INCOMBUSTIBLE

Po­co o na­da ha­ce fal­ta de­cir so­bre Ian An­der­son. El ar­tí­fi­ce de JETHRO TULL si­gue mos­trán­do­se muy ac­ti­vo, tan­to en es­tu­dio co­mo en di­rec­to, y muy pron­to po­dre­mos ver­le so­bre el es­ce­na­rio del Be Prog! My Friend en Barcelona, una oca­sión per­fec­ta pa­ra ha­bla

Metal Hammer - - ENTREVISTA - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Vas a dar un con­cier­to muy es­pe­cial en el Be Prog! My Friend en Barcelona es­te ve­rano ¿Qué po­de­mos es­pe­rar de es­te con­cier­to? ¿En qué va a ser di­fe­ren­te de la úl­ti­ma vez que vi­nis­te a Es­pa­ña?

Bueno, va a ser muy di­fe­ren­te. Dis­tin­tos mú­si­cos, es un con­cier­to de fes­ti­val por lo que no hay una gran pan­ta­lla ni una gran pro­duc­ción pro­pia, hay cier­tos lí­mi­tes en lo que pue­des ha­cer en un fes­ti­val al ai­re li­bre y hay que en­fo­car el show de for­ma di­fe­ren­te. Y el setlist se­rá al­go di­fe­ren­te del que hi­ci­mos la úl­ti­ma vez tam­bién. Aún no lo ten­go to­tal­men­te de­fi­ni­do, ten­go que sen­tar­me en el or­de­na­dor y es­tu­diar­lo, pe­ro creo que po­si­ble­men­te hay más ma­te­rial de los pri­me­ros tra­ba­jos de Jethro Tull. Po­si­ble­men­te el se­sen­ta o se­ten­ta por cien­to del show sea mú­si­ca de los se­ten­ta. Ten­go otros con­cier­tos an­tes de re­gre­sar a Es­pa­ña, así que ten­dré tiempo de pen­sar y pro­bar.

Ian se­gu­ro que te lo di­cen con fre­cuen­cia, pe­ro no ca­be du­da de que eres una de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes y re­pre­sen­ta­ti­vas del rock pro­gre­si­vo de los se­ten­ta ¿Crees que tu for­ma de to­car la flau­ta ha in­fluen­cia­do, no so­lo a in­tér­pre­tes del rock, sino tam­bién en otros ám­bi­tos y es­cue­las?

A ve­ces me lle­gan men­sa­jes de otros mú­si­cos di­cien­do que han es­cu­cha­do mi mú­si­ca y les ha ins­pi­ra­do a re­fle­xio­nar más so­bre lo que to­can y las po­si­bi­li­da­des pa­ra la im­pro­vi­sa­ción y la ex­plo­ra­ción en su so­ni­do. Po­si­ble­men­te es­tos con­cep­tos no ten­gan mu­cho que ver en si ha­ces rock o mú­si­ca clá­si­ca así que ima­gino que pue­den dar­se en cual­quier ám­bi­to. He co­no­ci­do a mu­chos flau­tis­tas clá­si­cos que es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con mi tra­ba­jo. Su­pon­go que al­gu­nas de las per­so­nas que han apren­di­do al­go de mi es­ti­lo vie­nen del mun­do del folk, por­que co­mo sa­béis yo no ten­go un back­ground de ha­cer ren­di­cio­nes pre­ci­sas y exac­tas de te­mas folk, sino que lle­vo un acer­ca­mien­to más... “re­la­ja­do” y ex­pe­ri­men­tal, me­to ele­men­tos del blues, del rock, de la mú­si­ca clá­si­ca y del jazz; los uni­fi­co y su­pon­go que eso ayu­da a otros mú­si­cos a en­ten­der me­jor las ca­pa­ci­da­des de la mú­si­ca, por­que mu­chas ve­ces la gen­te apren­de a to­car ins­tru­men­to so­lo en un es­ti­lo de­ter­mi­na­do y la reali­dad es que la mú­si­ca es mu­cho más am­plia, mu­cho me­nos en­cor­se­ta­da que eso, y creo que siem­pre hay que mi­rar la ma­yor am­pli­tud po­si­ble. De eso va la mú­si­ca pro­gre­si­va, de ex­plo­rar to­das las po­si­bi­li­da­des, de ex­pan­dir los ho­ri­zon­tes del rock, ori­gi­nal­men­te, pa­ra apar­tar­se de los orí­ge­nes del rock n roll ame­ri­cano.

