NO­VIEM­BRE

“Cár­cel de Cris­tal” (2017) es un dis­co que due­le y que vie­ne a con­fir­mar que en Es­pa­ña exis­ten ban­das ca­pa­ces de se­guir emo­cio­nan­do. Ja­vier Ca­ro char­la, con los sen­ti­mien­tos a flor de piel, con Pe­dro Or­te­ga, voz y le­tras de No­viem­bre XI, ban­da ma­dri­le­ña q

Metal Hammer - - ENTREVISTA - TEX­TO: JA­VIER CA­RO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

En mi pri­me­ra con­ver­sa­ción con Pe­dro, vo­ca­lis­ta de los ma­dri­le­ños No­viem­bre XI, se en­con­tra­ba con su hi­jo en el Par­que de Atrac­cio­nes, por el te­lé­fono se fil­tra­ban al­gu­nos gri­tos de ni­ños pa­sán­do­se­lo en gran­de, ale­gría que con­tras­ta­ba con un dis­co, “Cár­cel de Cris­tal” (2017), que na­rra el tor­men­to de la rup­tu­ra, del desamor en una re­la­ción y su pos­te­rior re­den­ción. La his­to­ria, ar­ti­cu­la­da en for­ma con­cep­tual, tra­za el em­pe­dra­do ca­mino de los sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes a tra­vés de una se­pa­ra­ción. A to­dos nos es fa­mi­liar el te­ma: ¿a quién no le han ro­to el co­ra­zón? La frial­dad de las pa­la­bras, ver­ti­das so­bre el dis­co con ira y frus­tra­ción, di­fie­ren con la agi­ta­ción y felicidad que ex­pre­sa su le­tris­ta y voz al ha­blar de ellas. Un ca­mino ha­cia la es­pe­ran­za, co­mo aquel poe­ma de Walt Whit­man: “no aban­do­nes las an­sias de ha­cer de tu vi­da al­go ex­traor­di­na­rio, no de­jes de creer que las pa­la­bras y las poe­sías sí pue­den cam­biar el mun­do” (No te de­ten­gas). Un re­don­do que pa­re­ce cu­rar el al­ma, un via­je so­no­ro por las tri­pas y el co­ra­zón de al­guien que ne­ce­si­ta llo­rar sus mie­dos en cla­ve de sol. Pien­so an­tes de la en­tre­vis­ta lo du­ro que es ha­blar con al­guien, que se ha ex­pues­to pa­ra que su obra tras­cien­da a los de­más y ge­ne­re sen­ti­mien­tos. No­viem­bre XI no han lle­ga­do has­ta no­so­tros pa­ra ser sua­ves y dul­ces, sino ras­po­sos y des­car­na­dos. Vuel­vo a char­lar con Pe­dro, ya sin la al­ga­ra­bía pro­pia del Par­que de Atrac­cio­nes, pa­ra que nos cuen­te có­mo na­ce to­do es­to.

Lo pri­me­ro, ¿có­mo te en­cuen­tras a ni­vel emo­cio­nal Pe­dro?, te lo pre­gun­to por el enor­me es­fuer­zo que has he­cho al ver­ter tus sen­ti­mien­tos y do­lor en és­te tra­ba­jo, pa­re­ce que te has abier­to en ca­nal.

La ver­dad que, aun­que no siem­pre he tra­ta­do en pri­me­ra per­so­na los te­mas, en “Re­ma­ne­zer” hay mues­tras, es co­mo me en­cuen­tro más có­mo­do. Es una ne­ce­si­dad ha­cer co­sas reales, en de­cir, que sien­to, ha­cer mú­si­ca sin­ce­ra que ex­pre­se has­ta el úl­ti­mo gra­mo lo que guar­do. Me es más fá­cil, lo di­fí­cil es im­pli­car­me en al­go que no co­noz­co, ha­ce fal­ta más ta­len­to pa­ra eso. Lo uso co­mo anal­gé­si­co cla­ra­men­te, con lo que al fi­nal ha si­do te­ra­péu­ti­co más que un es­fuer­zo.

La por­ta­da ya nos avi­sa que nos me­te­mos en un te­rri­to­rio com­ple­jo, que jue­ga con la tris­te­za y la es­pe­ran­za, ¿sois una ban­da so­bria y fría?

So­mos una ban­da so­bria y me­lan­có­li­ca, ma­ti­ces os­cu­ros qui­zás, pe­ro no nos con­si­de­ra­mos fríos, más bien lo con­tra­rio, tra­ta­mos de trans­mi­tir sen­sa­cio­nes, al­go o al­guien frio nun­ca ha­ría eso.

“Cár­cel de Cris­tal” es un dis­co con­cep­tual que tra­ta a tra­vés de sus cor­tes de una rup­tu­ra y del do­lor y el des­con­cier­to que ello con­lle­va, ¿la idea era crear un uni­ver­so co­no­ci­do pa­ra co­nec­tar más fá­cil­men­te con el oyen­te?

