Sen­ci­lla­men­te bri­llan­te

Dream Theater

Metal Hammer - - ATRAPADOS - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: TOM HAGEN

DREAM THEATER no es­ta­ban (es­tán) atra­ve­san­do su me­jor mo­men­to: des­de la sa­li­da de Mi­ke Port­noy (e in­clu­so des­de un par de dis­cos an­tes), los fans per­ci­bían a la ban­da al­go can­sa­da y sin la chis­pa que los en­cum­bró an­ta­ño co­mo los pa­dri­nos del me­tal pro­gre­si­vo. Lo cier­to es que ha­bía du­das, y no po­co ra­zo­na­bles, al re­de­dor de la ban­da. Con la sa­li­da de “The As­to­nis­hing” el gru­po di­vi­dió a su pú­bli­co en­tre aque­llos que lo ama­ron y aque­llos que lo odia­ron, pe­ro lo cier­to es que re­cu­pe­ra­ron cier­ta esen­cia in­no­va­do­ra y la gi­ra del dis­co fue to­do un éxi­to. Aho­ra la ban­da re­gre­sa­ba a los es­ce­na­rios pa­ra ce­le­brar el 25 aniver­sa­rio de “Ima­ges & Words”, el dis­co que los ca­ta­pul­tó a la fa­ma in­ter­na­cio­nal.

Reu­ni­dos en el BEC de Barakaldo con una en­tra­da mu­cho más que sa­lu­da­ble, Dream Theater nos ofre­cían un show al más pu­ro es­ti­lo “an eve­ning with”, con unas dos ho­ras y me­dia de mú­si­ca por de­lan­te, en la que la for­ma­ción se dis­pu­so a ho­me­na­jear el men­cio­na­do dis­co, pe­ro sin ol­vi­dar­se del res­to de su ca­tá­lo­go. De es­ta for­ma el gru­po di­vi­dió el setlist en­tres ac­tos, sien­do el pri­me­ro un pe­que­ño ac­to re­co­pi­la­to­rio de al­gu­nos de sus éxi­tos.

El show dio co­mien­zo con “The Dark Eter­nal Night”, se­gui­da por “The Big­ger Pic­tu­re” y muy pron­to el gru­po co­men­zó a de­mos­trar que lle­ga­ba en muy bue­na for­ma, es­pe­cial­men­te un Ja­mes LaB­rie sor­pren­den­te, que se mos­tró muy me­jo­ra­do en re­la­ción a su úl­ti­ma vi­si­ta a Es­pa­ña. Atre­vi­do pe­ro sen­sa­to en su desem­pe­ño vo­cal, mu­chas de las can­cio­nes se vie­ron ba­ja­das un tono pa­ra ajus­tar­se a las nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas de su voz, que se man­tu­vo en­te­ra du­ran­te to­do el show y que in­clu­so le per­mi­tió al­gún lu­jo con el que ha­ce un par de años no ha­bría po­di­do ni so­ñar.

El so­ni­do fue bas­tan­te bueno, al me­nos des­de mi po­si­ción en las pri­me­ras fi­las, y si­lo eché en fal­ta al­go más de fuer­za en la ba­te­ría de Man­gi­ni. “Hell’s Kit­chen”, “The Gift Of Mu­sic” y “Our New World” ca­len­ta­ron el am­bien­te an­tes de que John Myung tu­vie­ra a bien ofre­cer­nos una in­tere­san­te ver­sión de “Por­trait Of Tracy”, de Ja­co Pas­to­rius, un pe­que­ño ho­me­na­je que sir­vió de in­tro­duc­ción pa­ra el que po­si­ble­men­te fue el me­jor mo­men­to de es­te pri­mer set, con la ban­da in­ter­pre­tan­do “As I Am” de for­ma muy enér­gi­ca, aña­dien­do a la mi­tad un puen­te a “En­ter Sand­man” de Me­ta­lli­ca que de­jó al pú­bli­co real­men­te sor­pren­di­do y agra­de­ci­do. Fi­nal­men­te, “Brea­king All Illus­sions” pu­so el pun­to y apar­te, ce­rran­do el pri­mer ac­to y de­ján­do­nos un des­can­so an­tes de que el gru­po vol­vie­se a pi­sar el es­ce­na­rio pa­ra re­ga­lar­nos la to­ta­li­dad de “Ima­ges & Words”.

