RUS­SELL ALLEN

Unas se­ma­nas an­tes de que ADRE­NA­LI­NE MOB su­frie­ran el trá­gi­co ac­ci­den­te de trá­fi­co que aca­bó con la vi­da de su ba­jis­ta Da­vid Z. Me­tal Hammer tu­vi­mos el pla­cer de en­tre­vis­tar al vo­ca­lis­ta Rus­sell Allen, que nos ha­bla­ba de los pla­nes y ob­je­ti­vos con la band

Metal Hammer - - ENTREVISTA - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO CLA­RA RI­CO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Bueno, ¡ya ha­cía tiem­po que te­nía ga­nas de hablar con­ti­go y más pa­ra pre­sen­tar el nue­vo ál­bum de Adre­na­li­ne Mob! Así que, ¿qué pue­des con­tar­me de es­te dis­co?

Pues es nues­tro ter­cer tra­ba­jo y con­sis­te en una co­lec­ción de can­cio­nes. Al­gu­nas de ellas con un la­do bas­tan­te poé­ti­co. Es un ál­bum con mu­cha di­ver­si­dad y, a pe­sar de te­ner ese la­do tan poé­ti­co, si­gue man­te­nien­do su esen­cia de Rock’n’Roll – Hard Rock. Es­ta­mos muy emo­cio­na­dos con es­te nue­vo dis­co y no po­de­mos es­pe­rar a po­ner­nos en mar­cha con la gi­ra.

De he­cho, te iba a de­cir eso. Es­te dis­co me pa­re­ce que es mu­cho más di­ver­so que lo que pre­sen­tas­teis en los dos an­te­rio­res, así que ten­go cu­rio­si­dad por ver có­mo fue el pro­ce­so de com­po­si­ción de es­te ál­bum.

Bueno, em­pe­za­mos por hablar so­bre to­do lo que ha­bía pa­sa­do en nues­tras vi­das y en to­do es­te tiem­po y que que­ría­mos em­pe­zar a es­cri­bir de nue­vo. Y el se­llo nos ha­bló y em­pe­zó a pro­po­ner­nos la idea de ha­cer un nue­vo dis­co, así que em­pe­za­mos a hablar so­bre lo que que­ría­mos ha­cer y lue­go Mike y yo mi­ra­mos si real­men­te va­lía la pe­na ha­cer una nue­va pro­duc­ción. De ma­ne­ra que nos jun­ta­mos un par de se­ma­nas tra­ba­jan­do en nue­vo ma­te­rial. El me pre­sen­ta­ba a mí un mon­tón de ideas pa­ra can­cio­nes que ha­bía te­ni­do y por dón­de po­día­mos em­pe­zar. Ya sa­bes, al prin­ci­pio fue muy len­to y lue­go em­pe­zó a sur­gir Cha­sing Dra­gons. De he­cho, es la pri­me­ra que sacamos com­ple­ta­men­te, in­clu­so con la le­tra y la me­lo­día can­ta­da. Y lo mi­ra­mos y di­ji­mos ‘¡Wow! ¡Tío, es­to es ge­nial! Va­mos a ver qué más sa­le de aquí’ y, a par­tir de aquí, sen­ci­lla­men­te em­pe­za­ron a sur­gir to­das las can­cio­nes una tras la otra.

Has co­men­ta­do que al­gu­nas de las can­cio­nes tie­nen un tras­fon­do más bien poé­ti­co. Qui­zás una de mis fa­vo­ri­tas es Blind meet the Blind. ¿Qué pue­des con­tar­me de esta can­ción en con­cre­to?

Esta es una can­ción que es­cri­bió Mike. Y, cuan­do me la en­se­ñó, me con­tó que era una es­pe­cie de re­fle­xión que

que­ría ha­cer so­bre el cir­co po­lí­ti­co que ha ido sur­gien­do en mi país y que, des­de ha­ce unos años, po­de­mos ver por to­do el mun­do. Y quién sa­be lo que quie­ren o lo que pien­san los de­más, por su­pues­to que no to­dos lo ha­ce­mos de la mis­ma ma­ne­ra, pe­ro lo que sí es se­gu­ro es que to­dos que­re­mos vi­vir en un mun­do me­jor. A él le apa­sio­nó la idea de ha­cer es­cri­bir so­bre ese ti­po de ideas, así que co­men­cé a tra­ba­jar so­bre ellas y le in­cor­po­ré una le­tra acor­de al te­ma y sa­lió lo que oyes aho­ra. Así que, bueno, tam­po­co es que ha­ya que ex­pli­car mu­cho más la can­ción por­que oyes la le­tra y lo en­tien­des. Él me tra­jo la can­ción prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­da, así que so­la­men­te tra­ba­ja­mos so­bre las le­tras y al­gu­nas me­lo­días pa­ra com­ple­tar la can­ción.

