VITA IMANA

VITA IMANA vuel­ven a las pri­me­ras pla­nas con su nue­vo dis­co “El M4L”, un tra­ba­jo con­cep­tual en el que la ban­da ha in­ver­ti­do mu­cho tiempo, es­fuer­zo y ex­pe­rien­cia vi­tal. Con ello en men­te, ha­bla­mos con la ban­da pa­ra pro­fun­di­zar en el con­cep­to del dis­co y to

Metal Hammer - - ENTREVISTA - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO CLA­RA RI­CO FO­TO­GRA­FÍA: IRE­NE SERRANO

Vita Imana os ha­béis to­ma­do un tiempo de bar­be­cho an­tes de abor­dar es­te dis­co. Sa­be­mos que fue­ron tiem­pos du­ros de in­tros­pec­ción pa­ra el gru­po ¿Có­mo veis to­do ese tiempo aho­ra, con la pers­pec­ti­va de ha­ber edi­ta­do ya es­te nue­vo dis­co?

Era un pa­rón ne­ce­sa­rio. La ban­da lle­va­ba sin pa­rar prác­ti­ca­men­te des­de 2011 y ne­ce­si­tá­ba­mos sen­tar­nos, pen­sar y ver con tran­qui­li­dad los pró­xi­mos pa­sos a se­guir. La sen­sa­ción aho­ra mis­mo es de ver to­do ese es­fuer­zo, de­di­ca­ción, tra­ba­jo e ilu­sión, plas­ma­dos en es­te nue­vo dis­co. Los ob­je­ti­vos se han cum­pli­do. Ha si­do el dis­co más du­ro has­ta el mo­men­to con res­pec­to a la de­di­ca­ción y pro­ble­mas que han ido sur­gien­do pa­ra con­se­guir plas­mar lo que te­nía­mos en la men­te, en de­fi­ni­ti­va…es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de El M4L.

“EL M4L” es vues­tro cuar­to LP y nos ha lle­ga­do tras una exi­to­sa cam­pa­ña de crowd­fun­ding ¿Có­mo sur­ge la idea de re­cu­rrir a es­te mé­to­do de fi­nan­cia­ción? ¿Es­pe­ra­bais la gran re­cep­ción que tu­vo?

Re­cu­rri­mos a es­ta for­ma de fi­nan­cia­ción bá­si­ca­men­te por­que la ban­da no da­ba más de sí eco­nó­mi­ca­men­te. To­dos los es­fuer­zos de la ban­da se han vol­ca­do du­ran­te to­da nues­tra ca­rre­ra en ha­cer de ello lo me­jor pa­ra no­so­tros y nues­tro pú­bli­co. Cues­ta mu­cho y ca­da día más, man­te­ner un ni­vel óp­ti­mo de pro­fe­sio­na­li­dad en to­do lo que ha­ce­mos, no exis­ten in­ter­me­dia­rios que te ayu­den o apo­yen, es­to es así des­de ha­ce años. So­lo unos po­cos con­si­guen un buen se­llo, in­ver­so­res, etc pa­ra con­ti­nuar un via­je que se ha­ce muy cos­to­so en to­dos los sen­ti­dos. La res­pues­ta y apo­yo ha si­do in­creí­ble­men­te bru­tal e ines­pe­ra­da. Cuan­do nos sen­ta­mos pa­ra ver la can­ti­dad de di­ne­ro que íba­mos a pe­dir, 12000 Eu­ros nos pa­re­cía mu­chí­si­mo di­ne­ro pe­ro en 4 días lo su­pe­ra­mos. Es­to te ha­ce ver que la gen­te si­gue muy pen­dien­te de la ban­da y se han in­vo­lu­cra­do en es­te pro­yec­to sin si­quie­ra oír una so­la no­ta por lo que es­ta­re­mos eter­na­men­te agra­de­ci­dos.

Ha­blan­do de la mú­si­ca que ate­so­ra es­te nue­vo tra­ba­jo, pri­me­ro me gus­ta­ría ha­blar de sen­sa­cio­nes: es un dis­co con los sen­ti­mien­tos a flor de piel: más agre­si­vo pe­ro más de­li­ca­do, más pe­si­mis­ta pe­ro con in­ten­ción re­den­to­ra, más di­rec­to pe­ro más re­fle­xi­vo, más caó­ti­co pe­ro más or­de­na­do. Es to­do muy in­ten­so ¿Lo sen­tis­teis así en el es­tu­dio?

