FUZZIFICANDO MEN­TES

King Gizzard & The Lizard Wizard

Metal Hammer - - ATRAPADOS -

El ci­clo de con­cier­tos Sound Isi­dro ce­rra­ba por to­do lo al­to su cuar­ta edi­ción con es­te es­pec­ta­cu­lar car­tel. El sold out fue anun­cia­do a sie­te días del even­to. Mu­chos cla­ma­ban y su­pli­ca­ban en las re­des so­cia­les por con­se­guir una en­tra­da. Al­gu­nos no se die­ron por ven­ci­dos y acu­die­ron en un de­ses­pe­ra­do úl­ti­mo in­ten­to a la co­la del even­to. La fie­bre giz­za­ris­ta se ha­bía ex­ten­di­do por Madrid. Y es nor­mal; la ban­da aus­tra­lia­na se en­cuen­tra en un mo­men­to de apo­geo que no pa­re­ce sino ir en cre­ci­mien­to. Su crea­ti­vi­dad no pa­re­ce te­ner lí­mi­tes, la crí­ti­ca acla­ma me­re­ci­da­men­te sus obras, sus adep­tos cre­cen y arra­san en ca­da ciu­dad en la que to­can. Mu­chos no eran cons­cien­tes de lo que nos es­pe­ra­ba aque­lla noche en la sa­la Joy.

Bay­wa­ves fue­ron los en­car­ga­dos de dar el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a tan pro­me­te­do­ra noche. El cuar­te­to ma­dri­le­ño rea­li­za una com­pac­ta fu­sión de psi­co­de­lia, pop y rock al­ter­na­ti­vo: un so­ni­do un tan­to ge­né­ri­co que han adop­ta­do cien­tos de ban­das si­guien­do la es­te­la de los aus­tra­lia­nos Tame Im­pa­la. A ni­vel téc­ni­co de­bo de­cir que me pa­re­cie­ron real­men­te bue­nos mú­si­cos, con bue­na eje­cu­ción y fee­ling, des­ta­can­do en es­pe­cial el tra­ba­jo de su ba­jis­ta. Tie­nen la ca­li­dad y los me­dios, aho­ra só­lo les que­da en­con­trar un so­ni­do per­so­nal que les per­mi­ta for­jar una iden­ti­dad más de­fi­ni­da.

La gran sor­pre­sa de la noche vino de la mano de Moha­ma Saz, quie­nes ob­se­quia­ron a los asis­ten­tes con un asom­bro­so e im­pe­ca­ble di­rec­to. Du­ran­te su in­ten­sa ac­tua­ción hi­cie­ron es­pe­cial hin­ca­pié en las can­cio­nes de su re­cien­te tra­ba­jo de es­tu­dio, Ne­gro es el po­der, inun­dan­do la sa­la de cau­ti­van­tes me­lo­días tur­cas y at­mós­fe­ras psi­co­tró­pi­cas. Ha­bía es­cu­cha­do sus dis­cos an­te­rior­men­te y me ha­bían gus­ta­do por la ori­gi­na­li­dad y ca­li­dad de su pro­pues­ta, pe­ro de­bo que de­cir que en di­rec­to es­tán a otro ni­vel. Pa­ra esta oca­sión am­plia­ron su for­ma­ción a quin­te­to, in­cor­po­ran­do un per­cu­sio­nis­ta que do­tó a su mú­si­ca de una re­for­za­da y or­na­men­ta­da ba­se rít­mi­ca. Mien­tras ter­mi­na­ban, los miem­bros de King Gizzard aso­ma­ban sus ca­be­zas por la en­tra­da al backs­ta­ge, po­si­ble­men­te tan alu­ci­na­dos co­mo no­so­tros an­te el di­rec­to de los ma­dri­le­ños.

De­bi­do a un im­pre­vis­to du­ran­te el via­je de los aus­tra­lia­nos, es­tos lle­ga­ron al­go jus­tos de tiem­po, lo que les obli­gó a mon­tar y ha­cer su prue­ba de so­ni­do una vez ter­mi­na­das las ac­tua­cio­nes de los te­lo­ne­ros.

