MEGADETH

En­tre­vis­ta­mos Phil La­bon­te (All That Remains) pa­ra ha­blar del pre­sen­te y fu­tu­ro de la for­ma­ción ame­ri­ca­na, que pre­sen­ta un nue­vo dis­co en el que si­guen ex­plo­ran­do to­das las di­rec­cio­nes que pue­de abar­car su so­ni­do.

Metal Hammer - - CONTENIDO 355 - TEX­TO: J. VI­CEN­TE ALBADALEJO, CLA­RA RI­CO, DA­VID RO­DRI­GO

Es mar­tes, 24 de Ma­yo, y son las 17:00 de la tar­de; en el es­ta­do de Ten­nes­see, Es­ta­dos Uni­dos, son las 11:00 de la ma­ña­na y Chris Shields, ma­na­ger de Da­ve Mustaine, des­cuel­ga el te­lé­fono. Tras co­mu­ni­car­me que el lí­der de MEGADETH es­ta­rá al otro la­do de la lí­nea en unos ins­tan­tes, me in­di­ca que la en­tre­vis­ta ha de ser a ba­se de pre­gun­tas rá­pi­das. Aun­que asien­to y le di­go que no se preo­cu­pe, mi­ro los fo­lios que ten­go de­lan­te y pien­so pa­ra mis aden­tros: “va­ya, eso va a ser di­fi­cil”. Chris se despide y mien­tras Da­ve ca­mi­na ha­cia el te­lé­fono, me in­va­den los ner­vios y me pre­gun­to có­mo me las voy a arre­glar pa­ra ha­cer­le una en­tre­vis­ta rá­pi­da cuan­do es lo úl­ti­mo que ha­bía pla­nea­do. De he­cho, so­lo un par de las pre­gun­tas que he pre­pa­ra­do pa­ra el pe­li­rro­jo son rá­pi­das. Ade­más, uno no tie­ne la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar a una le­yen­da co­mo Da­ve Mustaine to­dos los días. En cues­tión de se­gun­dos, co­ge el te­lé­fono y me sa­lu­da: “Hey Man…”; ¿qué pue­do ha­cer pa­ra que es­to sal­ga bien? (me pre­gun­to); Ya lo sé. Voy a ir con la ver­dad por de­lan­te….

Ho­la Da­ve. An­tes de em­pe­zar la en­tre­vis­ta ten­go que de­cir­te que es un GRAN ho­nor pa­ra mí po­der ha­blar con­ti­go. Megadeth siem­pre ha si­do mi gru­po fa­vo­ri­to y he si­do fan tu­yo des­de que era un chaval. De he­cho, he vis­to a Megadeth prác­ti­ca­men­te ca­da vez que ha ve­ni­do a Es­pa­ña en los úl­ti­mos diez años, así que disculpa si es­toy un po­co ner­vio­so, pe­ro lo ha­ré lo me­jor que pue­da.

Mu­chas gra­cias! Mi­ra, no tie­nes que preo­cu­par­te por na­da. Me ale­gro de ha­blar con­ti­go y se­gu­ro que va­mos a echar un ra­to di­ver­ti­do. Tú pue­des es­tar tran­qui­lo, há­bla­me co­mo si fue­ra un ami­go.

Va­le … (Da­ve se ha he­cho car­go de la si­tua­ción. Su tono es ama­ble e in­vi­ta a la con­fian­za)

¿me­jor?

Sí, gra­cias, me­jor. Em­pe­ce­mos. En pri­mer lu­gar, enhorabuena por el Grammy. De­bes sa­ber que los fans lo es­tá­ba­mos es­pe­ran­do, es­ta­mos se­gu­ros de que lo me­re­cías des­de ha­ce mu­cho tiempo ¿Có­mo te sien­tes aho­ra que ya lo has con­se­gui­do?

Me sien­to li­be­ra­do. Fue ge­nial po­der re­co­ger el premio, aun­que siem­pre ha si­do un ho­nor es­tar no­mi­na­do… pien­so que es me­jor es­tar no­mi­na­do, aun­que no ga­nes, que cuan­do no te no­mi­nan. Así que par­ti­mos de que el he­cho en sí de que te no­mi­nen ya es una gran sa­tis­fac­ción, pe­ro ga­nar­lo es fan­tás­ti­co. Ade­más, es­tá­ba­mos nominados por una can­ción, no por la ban­da, así que cuan­do la pre­sen­ta­do­ra di­jo “MEGADETH”, tar­da­mos unos se­gun­dos en ubi­car­nos, y ac­to se­gui­do cuan­do di­jo: “Dys­to­pia”, fue co­mo (Da­ve po­ne un eu­fó­ri­co y sim­pá­ti­co tono de voz): ‘eh!! Mier­da!! esos so­mos no­so­tros, len­van­taos!!’(ri­sas) ¡Fue una sen­sa­ción ge­nial!

