HEA­VEN SHALL BURN

Son sin du­da una de las ban­das de moda en la es­ce­na. Los ale­ma­nes Hea­ven Shall Burn si­guen es­ca­lan­do pel­da­ños de ca­mino a la ci­ma y su tra­yec­to­ria pa­re­ce im­pa­ra­ble. La opor­tu­ni­dad de ha­blar con la ban­da era una oca­sión que no po­día­mos de­jar pa­sar:

Metal Hammer - - ENTREVISTA - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO MIGNON RO­SE Y FO­TO­GRA­FÍA: VIC­TO­RIA DU­RÁN

¿Có­mo es­tá yen­do el tour has­ta la fe­cha? El tour es­tá yen­do muy bien, mu­chí­si­mo me­jor de lo que es­pe­rá­ba­mos. No sa­bía­mos qué es­pe­rar del pú­bli­co de Korn, por­que es una au­dien­cia di­fe­ren­te a la que te­ne­mos nor­mal­men­te, pe­ro es­tá fun­cio­nan­do bien. Es muy di­fe­ren­te no so­lo por la can­ti­dad de gen­te en el pú­bli­co, sino tam­bién por to­dos los pro­fe­sio­na­les que hay de­trás del es­ce­na­rio. So­mos se­sen­ta per­so­nas en to­tal. Ha­ble­mos de vues­tro úl­ti­mo dis­co, que lle­va ya al­gún tiempo en el mer­ca­do, ¿có­mo os sen­tís con es­te tra­ba­jo? ¿Có­mo nos sen­ti­mos des­pués de sa­car el dis­co el pa­sa­do sep­tiem­bre? ¡Oh! Es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos. ¿Cuál di­rías que es el ele­men­to cla­ve de es­te tra­ba­jo? Lo que lo ha­ce di­fe­ren­te res­pec­to a los an­te­rio­res. He de de­cir que es el pri­mer dis­co en el que to­co la ba­te­ría. Así que mi pun­to de vis­ta es un po­co dis­tin­to al que pue­den te­ner mis com­pa­ñe­ros. Yo creo, de to­dos mo­dos, que la di­fe­ren­cia es­tá un po­co en la com­po­si­ción de las can­cio­nes, Alex y Mi­ke se han en­car­ga­do de la ma­yor par­te de eso, pe­ro re­co­no­ce­mos que la di­fe­ren­cia es­tá tam­bién en gra­bar con­mi­go co­mo nue­vo ba­te­ría. Eso mar­có tam­bién bas­tan­te la di­fe­ren­cia en el pro­ce­so de gra­ba­ción. Des­de mi pun­to de vis­ta, creo que mu­si­cal­men­te es más me­ló­di­co. Mu­cha gen­te di­ce que es vues­tro me­jor ál­bum has­ta la fe­cha ¿Crees que es así? Buf... ¡Bueno! ¡Siem­pre quie­res que sea el me­jor! Pe­ro, sí, ¡gra­cias! Pro­ba­ble­men­te una de las co­sas más im­por­tan­tes de Hea­ven Shall Burn es la ac­ción en vues­tro di­rec­to. Os he vis­to ya un par de ve­ces y me gus­táis más en di­rec­to que en es­tu­dio, real­men­te. Re­cuer­do que to­cas­teis en 2015, ha­ce dos años, en Re­su­rrec­tion Fest y en Va­gos Open Air en Por­tu­gal. Yo es­tu­ve en los dos con­cier­tos y re­cuer­do que se for­mó un enor­me “cir­cle pit” al re­de­dor de la to­rre de so­ni­do. ¿Lo re­cuer­das? Creo que lo vi en You Tu­be, ¿no? Co­mo ba­te­ría no me doy mu­cha cuen­ta de lo que pa­sa en el pú­bli­co. De­pen­de de la al­tu­ra de la ba­te­ría, lo pue­do ver to­do o so­lo su cu­lo, ja ja ja ja, o a Alex y Mi­ke co­rrien­do por el es­ce­na­rio. Así que siem­pre veo los vi­deos en You Tu­be pa­ra dar­me cuen­ta. Pe­ro tie­nes que ver­nos en Ale­ma­nia, Aus­tria o Sui­za. Re­cuer­do una vez que ha­cía mu­chí­si­mo ca­lor en el es­ce­na­rio, el mon­tón am­bien­te­de pol­vo,era muy ¡fue se­co, alu­ci­nan­te!.y se le­van­tó un Re­cuer­do que en Por­tu­gal, en Va­gos Open Air, ha­bía un ni­ño pe­que­ño en el pú­bli­co, subido a los hom­bres de su pa­dre, y re­cuer­do que lo subís­teis al es­ce­na­rio y que el mu­cha­cho es­ta­ba su­per cohi­bi­do y tí­mi­do. Fue un mo­men­to muy chu­lo y tierno. ¡Sí! Lo re­cuer­do. Le subimos y pen­sá­ba­mos que