Roadburn 2017

Metal Hammer - - ATRAPADOS - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍA: UNAI ENDEMAÑO

Oi­réis a mu­cha gen­te re­pe­tir co­mo un man­tra, aque­llo de que no exis­te otro fes­ti­val co­mo el Roadburn de Tilburg. Mu­cho enamo­ra­do de la ma­ra­vi­llo­sa ma­ne­ra de fun­cio­nar, que tie­ne año tras año, el que pa­ra mu­chos es el even­to de­fi­ni­ti­vo de los me­ló­ma­nos os­cu­ros. Un es­pa­cio en el que los ho­ra­rios se cum­plen siem­pre a ra­ja­ta­bla, la ca­li­dad de las ban­das sue­le ser ex­cel­sa y el com­por­ta­mien­to de los asis­ten­tes, acos­tum­bra a ser ejem­plar. Un ver­da­de­ro cie­lo en la tie­rra, pa­ra los que gus­tan de dis­fru­tar con nue­vas so­no­ri­da­des, y tien­den a es­tar en sin­to­nía, con los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos que la es­ce­na va ofer­tan­do.

Por to­dos los mo­ti­vos es­gri­mi­dos y por mu­chos otros que se van fra­guan­do edi­ción tras edi­ción, vol­ve­ría­mos un año más has­ta Tilburg, has­ta nues­tra par­ti­cu­lar Me­ca di­se­ña­da por el se­ñor Wal­ter Hoeij­ma­kers, di­rec­tor ar­tís­ti­co e ideó­lo­go ab­so­lu­to del fes­ti­val que pro­ta­go­ni­za es­tas lí­neas. Vol­ve­ría­mos a des­cu­brir ban­das in­creí­bles que no ha­bía­mos te­ni­do la suer­te de es­cu­char an­tes, y nos de­rre­ti­ría­mos con fa­vo­ri­tos per­so­na­les, que si­guen man­te­nien­do la lla­ma que un día hi­zo que nos enamo­rá­ra­mos de ellos.

El jue­ves lo abri­rían Crip­pled Black Phoe­nix en el es­ce­na­rio prin­ci­pal del 013, co­mo unos Pink Floyd si­nies­tros, mag­ni­fi­can­do su con­sa­bi­da ca­li­dad, en­tre un pú­bli­co que aún es­ta­ba re­cién des­cor­cha­do. Ha­rían es­pe­cial hin­ca­pié en su úl­ti­mo Bron­ze, un tra­ba­jo que pa­re­ce que por fin les ha si­tua­do en la po­si­ción que lle­van me­re­cien­do, des­de ha­ce de­ma­sia­dos años.

Pa­sa­ría­mos de pun­ti­llas jun­to a los The­se Poor Bas­tards, en un Pa­tro­naat in­ma­cu­la­do. Mon­ta­rían bue­na tim­ba pa­ra tra­tar­se de dos ti­pos tan so­lo, y se­ria es­pe­cial­men­te no­to­ria, la for­ma en la que su can­tan­te po­nía ca­ra de ma­lo, mien­tras en­to­na­ba sus ma­quia­vé­li­cas to­na­di­llas.

La co­sa su­biría mu­chos en­te­ros con la si­guien­te pa­ra­da del fes­ti. Es­pe­rán­do­nos es­ta­ban Su­bRo­sa, quie­nes nos re­ga­la­rían el pri­mer mo­men­to ál­gi­do del día, aun sin lle­gar a los ni­ve­les de ha­ce dos años, pe­ro de­jan­do bien cla­ro, co­mo si­guen sien­do ca­pa­ces de so­nar más gra­ves que la ma­yo­ría, sin per­der su má­gi­ca de­li­ca­de­za. El ru­gi­do de la ma­ri­po­sa vol­ve­ría a des­tro­zar Tilburg, es­ta vez me­ci­do por el rit­mo que mar­ca­ba el úl­ti­mo tra­ba­jo de los de Utah, há­bil­men­te in­ter­pre­ta­do de prin­ci­pio a fin.

Sa­lu­da­ría­mos a los lo­bos del Black Me­tal yan­kee, quie­nes ten­drían la mi­sión de lu­bri­car el 013 con sus por­ten­to­sos riffs en cas­ca­da. Crea­rían un am­bien­te alu­ci­nan­te, con ríos en­te­ros de tris­te­za so­nan­do en­tre pun­teo y pun­teo. Re­pa­sa­rían ca­si to­do su Two Hun­ters y ter­mi­na­rían con su in­mor­tal himno, “I Will Lay Down My Bo­nes Among The Bo­nes and Rocks”.