Ha­ble­mos un po­co de tu úl­ti­mo dis­co de es­tu­dio, “Dys­to­pia”, lan­za­do en Ene­ro del año pa­sa­do. No me ca­be du­da de que es el dis­co más só­li­do, agre­si­vo, po­ten­te y en ge­ne­ral el me­jor que has he­cho en años...

¡Gra­cias!

Con se­gu­ri­dad es uno de los me­jo­res dis­cos de rock y me­tal lan­za­dos úl­ti­ma­men­te, qui­zás en los úl­ti­mos diez años. Es co­mo un re­gre­so a las raí­ces, pe­ro sin ol­vi­dar lo que has apren­di­do du­ran­te tu ca­rre­ra co­mo mú­si­co ¿Cö­mo te sien­tes con el dis­co aho­ra que ha pa­sa­do un año des­de su lan­za­mien­to?

Es­toy emo­cio­na­do con la idea de vol­ver al es­tu­dio. He ha­bla­do de ello con Ki­ko (Lou­rei­ro, gui­ta­rris­ta), so­bre em­pe­zar con un nue­vo plan; Da­ve Ellef­son siem­pre es­tá lis­to pa­ra lo que ha­ga fal­ta, y ade­más, creo que la gen­te va a lle­var­se una gran sor­pre­sa con nues­tro ac­tual ba­te­ría, Dirk Ver­beu­ren, que en­tró a la ban­da re­co­men­da­do por Chris Add­ler (an­te­rior ba­te­ría). Sí yo tu­vie­ra que re­co­men­dar a al­guien pa­ra que ocu­pa­se mi lu­gar, an­tes me ase­gu­ra­ría bien de que es un buen “mot­her­fuc­ker”. Dirk es­tá sien­do muy bueno pa­ra no­so­tros, así que es­pe­ro em­pe­zar a es­cri­bir nue­vas can­cio­nes en al­gún mo­men­to muy le­jano; no aho­ra, por­que te­ne­mos que cen­trar­nos en la gi­ra de “Dys­to­pia” a raíz del éxi­to que es­tá te­nien­do el dis­co y las can­cio­nes, y que­re­mos se­guir cre­cien­do. Por lo tan­to, el pro­ble­ma a la ho­ra de tra­ba­jar en nue­vo ma­te­rial es que no po­dre­mos mien­tras si­ga­mos re­ci­bien­do ofer­tas pa­ra to­car en di­rec­to.

Al con­tra­rio de lo que sue­len de­cir al­gu­nas per­so­nas, si al­guien co­no­ce y real­men­te le gus­ta Megadeth, esa per­so­na sa­be que es una ban­da, sí, pe­ro es TU ban­da, y una de las co­sas in­tere­san­tes de ella es que el he­cho de ha­ber te­ni­do dis­tin­tos mú­si­cos du­ran­te dis­tin­tas eta­pas, siem­pre ha si­do bueno pa­ra la mú­si­ca. Por ejem­plo, la ac­tual in­clu­sión de Ki­ko Lou­rei­ro des­de Bra­sil, ha­ce el so­ni­do del gru­po más fres­co, di­fe­ren­te en el buen sen­ti­do, y sin to­dos los cam­bios a lo lar­go de los años qui­zás vues­tra dis­co­gra­fía no se­ría tan in­tere­san­te y ri­ca a ni­vel mu­si­cal co­mo lo es ¿Es­tás de acuer­do?