La pa­la­bra pa­ra de­fi­nir el con­cier­to de King Gizzard & The Lizard Wizard es “des­fa­se”; una de­to­na­ción de ener­gía. La sa­la es­ta­ba aba­rro­ta­da has­ta el pun­to en que pa­re­cía no ca­ber ni un al­fi­ler. Los aus­tra­lia­nos to­ma­ron sus gui­ta­rras mi­cro­to­na­les y la ma­gia dio co­mien­zo. “Rattles­na­ke” fue la ele­gi­da pa­ra abrir su ac­tua­ción, y des­de aquel pri­mer ins­tan­te fui­mos sa­cu­di­dos por una ma­rea de em­pu­jo­nes, efec­to ex­pan­si­vo del po­go que se es­ta­ba for­man­do atrás. Era imposible des­pe­gar­se de las per­so­nas ad­ya­cen­tes, la com­pac­ta ma­sa hu­ma­na en que se ha­bía con­ver­ti­do la pla­tea se me­cía al rit­mo de la mú­si­ca. Avan­za­ron re­pa­san­do su ál­bum Flying Mi­cro­to­nal Ba­na­na con “Nu­clear Fu­sion” y “Doom City”, ce­rran­do así el bre­ve pe­ro in­ten­so set mi­cro­to­nal.

Cam­bia­dos los ins­tru­men­tos mi­cro­to­na­les por las gui­ta­rras con­ven­cio­na­les die­ron pa­so a la se­gun­da sec­ción de su show. Así pues, co­men­za­ron con una ver­sión re­cor­ta­da de “The Ta­le of the Al­te­red Beast”, de su más re­cien­te lan­za­mien­to Mur­der of the Uni­ver­se, a la

que si­guie­ron “Ro­bot Stop”, “Gam­ma Kni­fe” y “Peo­pleVul­tu­res” del acla­ma­do No­na­gon In­fi­nity, tres ca­ño­na­zos que cons­ti­tu­ye­ron va­rios de los mo­men­tos ál­gi­dos de la noche. Ni un ca­ble ro­to ni un pos­te­rior apa­gón eléc­tri­co lo­gra­ron mer­mar a los aus­tra­lia­nos, quie­nes en am­bas si­tua­cio­nes reanu­da­ron las can­cio­nes in­te­rrum­pi­das co­mo si no hu­bie­se pa­sa­do na­da. Fi­nal­men­te, tras re­ga­lar­nos mo­men­tos de gran de­lei­te con “The Lord of Light­ning”, “Ce­llop­ha­ne” o “The Ri­ver”, ce­rra­ron con

“Am I In Hea­ven?”, du­ran­te la cual rea­li­za­ron un med­ley fu­sio­nan­do sec­cio­nes de “Al­ter Me”, “Ro­bot Stop” o “Ce­llop­ha­ne”. Co­lo­sal bro­che pa­ra una ve­la­da me­mo­ra­ble.

El so­ni­do de la sa­la fue ex­ce­len­te y la gen­te es­tu­vo en­tre­ga­da, co­rean­do ver­so a ver­so ca­da can­ción. No obs­tan­te, hu­bo un fac­tor que hi­zo que el am­bien­te no me re­sul­ta­se tan idí­li­co co­mo po­dría ha­ber si­do: es ab­so­lu­ta­men­te nor­mal que con una pro­pues­ta co­mo la de los aus­tra­lia­nos to­dos que­ra­mos mo­ver­nos o ha­cer po­gos o in­clu­so crowd­sur­fing. Pe­ro la agre­si­vi­dad de­be­ría que­dar fue­ra de es­to, y por lo vis­to hay gen­te que no lo en­tien­de. De cual­quier for­ma, apro­ve­cho pa­ra dar las gra­cias al Sound Isi­dro por dar al pú­bli­co ma­dri­le­ño la opor­tu­ni­dad de ver por pri­me­ra vez en esta ciu­dad a tan mag­ní­fi­ca ban­da. King Gizzard re­pre­sen­tan el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro de la psi­co­de­lia. Oja­lá po­da­mos ver­los pron­to de nue­vo en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.