Tras una in­tro re­cor­dan­do even­tos del año 1992

(en el que se es­tre­nó el dis­co) la ban­da se lan­zó a la in­ter­pre­ta­ción de la ar­chi­co­no­ci­da “Pull Me Un­der” y lo cier­to es que fue una in­ter­pre­ta­ción fan­tás­ti­ca de prin­ci­pio a fin, con un LaB­rie muy acer­ta­do y el apo­yo ins­tru­men­tal im­pe­ca­ble, a la al­tu­ra de lo que se es­pe­ra de es­ta ban­da. Era el prin­ci­pio de un ac­to má­gi­co: mu­chos de los asis­ten­tes cre­ci­mos con ese dis­co y los sen­ti­mien­tos es­ta­ban a flor de piel. Con “Anot­her Day” vi­mos una de las me­jo­res in­ter­pre­ta­cio­nes vo­ca­les de la no­che y pu­di­mos dis­fru­tar de una ver­sión ex­ten­di­da, con una ou­tro en for­ma de so­lo de Ru­dess que re­sul­tó ver­da­de­ra­men­te na­tu­ral. “Ta­ke The Ti­me” es un te­ma di­fí­cil y a mi al­re­de­dor hoy es­pe­cu­la­cio­nes de que qui­zás LaB­rie, con la car­ga y el es­fuer­zo vo­cal que lle­va­ba ya en ese mo­men­to, no aguan­ta­ría bien las no­tas y cam­bios del te­ma... pe­ro lo cier­to es que lo hi­zo real­men­te bien. Co­mo ya he men­cio­na­do an­tes prác­ti­ca­men­te nin­gún te­ma so­nó en su afi­na­ción ori­gi­nal, sino un tono por de­ba­jo, lo que sin du­da per­mi­tió que Ja­mes se sin­tie­ra mu­cho más se­gu­ro en pa­sa­jes tan de­man­dan­tes co­mo es­te. Ca­be des­ta­car que John Pe­truc­ci aña­dió el so­lo de “Glas­gow Kiss” co­mo ou­tro pa­ra el te­ma.

Por des­gra­cia pa­ra mi (ya que es mi te­ma fa­vo­ri­to) “Su­rroun­ded”, si bien so­nó ins­tru­men­tal­men­te im­pe­ca­ble, no tu­vo la mis­ma suer­te en el apar­ta­do vo­cal. Fue co­rrec­ta, pe­ro nos ofre­ció el úni­co mo­men­to de la no­che en el que LaB­rie no lle­gó y se le vio su­frir pa­ra de­fen­der el te­ma co­mo es de­bi­do. Pa­re­ce men­ti­ra que un te­ma en apa­rien­cia tan sim­ple pue­da ser en reali­dad tan com­pli­ca­do de plas­mar en di­rec­to.

Creo que to­dos co­no­ce­mos “Ima­ges & Words”, así que me aho­rra­ré men­cio­nar in­di­vi­dual­men­te el res­to de te­mas del dis­co, re­su­mien­do la ex­pe­rien­cia en una in­ter­pre­ta­ción real­men­te fan­tás­ti­ca, con un LaB­rie en muy bue­na for­ma y en la que so­lo so­bró un desa­cer­ta­do so­lo de ba­te­ría de Man­gi­ni a la mi­tad de “Me­tro­po­lis”, que rom­pió el di­na­mis­mo del te­ma y el rit­mo del con­cier­to. Es­tu­vo muy mal in­te­gra­do.

Fi­nal­men­te, un nue­vo des­can­so y re­gre­so pa­ra el úl­ti­mo ac­to, un bis muy es­pe­cial en el que la ban­da in­ter­pre­tó al com­ple­to la sui­te “A Chan­ge Of Sea­sons”, po­si­ble­men­te una de las ma­yo­res ge­nia­li­da­des com­po­si­ti­vas que ha plas­ma­do es­ta ban­da en su ca­rre­ra. Fue una ab­so­lu­ta go­za­da, prác­ti­ca­men­te im­pe­ca­ble. Lle­va­ba años desean­do ver­la en di­rec­to, sen­ci­lla­men­te ge­nial.

Una vez ter­mi­na­do el con­cier­to y tras exa­mi­nar­lo men­tal­men­te du­ran­te días, so­lo pue­do de­cir que es­pe­ro que Dream Theater no tar­den mu­cho en re­gre­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.