Sí. Ha­ber te­ni­do tan­tos mú­si­cos ge­nia­les en la ban­da a lo lar­go de los años, ha apor­ta­do al­go real­men­te bo­ni­to y úni­co al ca­tá­lo­go de MEGADETH. (Da­ve se pa­ra a pen­sar un se­gun­do an­tes de de­cir lo si­guien­te) Creo que… la épo­ca ac­tual es la más emo­cio­nan­te tan­to co­mo pa­ra MEGADETH co­mo pa­ra sus fans. Ahí tie­nes a Ki­ko Lou­rei­ro, que ade­más de ser un gui­ta­rris­ta in­creí­ble, cuen­ta con un am­plí­si­mo co­no­ci­mien­to y adies­tra­mien­to mu­si­cal…pe­ro nun­ca ha ex­plo­ra­do es­ta ra­ma en par­ti­cu­lar (en­ten­de­mos que se re­fie­re al th­rash me­tal)…así que es co­mo te­ner a un cien­tí­fi­co in­creí­ble inun­da­do por un sen­ti­mien­to de in­ves­ti­ga­ción: el cie­lo es el lí­mi­te. Aho­ra mis­mo no ten­go más que gran­des pla­nes y ex­pec­ta­ti­vas pa­ra con no­so­tros mis­mos, y es­tas pue­den ser al­go tan sim­ple co­mo dar un con­cier­to. Si es­cu­cha­ras co­mo des­en­tra­ña­mos ca­da con­cier­to al ter­mi­nar…por­que es bá­si­ca­men­te lo que ha­ce­mos: des­pués de ca­da ac­tua­ción, ha­bla­mos e in­ter­cam­bia­mos ideas so­bre lo que ha fun­cio­na­do, so­bre aque­llo que po­dría­mos me­jo­rar…y es­to es muy emo­cio­nan­te pa­ra mi, por­que du­ran­te un lar­go pe­rio­do de tiempo, Ellef­son y yo era­mos los úni­cos que se preo­cu­pa­ban de ver­dad, y ha­bía otras per­so­nas en es­te gru­po que so­lo es­ta­ban ahí pa­ra co­brar el che­que, y por­que es muy guay to­car en MEGADETH, pe­ro en reali­dad sé que el úni­co con el que siem­pre he po­di­do con­tar es con Da­ve Ellef­son – ex­cep­to la épo­ca en la que es­tu­vi­mos se­pa­ra­dos. Pe­ro aho­ra con Ki­ko y con Chris, sien­to que to­dos que­re­mos lo mis­mo, to­dos bus­ca­mos lo mis­mo: to­dos que­re­mos que MEGADETH ga­ne y ten­ga éxi­to.

Bueno, yo creo que de­be­ría ser así en cual­quier ban­da que se pre­cie…

Yo tam­bién lo creo. Yo tam­bién lo creo…

Es evi­den­te que es­ta­mos vi­vien­do en una “Dys­to­pia” (an­ti-uto­pía, so­cie­dad fic­ti­cia in­de­sea­ble en sí mis­ma). En “Post Ame­ri­can World” di­ces que “Si no nos gus­ta ha­cia don­de es­ta­mos yen­do, no nos va a gus­tar lo que vie­ne des­pués”. ¿Hay al­gu­na par­te de ti que cree que las co­sas pue­den me­jo­rar en el fu­tu­ro del mun­do y de la hu­ma­ni­dad, o to­do irá de mal en peor sin más?

¿Si las co­sas pue­den me­jo­rar? Oh, sí, las co­sas pue­den me­jo­rar. Pue­des me­jo­rar em­pe­zan­do por ti mis­mo. Por ejem­plo, si quie­res cam­biar al­go o apren­der al­go, si real­men­te quie­res, cla­ro que pue­des, y la úni­ca per­so­na que se au­to-li­mi­ta eres tú mis­mo. Pue­de que no lo apren­das de la ma­ne­ra apro­pia­da o que seas va­go, y no ter­mi­nes de apren­der­lo, pe­ro cla­ro que pue­des apren­der y me­jo­rar. Es co­mo la gen­te que va al gim­na­sio y pien­sa ‘oh tio, nun­ca po­dré de­jar de te­ner el cu­lo gor­do’, hahahaha. No, no es que nun­ca va­yas a po­der li­brar­te de te­ner el cu­lo gor­do, sim­ple­men­te, no ha­rás lo ne­ce­sa­rio pa­ra ello! Si te gus­ta la gui­ta­rra y te sien­tas a prac­ti­car, se­gu­ra­men­te ter­mi­nes sien­do un gui­ta­rris­ta ge­nial. El pro­ble­ma de la ma­yo­ría de la gen­te es que no tie­nen a na­die que les alien­te o les mo­ti­ve a ser de otra ma­ne­ra. Creo que es­ta­mos vi­vien­do una épo­ca en la que la gen­te pien­sa mal de quie­nes in­ten­tan ser bue­nos con ellos. Re­cuer­do cuan­do vi­ne a vi­vir a Ten­nes­see des­de Ca­li­for­nia; en Ca­li­for­nia to­do es bas­tan­te agre­si­vo y la gen­te mu­chas ve­ces te ro­ba la ener­gía, no siem­pre, pe­ro sí la ma­yor par­te del tiempo. Y cuan­do vi­ne a Ten­nes­see la gen­te era ama­ble con­mi­go y me sa­lu­da­ban “Hey Da­ve!”, y pa­ra mí era co­mo “¿pe­ro qué co­ño…?. Me ex­tra­ña­ba mu­cho, ¿sa­bes a lo que me re­fie­ro? O co­mo dar las gra­cias. Pe­ro lue­go re­sul­ta que al fi­nal te vuel­ves igual, una vez que te acos­tum­bras a es­tar ro­dea­do de gen­te ama­ble y sin es­trés, ter­mi­nas sien­do co­mo ellos.

