Orans­si Paz­zu­zu

+ Co­balt

Metal Hammer - - ATRAPADOS - TEX­TO: LUIS MON­GE FO­TO­GRA­FÍA: IRE­NE SE­RRANO ( BAR­CE­LO­NA) TO­MA­DAS EN

SA­LA CA­RA­COL - MADRID

Po­si­ble­men­te Orans­si Pa­zu­zu se ha­yan con­ver­ti­do en una de las ban­das más no­ta­bles de la cre­cien­te es­ce­na black me­ta­le­ra del mo­men­to. Pa­ra ser más exac­tos de su ver­tien­te más ex­pe­ri­men­tal y cer­ca­na al post. Atrás pa­re­cen que­dar los años del In­ner Cir­cle y las pro­duc­cio­nes de gra­ba­do­ra de cas­set­te; el in­con­for­mis­mo y la ex­plo­ra­ción de nue­vos so­ni­dos se han abier­to pa­so en la es­ce­na de es­te agre­si­vo y os­cu­ro es­ti­lo mu­si­cal, que tu­vo su au­ge du­ran­te los 90 y que ha re­na­ci­do re­no­va­do de la mano de las nue­vas van­guar­dias. Los fin­lan­de­ses des­car­ga­ron su fu­sión de black me­tal am­bien­tal con ma­ti­ces de psi­co­de­lia so­bre Madrid el día pri­me­ro de ma­yo, fes­ti­vo en la ca­pi­tal, ra­zón de más pa­ra no per­der­se su atrac­ti­va pro­pues­ta mu­si­cal.

Un avi­so en las re­des so­cia­les de la pro­mo­to­ra Mad­ness Li­ve nos in­for­mó que de­bi­do a un im­pre­vis­to du­ran­te el via­je de Orans­si Pa­zu­zu des­de Por­tu­gal, los con­cier­tos co­men­za­rían una ho­ra más tar­de de lo pro­gra­ma­do. Es­to ge­ne­ró cier­ta preo­cu­pa­ción a cer­ca de la du­ra­ción de las ac­tua­cio­nes, pues es co­no­ci­da la es­tric­ta nor­ma­ti­va de la ma­yo­ría de sa­las de con­cier­tos de fi­na­li­zar a las 23.30 co­mo lí­mi­te.

Los es­ta­dou­ni­den­ses Co­balt abrie­ron la noche cuan­do los ca­be­zas de gi­ra aún no ha­bían lle­ga­do si­quie­ra a Madrid. Die­ron un show enér­gi­co aun­que a mi pa­re­cer un tan­to in­sul­so. Su fu­sión de Black Me­tal y Slud­ge, aun­que atrac­ti­va en es­tu­dio, me ter­mi­nó re­sul­tan­do li­neal y mo­nó­to­na en di­rec­to. Riffs in­ten­sos pa­ra mo­ver la ca­be­za, pe­ro po­co más. Su ac­tua­ción se desa­rro­lló con to­tal nor­ma­li­dad, sin re­cor­tes de du­ra­ción. Mi­ran­do el re­loj só­lo que­da­ba es­pe­rar que Orans­si tu­vie­ran tiem­po su­fi­cien­te co­mo pa­ra to­car al me­nos un par de can­cio­nes.

Orans­si Pa­zu­zu hi­cie­ron su apa­ri­ción en la puer­ta de la sa­la. Me­tie­ron el equi­po a to­da pri­sa, lo subie­ron so­bre el es­ce­na­rio y em­pe­za­ron a mon­tar fren­te a los ojos del pú­bli­co. En me­nos de me­dia ho­ra to­do es­ta­ba lis­to, ter­mi­na­ron de pro­bar y di­rec­ta­men­te die­ron ini­cio a su ac­tua­ción con “Ke­vät”, su­mien­do la sa­la en una es­pi­ral de dis­tor­sión, lu­ces y os­cu­ri­dad. Los sue­cos ofre­cie­ron un in­ten­so es­pec­tácu­lo, du­ran­te el cual hi­cie­ron es­pe­cial hin­ca­pié en su úl­ti­mo ál­bum de es­tu­dio, Vä­räh­te­li­jä, a mi pa­re­cer uno de los me­jo­res lan­za­mien­tos que nos de­jó el 2016.

El fuer­te com­po­nen­te psi­co­dé­li­co y am­bien­tal de su mú­si­ca no tar­da en su­mer­gir al oyen­te has­ta que­dar atra­pa­do, de igual ma­ne­ra que los re­pe­ti­ti­vos rit­mos y per­cu­sio­nes de ca­rác­ter tri­bal in­du­cen a una es­pe­cie de tran­ce hip­nó­ti­co. To­do es­to, su­ma­do a los par­pa­dean­tes jue­gos de lu­ces, ge­ne­ran co­mo re­sul­tan­do una ex­pe­rien­cia ca­si psi­co­tró­pi­ca.

Me re­sul­ta com­pli­ca­do des­ta­car mo­men­tos ál­gi­dos den­tro de setlist tan com­pac­to y una ac­tua­ción tan den­sa y ab­sor­ben­te, pe­ro ha­ré men­ción es­pe­cial a los ca­si die­ci­ocho mi­nu­tos de “Va­sem­man kä­den hie­rar­kia”, “Sa­tu­raa­tio” y “Vino Ver­so”, de su ál­bum Va­lo­nie­lu. Las cor­tan­tes dis­tor­sio­nes y las des­ga­rra­do­ras vo­ces re­tum­ba­ban en nuestros oí­dos mien­tras los mú­si­cos se agi­ta­ban vio­len­ta­men­te so­bre el es­ce­na­rio.

Por for­tu­na el show no fue in­te­rrum­pi­do en nin­gún mo­men­to y los sue­cos pu­die­ron to­car su setlist com­ple­to. La­men­ta­ble­men­te el so­ni­do de la ban­da es­ta­ba al­tí­si­mo. Si a eso le su­ma­mos que en su ecua­li­za­ción pre­do­mi­nan las fre­cuen­cias agu­das, el re­sul­ta­do po­dría lle­gar a an­to­jar­se al­go des­agra­da­ble. No obs­tan­te, con ta­po­nes pue­do afir­mar que to­do se per­ci­bía de ma­ra­vi­lla. En reali­dad, to­do sa­lió me­jor de lo que ca­bía es­pe­rar te­nien­do en cuen­ta los con­tra­tiem­pos de aquel día. Oja­lá po­da­mos ver­les pron­to de nue­vo por nues­tra geo­gra­fía. Se tra­ta, sin lu­gar a du­das, de una ban­da cu­ya tra­yec­to­ria de­be ser se­gui­da de cer­ca, por­que con­ti­nua­rán dan­do de qué hablar, in­no­van­do en la os­cu­ri­dad. Ci­tan­do a un ami­go: “Orans­si Pa­zu­zu ha­cen con el black me­tal lo que quie­ren”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.