Cuan­do te me­tes a gra­bar lo que lle­vas tan­to tiempo es­pe­ran­do, en nues­tra opi­nión, el re­sul­ta­do sue­le ser mu­cho más im­pac­tan­te, con to­dos los arre­glos, en­la­ces, riffs, breaks… no sé, es co­mo el premio que te lle­vas a la bo­ca des­pués de tan­ta ham­bre. Cuan­do es­tás en el es­tu­dio es­tas más pen­dien­te de otras co­sas, so­ni­do, arre­glos, vo­ces, ecua­li­za­cio­nes, y no es has­ta el fi­nal cuan­do en­la­zas to­do por pis­tas, cuan­do es­tá el dis­co aca­ba­do al 100%, cuan­do te das cuen­ta de lo que has crea­do. En es­te sen­ti­do nos he­mos lle­va­do una sor­pre­sa muy gran­de, no nos ima­gi­ná­ba­mos que iba a ser una obra tan lle­na de sen­sa­cio­nes y ra­bia, tan ho­mo­gé­nea, tan des­qui­cian­te.

Se tra­ta de vues­tro pri­mer dis­co pro­pia­men­te con­cep­tual ¿Por qué ha­béis ele­gi­do es­te for­ma­to en es­te mo­men­to de vues­tra ca­rre­ra?

Nos gus­ta in­no­var, es­ta idea fue con­jun­ta de la ban­da y Da­vid So­brino. Hi­ci­mos un es­que­ma del desa­rro­llo de ca­da par­te del dis­co con lo que que­ría­mos con­tar y ba­sa­do en una his­to­ria pa­ra que to­do fue­se una obra con­jun­ta. Las le­tras han en­ca­ja­do per­fec­ta­men­te in­clu­so pa­ra el oyen­te pue­den sig­ni­fi­car otra co­sa. En mi hu­mil­de opi­nión creo que he­mos he­cho un gran tra­ba­jo no so­lo mu­si­cal­men­te sino con el con­cep­to en ge­ne­ral. Alex Cap­pa, nues­tro téc­ni­co e in­ge­nie­ro de gra­ba­ción y mez­cla ha sa­bi­do per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­car el so­ni­do y la in­ten­ción de la obra pa­ra dar­le esa os­cu­ri­dad, agre­si­vi­dad, ra­bia, cru­de­za y de­li­ca­de­za que re­que­ría es­ta nue­va pro­pues­ta de Vita Imana.

Ha­blan­do del con­cep­to pro­pia­men­te di­cho, nos en­con­tra­mos de nue­vo la preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te, re­fle­ja­da en un ac­to de vio­la­ción de un hom­bre a una mu­jer ¿Có­mo se os ocu­rre es­ta for­ma de plas­mar­lo? ¿Es­tá la hu­ma­ni­dad vio­lan­do el pla­ne­ta?

!!!Exac­to!!! el ser hu­mano lle­va vio­lan­do a la ma­dre Tie­rra des­de ha­ce tan­to tiempo que al fi­nal to­do eso es­tá te­nien­do ya al­gu­nas con­se­cuen­cias irre­pa­ra­bles. Aún es­ta­mos a tiempo de co­rre­gir mu­chas co­sas que he­mos des­cui­da­do. Hay mu­cha gen­te que to­da­vía no se da cuen­ta de ello y des­de aquí os re­co­men­da­mos el do­cu­men­tal “Be­fo­re The Flood” con Leo­nar­do DiCa­prio, don­de ex­po­ne reali­da­des, se tra­tan te­mas cla­ve y se en­tre­vis­ta a per­so­na­li­da­des res­pon­sa­bles de mu­chos de los ma­les que hie­ren de muer­te a nues­tro be­llí­si­mo pla­ne­ta. En cuan­to a la for­ma de plas­mar­lo, qui­si­mos con­tar una his­to­ria que fue­se fá­cil pa­ra el oyen­te. Al­go que pu­die­ra en­ten­der, que pu­die­ra sen­tir. Qui­si­mos que ca­da can­ción di­je­se al­go mu­si­cal­men­te ha­blan­do y no fue­sen un riff tras otro sin sen­ti­do. To­do es­tá pen­sa­do al mi­lí­me­tro en es­te dis­co.

En un mo­men­to so­cial en el que a to­do el mun­do pa­re­ce ofen­der­le to­do ¿No es un po­co arries­ga­do sa­car un dis­co re­la­tan­do la ex­pe­rien­cia de una vio­la­ción?