Real­men­te ad­mi­ro co­mo ha­blas de po­lí­ti­ca, de so­cie­dad y del sis­te­ma en es­te dis­co, sien­do ob­je­ti­vo y sin fa­vo­ri­tis­mos, sim­ple­men­te avi­san­do a la gen­te de lo que es­tá pa­san­do en el mun­do de hoy en día ¿Es di­fí­cil man­te­ner la im­par­cia­li­dad cuan­do sa­bes que al­gu­nas per­so­nas siem­pre te van a en­ca­si­llar en un la­do u otro?

Mi­ra, en reali­dad no me preo­cu­pa lo que la gen­te so­bre lo que yo di­ga, por­que yo no le di­go a la gen­te “tie­nes que ser así o de la otra ma­ne­ra”. Re­cuer­do cuan­do me ca­sé, hu­bo gen­te que di­jo “Da­ve se va a vol­ver una ne­na­za aho­ra que se ha ca­sa­do” y lo gra­cio­so es que mi mu­jer es Kick­bo­xer y po­si­ble­men­te po­dría pa­tear­le el cu­lo a esa gen­te. La he vis­to pe­lear va­rias ve­ces y es ate­rra­dor ver los gol­pes que da. Así que cuan­do al­guien me ha­cía un co­men­ta­rio co­mo es­te, so­lía de­cir­le, “ok, ve ahí y dí­se­lo a ella tú mis­mo, yo me que­do aquí a dis­fru­tar de la fun­ción (ri­sas) O co­mo cuan­do fui pa­dre, mu­chos di­je­ron – en­tre ellos Da­ve Ellef­son - que me iba a po­ner blan­di­to y gor­do, pe­ro es por­que no son cons­cien­tes del tra­ba­jo que es ser un buen pa­dre. Cuan­do tie­nes un be­bé, por ejem­plo, siem­pre tie­nes que car­gar con un mon­tón de co­sas, siem­pre tie­nes pri­sa y la agen­da apre­ta­da, hay que ha­cer mil co­sas, duer­mes po­co...Años más tar­de, Da­ve Ellef­son tu­vo hi­jos y lo en­ten­dió: Es du­ro ser un buen pa­dre, por eso es tan fá­cil pa­sar de tus hi­jos y por eso al­gu­nos sa­li­mos co­mo sa­li­mos. Mi pa­dre se lar­gó por­que ama­ba más el al­cohol que es­tar ca­sa­do con mi ma­dre y cui­dar­nos y mi ma­dre se fue cuan­do te­nía quin­ce años por­que ama­ba más su re­li­gión que a su pro­pia san­gre. En­tien­do lo fá­cil que es to­mar esas de­ci­sio­nes fren­te a la di­fi­cul­tad de la pa­ter­ni­dad. Pe­ro yo no voy a to­mar­las. Y pro­fe­sio­nal­men­te, asu­mo mi res­pon­sa­bi­li­dad al mis­mo y ni­vel siem­pre di­go lo mis­mo: nun­ca voy a ren­dir­me con nues­tros fans. Siem­pre he cui­da­do de ellos y siem­pre lo ha­ré.

Y qué hay so­bre las le­tras que ha­blan de tus ex­pe­rien­cias per­so­na­les, sen­ti­mien­tos o gus­tos... te­ne­mos te­mas co­mo “Poi­so­nous Sha­dows” en “Dys­to­pia” ¿Pue­des con­tar­me un po­co so­bre qué te ins­pi­ró pa­ra es­cri­bir es­te te­ma?

