía es­ta­mos tra­ba­jan­do en ello y to­do es­tá en pro­ce­so, pe­ro lo que que­re­mos ha­cer es, den­tro de nues­tros me­dios, acer­car­nos to­do lo po­si­ble a lo que se­ría lle­var una or­ques­ta y un gran co­ro. Den­tro de lo po­si­ble, pues ya ve­re­mos si po­de­mos lle­var po­qui­tas per­so­nas o más per­so­nas. Pe­ro eso, es­ta­mos mi­ran­do el es­ce­na­rio de la Ri­vie­ra a ver cuán­tos en­tra­mos, cuán­ta gen­te ca­be, cuán­tos po­de­mos me­ter… o sea, es­ta­mos en una fa­se de pre­pa­ra­ción to­tal del con­cier­to. Que es un con­cier­to en el que va­mos a tra­ba­jar un mon­tón de me­ses. Es tra­ba­jar al má­xi­mo con to­dos nues­tros me­dios du­ran­te mu­chí­si­mos me­ses y con áni­mo de no ga­nar un du­ro, de to­do lo que po­da­mos jun­tar in­ver­tir­lo pa­ra ha­cer el me­jor con­cier­to que nos po­da­mos per­mi­tir. Re­ca­pi­tu­lan­do un po­co, cuan­do to­máis la de­ci­sión de que que­réis vol­ver lan­zar Stravaganzza al rue­do, lo de­ci­dís to­dos jun­tos en la reunión de Na­vi­dad y lue­go ya ca­da uno lle­gáis a vues­tra ca­sa y ¿qué? Ya en la so­le­dad, ca­da uno ¿có­mo os acos­tas­teis esa no­che? Leo: Yo con res­pe­to, mu­cho res­pe­to por­que lo que he he­cho des­de en­ton­ces ha si­do di­fí­cil a ni­vel vo­cal, pe­ro ni la mi­tad de lo que es Stravaganzza. Stravaganzza a mí me su­po­ne vol­ver a es­tu­diar can­to li­te­ral­men­te. O sea, las can­cio­nes de Stravaganzza no las can­ta cual­quie­ra, pe­ro ni de co­ña, eso es de otro pla­ne­ta. Ya no so­lo por los to­nos, por­que hay gen­te que gri­ta mu­cho más que yo, sino tam­bién las ar­mo­nías por­que no son las tí­pi­cas ar­mo­nías que tú lle­gas y la can­tas a la pri­me­ra. O sea, ¿tú aho­ra me ta­ra­reas al­gún pa­sa­je con­cre­to de al­gu­na can­ción? Me apues­to a que no lo ta­ra­reas. (Ri­sas) Pe­ro que ni de Stravaganzza, ni de Sa­ra­to­ga, ni de nin­gu­na, eh. (Ri­sas)

Leo: Ya te di­go, por no ci­tar otro gru­po, mi ban­da en so­li­ta­rio tie­ne va­rias me­lo­días, pe­ro son me­lo­días más es­tán­dar. Cuan­do ha­ce­mos al­go pa­ra Stravaganzza to­dos pen­sa­mos en ha­cer al­go que no sea es­tán­dar, eso es lo bo­ni­to, ha­cer una me­lo­día que se pe­gue, que lle­gue a ser co­mer­cial, pe­ro que no sea una me­lo­día que ten­ga to­do el mun­do, que sea una me­lo­día ela­bo­ra­da, re­bus­ca­da, y si pue­de ser con acor­des in­tere­san­tes me­jor. Y eso a mí me su­po­ne un re­to. En­ton­ces, cuan­do yo me acos­té esa no­che di­je ‘Hos­tias, voy a te­ner que po­ner­me las pi­las, eh’ y eso que aho­ra me en­cuen­tro muy bien de voz, pe­ro Stravaganzza re­quie­re, en mi ca­so con­cre­to, el 100%. O sea, si quie­res can­tar Stravaganzza y no es­tás al 100% fí­si­ca­men­te, no lo ha­ces. Yo re­cuer­do cuan­do te­nía 24 o 25 años, el se­gun­do con­cier­to de Stravaganzza que fue en Ri­bas, yo re­cuer­do que en­tre can­ción y can­ción me iba a res­pi­rar fue­ra del es­ce­na­rio, me es­ta­ba mu­rien­do. Y yo es­ta­ba en ni­vel 15 de can­to, o sea, yo es­ta­ba es­tu­dian­do can­to más que na­die en el mun­do, te­nía mi téc­ni­ca hí­per de­pu­ra­da, con­tro­la­ba to­do el can­to que se po­día con­tro­lar den­tro de mis po­si­bi­li­da­des, ¿va­le? Y con to­do eso, yo re­cuer­do que de­cía ‘Hos­tias, en el dis­co lo he gra­ba­do, pe­ro es que aho­ra, en di­rec­to, voy a te­ner que po­ner­me las pi­las mu­cho pa­ra po­der ha­cer­lo de ver­dad’. Cuan­do ter­mi­né ese con­cier­to y em­pe­cé a po­ner­me las pi­las pa­ra el si­guien­te, que ya fui co­gien­do fon­do. Es que… Gra­bar en un es­tu­dio, si eres un buen mú­si­co, lo ha­ces, pe­ro ha­cer­lo igual de bien en un di­rec­to, por lo me­nos en nues­tro ca­so, es otra co­sa. Por eso, cuan­do me fui a la ca­ma ese día pen­sé ‘Hos­tia pu­ta, que Stravaganzza no es cual­quier co­sa’. Me­nos mal que en mi úl­ti­mo dis­co he­mos he­cho al­gu­nos te­mi­tas que tie­nen que ver con Stravaganzza y hay ar­mo­nías más se­me­jan­tes a la com­ple­ji­dad de Stravaganzza, pe­ro aun así no hay na­da que yo co­noz­ca más di­fí­cil de can­tar que Stravaganzza.