Creo que he­mos ex­pli­ca­do bien la in­ten­ción del ál­bum al com­ple­to y del men­sa­je que que­ría­mos mos­trar en for­ma de mú­si­ca, no es que sea arries­ga­do sino ne­ce­sa­rio pa­ra de una vez por to­das dar­nos cuen­ta del gran pro­ble­ma que es­ta­mos vi­vien­do.

Ayu­dad­nos a pro­fun­di­zar un po­co más en el con­cep­to: el dis­co nos re­ci­be de for­ma muy vio­len­ta con “Gé­ne­sis” y nos de­ja una fra­se que re­la­ta de for­ma es­tre­me­ce­do­ra “sal de den­tro

de mí”. Co­no­cien­do el con­cep­to no es di­fí­cil ima­gi­nar­se lo que su­ce­de pe­ro ¿Có­mo es?

Lo que he­mos in­ten­ta­do re­la­tar en es­te pri­mer te­ma, es la vio­la­ción a la ma­dre Tie­rra, re­pre­sen­ta­da en for­ma de mu­jer. Ima­gí­na­te una per­so­na de lo más cruel y des­pia­da­da aba­lan­zar­se so­bre ti en un mo­men­to de au­tén­ti­co pá­ni­co y te­rror en un lu­gar su­cio, os­cu­ro don­de na­die pue­de ayu­dar­te, eres un me­ro ju­gue­te an­te la se­dien­ta cruel­dad de otra per­so­na que im­po­ne su de­seo cie­go de ma­ne­ra de­vas­ta­do­ra y co­mien­za un ac­to de lo más de­ni­gran­te ha­cia tu per­so­na, la­mién­do­te, des­pren­dien­do su olor nau­sea­bun­do, gol­peán­do­te, hu­mi­llán­do­te y fi­nal­men­te vio­lán­do­te. Esa sen­sa­ción de re­cha­zo cuan­do has ex­pe­ri­men­ta­do al­go muy des­agra­da­ble den­tro de tu cuer­po.

El trac­klist avan­za con las tres par­tes de “La Du­da”, que trans­cu­rren co­mo tres mo­vi­mien­tos de una mis­ma sui­te, su­mer­gién­do­nos por com­ple­to en el dis­co ¿Qué es­tá pa­san­do en es­tos mo­men­tos a ni­vel con­cep­tual?

En ese ho­rri­ble pri­mer ac­to, “Gé­ne­sis”, la mu­jer que­da em­ba­ra­za­da. Las du­das de no sa­ber qué ha­cer con esa se­mi­lla que cre­ce en su cuer­po fru­to de lo más ho­rri­ble que ha­ya po­di­do ex­pe­ri­men­tar. El ver­se en un mo­men­to cla­ve pa­ra de­ci­dir si lo tie­ne o no, por­que al fin y al ca­bo es­tá en su in­te­rior, for­ma par­te de ella y quie­re dar­le una opor­tu­ni­dad. De eso tra­tan las 3 par­tes de “La Du­da”. Pa­ra que el lec­tor/oyen­te se ha­ga una idea cla­ra, la ma­dre Tie­rra, tie­ne en su in­te­rior la se­mi­lla de la hu­ma­ni­dad.

Es en es­te mo­men­to (quin­to cor­te del trac­klist) cuan­do nos en­con­tra­mos el pri­me­ro de los cua­tro in­ter­lu­dios nom­bra­dos en ja­po­nés ¿Qué fun­ción con­cep­tual desem­pe­ñan es­tos in­ter­lu­dios?

Mar­can ca­da pa­so en la evo­lu­ción de la his­to­ria, agua en el par­to, tie­rra en el cre­ci­mien­to, fue­go en la des­truc­ción y ai­re en la muer­te. En Vita Imana siem­pre es­tá pre­sen­te la cultura ni­po­na en mu­chos as­pec­tos que nos unen co­mo gru­po y per­so­nas.

“Nue­va Vi­da” nos re­ci­be con unas gui­ta­rras real­men­te asom­bro­sas, me re­cuer­dan un po­co a Go­ji­ra. Di­rec­to, va­ria­do y po­ten­te, es uno de mis te­mas fa­vo­ri­tos del dis­co ¿Có­mo na­ció?