Su­fri­ría­mos un pe­que­ño tras­piés con Co­ven, quie­nes ti­ra­rían por tie­rra las al­tí­si­mas ex­pec­ta­ti­vas que te­nía­mos pues­tas en ellos, so­nan­do con­vin­cen­tes en los te­mas más re­cien­tes, pe­ro sin lle­gar a igua­lar la ma­gia que des­pren­día su his­to­ria obra ini­ciá­ti­ca. Se­ría un pun­ta­zo de cui­da­do en cual­quier ca­so, po­der te­ner de­lan­te a un ban­da de se­me­jan­te im­por­tan­cia, pa­ra el na­ci­mien­to del Rock os­cu­ro con­tem­po­rá­neo.

An­tes de Jinx, otra mu­jer se ha­ría la rei­na in­dis­cu­ti­ble del Roadburn por un ra­to, jus­to el que dis­pon­drían Es­ben and The Witch, pa­ra de­jar con la bo­ca abier­ta a to­do el que tu­vo la suer­te de acer­car­se has­ta la pe­que­ña Green Room. Sus úl­ti­mos mi­nu­tos con “The Jun­gle”, re­su­mie­ron per­fec­ta­men­te, la desa­so­se­gan­te ten­sión que son ca­pa­ces de crear so­bre un es­ce­na­rio.

Lle­ga­ría­mos has­ta uno de los mo­men­tos más es­pe­ra­dos del fes­ti­val en­te­ro, has­ta la bru­tal des­car­ga de unos Deaf­hea­ven en es­ta­do de gra­cia ab­so­lu­to, con un Geor­ge Clar­ke ple­tó­ri­co, his­trió­ni­co has­ta lí­mi­tes im­po­si­bles, agi­tán­do­se co­mo un di­rec­tor de or­ques­ta psi­có­pa­ta, al tiempo que sus com­pa­ñe­ros cla­va­ban ca­da una de las no­tas que les co­rres­pon­día. Un es­pec­tácu­lo ab­so­lu­to, en el que de­mos­tra­ron por qué son una de las ban­das más gran­des del gé­ne­ro, a día de hoy.

La jor­na­da la ter­mi­na­ría­mos con la mi­sa ne­gra que se iban a mar­car Ba­tush­ka en un cam­pa­na­rio con olor a igle­sia ben­de­ci­da. Su pro­pues­ta se­ría per­fec­ta pa­ra ese mo­men­to con­cre­to y la enor­me ex­pec­ta­ción que con­si­guie­ron, aca­ba­ría re­sul­tan­do am­plia­men­te jus­ti­fi­ca­da, a te­nor del bo­la­zo que nos con­ce­die­ron.

El vier­nes re­to­ma­ría­mos la ce­re­mo­nia, don­de lo ha­bía­mos de­ja­do la no­che an­te­rior, con Scham­masch in­ter­pre­tan­do su úl­ti­mo y acla­ma­do Trian­gle en­te­ro, y mos­tran­do en el pro­ce­so, una de las ma­yo­res reali­da­des del pa­no­ra­ma Black Me­tal con­tem­po­rá­neo. Me re­cor­da­rían en más de un mo­men­to, los tiem­pos en los que Behe­moth so­bre­sa­lían por su fe­ro­ci­dad.

De una reali­dad en cier­nes, a otra to­tal­men­te con­so­li­da­da, una que ya aba­rro­ta el es­ce­na­rio gran­de del Roadburn y pre­sen­ta­ba a lo gran­de, uno de los me­jo­res tra­ba­jos del año pa­sa­do. Oath­brea­ker ca­da día son un po­co más es­te­la­res, y su te­cho pa­re­ce es­tar aún le­jos.

Cam­bia­ría­mos el des­ga­rro de Ca­ro, por las pe­sa­das ti­nie­blas de Em­pti­ness, que nos ha­rían de fino preám­bu­lo, pa­ra la gran rei­na del se­gun­do día fes­ti­va­le­ro.

