Es­te 2017, el Azkena ha re­na­ci­do cual ave fé­nix. Mu­chos éra­mos los que anun­ciá­ba­mos su final ha­ce un par de años, vien­do co­mo el fes­ti­val más mi­ma­do que ja­más ha exis­ti­do en la pe­nín­su­la, ha­bía si­do de­ja­do de la mano de dios, con un car­tel po­bre y unos se

El Re­gre­so de un clá­si­co

Metal Hammer - - AZKENA 2017 - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍA: UNAI ENDEMAÑO

Pa­ra em­pe­zar, el car­tel ha su­pe­ra­do con cre­ces al de edi­cio­nes an­te­rio­res, con dos gran­des es­tre­llas ca­li­for­nia­nas co­pan­do las po­si­cio­nes es­te­la­res, al tiem­po que ofer­ta­ban una co­lec­ción de clá­si­cos fun­da­men­ta­les, de la mú­si­ca ame­ri­ca­na con­tem­po­rá­nea. Es­pe­cial­men­te ful­gu­ran­te re­sul­ta­ría la ac­tua­ción de Jhon Fo­gerty, quien se mar­ca­ría un bo­lo de más de ho­ra y me­dia, con gran par­te de sus in­mor­ta­les clá­si­cos de la Cre­den­ce y una ban­da de acom­pa­ña­mien­to en la que bri­lla­ba con luz pro­pia, el in­men­so ba­te­ra Kenny Aron­nof.

Al le­gen­da­rio frontman le bas­ta­ría con cen­trar­se en los him­nos que de­jo gra­ba­dos du­ran­te el 1969, pa­ra con­se­guir ofer­tar un re­per­to­rio a la al­tu­ra de muy po­cos en el pla­ne­ta tie­rra. Cae­rían so­bre Men­di­za­ba­la, pe­da­zos de his­to­ria co­mo “Proud Mary”, “Lo­di” o “Bad Moon Ri­sing”, au­tén­ti­cos frag­men­tos de la ver­da­de­ra Amé­ri­ca del si­glo pa­sa­do. Ins­tan­tes que tan pron­to re­cor­da­ban la gue­rra de Viet­nam, men­tan­do al “For­tu­na­te Son”, co­mo di­bu­ja­ban al clá­si­co gran­je­ro yan­kee, con “Loo­kin Ou My Back­door”. Re­tra­tos de una so­cie­dad par­ti­cu­lar,

ce­rra­da y no­ta­ble­men­te mal vis­ta, por ca­si to­do el mun­do co­no­ci­do.

Es­pe­cial­men­te emo­cio­nan­te re­sul­ta­ría el mo­men­to en el que co­men­zó a chis­pear y so­nó “Ha­ve You Ever Seen The Rain”. Uno de esos ins­tan­tes que que­dan en la me­mo­ria co­lec­ti­va de un fes­ti­val en­te­ro, ha­cién­do­nos mi­rar dos ve­ces, pa­ra cer­ti­fi­car lo que es­ta­ba su­ce­dien­do y ter­mi­nar emo­cio­nán­do­nos en el pro­ce­so.

El úni­co pun­to fla­co con el que con­ta­ría la for­mi­da­ble ac­tua­ción del se­ñor Fo­gerty, se­ría el dis­cu­ti­ble con­cur­so de su hi­jo a la gui­ta­rra, quien dis­ta mu­cho de con­tar con la ex­ce­len­cia que ha he­cho fa­mo­so, al que fue­ra ca­be­za vi­si­ble de la Cre­den­ce.

Igual­men­te con­vin­cen­te re­sul­ta­ría el dis­cur­so del ele­gan­te Ch­ris Isaak, aun­que gran par­te de la au­dien­cia no ter­mi­na­se de co­mul­gar con la re­la­ja­da pues­ta en es­ce­na que lu­cía el es­pi­ga­do can­tan­te. La su­ya se­ría una ac­tua­ción en la que sus hits más ra­dia­dos, lu­ci­rían tal y co­mo los re­cor­dá­ba­mos, sin que en nin­gún ins­tan­te de­ja­se de bri­llar la pro­di­gio­sa gar­gan­ta que si­gue te­nien­do el an­do­ba. Muy gran­de fue el mo­men­to en el que in­mor­ta­li­zo el “Wic­ked Ga­me”, el “Blue Ho­tel” o el “San Fran­cis­co Days” ·, acom­pa­ña­do de unos mú­si­cos que lle­van con él más de trein­ta años y un sa­ber es­tar, que so­lo os­ten­tan las ver­da­de­ras es­tre­llas.