La fór­mu­la ha si­do (co­mo te de­cía­mos an­te­rior­men­te), ha­cer una guía en ba­se a lo que que­ría­mos con­tar. En es­te cor­te que­ría­mos in­ter­pre­tar un par­to, sus con­trac­cio­nes, el ali­vio, la du­re­za y Ja­vi per­so­nal­men­te ha pro­ba­do otro ti­po de re­gis­tro vo­cal que ha que­da­do fran­ca­men­te bien. Es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos.

Y den­tro de la his­to­ria ¿Qué pa­pel desem­pe­ña?

El mo­men­to del par­to. La apa­ri­ción del hu­mano en el pla­ne­ta.

“El Co­mien­zo” es uno de los cor­tes más enig­má­ti­cos del dis­co, no tie­ne lí­ri­ca, pe­ro si unos in­tri­gan­tes co­ros y un uso muy in­tere­san­te de los ele­men­tos acús­ti­cos de la ban­da ¿Qué que­ríais ex­pre­sar?

Qui­zás sea uno de los te­mas más com­ple­tos del dis­co. Nos pa­re­ce una jo­ya! La per­cu­sión sue­na muy pri­mi­ti­va, co­mo si se gol­pea­sen tron­cos gran­des de ár­bo­les, los co­ros son su­bli­mes y en­car­nan una tex­tu­ra úni­ca en nues­tras com­po­si­cio­nes, muy Vita Imana. En es­te te­ma que­re­mos ex­pre­sar la in­fan­cia de ese na­ci­mien­to, el co­mien­zo de una nue­va vi­da. Los pri­me­ros años de ese nue­vo ser vi­vo que ca­re­ce de mal­dad. La hu­ma­ni­dad en su es­ta­do más pri­mi­ti­vo.

“Ya no po­déis cam­biar­le” es la pri­me­ra fra­se de “Mi Ca­mino” ¿Qué su­ce­de en es­te te­ma?

Tras el pa­so del tiempo, ese ni­ño fru­to de una abe­rra­ción de ese ca­li­bre, co­mien­za a des­cu­brir que por al­gu­na ra­zón desea ha­cer el mal, que hay al­go en su in­te­rior que no es nor­mal, que le ator­men­ta, que in­tu­ye que no es na­da bueno.

Tras otro in­ter­lu­dio, fi­nal­men­te nos en­con­tra­mos con “El M4l” ¿Qué es El Mal? ¿Có­mo se re­fle­ja en es­te pun­to de la his­to­ria?

En “El M4l” es don­de de­ci­de ven­gar­se de to­do y to­dos sin pie­dad, sin mi­ra­mien­tos. Que cues­te lo que cues­te va a lle­gar has­ta el fi­nal ha­cien­do de to­do lo que le ro­dea un in­fierno pa­ra el res­to. Un te­ma du­ro y rá­pi­do con mo­men­tos os­cu­ros. El más ra­di­cal del dis­co jun­to con “Gé­ne­sis”. Ven­dría a re­fle­jar la par­te en la que aho­ra mis­mo se en­cuen­tra la hu­ma­ni­dad en el pla­ne­ta. Odio, ren­cor, en­vi­dia, egoís­mo pu­ro.

Qué el si­guien­te te­ma com­ple­to se ti­tu­le “Irre­ver­si­ble” pa­re­ce de­jar un men­sa­je aún más fu­nes­to, aña­dien­do gra­ve­dad a “El Mal” ¿Hay que te­mer­se lo peor en es­ta his­to­ria?

Si des­de lue­go. To­do se vuelve en su con­tra por­que no to­do el mun­do de­be pa­gar to­das las in­jus­ti­cias ha­bi­das y por ha­ber en el mun­do, aun­que to­do sea pro­duc­to de su exis­ten­cia y vi­ven­cia per­so­nal. Di­ga­mos que pa­gan jus­tos por pe­ca­do­res y al fi­nal lo pa­gas si te to­mas la jus­ti­cia por tu mano y no mi­ras con quién. Pa­ra que os ha­gáis una idea, se­rá lo que es­tá por pa­sar. En po­cos años no ha­brá vuel­ta atrás y to­dos pa­ga­re­mos las con­se­cuen­cias de la vio­la­ción al pla­ne­ta.

Fi­nal­men­te el dis­co pre­pa­ra un por­ten­to­so fi­nal con “Pol­vo y Ai­re” y “Va­cío”, ca­si me da mie­do pre­gun­ta­ros por el desen­la­ce de vues­tra his­to­ria...