En es­tos días es di­fí­cil no hablar con una ban­da ame­ri­ca­na so­bre po­lí­ti­ca y no pre­gun­tar so­bre la pre­si­den­cia de Trump.

Bueno, el te­ma es es­te, ha­bla­mos en con­tra de na­die. No soy de­mó­cra­ta, no soy con­ser­va­dor… Yo soy in­de­pen­dien­te, por si lo quie­res sa­ber, es­toy en el me­dio. Ven­go de una lar­ga di­nas­tía de pen­sa­do­res in­de­pen­dien­tes (ri­sas), la his­to­ria de mi fa­mi­lia lle­ga has­ta la re­vo­lu­ción ame­ri­ca­na, mis ta­ta­ra­bue­los lu­cha­ron por ese ideal. Así que, de al­gu­na ma­ne­ra, soy hi­jo de la re­vo­lu­ción ame­ri­ca­na. De ma­ne­ra que es­toy muy or­gu­llo­so de que los ame­ri­ca­nos no se de­jen ava­sa­llar com­ple­ta­men­te por lo que sa­le en los me­dios, ya que al­gu­nos me­dios en con­cre­to in­ten­ta­ron in­fluen­ciar el pú­bli­co con mu­cha in­ten­si­dad. Y, co­mo ame­ri­cano, no me gus­ta el he­cho de que las agen­cias in­for­ma­ti­vas si­gan una ideo­lo­gía po­lí­ti­ca. Eso no en­ca­ja con mi idea de có­mo de­be­ría ser la pren­sa. Creo que los pe­rio­dis­tas de­be­rían te­ner su éti­ca y su mo­ral y mos­trar las no­ti­cias tal y co­mo han pa­sa­do, ya que la gen­te co­mo tú y yo to­ma­mos nues­tras de­ci­sio­nes ba­sa­das en eso. Así que, de al­gún mo­do, fue la ins­pi­ra­ción tras al­gu­nas de es­tas can­cio­nes. ¡Es que los me­dios en­tra­ron en gue­rra en­tre ellos! Real­men­te no es­tu­vie­ron ha­cien­do un ser­vi­cio pa­ra la gen­te, sino que fue una gue­rra de po­der, una gue­rra so­bre cuál de­be­ría man­dar por en­ci­ma de los de­más. Y to­do es­to es­tá ahí mis­mo, al al­can­ce de la mano. To­do el mun­do sa­be que Fox News es de esta ma­ne­ra y que la CNN es de esta otra. ¿¡Por qué se dan es­tas gue­rras en­tre los me­dios!? (ri­sas) Es al­go real­men­te tris­te en lo que pen­sar. La pren­sa de opi­nión es ge­nial, pue­des mos­trar tus ideas en un par de co­lum­nas y no ten­go nin­gún pro­ble­ma con eso, pe­ro cuan­do se tra­ta de hablar de unos he­chos, de unas no­ti­cias, creo que es me­nos ob­je­ti­vo, que se co­rrom­pe y no sien­to que es­tén sir­vien­do ni a los ame­ri­ca­nos, ni al res­to del mun­do.

Sí, sí, pa­sa lo mis­mo en el res­to del mun­do.

Ya sa­bes có­mo es, tam­bién lo ves en tu país y de­be­ría ser lo com­ple­ta­men­te opues­to.

Por su­pues­to.

Lo que a mí me gus­ta ha­cer es leer las no­ti­cias de di­fe­ren­tes me­dios, in­clu­so si sé que es­tán com­pra­dos, y sa­car mi pro­pia opi­nión. Y ahí es don­de es­pe­ro en­con­trar la ver­dad. Pe­ro es muy di­fí­cil ha­cer­se la pro­pia opi­nión con to­dos es­tos me­dios com­pra­dos. ¿Sa­bes? Me en­can­ta­ría ver que los me­dios de­ja­ran de dar su pro­pia opi­nión y vol­vie­ran a rea­li­zar su fun­ción ori­gi­nal que es in­for­mar al pú­bli­co con la ver­dad y con he­chos, pe­ro es­ta­mos tan le­jos de ello aho­ra mis­mo que no sé si po­dre­mos re­cu­pe­rar­lo. Se ne­ce­si­ta un gru­po de gen­te real­men­te va­lien­te pa­ra ofre­cer unos re­por­ta­jes ob­je­ti­vos y en­fren­tar­se a to­da esta si­tua­ción.