Mi si­guien­te pre­gun­ta va en esa di­rec­ción: Ha­bien­do es­ta­do ahí des­de el prin­ci­pio ¿Qué opi­nión tie­nes del prog rock y qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti ese ter­mino?

Bueno, la pri­me­ra vez que es­cu­ché el tér­mino fue en 1969 cuan­do se lo apli­ca­ron a nues­tra ban­da, pe­ro no fue has­ta, pro­ba­ble­men­te, dos o tres años des­pués que el tér­mino “Prog rock” lle­gó. Y el “Prog Rock” ten­día a ser al­go ob­se­si­vo con “far­dar” mu­si­cal­men­te, de mos­trar las ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des de un in­tér­pre­te. Fue un tér­mino apli­ca­do a ban­das co­mo “Eme­son, La­ke & Pal­mer”, “Yes” o los pri­me­ros “Ge­ne­sis”, “Gentle Giant”, eso era “prog”, pe­ro creo que pa­ra Jethro Tull, la de­fi­ni­ción más acer­ta­da es sim­ple­men­te “pro­gres­si­ve rock mu­sic”. No era­mos un gru­po que se cen­tra­ra ne­ce­sa­ria­men­te en es­cri­bir pie­zas lar­gas y com­pli­ca­das, qui­zás no era­mos téc­ni­ca­men­te tan bue­nos mú­si­cos co­mo al­gu­nos en esas ban­das que he men­cio­na­do, con se­gu­ri­dad en 1969 no era­mos tan vir­tuo­sos co­mo mu­chos otros de la es­ce­na, es­tá­ba­mos apren­dien­do nues­tra mú­si­ca y si nos com­pa­ras con los gru­pos de “prog” de los sen­ten­ta, Jethro Tull es nor­mal­men­te al­go más du­ro, un po­co más ten­so. Por otro la­do tam­bién te­nía­mos un buen pu­ña­do de mú­si­ca acús­ti­ca, mú­si­ca que no de­pen­día de la ba­te­ría o las gui­ta­rras. Creo que fui­mos ade­cua­da­men­te eti­que­ta­dos co­mo “Pro­gres­si­ve rock”, pe­ro pa­ra mi “Prog”, aun­que sea una abre­via­tu­ra, re­pre­sen­ta al­go li­ge­ra­men­te di­fe­ren­te. Es más un tér­mino pa­ra des­cri­bir las gran­des as­pi­ra­cio­nes de los mú­si­cos por alar­dear unos fren­te a otros y mos­trar­se muy in­te­li­gen­tes.

Tu úl­ti­mo dis­co, “Ho­mo Erra­ti­cus”, sa­lió ha­ce ya tres años ¿Es­tás tra­ba­jan­do ya en nue­vo ma­te­rial?

Si, es­tu­vi­mos en el es­tu­dio ha­ce tres se­ma­nas gra­ban­do unos sie­te te­mas pa­ra un nue­vo dis­co que sal­drá en Mar­zo de 2018. Así que sí, hay otro dis­co en pre­pa­ra­ción, pe­ro da­do que es­toy lia­do con con­cier­tos y fes­ti­va­les ten­go ir tra­ba­jan­do en él cuan­do ten­go al­gún día li­bre.

¿Se­rá un dis­co de Ian An­der­son o sal­drá a la ven­ta ba­jo el nom­bre de Jethro Tull?

No lo sé. Es de­cir, ten­go to­das las can­cio­nes ter­mi­na­das y to­dos los tí­tu­los, pe­ro en tér­mi­nos de có­mo lo pre­sen­ta­ré, aún no lo ten­go cla­ro.

Si lo sa­ca­ras co­mo Jethro Tull, mu­cha gen­te se

vol­ve­ría lo­ca con el dis­co...