El fi­nal es ob­vio. Las con­se­cuen­cias del mal ver­ti­do sin con­ce­sión al­gu­na, aca­ban con to­do ser vi­vo, en pol­vo y ai­re me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do. En “Va­cío”, la ma­dre aca­ba arro­di­lla­da jun­to al le­cho de muer­te llo­ran­do su pér­di­da. No de­ja de ser su hi­jo pe­se a to­do lo que ha te­ni­do que su­frir des­de el prin­ci­pio por y con él. Es el desen­la­ce de nues­tra his­to­ria que es­pe­ra­mos ja­más su­ce­da.

En lo es­tric­ta­men­te mu­si­cal “Va­cío” es uno de los te­mas más no­ve­do­sos, com­ple­tos y sor­pren­den­tes de la ca­rre­ra de Vita Imana ¿Có­mo os sen­tis­teis cuan­do la es­cu­chas­teis ter­mi­na­da por pri­me­ra vez?

Pen­sa­mos que es una gran com­po­si­ción a to­dos los ni­ve­les ins­tru­men­ta­les. Jun­to a “Uluh”, “Mar de cris­ta­les” y “Ocea­ni­dae” cree­mos que es otro de esos te­mas com­ple­jos que lo tie­ne ab­so­lu­ta­men­te to­do. Vo­ces des­ga­rra­do­ras, tris­tes, dul­ces. Ex­pre­si­vi­dad a flor de piel. Es uno de los más des­ta­ca­dos del ál­bum y el in­tro­du­cir las vo­ces lim­pias de Puppy hi­zo que ga­na­ra mu­cho más si ca­be. La pri­me­ra vez que lo es­cu­cha­mos ter­mi­na­do, a más de uno se le es­ca­pó una lá­gri­ma y eso pre­ci­sa­men­te es lo que bus­ca­mos con es­te te­ma.

Me gus­ta mu­cho la pro­duc­ción del dis­co: es cru­da y di­rec­ta, pe­ro al mis­mo tiempo muy de­li­ca­da con los de­ta­lles ¿Al fin ha­béis con­se­gui­do re­fle­jar vues­tra esen­cia y ener­gía del di­rec­to en el es­tu­dio?

Es de lo que se tra­ta y lo que Vita Imana siem­pre es­tá dis­pues­to a con­se­guir. Co­mo te ha­blá­ba­mos an­te­rior­men­te, Alex Cap­pa ha he­cho un tra­ba­jo ex­cep­cio­nal en el es­tu­dio, lue­go de­be­mos ser no­so­tros los que lo tras­la­de­mos a nues­tro há­bi­tat na­tu­ral, el di­rec­to. Una vez re­pa­sa­do el con­cep­to del dis­co

¿Có­mo se ha­ce el pa­ra­le­lis­mo con la idea me­dioam­bien­tal ori­gi­nal? ¿Cuá­les son los ele­men­tos cla­ve?

Los ele­men­tos cla­ve son lle­var al oyen­te/lec­tor a me­ter­se en la his­to­ria des­de el prin­ci­pio. En­ten­der que es un dis­co con­cep­tual pe­ro que a la ho­ra de la ver­dad es un li­bro na­rra­do en ca­pí­tu­los, una his­to­ria con­ta­da con mú­si­ca, con le­tras, con me­lo­días. Ca­da per­so­na pue­de lle­var­se ca­da uno de los te­mas a su te­rreno per­so­nal y es lo bueno de la mú­si­ca, que al fi­nal pe­se a que hay una his­to­ria cla­ra, un con­cep­to, pa­ra ti “Va­cío” por po­ner­te un ejem­plo, pue­de sig­ni­fi­car al­go di­fe­ren­te.

De ca­ra a pre­sen­tar es­te dis­co en di­rec­to ¿Cuá­les son los pla­nes de la ban­da?

To­car lo má­xi­mo po­si­ble y ex­ten­der El M4L cuan­to más le­jos me­jor, allá don­de nun­ca ha­ya­mos ima­gi­na­do to­car y gi­rar. Te­ne­mos un gran dis­co que de­fen­der en di­rec­to y agra­de­cer a to­dos nues­tros fans por ha­ber he­cho po­si­ble es­te in­ten­so nue­vo pro­yec­to.

¿Có­mo se pre­pa­ra Vita Imana pa­ra un con­cier­to?