Lo en­tien­do muy bien. Ha­ce 16 años en­tré a tra­ba­jar en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción y tu­ve que de­jar­lo por­que no lo so­por­ta­ba, me ren­dí con los me­dios tra­di­cio­na­les y di­je ‘Que le den, me pa­sa­ré a la co­mu­ni­ca­ción del ocio, de la mú­si­ca’. No po­día aguan­tar to­da esa po­li­ti­za­ción de la co­mu­ni­ca­ción. No que­ría es­cri­bir un ar­tícu­lo de una ma­ne­ra en con­cre­to só­lo por­que lo di­ga un edi­tor, yo que­ría ha­cer­lo bien.

Pues ese es el te­ma. ¿Qué edad tie­nes?

Ten­go 32 años.

Ok, pues lo que pien­so es que las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes tie­nen que en­con­trar la ma­ne­ra de for­zar es­te sis­te­ma pa­ra que sur­ja ese ti­po de agen­cia de no­ti­cias [sin po­li­ti­za­ción]. ¿Sa­bes? La gen­te jo­ven tie­ne sus pro­pios va­lo­res y cuan­do so­mos jó­ve­nes to­da­vía no he­mos si­do co­rrom­pi­dos, so­mos apa­sio­na­dos. Y creo que si se po­ne to­do es­to jun­to y se da lu­gar a una com­pa­ñía com­ple­ta­men­te li­bre de po­lí­ti­ca, que ge­ne­re pren­sa li­bre con con­te­ni­dos fuer­te­men­te li­ga­dos a la reali­dad, creo que eso es lo que ge­ne­ra­rá el cambio. Y hay que jun­tar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes con esos pe­rio­dis­tas de­cep­cio­na­dos con los me­dios pa­ra que en­cuen­tren la ma­ne­ra de unir fuer­zas y lu­char por ello to­dos jun­tos.

Sí, pe­ro es muy du­ro y na­die te lo va a re­ga­lar, pe­ro creo que, de al­gu­na ma­ne­ra, al­guien en­con­tra­rá la ma­ne­ra de po­ner las co­sas en su si­tio.

Sí, soy op­ti­mis­ta al res­pec­to. Creo que la ma­ne­ra de em­pe­zar es que la gen­te em­pie­ce a per­ca­tar­se y de­cir ‘Ok, es­pe­ra un se­gun­do, ¿qué es­tá pa­san­do aquí? Y creo que los mú­si­cos te­ne­mos que ha­cer al­go por­que tie­nes un pú­bli­co que es­tá ahí y no va a cam­biar, pe­ro to­do el mun­do quie­re te­ner un pues­to de tra­ba­jo y na­die quie­re que su fa­mi­lia aca­be en la calle. Quie­ro de­cir, na­die va a com­prar la en­tra­da pa­ra tu show si no tie­nen pa­ra co­mer, si no tie­nen ni pa­ra com­prar una ba­rra de pan. Lo pri­me­ro que se de­ja de con­su­mir es el ocio, el en­tre­te­ni­mien­to, si no te lo pue­des per­mi­tir. Y es­te cli­ma po­lí­ti­co, ob­via­men­te nos afec­ta, por lo que es­toy muy in­tere­sa­do en ello, pe­ro no sé si pue­do de­cir­te si Trump es o no el pre­si­den­te ade­cua­do. No sigo nin­gu­na cam­pa­ña po­lí­ti­ca, so­lo soy un mú­si­co tra­ba­ja­dor y me preo­cu­po por mi fa­mi­lia y el fu­tu­ro de mis hi­jos. Y con­fío en que con es­te dis­co po­da­mos se­ña­lar, de al­gu­na ma­ne­ra, las im­per­fec­cio­nes de es­te sis­te­ma po­lí­ti­co, pe­ro no in­ten­ta­mos de­cir na­da ha­cia un la­do u otro de la ba­lan­za, so­lo co­men­ta­mos có­mo es­tán las co­sas.

Y, vol­vien­do a la mú­si­ca, ima­gino que con esta nue­va pro­duc­ción vais a rea­li­zar una gi­ra con la que qui­zás te­ne­mos la suer­te de po­der ve­ros por Eu­ro­pa.