A to­do mú­si­co le en­can­ta­ría sa­ber co­nec­tar con el oyen­te, te­ner la fór­mu­la pa­ra ha­cer­lo, pe­ro no te­ne­mos ni idea, al me­nos no no­so­tros. Lo que sí es ver­dad, es que de­ja­mos un po­co a un la­do las par­tes más pro­gre­si­vas que ha­bía en “Re­ma­ne­zer” e hi­ci­mos un dis­co más di­rec­to, con par­tes y es­tri­bi­llos cla­ros, con cam­bios de es­ca­la o mo­du­la­cio­nes den­tro de los te­mas sua­ves, ca­si in­apre­cia­bles, y las le­tras se han re­to­ca­do has­ta es­tar a pun­to, has­ta que nin­gu­na fra­se que­da­ba me­ti­da con cal­za­dor, has­ta que eres ca­paz de leer­las sin mú­si­ca y que si­gan te­nien­do sen­ti­do. Eso es lo que pu­di­mos apor­tar, nues­tros aca­ba­dos pe­ro lue­go es­tán las can­cio­nes y ellas son las que tie­nen o no el po­der de co­nec­tar.

No ha­béis tar­da­do de­ma­sia­do en edi­tar un se­gun­do tra­ba­jo des­de “Re­ma­ne­zer”, ¿tan­ta era la ne­ce­si­dad de ex­pre­sa­ros o es que no ter­mi­nas­teis muy con­for­mes con ese so­ni­do?

“Re­ma­ne­zer” es un gran dis­co, más cru­do que es­te, pe­ro no na­ció pa­ra ser “ex­plo­ta­do” co­mer­cial­men­te, sen­ci­lla­men­te era lo que te­nía­mos y una fle­cha cla­ra de ha­cia dón­de que­ría­mos ir, o al me­nos eso pen­sa­mos no­so­tros, “Re­ma­ne­zer” es un dis­co di­ga­mos, más ín­ti­mo, no por el con­te­ni­do de las can­cio­nes, más bien por sen­tir­lo nues­tro. “Cár­cel de cris­tal” sa­lió cuan­do de­bía sa­lir, era el mo­men­to, no se po­día pa­rar, te­nía­mos a Jorge y ga­nas de ha­cer can­cio­nes, eso no po­día es­pe­rar, la si­tua­ción no de­bía pos­po­ner­se, los tre­nes pa­san.

En el an­te­rior re­don­do os lla­ma­bais No­viem­bre, sin más aña­di­du­ras, ¿lo del nú­me­ro a qué obe­de­ce, es un gi­ro en al­gún sen­ti­do?

El XI era al­go que ya exis­tía, es­ta­ba co­mo mar­ca de agua en el li­bre­to. Tam­bién en nues­tras re­des so­cia­les. No así en el Spo­tify, que lo he­mos mo­di­fi­ca­do aho­ra. Sim­ple­men­te lo he­mos sa­ca­do fue­ra, es un lo­go, que fi­nal­men­te ha que­da­do co­mo nues­tro ape­lli­do, nos sen­ti­mos muy iden­ti­fi­ca­dos con él y es­ta­mos va­lo­ran­do el ta­tur­nos­lo (ri­sas).

¿Qué es pa­ra vo­so­tros es­tar en una “Cár­cel de Cris­tal”?

Es ese lu­gar del que no sa­bes sa­lir, pe­ro te de­ja ver las bon­da­des de un mun­do me­jor. Po­dría ser es­tar y vi­vir una re­la­ción tó­xi­ca que te aho­ga y no eres ca­paz de dar el pa­so, pe­ro hay mu­chas lec­tu­ras, de­fi­ni­ti­va­men­te es la tor­tu­ra del ham­brien­to al que se le mues­tra lo que no pue­de co­mer, aun­que hay que acla­ra­ra que el dis­co no tra­ta de la cár­cel de cris­tal, más bien des­cri­be su hui­da, el due­lo pro­vo­ca­do por el cambio.

El dis­co es­tá pro­du­ci­do por Jorge Es­co­be­do de Sô­ber, ¿en qué me­di­da él es res­pon­sa­ble del so­ni­do o de la di­ná­mi­ca del ele­pé?

Jorge ha sa­bi­do en­trar y sa­lir muy in­te­li­gen­te­men­te don­de ha­cia fal­ta, nos ha de­ja­do ser no­so­tros mis­mos, des­de la com­po­si­ción has­ta el re­sul­ta­do fi­nal, co­rri­gien­do y reorien­tan­do lo que se per­día. So­bre el so­ni­do fi­nal, in­du­da­ble­men­te nos he­mos apro­ve­cha­do to­do lo po­si­ble del so­ni­do Cu­be, por to­do es­to tra­ba­ja­mos con Jorge, que­ría­mos jus­ta­men­te el en­fo­que y el so­ni­do que se ha con­se­gui­do. Ha si­do me­jor in­clu­so de lo que ima­gi­ná­ba­mos.