Fue de un pro­gra­ma de te­le­vi­sión en reali­dad. Es­tu­ve vien­do dos se­ries por te­le­vi­sión, “Outlan­der”, que se desa­rro­lla en la an­ti­gua Es­co­cia y hay una mu­jer que via­ja en el tiempo des­de la se­gun­da gue­rra mun­dial a esa épo­ca. Y la otra es “Vi­kings”, que es de dón­de sa­qué “Poi­so­nous Sha­dows”, ins­pi­ra­da por un per­so­na­je de la se­rie que es una es­pe­cie de cu­ran­de­ro o cha­mán. Me gus­ta ver se­ries y pro­gra­mas de es­te ti­po. Tam­bién me gus­ta leer li­bros so­bre el éxi­to. Creo que cuan­do más leas so­bre ello y te ro­dees de gen­te exi­to­sa, más cer­ca es­tás de te­ner éxi­to tu mis­mo. Aquí te­ne­mos un di­cho “Si te sien­tas mu­cho ra­to en una pe­lu­que­ría te aca­ba­rás cor­tan­do el pe­lo”. Yo creo que si te ro­deas de gen­te exi­to­sa con fre­cuen­cia, aca­ba­rás sien­do una per­so­na exi­to­sa.

So­mos lo que cree­mos...

Exac­ta­men­te. Si te ro­deas de gen­te exi­to­sa, que quie­ren pros­pe­rar, me­jo­rar, ga­nar y ha­cer lo co­rrec­to, aca­ba­rás en un circu­lo de gen­te fan­tás­ti­ca que te im­pul­sa­rá a lle­gar a tus me­tas. E in­clu­so aun­que no sea su ob­je­ti­vo fi­nal, aca­ban te­nien­do una vi­da me­jor que la de mu­cha gen­te que in­ten­ta y ha­ce co­sas “por de­ba­jo de la me­sa”, por­que... Creo que to­dos te­ne­mos un po­qui­to de os­cu­ri­dad, y es al­go que siem­pre in­ten­to re­fle­jar en las can­cio­nes. Ha­bía un fi­ló­so­fo grie­go, del si­glo dos o así, que to­das sus his­to­rias te­nían una es­pe­cie de mo­ra­le­ja de la que apren­der al fi­nal. Me gus­ta esa idea de po­der trans­mi­tir mis ex­pe­rien­cias y lo que me han en­se­ña­do a los fans a tra­vés de mis can­cio­nes.

Cuan­do lle­ga la ho­ra de ha­cer un dis­co nue­vo ¿Sue­les pre­vi­sua­li­zar si el dis­co va a ser más per­so­nal o más po­lí­ti­co, o es al­go que su­ce­de de for­ma na­tu­ral? Tam­bién me pre­gun­to si al­gu­na vez has pen­sa­do en ha­cer un dis­co con­cep­tual, co­mo Mai­den con “Se­venth Son” o “Queensry­che” con “Ope­ra­tion: Mind­cri­me”...

La ver­dad es que nun­ca he pen­sa­do en ha­cer un dis­co con­cep­tual. He­mos ha­bla­do de ha­cer dis­cos do­bles, lan­za­mien­tos do­bles en di­rec­to y esas co­sas, pe­ro en lo que se re­fie­re a un dis­co con­cep­tual... Ten­dría que ser un con­cep­to muy bueno, co­mo cuan­do RUSH hi­cie­ron 2112, eso mo­ló mu­cho. Si pu­dié­ra­mos ha­cer al­go co­mo eso di­ría que sí sin du­dar­lo.

To­dos los que real­men­te sa­ben un po­co de his­to­ria, sa­ben qeu sin Da­ve Mustaine no ha­bría th­rash me­tal. Así que, ha­blan­do so­lo de mú­si­ca ¿Có­mo es ha­cer Th­rash Me­tal in­clu­so cuan­do no lo ha­ces de for­ma cons­cien­te, por el he­cho de ser el pa­dre del es­ti­lo? Es de­cir, tu no es­cu­chas otras ban­das y di­ces “voy a ha­cer Th­rash Me­tal”, sino que es al­go tu­yo, que na­ce de tu in­te­rior.