Sí, aun­que el pro­gra­ma pa­ra el Tour Eu­ro­peo ten­drá que es­pe­rar has­ta el año que vie­ne por­que nos es­ta­mos cen­tran­do en la gi­ra ame­ri­ca­na aho­ra mis­mo. Bá­si­ca­men­te por­que es don­de he­mos he­cho las cam­pa­ñas de pro­mo­ción aho­ra mis­mo. Y ten­go unas ex­pec­ta­ti­vas muy al­tas con la gi­ra por­que hay un mon­tón de me­dios y de pe­rio­dis­tas que quie­ren hablar con­mi­go, lo que es una muy bue­na se­ñal y ha­ce que crez­ca el in­te­rés en no­so­tros. Ade­más, ha­re­mos la gi­ra con nuestros ami­gos de An­gra so­bre mar­zo, to­do eso ya ha si­do con­fir­ma­do. Y, ade­más, con la gi­ra, nos gus­ta­ría ir a al­gún buen fes­ti­val el pró­xi­mo ve­rano, la ver­dad es que te­néis unos fes­ti­va­les muy chu­los. Ha­ce mu­cho ca­lor ahí, pe­ro no me im­por­ta, Es­pa­ña es ge­nial.

En ese ca­so, te es­pe­ra­mos con ga­nas en Es­pa­ña.

Sí, sí, nos ve­réis por Es­pa­ña. Nos en­can­ta Eu­ro­pa y va­mos a vol­ver. Y te­ne­mos una for­ma­ción ge­nial, aho­ra mis­mo, y es­toy muy emo­cio­na­do por te­ner es­tos mú­si­cos tan jó­ve­nes y apa­sio­na­dos, son unos tíos ge­nia­les.

Bueno, ob­via­men­te eres más co­no­ci­do por tu tra­ba­jo en Symp­hony X, ¿qué te ofre­ce Adre­na­li­ne Mob que no pue­das en­con­trar en Symp­hony X?

(Ri­sas) Bueno, he­mos ha­bla­do so­bre ello co­mo unos 20 mi­nu­tos. Es la po­si­bi­li­dad de te­ner una ex­pre­sión po­lí­ti­ca.

¿Y eso no lo pue­des te­ner en Symp­hony X?

No, es­tá de­ma­sia­do cen­tra­do en as­pec­tos li­te­ra­rios. Ya sa­bes, en Ho­me­ro, la Di­vi­na Co­me­dia de Dan­te… To­do eso son co­sas muy chu­las, pe­ro se es­cri­bie­ron ha­ce cen­te­na­res de años. Es­te nue­vo pro­yec­to ha­bla de co­sas que pa­san aho­ra y es im­por­tan­te que se ha­ga. Creo fer­vien­te­men­te en lo que ha­ce­mos y me en­can­ta nues­tra mú­si­ca. Aun­que, por su­pues­to que so­mos una ban­da de Rock and Roll, esa es nues­tra esen­cia. No in­ten­ta­mos en­viar men­sa­jes po­lí­ti­cos pa­ra que sal­ga un can­di­da­to ele­gi­do en lu­gar de otro, so­lo que­re­mos ha­cer hin­ca­pié en las preo­cu­pa­cio­nes de la gen­te, en lla­mar la aten­ción so­bre cier­tos as­pec­tos de la ac­tua­li­dad. El mo­men­to de mo­ver­se es aho­ra. Lo ha­ce­mos por la gen­te, tío.

Yo so­lo es­pe­ro que no es­pe­réis que los me­dios tra­ba­je­mos gra­tis (Ri­sas)

Ya, yo tam­bién lo es­pe­ro (Ri­sas). So­lo lo di­go por­que la gen­te ha si­do muy in­fluen­cia­da por los me­dios y, a pe­sar de que es­tén en lo co­rrec­to o no, lo que di­cen es re­le­van­te, pe­ro el he­cho de que se in­ten­te con­tro­lar el re­sul­ta­do me pa­re­ce ate­rra­dor. Y es la mis­ma his­to­ria de siem­pre.

Bueno, vol­vien­do al te­ma de an­tes, con to­da la gi­ra y pre­sen­ta­ción del dis­co, ima­gino que no oi­re­mos mu­cho hablar so­bre Symp­hony X du­ran­te el pró­xi­mo año y me­dio.