es­ta­ría más ani­ma­do y es­ta­ba sú­per tí­mi­do (ri­sas) Era en plan “¡Va­mos mu­cha­cho, aníma­te, pon al­go de tu par­te!” (ri­sas). To­car en sa­las y to­car en fes­ti­va­les es muy di­fe­ren­te. Tie­nes opor­tu­ni­dad de ha­cer co­sas en fes­ti­va­les que no pue­des ha­cer en sa­las. ¿Os gus­ta to­car más en sa­las o en fes­ti­va­les? Es di­fe­ren­te, pe­ro pre­fie­ro en las sa­las pe­que­ñas, pa­ra mí, co­mo can­tan­te. Es­tás tan cer­ca del pú­bli­co, pue­do sen­tir la ener­gía. En cambio, en un fes­ti­val, es­tán más le­jos. Me re­sul­ta más du­ro co­mo can­tan­te, pe­ro si to­cas pa­ra 10.000 per­so­nas tam­bién te ha­ce sen­tir muy bien. La pro­duc­ción es mu­cho me­jor en los fes­ti­va­les, es di­ver­ti­do te­ner pi­ro­tec­nia. Sois una de las ban­das que más han cre­ci­do en los úl­ti­mos años, mu­cha gen­te em­pe­zó a co­men­tar que qué bue­nos son Hea­ven Shall Burn, se van a ha­cer ca­da vez más gran­des. ¿Vo­so­tros sen­tís ese cre­ci­mien­to? ¿Aquí en Es­pa­ña di­ces? A ni­vel mun­dial quie­ro de­cir. ¿Sen­tís den­tro de la ban­da que es­táis real­men­te cre­cien­do? No mu­cho por­que to­da­vía te­ne­mos tra­ba­jos es­ta­bles, y es­to es to­da­vía un “hobby” a tiempo com­ple­to. Cuan­do vol­ve­mos de la gi­ra vol­ve­mos a nues­tros res­pec­ti­vos tra­ba­jos. Los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo no es­tán muy in­tere­sa­dos en lo que ha­ce­mos so­bre el es­ce­na­rio. Vuel­ves a po­ner los pies so­bre la tie­rra un po­co. Son co­mo los ni­ños cuan­do vuel­vo al co­le­gio, que es­tán en plan vuelve a ser lu­nes, ocho de la ma­ña­na, ha­yas to­ca­do tú de­lan­te de mi­les de per­so­nas o no. Pue­de que eso te de pers­pec­ti­va y que os ha­ga en­tu­sias­ma­ros más con la mú­si­ca. Es fan­tás­ti­co to­car en sa­las, po­der ha­blar con la gen­te, ha­ya cua­tro o cua­tro­cien­tas per­so­nas, y sen­tir la ener­gía. Pue­des to­car al pú­bli­co, sal­tar so­bre el, tam­bién di­ver­tir­te con la gen­te que va a tus con­cier­tos. Tú di­jis­te an­tes que có­mo per­ci­bía­mos si lo es­tá­ba­mos ha­cien­do bien. No te­ne­mos la sen­sa­ción de que las ven­tas no han ba­ja­do, la ofer­tas de los fes­ti­va­les son muy bue­nas. Así lo sen­ti­mos, al­me­nos es la in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos del má­na­ger. He es­ta­do ha­blan­do con fans que es­ta­ban es­pe­ran­do en la co­la pa­ra en­trar al con­cier­to y al­guno de­cía que ve­nían por Hea­ven Shall Burn y no Korn. ¡Oh! ¿En se­rio? Qué bueno sa­ber­lo. Hay mer­ca­dos im­por­tan­tes en los que sa­be­mos que nos va bien, pe­ro en Es­pa­ña, Ita­lia o Por­tu­gal no te­nía­mos mu­cha idea de có­mo es­ta­ría la si­tua­ción. Creo que te­néis una au­dien­cia im­por­tan­te en es­te país. A mu­cha gen­te le gus­ta Hea­ven Shall Burn. Lo di­go des­de el pun­to de vis­ta de al­guien que tra­ba­ja en ám­bi­to del pe­rio­dis­mo, ha­blo con mu­cha gen­te y ha­blo con otros pro­fe­sio­na­les del me­dio, y coin­ci­den en que Hea­ven Shall Burn son muy bue­nos. Bueno, ¿qué es a lo que le da más im­por­tan­cia Hea­ven Shall Burn? ¿Có­mo os pre­pa­ráis pa­ra sa­lir al es­ce­na­rio? Ca­len­ta­mos en­tre 30 y 60 mi­nu­tos an­tes del con­cier­to. Pe­ro creo que lo me­jor de to­do es te­ner una bue­na ca­ma y bue­na co­mi­da, ja ja ja