Gran par­te del res­pe­ta­ble aca­ba­ría des­co­nec­tan­do, eso sí, en la par­te en la que tu­vo a bien ob­se­quiar­nos con una se­sión des­en­chu­fa­da y pre­ten­di­da­men­te in­ti­mis­ta. A pe­sar de lo bien que la re­sol­ve­ría el co­le­ga, no se­rían ho­ras co­mo pa­ra po­ner­se a qui­tar vo­lu­men a las can­cio­nes.

En otro es­ca­lón de po­pu­la­ri­dad, se si­tua­rían los Thun­der de Bo­wes y Mor­ley, quie­nes de­mos­tra­rían se­guir sien­do una de las for­ma­cio­nes más sol­ven­tes en lo que a Rock in­gles se re­fie­re. Po­de­ro­sos, di­ver­ti­dos y al­ta­men­te dis­fru­ta­bles, re­co­rre­rían con acier­to su ca­rre­ra en­te­ra, sin miedo a pre­sen­tar nue­vos cor­tes co­mo “Wonder Days”, ni re­ce­lo por ti­rar de cla­si­ca­zos co­mo “Backs­treet Symp­hony” o “Dirty Lo­ve” que fue fi­nal­men­te con la que ce­rra­rían la per­sia­na. Pa­ra mu­chos aca­ba­ría sien­do la

ac­tua­ción del fes­ti­val en­te­ro, dan­do una lec­ción a la al­tu­ra de la ex­pec­ta­ción que ha­bían sus­ci­ta­do.

La su­ya se­ría una com­pa­re­cen­cia con mo­men­tos tan su­bli­mes co­mo “Low Li­fe In High Pla­ces” o “Hig­her Ground”, jun­to a otros no tan acer­ta­dos, co­mo cuan­do se em­pe­ña­ban en ha­cer can­tar al pú­bli­co his­pano, unas le­tras que nun­ca ha do­mi­na­do. Eso sin du­da, se de­bió a que es­tán muy acos­tum­bra­dos a prac­ti­car so­bre sue­lo guiri, don­de sus to­na­di­llas se las co­no­cen has­ta los ni­ños de te­ta y el idio­ma, no su­po­ne una ba­rre­ra in­sal­va­ble.

A pe­sar de es­to se mar­ca­rían un con­cier­to in­ma­cu­la­do, pleno de in­cues­tio­na­ble ca­li­dad, re­cor­dán­do­nos la bri­llan­te he­ren­cia de los Free de Rod­gers. La lu­mi­no­sa esen­cia, del Hard Rock de eti­que­ta.

Le­van­tan­do ca­si tan­tas pa­sio­nes co­mo los ilus­tres in­gle­ses, se pre­sen­ta­rían los He­lla­cop­ters, re­pi­tien­do com­pa­re­cen­cia des­pués del des­a­gui­sa­do del año pa­sa­do y con las gui­ta­rras apun­tan­do al cie­lo co­mo de cos­tum­bre. El su­yo se­ría un bo­lo in­ter­mi­ten­te, pe­ro ma­ni­fies­ta­men­te su­pe­rior al del Azkena de ha­ce tres­cien­tos se­sen­ta y cin­co días. Pre­do­mi­na­rían los cor­tes de su épo­ca más ga­ra­je­ra, de­jan­do pa­ra los mo­men­tos cru­cia­les, al­gu­nos de sus ma­yo­res pe­lo­ta­zos co­mo “Toys And Fla­vors” o “By The Gra­ce Of God”, au­tén­ti­cos pun­ta­les del Rock sue­co de la dé­ca­da pa­sa­da.

Rom­pe­rían el rit­mo con un par de blues que po­co

pin­ta­ban en la ca­lien­te noche vi­to­ria­na., pe­ro re­ma­ta­rían con la in­cen­dia­ría “(Got­ta Get So­me Ac­tion) Now”, de­jan­do un in­me­jo­ra­ble buen sa­bor de bo­ca a to­dos los que el año pa­sa­do, se que­da­ron con las miel en los la­bios.

Tam­bién sue­cos, pe­ro no­ta­ble­men­te me­jor con­jun­ta­dos que los de Nic­ke An­ders­son, se mos­tra­rían los ben­di­tos Gra­ve­yard, quie­nes pa­re­cen es­tar vi­vien­do una se­gun­da ju­ven­tud des­de que vol­vie­ron al rue­do tras su des­ban­da­da del año pa­sa­do. Si bien la úl­ti­ma ac­tua­ción que ha­bía­mos po­di­do ver­les, fue tris­te y pe­lín cre­pus­cu­lar, en el Azkena vol­vie­ron a so­nar co­mo la api­so­na­do­ra que re­cor­dá­ba­mos de gi­ras pa­sa­das, con un Joa­kim Nils­son en es­ta­do de gra­cia ab­so­lu­to, no­ta­ble­men­te pre­ci­so a las vo­ces y con una ac­ti­tud en­co­mia­ble.