Si, creo que el Th­rash vie­ne de for­ma na­tu­ral pa­ra no­so­tros. Es gra­cio­so cuan­do es­cu­chas a al­guien in­ten­tan­do ha­cer al­go que no ha­ce nor­mal­men­te, que no lle­va den­tro. Un ejem­plo se­ría yo ha­cien­do al­gu­na ver­sión o al­gún te­ma en la di­rec­ción de Sound­gar­den por la muer­te de Chris (Cor­nell). El can­ta­ba ge­nial, yo nun­ca po­dría ha­cer eso. Es­tá bien ha­cer un ho­me­na­je, pe­ro si fue­se a ha­cer un dis­co com­ple­to en ese so­ni­do se­ría ri­dícu­lo, se­ría un sui­ci­dio. Del mis­mo mo­do, la gen­te que in­ten­ta ha­cer Th­rash pe­ro no lo lle­va den­tro, pro­ba­ble­men­te no de­be­rían ha­cer­lo. Lue­go tie­nes ban­das que mu­si­cal men­te alu­ci­nan­tes, ya sa­bes, los riffs de gui­ta­rra son in­creí­bles, pe­ro lue­go el can­tan­te abre la bo­ca y pien­sas “va­ya…”. Lle­ga la ho­ra de es­cu­char las le­tras y no es­tán a la al­tu­ra. La cues­tión es que los fans ce­rra­dos del th­rash me­tal siem­pre es­pe­ran un ti­po de mú­si­ca muy con­cre­to, y por ejem­plo, por eso no fun­cio­nó “Risk”. Mu­cha gen­te es­ta­ba es­pe­ran­do un “Rust In Pea­ce”, aun­que una co­sa es cier­ta, qui­zás de­bí sa­ca­do ese dis­co ba­jo el nom­bre de DA­VE MUSTAINE y no MEGADETH, por­que creo que tie­ne bue­nas can­cio­nes, pe­ro fi­nal­men­te no lo hi­ce. Pe­ro era un buen dis­co y no fun­cio­nó por­que no era lo que la gen­te es­ta­ba es­pe­ran­do de MEGADETH.

De­bo de­cir que cuan­do la gen­te que no co­no­ce Megadeth me pre­gun­ta “¿Qué es­ti­lo ha­cen?”

Siem­pre les di­go que es sim­ple­men­te Megadeth. Y lo in­tere­san­te es que los fans pue­den amar “Rust In Pea­ce” y “Yout­ha­na­sia”, que son dos dis­cos muy di­fe­ren­tes en­tre si.

Ese es el ti­po de gru­po que quie­ro, que pue­da ha­cer can­cio­nes y dis­cos va­ria­dos. Ban­das co­mo AC/DC o MOTORHEAD, dos ban­das fan­tás­ti­cas, in­creí­bles, tie­nen un es­ti­lo y so­ni­do de­fi­ni­do, muy bueno, y se han man­te­ni­do fiel a ello siem­pre. Por otro la­do tie­nes a Iron Mai­den, que tie­nen una iden­ti­dad muy cla­ra, pe­ro que han pro­ba­do co­sas nue­vas en ca­da dis­co, es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años. Y eso es lo que creo que ha­ce que Iron Mai­den me gus­ten tan­to, que real­men­te usen su ta­len­to pa­ra ex­plo­rar di­fe­ren­tes ver­tien­tes den­tro de su so­ni­do y con­tar una his­to­ria di­fe­ren­te en ca­da can­ción.

Ha­ble­mos un po­co de ti aho­ra ¿Có­mo te en­cuen­tras ul­ti­ma­men­te? He oí­do que ha­bías di­cho que pro­ba­ble­men­te ha­rías un par de dis­cos más con Megadeth y lo de­ja­rías...

Bueno, de­pen­de de cuan­to tiempo lle­ve eso. Cuan­do te di­ga el si­guien­te nom­bre me vas a en­ten­der: Keith Richards. No quie­ro ver­me co­mo él. No quie­ro es­tar ahí fue­ra dan­do la ima­gen de que de­be­ría es­tar re­ti­ra­do. Me en­can­ta Ro­lling Sto­nes, pe­ro... To­do el mun­do en­ve­je­ce, el otro día me en­te­ré de que Ste­ven Ty­ler tie­ne 69 años y me que­dé asom­bra­do. Hay dis­tin­tas for­mas de en­ve­je­cer. Dos dis­cos más, si ca­da dis­co se lle­va unos cin­co años, ten­dría 65 por en­ton­ces y en ese mo­men­to que­rría ser un pez gor­do de una dis­co­grá­fi­ca, fir­man­do con­tra­tos a ban­das que ten­gan tan­to es­pí­ri­tu y ha­gan mú­si­ca tan po­ten­te e in­tere­san­te co­mo hi­ci­mos con Megadeth. Me gus­ta­ría ha­cer al­go por los ar­tis­tas jó­ve­nes que ten­gan ta­len­to, y quie­ro que ten­gan las mi­mas o más opor­tu­ni­da­des que las que yo he te­ni­do.