Con mu­cha in­ten­si­dad y ac­ti­tud des­de el prin­ci­pio. Pre­pa­ra­mos mi­nu­cio­sa­men­te ca­da con­cier­to pa­ra ha­cer de ca­da uno, una vi­ven­cia y ex­pe­rien­cia úni­ca (co­mo si fue­ra el úl­ti­mo). Con el pa­so de los años re­cor­da­re­mos con mu­cha nos­tal­gia y con mu­cho or­gu­llo, ha­ber cons­trui­do una pe­que­ña his­to­ria en la cultura del me­tal y rock en nues­tro país y fue­ra de él.

¿En qué as­pec­tos ha cam­bia­do el en­fo­que de vues­tra ca­rre­ra des­de la úl­ti­ma gi­ra has­ta hoy?

Prác­ti­ca­men­te si­gue in­tac­to, nues­tro de­seo es se­guir ha­cien­do dis­cos pa­ra nues­tro dis­fru­te per­so­nal, del pú­bli­co que nos si­gue y del que quie­ra su­mar­se a es­ta gran fa­mi­lia de ami­gos y mú­si­cos que re­pre­sen­ta­mos.

Du­ran­te el ya men­cio­na­do pe­rio­do de bar­be­cho ¿En al­gún mo­men­to se pu­so so­bre la me­sa la idea de aban­do­nar la ban­da?

Fran­ca­men­te no, pe­ro si te­ne­mos que re­co­no­cer que el can­san­cio en al­gu­nos as­pec­tos pu­do lle­gar

a in­fluir en la ban­da. So­mos fuer­tes y tra­ba­ja­mos muy du­ro pa­ra que Vita Imana sue­ne atro­na­dor y con pro­fe­sio­na­li­dad allá don­de se nos quie­ra, pe­ro es ca­da vez más com­pli­ca­do man­te­ner­se en es­te mun­do de la mú­si­ca y más el me­tal en Es­pa­ña. El premio lo te­ne­mos en la gi­ra con más de 25 fe­chas y otras que pue­den lle­gar. Es el cul­men a tan­to es­fuer­zo. Aho­ra la ban­da es­tá muy for­ta­le­ci­da y con ga­nas de sa­cu­di­ros la ca­be­za.

VITA IMANA se han con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te pa­ra una gran par­te de la es­ce­na me­tal na­cio­nal ¿Sen­tís ese “es­ta­tus” en el día a día del gru­po?

Si, sin du­da. Ca­da día re­ci­bi­mos men­sa­jes de mu­chí­si­ma gen­te que nos si­gue, nos apo­ya, nos pi­de con­se­jo. To­do eso te obli­ga a te­ner los pies en la tie­rra, pe­ro sí que ve­mos que en mu­chos mo­men­tos jó­ve­nes ban­das nos po­nen co­mo re­fe­ren­te. A día de hoy y en el pa­sa­do otras gran­des ban­das fue­ron y son re­fe­ren­tes pa­ra no­so­tros y al fi­nal to­do se re­su­me en eso, en ayu­dar­nos y lu­char por el mis­mo ob­je­ti­vo en co­mún que te­ne­mos to­dos. Es­to es al­go muy bo­ni­to, in­creí­ble y al­ta­men­te emo­ti­vo. Que seas un ejem­plo a se­guir pa­ra fu­tu­ras ban­das, es el tra­ba­jo, el es­fuer­zo, la per­se­ve­ran­cia, pro­fe­sio­na­li­dad y res­pe­to a los pi­la­res prin­ci­pa­les de la fi­lo­so­fía de Vita Imana. Na­die nos ha re­ga­la­do ab­so­lu­ta­men­te na­da. El lu­gar es im­por­tan­te pe­ro cree­mos que lo es más la no­ble­za del tra­ba­jo de ca­da uno.

Por úl­ti­mo, uti­li­zad es­te es­pa­cio pa­ra com­ple­tar cual­quier te­ma que ha­ya po­di­do de­jar en el tin­te­ro y/o di­ri­gir cual­quier men­sa­je que que­ráis a los fans.

Agra­de­cer a Me­tal Ham­mer por su in­te­rés en nues­tro nue­vo ál­bum de es­tu­dio y trans­mi­tir a to­dos nues­tros fans el agra­de­ci­mien­to eterno por el ca­ri­ño y apo­yo mos­tra­do siem­pre ha­cia no­so­tros. Un mi­llón de gra­cias y no os li­bra­reis de EL M4L!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.