Mos­tra­rían un re­per­to­rio con­sis­ten­te sin preo­cu­par­se de­ma­sia­do por in­cluir tal o cual lle­na pis­tas, de­jan­do que su úl­ti­mo tra­ba­jo has­ta la fe­cha, tu­vie­ra el ló­gi­co pro­ta­go­nis­mo. Tra­ba­rían el me­jor bo­lo del fes­ti, pa­ra un ser­vi­dor.

Con mu­cha me­nos po­pu­la­ri­dad pe­ro tren­zan­do bue­nos con­cier­tos pa­ra los que allí nos de­ja­mos caer, es­ta­rían King´s X o Crank County Da­re­de­vils, ca­da uno des­de es­qui­nas opues­tas del cuadrilátero, pe­ro re­sol­vien­do sus mi­nu­tos con no­ta­bles re­sul­ta­dos. Mien­tras que los de Doug Pin­nick die­ron una lec­ción de cla­se con sus pau­sa­dos tiem­pos, los Da­re­de­vils in­cen­dia­ron el es­ce­na­rio con su ca­za­lle­ro Rock And Roll. Am­bos sa­lien­do ven­ce­do­res, sin te­ner apa­ren­te­men­te na­da que ver en­tre ellos.

En una ca­te­go­ría es­pe­cial se si­tua­ría Lo­qui­llo, quien de­mos­tró se­guir sien­do un frontman ga­lác­ti­co, pro­vo­ca­dor y ca­ris­má­ti­co. Con un lis­ta­do de te­mas en el que no fal­ta­ron los Ca­di­llacs, los rom­peo­las ni los chu­les­cos ai­res de quien ha si­do des­de ha­ce de­ma­sia­do tiem­po, to­da una Rock And Roll Star. Im­pa­ga­ble se­ría el mo­men­to en el que se di­ri­gió al pú­bli­co bra­man­do, que ellos eran la ban­da Es­pa­ño­la que ne­ce­si­ta­ban. Di­vi­dien­do y ven­cien­do, se des­pe­di­ría de esta ma­ne­ra el Lo­co.

Ten­dría­mos tiem­po tam­bién, pa­ra de­te­ner­nos fren­te a la nue­va pro­me­sa del Hard mun­dial que lle­va por nom­bre In­glo­rious, acer­tan­do a adi­vi­nar co­mo sus me­jo­res mo­men­tos, lle­ga­ran den­tro de un par de años, cuan­do ha­yan cua­dra­do un po­co me­jor su cer­te­ra for­mu­la.

De pun­ti­llas pa­sa­ría­mos so­bre las ac­tua­cio­nes de Cheap Trick y Michael Ki­wa­nu­ka, am­bos con ca­li­dad su­fi­cien­te co­mo pa­ra so­bre­sa­lir, pe­ro sin la po­ten­cia mí­ni­ma exi­gi­ble pa­ra un es­pec­tácu­lo de Rock And Roll du­ro. Aguan­ta­ría­mos un ra­to, en lo que di­ge­ri­ría­mos el es­tu­pen­do bo­ca­ta que ha­bía­mos po­di­do agen­ciar.

Nos ten­dría­mos que des­pe­dir por des­gra­cia, sin ca­tar a The Cult co­mo pos­tre final del fes­ti en­te­ro, sin te­ner la opor­tu­ni­dad de es­cu­char un so­lo gri­to de Ian Ast­bury, y te­ner que mar­char­nos con el mal cuer­po de per­der­nos uno de los gran­des nom­bres del Azkena 2017.

Hay que men­cio­nar que to­das las crí­ti­cas que re­ci­bie­ron en­tre los que pu­die­ron dis­fru­tar­los, fue­ron ma­ni­fies­ta­men­te po­si­ti­vas. Al­go pa­re­ci­do a lo que ocu­rrió con las opi­nio­nes ge­ne­ra­les del fes­ti en­te­ro. Un no­ta­ble al­to, ro­zan­do el so­bre­sa­lien­te, pa­ra un even­to por el que na­die da­ba un du­ro ha­ce un par de años, que pa­re­ce ha­ber­se rein­ven­ta­do en pleno 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.