Chel­sea Wol­fe to­ma­ría el ti­món del Roadburn por una ho­ra, y se tor­na­ría gi­gan­te, ha­cien­do que su ac­tua­ción gi­ra­se so­bre sus úl­ti­mos abis­mos, la can­tan­te de Ro­se­vi­lle de­mos­tra­ría es­tar vi­vien­do un mo­men­to de ple­ni­tud crea­ti­va ab­so­lu­ta. Po­cos so­na­rían tan con­tun­den­tes en el 013, a pe­sar de la apa­ren­te fra­gi­li­dad que uno le pre­su­po­ne a la se­ño­ri­ta Wolf­fe, cuan­do le da por abrir su co­ra­zón de par en par.

In­ci­di­ría­mos una vez más so­bre el po­de­río fe­me­nino, acu­dien­do a la se­gun­da com­pa­re­cen­cia en me­nos de 24 ho­ras, de las bru­jas de Su­bro­sa quie­nes en es­ta oca­sión, se pre­pa­ra­rían pa­ra des­ple­gar sus he­chi­zos, so­bre un cam­pa­na­rio me­nos fre­cuen­ta­do de lo ha­bi­tual. Su pro­pues­ta des­en­chu­fa­da, re­sul­ta­ría po­co im­pac­tan­te pa­ra las enor­mes ca­pa­ci­da­des del con­jun­to, y la idea, a pe­sar de lo ex­clu­si­vo y es­pe­cial que re­sul­tó, aca­ba­ría que­dan­do un po­co en tie­rra de na­die.

Mu­cho más fir­me se­ria el dis­cur­so de los bel­gas Amen­ra, quie­nes vol­ve­rían al 013 un año des­pués de la ex­hi­bi­ción de la pa­sa­da edi­ción, pa­ra vol­ver a des­car­gar otro ful­gu­ran­te set eléc­tri­co. Re­sul­ta­rían un po­co me­nos apa­bu­llan­tes, pe­ro con­ta­rían en es­ta oca­sión, con la par­ti­ci­pa­ción de Scott Kelly y Jhon Dyer Dys­ley ha­cien­do las ve­ces de in­vi­ta­dos es­te­la­res.

El gran bo­lo del día lle­ga­ría con los Ba­ro­ness del cu­ra­tor 2017, una ban­da de di­rec­to más que sol­ven­te, que po­dría mi­rar de tú a tú a cual­quier gi­gan­te del Rock ame­ri­cano clá­si­co y que tu­vo el de­ta­lle de res­ca­tar unos cuan­tos cor­tes de su pri­me­ra y más des­ga­rra­da eta­pa Sto­ner. Con­gre­ga­rían me­nos pe­ña de lo es­pe­ra­do, pe­ro su ca­te­go­ría hu­bie­se que­da­do ra­ti­fi­ca­da, an­te el ob­ser­va­dor más exi­gen­te que hu­bie­se an­da­do por Tilburg aquel día.

Re­ma­ta­ría­mos la no­che de vier­nes bai­lan­do el Synth os­cu­ro que par­te y re­par­te el fran­cés Per­tur­ba­tor. Una ce­re­mo­nia no ap­ta pa­ra men­ta­li­da­des ce­rra­das, que vol­ve­ría a ejem­pli­fi­car, el ca­rác­ter ex­pe­ri­men­tal que siem­pre ha po­seí­do el Roadburn fes­ti­val.

El sá­ba­do arran­ca­ría­mos con Co­balt en la Green Room, de­ján­do­nos ir con los su­cios fra­seos que es­tos sal­va­jes ten­drían a bien ofre­cer­nos. Un ra­to an­tes nos ha­bía­mos per­di­do la ac­tua­ción se­cre­ta de Mys­fring, quie­nes de­bie­ron pe­gar fue­go al pe­que­ño Cul de Sac, de for­ma

si­mi­lar a co­mo hi­cie­ron el año pa­sa­do con el Green Room y el Pa­tro­naat. So­lo les que­da el es­ce­na­rio prin­ci­pal del 013, pa­ra lle­gar a to­car en to­dos los rin­co­nes del fes­ti.

Nos de­ja­ría­mos caer por la reunión de co­le­gas bau­ti­za­da co­mo Ra­zors in the NIght, con la mi­tad de Ba­ro­ness y Scott Kelly, pa­sán­do­se­lo pi­pa so­bre un cam­pa­na­rio ates­ta­do.

