Un ci­clón

Metal Hammer - - ATRAPADOS - TEX­TO FO­TO­GRA­FÍA: CLA­RA RI­CO

El pa­sa­do 20 de ma­yo el mal lle­gó a Sa­la­man­ca con fuer­za y es que la aso­cia­ción Far­bid­den se en­car­gó de que no se nos es­ca­pa­ra ni un ápi­ce de to­do lo que tie­nen que de­cir Vita Imana en su nue­vo dis­co. Con mo­ti­vo de la pre­sen­ta­ción de la aso­cia­ción y sus nue­vas ac­ti­vi­da­des, du­ran­te la ma­ña­na del sá­ba­do se ce­le­bró una con­fe­ren­cia en la que tan­to los miem­bros de Vita Imana co­mo Da­vid So­brino com­par­tie­ron sus

im­pre­sio­nes so­bre la es­ce­na na­cio­nal, las di­fi­cul­ta­des y gra­ti­fi­ca­cio­nes de de­di­car to­do el tiempo li­bre a la mú­si­ca, com­pa­gi­nar es­te mun­do con el tra­ba­jo... Ade­más, la aso­cia­ción tu­vo la de­fe­ren­cia de de­jar­me par­ti­ci­par co­mo miem­bro ac­ti­vo de es­ta con­fe­ren­cia, una gran ex­pe­rien­cia, sin du­da.

Una vez des­can­sa­dos del ma­dru­gón y más que lis­tos pa­ra de­jar­nos el cue­llo en la pis­ta, nos dis­pu­si­mos en­tre las pri­me­ras fi­las pa­ra dis­fru­tar del con­cier­ta­zo que se nos ve­nía en­ci­ma. Los pri­me­ros en pi­sar el es­ce­na­rio fue­ron la ban­da lo­cal Phár­ma­kon, for­ma­da por al­gu­nos de los miem­bros más im­pli­ca­dos de la aso­cia­ción Far­bid­den. Los sal­man­ti­nos, co­rea­dos por una ra­bio­sa tur­ba de sus se­gui­do­res más fie­les, re­co­rrie­ron al­gu­nos de sus te­mas más co­no­ci­dos y has­ta se atre­vie­ron a in­ter­pre­tar un te­ma de Ha­te­breed en el que Elías com­par­tió mi­cró­fono con Car­do­so en­lo­que­cien­do al pú­bli­co.

A con­ti­nua­ción, la ma­gia ins­tru­men­tal de Ci­co­nia inun­dó por com­ple­to la Sa­la Po­tem­kim y es que los va­lli­so­le­ta­nos no ne­ce­si­tan una voz pa­ra se­du­cir a su au­dien­cia, ni a más de tres miem­bros so­bre el es­ce­na­rio siem­pre y cuan­do se tra­te de una pro­pues­ta mu­si­cal só­li­da, in­tere­san­te y na­ci­da de la pa­sión de un buen mú­si­co. De es­ta ma­ne­ra, el setlist de Ci­co­nia nos pa­seó de su ‘A Wolf Ne­ver Co­mes Alo­ne’ has­ta ‘Lim­bus’ por un ca­mino de más de cua­ren­ta mi­nu­tos de du­ra­ción en los que la ban­da no de­jó de emo­cio­nar a los pre­sen­tes. Sin du­da, se tra­ta de una ban­da con las ideas cla­ras, con ga­nas de su­pe­rar­se y que no tar­da­rán mu­cho en dar que ha­blar, aun­que sus te­mas sean más bien par­cos en pa­la­bras.

El con­jun­to con­clu­yó su ac­tua­ción de­jan­do a un pú­bli­co emo­cio­na­do y an­sio­so de más, co­no­ce­dor de que Vita Imana eran los si­guien­tes en su­bir­se al es­ce­na­rio y con una no­ta­ble sed de ‘El Mal’. Y no fue otra que la in­tro del úl­ti­mo dis­co de los ma­dri­le­ños la que dio co­mien­zo al con­cier­to más es­pe­ra­do de la ve­la­da ha­cien­do gri­tar de ex­ci­ta­ción a más de al­guno de los pre­sen­tes. Ten­go que re­co­no­cer que era la pri­me­ra vez que asis­tía a un con­cier­to de Vita Imana y no te­nía muy cla­ro qué es­pe­rar, al­go me ima­gi­na­ba des­pués de ha­ber oí­do có­mo ha­bla­ban de su mú­si­ca y su quí­mi­ca en di­rec­to du­ran­te la con­fe­ren­cia de la ma­ña­na, pe­ro a su vez no te­nía ni idea de to­do lo que se me ve­nía en­ci­ma. Lo que vi so­bre el es­ce­na­rio fue pu­ra ma­gia y esa sor­pre­sa no de­jó de re­fle­jar­se en mi ca­ra de es­tu­por du­ran­te to­do el con­cier­to. La ener­gía, la fuer­za, la ra­bia, la po­ten­cia que tie­nen es­tos chi­cos es arro­lla­do­ra y tre­men­da­men­te cau­ti­va­do­ra… es de esas co­sas que tie­nes que ver y vi­vir. Que se ti­re Car­do­so en so­bre la ma­rea hu­ma­na que le vi­to­rea mien­tras Puppy des­li­za fu­gaz­men­te sus de­dos a las seis cuer­das y, a su vez, ver que Mi­riam se des­vi­ve crean­do unas at­mós­fe­ras im­pre­sio­nan­tes con sus per­cu­sio­nes. In­sis­to, es ver pa­ra creer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.