Bueno, el ca­so es que cuan­do pien­so en Jethro Tull mu­si­cal­men­te, pien­so en el re­per­to­rio, ya que es di­fí­cil pa­ra mí pen­sar en Jethro Tull en re­la­ción a los mú­si­cos, por­que he­mos te­ni­do mu­chí­si­mos a lo lar­go de los años, son unos 33. Eso ha­ce di­fí­cil en­ten­der a que te re­fie­res exac­ta­men­te cuan­do ha­blas de Jethro Tull... es có­mo si di­ces que te en­can­ta Mo­zart, asu­mo que no te re­fie­res a la per­so­na, si no a su crea­ción. Yo pien­so en Jethro Tull de la mis­ma ma­ne­ra, pien­so en to­dos los dis­cos y can­cio­nes que he com­pues­to, pro­du­ci­do y gra­ba­do con otros trein­ta y tres o trein­ta y dos mú­si­cos, así que pue­de que de un con­cier­to que va­ya con mi nom­bre, pe­ro to­do el con­cier­to sea ma­te­rial de Jethro Tull. En lo re­fe­ren­te a los mú­si­cos, to­dos los que ten­go en la ban­da ac­tual­men­te han si­do miem­bros ofi­cia­les de Jethro Tull en al­gún mo­men­to, pe­ro es­toy ha­cien­do con­cier­tos en los que to­ca­mos ma­te­rial en los que ha­bía otros cua­tro mú­si­cos di­fe­ren­tes con­mi­go, así que me sien­to al­go... rea­cio a lla­mar a la ban­da Jethro Tull. Y oye, ten­go 69 años y creo que es­ta­ría bien que al­guien pen­sa­ra en lo que ha­go co­mo Ian An­der­son más que siem­pre co­mo Jethro Tull. He gra­ba­do al­gu­nos dis­cos ba­jo mi nom­bre a lo lar­go de los años y al­gu­nas can­cio­nes se han co­la­do en el re­per­to­rio. No es real­men­te mi tra­ba­jo el an­dar pen­san­do so­bre nom­bres, eso es más vues­tra par­te (ri­sas). Sois vo­so­tros los que te­néis que arre­glá­ros­la con co­mo lla­mar­lo, mi preo­cu­pa­ción es ha­cer bue­na mú­si­ca y con­cier­tos y po­co más. Lo que ha­go hoy cuan­do me sien­to a com­po­ner una can­ción no es muy di­fe­ren­te de lo que ha­cia en

1969 o en 1975, es un pro­ce­so en el que me cen­tro mu­chí­si­mo pe­ro no pien­so en ello, sino en la mú­si­ca.

No me preo­cu­pan los nom­bres ni los pro­ce­di­mien­tos, no es co­mo tra­ba­jar en una fá­bri­ca en­sam­blan­do co­ches, es un pro­ce­so mu­cho más im­pre­ci­so, el ha­cer mú­si­ca.

Sim­ple­men­te em­pie­zo y la si­go has­ta dón­de me lle­ve. A ve­ces la gi­ro un po­co en una di­rec­ción di­fe­ren­te, pe­ro no lle­go a ello con un plan de pro­duc­ción.

Ha­blan­do del nue­vo dis­co ¿Qué pue­des con­tar­me so­bre el mu­si­cal­men­te ha­blan­do?

Bueno, las can­cio­nes que he­mos gra­ba­do has­ta aho­ra las he­mos gra­ba­do con to­da la ban­da, son sie­te de unas do­ce que ten­drá el dis­co, y di­ría que son un po­co más eléc­tri­cas y roc­ke­ras y el res­to del ma­te­rial po­si­ble­men­te lo gra­be yo so­lo y des­pués al­gu­nos de los chi­cos aña­di­rán al­gu­nas par­tes, cuan­do sa­que tiempo pa­ra ana­li­zar los te­mas y se­gún vea si ne­ce­si­to o me en­ca­ja un po­co de piano, o cier­ta per­cu­sión o al­gún ele­men­to aquí y allí. Lue­go qui­zás me gus­te o qui­zás no, igual que cuan­do al­guien me pi­de al­gu­na co­la­bo­ra­ción en al­gún dis­co. Hay gen­te que vie­ne a pe­dir­me par­ti­ci­par en su dis­co, gra­bo tal o cual par­te y siem­pre in­ten­to ser jus­to con la mú­si­ca que me man­dan, ha­go lo me­jor que pue­do pe­ro siem­pre di­go “no lo uses si no es­tás com­ple­ta­men­te con­ven­ci­do, no te sien­tas obli­ga­do” y des­pués es­cu­chan­do el dis­co veo que no lo han me­ti­do fi­nal­men­te, ima­gino que no les gus­ta­ría(ri­sas). Pe­ro así fun­cio­nan las co­sas.