Lle­ga­ría la que pa­ra ser­vi­dor, se­ría la ac­tua­ción cum­bre del fes­ti en­te­ro, la de unos Orans­si Pa­zu­zu en es­ta­do de gra­cia ab­so­lu­to, hip­nó­ti­ca, des­lum­bran­te, agi­tan­do sus ins­tru­men­tos co­mo drui­das agi­tan­do con­ju­ros, y en­vol­vien­do el 013 en­te­ro, en un irreal am­bien­te pro­pio de pe­lí­cu­la fan­tas­ma­gó­ri­ca. Na­die vol­ve­ría a dis­cu­tir so­bre el po­de­río de su mal­sa­na psi­co­de­lia, y lo­gra­rían de­jar gen­te fue­ra del 013, de­bi­do a la des­pro­por­cio­na­da ex­pec­ta­ción que pro­vo­ca­ron.

Ne­ce­si­ta­ría­mos un ra­to pa­ra co­ger ai­re des­pués de se­me­jan­te triun­fo, y un par de sus­pi­ros con­te­ni­dos pa­ra de­jar­nos ir re­la­ja­da­men­te, du­ran­te la ho­ra lar­ga en la que War­ning te­nían pre­vis­to in­ter­pre­tar su em­ble­má­ti­co Wat­ching from A Dis­tan­ce. Una ho­ra bien apro­ve­cha­da, pa­ra to­do aquel enamo­ra­do de las me­lan­có­li­cas lí­neas vo­ca­les de Pa­trick Wal­ker, pe­ro in­su­fi­cien­te si la com­pa­ra­ría­mos, con los enor­mes es­pec­tácu­los Doom que es­ta­ban aún por lle­gar.

An­tes de que pu­dié­ra­mos de­gus­tar otro clá­si­co del es­ti­lo en for­ma­to ex­clu­si­vo, ten­dría­mos tiempo pa­ra que­dar­nos li­te­ral­men­te sor­dos, pri­me­ro en un cam­pa­na­rio go­ber­na­do por Ja­cob Bran­non y sus Wear Your Wounds y des­pués, fren­te a las ba­las que dis­pa­ra­ban los Me­mo­riam de Karl Wi­llets. Una ab­so­lu­ta de­mos­tra­ción de Old School, en me­dio de un fes­ti­val con cla­ra vo­ca­ción fu­tu­ris­ta.

Pa­sa­ría­mos a su­mer­gir­nos en las os­cu­ras aguas que Ahab de­ja­ron im­pre­sas, en su legendaria Call Of the Wret­ched Sea, en me­dio de una Green Room que su­da­ba an­gus­tia y tris­te­za, evo­can­do la eter­na lu­cha del marino con­tra la ba­lle­na blan­ca.

Des­pués de que War­ning y Ahab hu­bie­sen pues­to so­bre la me­sa, sus bu­ques in­sig­nia, les to­ca­ría el turno a los je­fes del co­ta­rro. La ban­da de Doom de­fi­ni­ti­va, My Dying Bri­de, in­ter­pre­ta­ría de ca­bo a ra­bo su me­jor ál­bum y aun ten­dría tiempo de re­ga­lar­nos un par de sor­pre­sas, a mo­do de him­nos pa­ra el re­cuer­do. Co­mo siem­pre, re­sul­ta­rían im­pe­ca­bles en su mi­sión de crear an­gus­tia y me­lan­co­lía so­bre los pre­sen­tes.

Tras la evi­den­te lec­ción de es­ti­lo por par­te de una ban­da que ne­ce­si­ta po­ca pre­sen­ta­ción, nos to­ca­ría re­ma­tar la jor­na­da, a ma­nos de un par de con­jun­tos que com­par­tían, des­de muy di­fe­ren­te ám­bi­to, el gus­to por los so­ni­dos pre­gra­ba­dos. Por un la­do los ful­gu­ran­tes Mys­ti­cum, en­ca­ra­ma­dos en tres es­pec­ta­cu­la­res pla­ta­for­mas lu­mi­no­sas, des­ple­gan­do Black Me­tal in­dus­trial sin pie­dad so­bre Tilburg y por otro, Car­pen­ter Brut y sus sin­te­ti­za­dos re­cuer­dos a vi­deo­jue­gos pri­mi­ti­vos, vie­jas se­ries de la te­le y me­lo­días que hu­bie­sen po­di­do crear, los mis­mí­si­mos Go­blin. Una go­za­da.

El ul­ti­mo día nos to­ca­ría un acer­ca­mien­to mu­cho más re­la­ja­do has­ta los te­rre­nos os­cu­ros del Roadburn, co­men­zan­do con unos des­ca­fei­na­dos Pall­bea­rer, que pa­re­cen es­tar ca­da día más le­jos de sus raí­ces Doom, pe­ro que si­guen re­sul­tan­do in­tere­san­tes en ca­da que te­ma que eje­cu­tan.