La se­ma­na pa­sa­da per­di­mos a Chris Cor­nell de SOUND­GAR­DEN y AUDIOSLAVE y vi que hi­cis­te un tri­bu­to en Tok­yo to­can­do “Outs­hi­ned” ¿Le co­no­cías per­so­nal­men­te ¿Tie­nes al­gún re­cuer­do o anéc­do­ta con él?

Sí, es­tu­vi­mos en la mis­ma agen­cia de ma­na­ge­ment y su her­mano tra­ba­jó co­mo mi asis­ten­te per­so­nal du­ran­te una tem­po­ra­da, así que sí le co­no­cí. Éra­mos ami­gos, así que cuan­do mu­rió es­tu­ve muy dis­gus­ta­do. No es que fué­ra­mos los me­jo­res ami­gos, pe­ro sen­tí la ne­ce­si­dad de can­tar esa can­ción co­mo un ho­me­na­je a su vi­da. Y ade­más… mu­rien­do de la ma­ne­ra que él mu­rió, que si di­cen que mu­rió por­que se sui­ci­dó, que si mu­rió por­que to­mó de­ma­sia­da me­di­ca­ción… no sé lo que es­tá pa­san­do, so­lo sé que una de las vo­ces más ma­ra­vi­llo­sas del mun­do se ha ido pa­ra siem­pre. Y es­toy dis­gus­ta­do por­que to­dos te­ne­mos a gen­te que nos cui­da cuan­do es­ta­mos de gi­ra, al­guien tu­vo que ver los sig­nos… Cual­quier buen ma­na­ger con el que ha­bles te di­rá que es di­fí­cil lle­var a ban­das por­que al­gu­nas es­ta­rán for­ma­das por muy bue­nos tíos que sin pro­ble­mas se cui­dan de sí mis­mos, pe­ro hay otros quie­ren ser re­bel­des del Rock’n’Roll.

Has es­ta­do gi­ran­do por Asia, aho­ra tie­nes fe­chas en Nor­te Amé­ri­ca y des­pués tie­nes al­gu­nos con­cier­tos en Eu­ro­pa, con una fe­cha se­ña­la­da en Es­pa­ña en el “Le­yen­das Del Rock”.

Sí, sí, va­mos a gi­rar jun­to a Mes­hug­gah, otra ban­da lla­ma­da Tes­se­ra­cT y una ban­da que lle­va mi hi­jo, Li­lla­ke. Las tres son muy bue­nas ban­das, to­dos co­no­ce­mos a Mes­hug­gah, pe­ro no ha­bía es­cu­cha­do a Tes­se­ra­cT an­tes, así que los bus­qué por in­ter­net y me pa­re­cie­ron muy bue­nos y Li­lla­ke, la ban­da que lle­va Jus­tis co­mo ma­na­ger, me re­cuer­da, de al­gún mo­do a Tool, así que guay.

La úl­ti­ma vez que vi a MEGADETH en Es­pa­ña fue ha­ce tres años, en el Re­su­rrec­tion Fest ¿Qué po­de­mos es­pe­rar de es­tos con­cier­tos de la gi­ra de “Dys­to­pia”?

Sien­to que ha­ga tan­to que no ha­ya­mos vuel­to, eso es co­sa de lo pro­mo­to­res, ven­dría­mos ca­da año si pu­dié­se­mos. Yo creo que lo me­jor que pue­de ha­cer una ban­da que ha­ce gi­ra in­ter­na­cio­nal es vi­si­tar un país ca­da 2 años, hay un mun­do muy, muy gran­de ahí fue­ra que te­ne­mos que cu­brir y si sa­cas un nue­vo dis­co y quie­res ha­cer una gi­ra mun­dial, te lle­va unos 18 me­ses com­ple­tar­la y eso si em­pie­zas la gi­ra una vez el dis­co es­tá ter­mi­na­do. Y a par­tir de es­te pun­to, to­do lo que va más allá de esos 18 me­ses es un bo­nus.