Os ha­béis lan­za­do a la ca­rre­te­ra con los ge­run­den­ses Ol­vi­do (a los que en­tre­vis­té en el nú­me­ro 347 de es­ta re­vis­ta), ¿por qué au­nar fuer­zas pa­ra el tour dos com­bos tan dis­pa­res en so­ni­do y, con­tad­nos, có­mo es­tá yen­do esa mez­cla?

Cier­to es que so­mos dos gru­pos dis­tin­tos, pe­ro eso le da gran­de­za al es­pec­tácu­lo, cree­mos que al es­pec­ta­dor que no co­no­ce a las ban­das se en­cuen­tra con un show va­ria­do, don­de di­fe­ren­cia dos so­ni­dos, os­cu­ros am­bos, y dis­pa­res, aun­que cree­mos que hay un ne­xo de unión. Por otro la­do, con in­de­pen­den­cia del so­ni­do, au­nar fuer­zas pa­ra no­so­tros es vi­tal y es­tá sien­do en­ri­que­ce­dor.

Pa­re­ce que en los úl­ti­mos tiem­pos se va­lo­ra más por par­te de las ban­das el asun­to de la pro­duc­ción, al­go muy ne­ce­sa­rio, pe­ro po­co las le­tras, ¿qué va­lor le dais en la ba­lan­za a las le­tras en el cómpu­to del dis­co?, ¿có­mo sur­gen, ti­ráis mu­cho de dic­cio­na­rio?

Es una par­te in­dis­pen­sa­ble, un ins­tru­men­to más, so­mos per­fec­cio­nis­tas en la me­di­da de nues­tras po­si­bi­li­da­des. Cuan­do ha­ces un dis­co con­cep­tual las le­tras son el hi­lo con­duc­tor, la mú­si­ca crea el am­bien­te, trans­mi­te sen­ti­mien­tos y las le­tras po­nen la ima­gen ne­ce­sa­ria a es­tas sen­sa­cio­nes, ha­cien­do de to­do el ele­pé un blo­que. Por otro la­do, ¿por qué el rock no pue­de te­ner bue­nas le­tras? Den­tro de nues­tras po­si­bi­li­da­des apos­ta­mos por es­ta idea.

Es­táis un po­co en tie­rra de na­die, prac­ti­cáis una suer­te de rock al­ter­na­ti­vo, y os mo­véis en unas are­nas al­go mo­ve­di­zas, ¿a qué pú­bli­co creéis que os es­táis en­fo­can­do?

Nun­ca nos ima­gi­na­mos un pú­bli­co ti­po, cree­mos que pue­de gus­tar a cual­quie­ra, evi­den­te­men­te es rock, pe­ro es una apues­ta sin­ce­ra y si de ver­dad es­ta­mos en tie­rra de na­die, es lo que nos sa­le y es qui­zás una apues­ta a do­ble o na­da por eso de vi­vir en es­te lim­bo mu­si­cal, ni al cie­lo ni al in­fierno, va­mos a ver­lo. Ha­béis ele­gi­do “Cár­cel de Cris­tal” co­mo vues­tro pri­mer sen­ci­llo, una can­ción que tie­ne esa fuer­za sos­te­ni­da y que pa­re­ce que va a re­ven­tar en cual­quier mo­men­to pe­ro no lo ha­ce y eso la en­gran­de­ce, pe­ro el res­to del dis­co, en su gran me­di­da, es muy más atro­na­dor, en­ton­ces, ¿por qué ele­gís ese sin­gle?, lo cual creo un acier­to. Es al­go que me­di­ta­mos mu­cho con Jorge, en pri­mer lu­gar por­que es una can­ción con am­bien­tes cla­ros, un es­tri­bi­llo di­fe­ren­cia­do y cree­mos que di­fe­ren­te, que no te es­pe­ras pe­ro que a la vez se re­co­no­ce con fa­ci­li­dad, una le­tra cla­ra y so­bre to­do, es el pun­to de par­ti­da del con­cep­to del dis­co. Te­nía bas­tan­te pa­pe­le­tas pa­ra ser el sin­gle. Hu­bo al­gu­na du­da con “Mi ase­si­na”, pe­ro no du­ra­ron mu­cho.

¿Qué nos va­mos a en­con­trar en un di­rec­to del gru­po?

Con­tun­den­cia, ener­gía, ga­nas, bueno, to­do es­to y unas ga­nas de vol­ver in­creí­bles (ri­sas)

De­cid­me un sue­ño co­mo ban­da, al­go a lo as­pi­réis en un fu­tu­ro cer­cano.

Qué es­to se sus­ten­te so­lo, que po­da­mos se­guir ha­cien­do mú­si­ca a es­te ni­vel e in­clu­so me­jor, que la gen­te va­ya a los con­cier­tos, en ge­ne­ral, de quien sea, pe­ro que va­yan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.