Su­mac pon­drían el cam­pa­na­rio a tem­blar con un Slud­ge sal­va­je de ma­nos del maes­tro Aa­ron Tur­ner, quien no du­da­ría en des­ga­ñi­tar­se a ca­da pe­que­ño mo­men­to que dis­pu­so.

Mu­cho más plá­ci­dos re­sul­ta­rían los mi­nu­tos fren­te a los Dis­crets del ar­tis­ta Fursy, en­to­nan­do fran­cés bu­có­li­co, so­nan­do un po­co peor de lo es­pe­ra­do, pe­ro dan­do mues­tras de lo mu­cho que ha ma­du­ra­do es­ta for­ma­ción, des­de que na­cie­ra co­mo un sim­ple pro­yec­to de su po­li­fa­cé­ti­co lí­der.

Otro de los gran­des mo­men­tos del Roadburn, es­ta­ría por caer. La pre­sen­ta­ción del úl­ti­mo dis­co de Ul­ver en vi­vo y en di­rec­to, a car­go de un con­jun­to que lle­va te­nien­do el cie­lo ga­na­do, des­de ha­ce de­ma­sia­dos años. Ac­tua­rían fren­te al Roadburn co­mo una or­ques­ta mi­li­mé­tri­ca­men­te en­sam­bla­da, sin una so­la aris­ta que pu­die­se des­lu­cir sus ge­nia­les com­po­si­cio­nes. No ne­ce­si­ta­rían in­ter­pre­tar ni un so­lo te­ma an­ti­guo, pa­ra de­jar a to­do el pú­bli­co con la bo­ca abier­ta, les bas­ta­ría con su pe­ri­cia ab­so­lu­ta, la abra­si­va con­ca­te­na­ción de ele­men­tos vi­sua­les y un emo­ti­vo sen­ti­do de la in­ter­pre­ta­ción, be­lla­men­te re­tra­ta­do en un épi­co cre­cien­do fi­nal. Inol­vi­da­ble.

Con el al­ma to­ca­da por la gran­dio­si­dad que aca­bá­ba­mos de pre­sen­ciar, nos plan­ta­ría­mos an­te Em­ma Ruth Rund­le pa­ra que nos die­ra la pun­ti­lla de­fi­ni­ti­va. Lo su­yo se­rian sen­sa­cio­nes a flor de piel, a co­ra­zón abier­to, sin ban­da tras de ella que la so­la­pa­se, ni red ba­jo sus pies que la sos­tu­vie­ra. Ni uno so­lo de los asis­ten­tes, se atre­ve­ría a in­te­rrum­pir ca­da uno de los su­su­rros que iba ex­ha­lan­do la jo­ven in­tér­pre­te. Otra de las me­jo­res ac­tua­cio­nes del Roadburn 2017, a car­go de una ar­tis­ta, que es­tá lla­ma­da a co­sas muy gran­des.

Si­guien­do con el rit­mo tran­qui­lo que lle­vá­ba­mos, pa­sa­ría­mos otra di­ver­ti­da ho­ra con el Hy­pno­pa­zu­zu de Da­vid Ti­bet y Youth, una for­ma­ción en la que destaca so­bre­ma­ne­ra la fi­gu­ra del ex­cén­tri­co vo­ca­lis­ta, quien de­rro­chó ta­len­to vo­cal de ma­ne­ra to­tal, al tiempo que se trin­ca­ba en­tre pe­cho y es­pal­da, una bo­te­lla de vino blan­co en el pro­ce­so. Ge­nio y fi­gu­ra.

Re­ma­ta­ría­mos de ma­ne­ra atro­pe­lla­da el Roadburn 2017, sa­bo­rean­do un ra­to de los Pi­llo­rian de Jhon Houghn y otro de los pro­gre­si­vos In­ter Ar­ma, quie­nes an­da­ban pe­tán­do­lo so­bre el cam­pa­na­rio, ofre­cien­do otra se­ño­ra ac­tua­ción pa­ra en­mar­car, y de­ján­do­nos ir con la tris­te­za pro­pia de quie­nes aún les que­da otro año por de­lan­te, pa­ra vol­ver has­ta el pa­raí­so en la tie­rra que es Tilburg por es­tas fe­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.