ja. ¡Son co­sas im­por­tan­tes! Ja ja ja ja. Em­pe­za­mos a ha­cer al­go de ejer­ci­cio. Me­dia ho­ra o 45 mi­nu­tos al día, en al­gún mo­men­to en­tre la ce­na y el al­muer­zo. No hay un ri­tual con­cre­to. Por ejem­plo, Erik y Alex co­gen sus gui­ta­rras o él calienta la voz. Pe­ro no es na­da pro­fe­sio­nal, co­mo si tu­vié­ra­mos un pro­fe­sor de voz o ba­te­ría. El otro día es­tu­ve ha­blan­do con Ian Gui­lan de Deep Pur­ple y me co­men­tó que el nun­ca ca­len­ta­ba la voz. Él sim­ple­men­te sa­lía al es­ce­na­rio y se po­nía a ello. ¡Y el lle­va ahí 45 años! ¡Es im­pre­sio­nan­te! Ha­go es­ta pre­gun­ta a mu­chos ar­tis­tas, por­que me in­tere­sa jun­tar to­das las res­pues­tas y sa­ber qué pien­san to­dos al res­pec­to. Es so­bre las pla­ta­for­mas de mú­si­ca en “stree­ming” co­mo Spo­tify. Me da la im­pre­sión que pro­mo­cio­na a un ti­po muy con­cre­to de mú­si­ca, en lu­gar del pla­cer de te­ner el dis­co fí­si­co. ¿Có­mo os sen­tís al res­pec­to co­mo ar­tis­tas? Es una pre­gun­ta di­fi­cil. To­dos en­tran en el de­ba­te de si se co­bra muy po­co por el “streem” en Spo­tify o de la ven­ta en iTu­nes. De cual­quier for­ma, yo mis­mo uso mu­chí­si­mo Spo­tify, así que es­toy un po­co en­tre el an­ge­li­to y el do­mo­nio. Ha­go uso de al­go que sa­bes que igual no es del to­do bueno. Per­so­nal­men­te, to­da­vía com­pro mu­chos dis­cos. No so­lo pa­ra apo­yar a las ban­das, pe­ro tam­bién pa­ra mi co­lec­ción. Ima­gino que es a lo que te re­fe­rías an­tes. No es lo mis­mo te­ner el dis­co en ca­sa, abrir­lo, y dis­fru­tar­lo. Creo que es bueno, por otro la­do, que gra­cias a un so­lo “clic” pue­das des­cu­brir mú­si­ca nue­va, y ayu­da a las ban­das. Aun­que pa­ra ban­das más gran­des es un gran pro­ble­ma, por­que el por­cen­ta­je que ob­tie­nen de ello es muy ba­jo. Creo re­cor­dar que hu­bo una que­re­lla con­tra Spo­tify por par­te el mun­do de la mú­si­ca. Es­ta­ban es­pe­ran­do el ve­re­dic­to del jud­ga­do por­que des­cu­brie­ron que se lle­va­ban di­ne­ro de lo co­rres­pon­dien­te a los se­llos dis­co­grá­fi­cos. ¡Es ex­tra­ño! Por­que si tie­nes 3 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes, o 4 mi­llo­nes, en Spo­tify so­lo ga­nas co­mo 2.000 dó­la­res, es ca­si na­da. ¿Cuál es el fu­tu­ro pa­ra Hea­ven Shall Burn? ¿Có­mo os véis en dos años? ¿En dos años? Um... De vuel­ta aquí, ja ja ja ¡Se­ría es­tu­pen­do! En un tour de sa­las pe­que­ñas en Es­pa­ña, se­ría mag­ní­fi­co. Creo que nues­tro úl­ti­mo tour en Es­pa­ña en sa­las fue en el 2000, y en es­ta oca­sión so­lo va­mos a to­car en fes­ti­va­les. Ese es el pro­ble­ma, es nues­tro “hobby” y nos lle­va tan­to tiempo es­tos pe­que­ños tours en Eu­ro­pa. ¿Vaís a rea­li­zar al­gu­na gra­ba­ción en di­rec­to de Hea­ven Shall Burn en el fu­tu­ro? No lle­va­mos cá­ma­ras. No he­mos ha­bla­do de es­to, ho­nes­ta­men­te. No he­mos ha­bla­do de ha­cer nin­gu­na gra­ba­ción en al­gún fes­ti­val o al­go así. Hay mu­cho pen­sa­do pa­ra 2018, pe­ro pa­ra es­te año no hay na­da más pla­nea­do. Y ¿cuá­les son vues­tros pla­nes pa­ra 2018? ¡Um! Pue­de que ne­ce­si­tes to ga­fas de leer y tus au­ri­cu­la­res, ja ja ja. Si que­réis de­cir al­go a vues­tros fans... Es­pe­ra­mos que es­tés en lo cier­to y nos lle­ve­mos una gra­ta sor­pre­sa en el con­cier­to de es­ta no­che. Es­pe­ra­mos que Mar­ta y tú es­téis en lo cier­to y ne­ce­si­te­mos vol­ver tan pron­to co­mo sea po­si­ble a Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.