Bueno, creo que he­mos ha­bla­do de ca­si to­do lo im­por­tan­te...

Sí, la ver­dad es que no hay mu­cho de lo que ha­blar cuan­do es­tás ha­cien­do fes­ti­va­les, por­que es lo mis­mo pa­ra to­do el mun­do: lle­gas, tie­nes una prue­ba de so­ni­do cor­ta e irre­gu­lar, si es que la tie­nes, lo ha­ces lo me­jor que pue­des y tie­nes un es­pa­cio li­mi­ta­do pa­ra to­car en el que los fans, en ese con­tex­to, nor­mal­men­te no quie­ren es­cu­char mu­cha mú­si­ca nue­va, sino los clá­si­cos y sus te­mas fa­vo­ri­tos. Pue­de que me­tas un par de te­mas que al­gu­nos no co­noz­can, pe­ro nor­mal­men­te lo me­jor es ce­ñir­se al re­per­to­rio más co­no­ci­do y re­zar pa­ra que to­do va­ya bien des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co, que siem­pre es uno de los asun­tos más de­li­ca­dos en los fes­ti­va­les, ya que ob­via­men­te no pue­des lle­var tu pro­pia pro­duc­ción y a ve­ces en fes­ti­va­les pues te en­cuen­tras me­sas ro­tas, un sna­re drum dón­de de­bía ha­ber un bass drum y co­sas así. De mo­do que no siem­pre sa­les al es­ce­na­rio y sue­nas per­fec­to a la pri­me­ra, pe­ro es­to tam­bién va con el es­pí­ri­tu de es­tos even­tos. Tam­bién hay fans que es­tán allí pe­ro que no han ve­ni­do a ver­te ex­clu­si­va­men­te a ti, sino atraí­dos por otras ban­das, lo que es al­go di­fe­ren­te de to­car en un con­cier­to pro­pio en el que sa­bes que el pú­bli­co pre­sen­te son tus fans. Así que tie­nes la opor­tu­ni­dad de ga­nar al­gu­nos nue­vos fans y lle­var­los a fa­mi­lia­ri­zar­se con tu mú­si­ca y tu es­ti­lo ya que qui­zás no co­noz­can tan­to al gru­po. Es in­tere­san­te sa­lir al es­ce­na­rio y sa­ber que qui­zás el trein­ta o cua­ren­ta por cier­to de la gen­te son tus fans, pe­ro al res­to tie­nes que ga­nár­te­los. Tie­nes que con­ver­tir­los a una nue­va re­li­gión. Es co­mo cuan­do un pre­di­ca­dor lle­ga­ba a Éfe­sos y te­nía que con­ven­cer a un mon­tón de gen­te acer­ca del cris­tia­nis­mo, una re­li­gión de la que no te­nían ni idea o de la que sa­bían muy po­co o te­nían ideas equi­vo­ca­das. No era un tra­ba­jo fá­cil pa­ra un pre­di­ca­dor. Cuan­do yo to­qué en Éfe­sos, ca­si dos mil años des­pués (ri­sas) fue in­tere­san­te por­que ha­bía ca­si tres mil per­so­nas en un an­fi­tea­tro ro­mano en Tur­quía y qui­zás la ma­yo­ría co­no­cía una o dos de mis can­cio­nes, pe­ro era cu­rio­so ver có­mo to­dos es­ta­ban allí pa­ra ver un con­cier­to de rock, ya que era muy po­co ha­bi­tual que de­ja­ran a una ban­da de rock to­car allí y era la mis­ma sen­sa­ción de te­ner que ga­nar­se al pú­bli­co.

Mu­chas gra­cias Ian, ha si­do ge­nial.

Gra­cias a vo­so­tros tam­bién. Un sa­lu­do.

“En 1969 no era­mos tan vir­tuo­sos co­mo mu­chos otros de la es­ce­na, es­tá­ba­mos apren­dien­do nues­tra mú­si­ca y si nos com­pa­ras con los gru­pos de “prog” de los sen­ten­ta, Jethro Tull es nor­mal­men­te al­go más du­ro, un po­co más ten­so”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.