Exac­to, ac­tual­men­te no hay mu­chos pla­nes con Symp­hony X. Qui­zás ha­ga­mos un nue­vo dis­co, pe­ro no sé. Symp­hony X ha te­ni­do un re­co­rri­do fan­tás­ti­co y siem­pre es­ta­ré or­gu­llo­so de lo que se ha con­se­gui­do con esa ban­da, pe­ro el tiem­po es­tá pa­san­do y no sé lo que pa­sa­rá. Es que no lo sé. Tam­po­co ten­go una bo­la de cris­tal, pe­ro aho­ra mis­mo no hay pla­nes de ha­cer na­da con Symp­hony X. Así que, aho­ra mis­mo, es­toy 100% con­ven­ci­do de que ten­go un gran pro­yec­to en­tre ma­nos y un gran dis­co tam­bién y es­toy muy emo­cio­na­do por po­ner to­da mi ener­gía en es­to y ver a dón­de va.

Es­tá bien. Tam­bién has es­ta­do par­ti­ci­pan­do y co­la­bo­ran­do en otros dis­cos y pro­yec­tos. Por ejem­plo, can­tas­te al­gu­nas par­tes pa­ra el nue­vo dis­co de Ay­reon, ¿có­mo fue?

Fue ge­nial, bueno, lo hi­ce ha­ce un año (ri­sas). Aun­que es la úni­ca co­sa que hi­ce, a par­te del pro­yec­to de Me­tal for Au­tism, que es lo úni­co que he es­ta­do ha­cien­do al mar­gen. Aun­que me vais a ver ha­cien­do bas­tan­tes co­sas pa­ra es­te pro­yec­to en el pró­xi­mo año y me­dio por­que ya sa­bes que ten­go un in­te­rés per­so­nal en ello por mi hi­ja, por lo que es muy im­por­tan­te pa­ra mí que la gen­te co­noz­ca su his­to­ria y to­do el pro­gre­so que he­mos con­se­gui­do co­mo fa­mi­lia. Y lo de New Area es­tu­vo bien, pe­ro so­lo can­té un par de ver­sos y ya, pe­ro no pla­neo ha­cer más gra­ba­cio­nes o más pro­yec­tos, es­toy com­ple­ta­men­te com­pro­me­ti­do con Adre­na­li­ne Mob.

Una úl­ti­ma pre­gun­ta, ¿vas a for­mar par­te del Ay­reon Uni­ver­se Li­ve, que ten­drá lu­gar en sep­tiem­bre?

Bueno, aho­ra mis­mo pa­re­ce que así se­rá, pe­ro, de nue­vo, Adre­na­li­ne Mob es la prio­ri­dad. Lo más pro­ba­ble es que va­ya a for­mar par­te del show, pe­ro nun­ca se sa­be. Quie­ro de­cir, ni si­quie­ra es­pe­ra­ba que los vi­deos que postea­mos se fue­ran a vol­ver vi­ra­les. So­lo dos días des­pués te­nía­mos cen­te­na­res de vi­si­tas y una bar­ba­ri­dad de li­kes, no te­nía nin­gu­na pers­pec­ti­va de que fue­ra a pa­sar eso. Pe­ro, de nue­vo, con Adre­na­li­ne Mob hay al­go muy in­tere­san­te cre­cien­do, así que no voy a de­jar eso de la­do por ha­cer cual­quier otra co­sa, aho­ra mis­mo.

Lo en­tien­do. Bueno, creo que he­mos ha­bla­do más o me­nos de to­do lo im­por­tan­te, pe­ro si crees que me he de­ja­do al­go o quie­res en­viar­les un men­sa­je a tus fans…

Mi amor por los me­tal­heads es­pa­ño­les no es nin­gún se­cre­to (ri­sas), así que so­lo quie­ro da­ros las gra­cias por to­dos es­tos años de apo­yo que me ha­béis da­do, tan­to con Symp­hony X, co­mo con el res­to de pro­yec­tos de los que he for­ma­do par­te y, per­so­nal­men­te, os in­vi­to a ver nues­tro di­rec­to con el nue­vo dis­co, creo que real­men­te lo vais a dis­fru­tar. No pue­do es­pe­rar a sa­lir a roc­kear y com­par­tir con to­dos los fans es­pa­ño­les la mú­si­ca in­creí­ble que he­mos crea­do con esta gran for­ma­ción. Y, por su­pues­to, dis­fru­tar de gran­des no­ches de mú­si­ca con to­dos vo­so­tros en vuestro her­mo­so país y co­mer mu­cha pae­lla (ri­sas). Es­pa­ña es un lu­gar pre­cio­so y no pue­do es­pe­rar a vol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.