HIM

Fu­ne­ral de co­ra­zo­nes

Metal Hammer - - CONTENIDO 355 -

Sa­bes cuan­do una épo­ca se ter­mi­na cuan­do las ban­das de mú­si­ca que la for­ja­ron co­mien­zan a des­pe­dir­se de los es­ce­na­rios. Mo­men­to en el cual la nos­tal­gia se apo­de­ra de to­do, o de ca­si to­do. Tam­bién es un mo­men­to pa­ra de­te­ner­se a re­ca­pa­ci­tar so­bre la suer­te del gru­po, de esa im­pron­ta que han po­di­do de­jar en la es­ce­na, y lo más im­por­tan­te: en los fans. En pleno 2008, HIM ate­rri­za­ba en Va­len­cia te­lo­nean­do a The Cu­re, la em­pre­sa se po­día en­ten­der co­mo un re­to des­pués de triun­far por me­dio pla­ne­ta pa­ra los fi­ne­ses. En­ci­ma del es­ce­na­rio es­ta­ban Vi­lle Va­lo, Mi­gé y Mik­ko Linds­tröm, miem­bros fun­da­do­res del gru­po. Unos chi­cos que te­nían un so­ni­do pro­pio ha­blan­do de amor, desamor, do­lor y muer­te que se hi­cie­ron ami­gos a los 8 o 9 años, y que cer­ca­nos a 14 de­ci­die­ron apos­tar du­ro por crear una ban­da de rock. To­do nor­mal has­ta ahí, pe­ro HIM se eri­ge co­mo un gru­po di­fí­cil de ca­ta­lo­gar, de eti­que­tar pa­ra ven­der­lo en la pren­sa o pa­ra ha­blar de ellos. ¿Qué ha­cían es­tos jó­ve­nes fin­lan­de­ses?. ¿Era pop, era rock, era al­go dis­tin­to...?. El acró­ni­mo del com­bo ju­ga­ba con tan­tos ele­men­tos ico­no­grá­fi­cos que ma­rea­ban a la vez que se­du­cían. HIM sig­ni­fi­ca ÉL en cas­te­llano, pe­ro tam­bién era el acró­ni­mo de His In­fer­nal Ma­jes­tic (Su ma­jes­tad in­fer­nal). ¿En­ton­ces, HIM se acer­ca­ba al rock sa­tá­ni­co tan en bo­ga por Es­can­di­na­via o no?. La pre­sen­cia de un jo­ven an­dró­gino, con voz muy pe­ne­tran­te y mas­cu­li­na, cho­ca­ba con la mu­si­ca­li­dad fluc­tuan­te en­tre va­rios es­ti­los que el com­bo prac­ti­ca­ba. El frío que des­pren­día “Join me” pa­ra­li­za­ba las al­mas gó­ti­ca que re­co­no­cían a Da­ve Gahan en al­gu­nos pa­sa­jes, o pa­re­cían ilu­mi­nar a otros que vis­lum­bra­ban la so­brie­dad de Hé­roes del Si­len­cio en los ras­gos de Vi­lle. El uni­ver­so del rock se es­ta­ba ex­pan­dien­do y me­ta­mor­fo­seán­do­se a un rit­mo de vér­ti­go, en­tra­ba­mos en la épo­ca te­ne­bro­sa del rock pseu­do­gó­ti­co de ban­das rim­bom­ban­tes. El go­ti­cis­mo mar­ca­ba ge­ne­ra­cio­nal­men­te con nue­vos gru­pos el de­ve­nir de lo que se­ría el fu­tu­ro de otras ban­das. Gran­des po­ses, so­pra­nos, or­ques­ta­cio­nes, le­vi­tas y cho­rre­ras, y en­tre to­do eso es­ta­ba la ater­cio­pe­la­da y con­tun­den­te voz de Va­lo. Al­go bá­si­co pe­ro sen­ci­llo, una ban­da de rock con te­cla­dos dán­do­le la vuel­ta a to­do. HIM na­cie­ron sin pe­di­grí, na­die los sa­bía si­tuar, y esa for­ma de na­ve­gar en­tre nin­gu­na ori­lla les hi­zo alum­brar el tér­mino, que a la pos­tre a si­do so­lo su­yo, de Lo­ve Me­tal. Una eti­que­ta, que aun que­dán­do­se cor­ta, re­fle­ja­ba en un so­lo gol­pe de vis­ta lo que el com­bo mos­tra­ba en sus can­cio­nes. La ban­da al­can­zó la fa­ma con ra­pi­dez, los mim­bres eran muy bue­nos y so­lo fal­ta­ba un em­pu­jón, su se­gun­do tra­ba­jo, “Ra­zor­bla­de Ro­man­ce” (1999), lle­gó a co­lar­se de for­ma au­to­ri­ta­ria en el nú­me­ro uno de Ale­ma­nia. El sen­ci­llo “Join me in Death” arra­só en el país ger­mano, por aquel en­ton­ces yo te­nía el ca­nal ale­mán VI­VA y a to­das ho­ras pro­gra­ma­ban el te­ma. El ele­pé fue un éxi­to y la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.