Pe­pe: Yo me fui a la ca­ma con la sen­sa­ción de ha­ber cum­pli­do un sue­ño. O sea, la mis­ma sen­sa­ción de ilu­sión que cuan­do lo hi­ci­mos por pri­me­ra vez en 2003, la ilu­sión de un ni­ño, que es lo más im­por­tan­te, no per­der la chis­pa. Y la sen­sa­ción… yo creo que igual que Leo, de re­to. Yo creo que las ex­pec­ta­ti­vas con no­so­tros, con mi tra­ba­jo y el de to­dos… las ten­go por las nu­bes. No hay na­die que me pre­sio­ne a mí más de lo que yo me voy a pre­sio­nar. Es ese ‘To­do lo que ten­go en men­te, ¿lo con­se­gui­re­mos?, ahí es­tá el re­to.

Carlos: No se, la sen­sa­ción es de… o sea, lo mis­mo, de ‘Voy a te­ner que po­ner­me las pi­las’, pe­ro en el sen­ti­do ac­ti­vo de la ex­pre­sión, o sea de ‘Aho­ra os vais a ca­gar’, no so­lo por mí, sino por el res­to de la ban­da tam­bién por lo que ha­blá­ba­mos an­tes. No hay nin­gu­na ra­zón por la que no po­da­mos ser, sie­te u ocho años me­jor mú­si­cos o más ma­du­ros de lo que éra­mos en­ton­ces, lo cual tie­ne que re­per­cu­tir sí o sí en có­mo ha­ga­mos las co­sas y eso ya no es cues­tión de ni­vel téc­ni­co, sino que es cues­tión de con­cep­tos. Hay mu­chas co­sas de la pri­me­ra eta­pa que po­dría­mos ha­ber he­cho me­jor, a lo me­jor no en ese mo­men­to, pe­ro aho­ra di­ces ‘Es­to lo po­dría­mos ha­ber pu­li­do más, es­to lo po­dría­mos ha­ber he­cho de otra ma­ne­ra. Pues aho­ra que ya lo sa­be­mos, os vais a ca­gar’.

Patricio: Pa­ra mi fue una sen­sa­ción co­mo de vuel­ta a ca­sa, co­mo cuan­do te vas de via­je mu­cho tiempo y des­pués vuel­ves a tu lu­gar. Esa sa­tis­fac­ción y esa ilu­sión. Pues yo creo que lo he­mos to­ca­do ca­si to­do, pe­ro si que­réis aña­dir al­go… Leo: Pues yo di­ría que hay mu­cha ilu­sión, que es al­go muy bo­ni­to pa­ra no­so­tros por­que es un sue­ño po­der ha­cer mú­si­ca con tus ami­gos y en­ci­ma ha­cer la mú­si­ca que te da la ga­na, que no te­ne­mos que ha­cer con­ce­sio­nes de nin­gún ti­po, no hay que es­tar pen­san­do en si va a ven­der o no va a ven­der, es que nos da exac­ta­men­te igual. Es una pu­tada te­ner que pe­dir una ter­ce­ra opi­nión, ya sea una dis­co­grá­fi­ca o ya sea un pú­bli­co… ‘Bueno, ¿y es­to qué os pa­re­ce?’ Es que nos da igual. En su mo­men­to hi­ci­mos lo que nos sa­lió de la po­lla y aho­ra igual, más y me­jor por­que en su mo­men­to hi­ci­mos lo que nos sa­lía de las pe­lo­tas y a la gen­te le gus­ta­ba y aho­ra les si­gue gus­tan­do, así que aho­ra va­mos a ha­cer­lo más por­que nues­tra ma­ne­ra de ver la mú­si­ca tie­ne pú­bli­co. Así que lo sen­ti­mos por los que no les gus­ta­ba Stravaganzza por­que va a ser más Stravaganzza que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.