Nos en­can­ta “Dys­to­pia”, pe­ro ob­via­men­te los fans que­re­mos es­cu­char can­ci­nes an­ti­guas en los con­cier­tos. Pe­ro no quie­ro pre­gun­tar­te lo tí­pi­co so­bre can­cio­nes de los dis­cos clá­si­cos. Es­toy se­gu­ro de que hay mu­chos fans co­mo yo a los que le sen­can­tan los dis­cos que has he­cho en los úl­ti­mos quin­ce años, dis­cos co­mo “The Sys­tem Has Fai­led”, “Uni­ted Abo­mi­na­tions”, “End­ga­me”... así que ¿Hay po­si­bi­li­da­des de vol­ver a es­cu­char en di­rec­to te­mas co­mo “Back In The Day”, “Was­hing­ton Is Next” o “Head­crus­her”?

Oh, cla­ro, por su­pues­to, es muy po­si­ble que las to­que­mos. Cuan­do to­ca­mos en si­tios en los que no he­mos es­ta­do más de un año se­gui­do, ha­ce­mos al­gu­nas com­bi­na­cio­nes con el setlist e in­clu­so pue­de que ha­ga­mos al­gu­nos con­cier­tos se­cre­tos. ¿Sa­bes? Si ha ha­bi­do un sold out, lo más se­gu­ro es que co­ja­mos nues­tras gui­ta­rras y ha­ga­mos un show en acús­ti­co en el Hard Rock Ca­fé. El Hard Rock Ca­fé ha es­ta­do en­car­gán­do­se de dis­tri­buir mi cer­ve­za, así que siem­pre que pue­do ha­go al­go en sus es­ta­ble­ci­mien­tos.

¿Es­ta cer­ve­za es­tá ya aquí en Eu­ro­pa?

No, to­da­vía no. Pri­me­ro lle­ga­rá a Sue­cia o Sui­za y lue­go lle­ga­rán al res­to de ciu­da­des eu­ro­peas, pe­ro, por aho­ra, sé que so­lo es­tá en Ca­na­dá y Amé­ri­ca.

Nos to­ca­rá es­pe­rar. Da­ve, sa­be­mos que na­da pue­de com­pa­rar­se con los fans ar­gen­ti­nos de Megadeth, pe­ro nor­mal­men­te cuan­do las ban­das to­can en Es­pa­ña sue­len sa­lir bas­tan­te sa­tis­fe­chas con el pú­bli­co ¿Te gus­ta ve­nir a to­car pa­ra los fans es­pa­ño­les?

Me gus­ta to­car pa­ra la au­dien­cia la­ti­na sea don­de sea por­que creo que la mú­si­ca de Megadeth tie­ne una es­pe­cie de in­fluen­cia la­ti­na. La ver­dad es que esa nun­ca fue mi in­ten­ción por­que yo no ten­go san­gre la­ti­na, aun­que los pri­me­ros años de Megadeth sí que es­tu­ve sa­lien­do con una chi­ca que era me­dio Mexicana, me­dio Es­pa­ño­la du­ran­te unos seis años y eso me in­fluen­ció mu­chí­si­mo. Aho­ra mi­ro ha­cia atrás y veo la fuer­te in­flue­cia Es­pa­ño­la y La­ti­na que ha ha­bi­do siem­pre en mi vi­da. A ve­ces, cuan­do me pon­go a to­car en acús­ti­co pien­so ‘¡Jo­der, es­to sí que sue­na fla­men­co!’ (Co­mien­za a can­tar, ta­ra­rean­do el so­lo de “She-Wolf”)

Bueno, no ten­go más pre­gun­tas, así que si quie­res pue­des de­di­car­le al­go a nues­tros lec­to­res o vues­tros fans.

Bueno, pron­to va­mos a es­tar allí y to­ca­re­mos to­do el ra­to que po­da­mos. Tam­bién po­déis mi­rar el res­to de fe­chas de nues­tro tour en www.megadeth.com/tour y en ca­so de que al­guien ten­ga la opor­tu­ni­dad de pro­bar la cer­ve­za de Megadeth, por fa­vor, que en­víe una fo­to en la que apa­rez­ca con la bo­te­lla pa­ra que po­da­mos ver­le la ca­ra! Nos ve­mos es­te ve­rano.

Y así, sin más, ter­mi­na la en­tre­vis­ta con la ver­sión más ama­ble y sim­pá­ti­ca que po­día lle­gar a ima­gi­nar de Da­ve Mustaine, una le­yen­da vi­da. Po­co o na­da ha sa­li­do de esa per­so­na di­fí­cil y arro­gan­te que mu­chos di­cen ha­ber en­con­tra­do en él. Y es que, po­si­ble­men­te, co­mo a la ma­yo­ría de per­so­nas, el se­cre­to no es nin­gún se­cre­to; sim­ple­men­te, hay que sa­ber tra­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.