ALI­CE COO­PER

Vi­llano del Rock

Metal Hammer - - CONTENIDO 356 - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Tie­nes un nue­vo dis­co, “Pa­ra­nor­mal” ¿Có­mo lo des­cri­bi­rías en tus pro­pias pa­la­bras?

Es un dis­co muy in­tere­san­te. Bob Ez­rin, yo y los de­más que­ría­mos ha­cer 20 gran­des can­cio­nes. Can­cio­nes de rock, por­que ya no hay gran rock por ahí. Así que qui­si­mos pre­pa­rar vein­te can­cio­nes y que­dar­nos las tre­ce me­jo­res pa­ra el dis­co. Te­nían que ser los tre­ce me­jo­res te­mas, los que más nos en­cen­die­ran a to­dos. Sin con­cep­to. No que­ría se­guir nin­gún con­cep­to o te­ma que pu­die­ra con­di­cio­nar ele­gir las can­cio­nes, so­lo me­ter las tre­ce me­jo­res can­cio­nes de las vein­te que hi­cié­ra­mos. No que­ría na­da co­mo “Wel­co­me To My Night­ma­re” ni na­da de eso. Así que hi­ci­mos el dis­co con esos pa­rá­me­tros de for­ma muy bá­si­ca, lo es­cu­ché co­mo unas vein­te ve­ces cuan­do es­tu­vo ter­mi­na­do…y me di cuen­ta de que ha­bía es­cri­to un nue­vo con­cep­to ¡Ja­ja­ja­ja! Ca­da per­so­na­je del dis­co tie­ne un pro­ble­ma pa­ra­nor­mal. Hay al­go ra­ro en sus men­tes que aca­ba trans­for­mán­do­se en al­go más. Así que “Pa­ra­nor­mal” se con­vir­tió en el tí­tu­lo. No iba a ser­lo ori­gi­nal­men­te, pe­ro cuan­do me di cuen­ta de que ca­da per­so­na­je tie­ne un gi­ro que no es nor­mal, ese tí­tu­lo en­ca­ja­ba bien. Me ro­deo de los me­jo­res in­tér­pre­tes y com­po­si­to­res y nor­mal­men­te tan pron­to co­mo ten­go un tí­tu­lo mis gui­ta­rris­tas me to­can vein­te, trein­ta riffs y cuan­do es­cu­cho al­guno que me gus­ta “¡Pa­ra! Tó­ca­me eso otra vez” y se­gui­mos des­de ahí. Le da­mos la for­ma de­fi­ni­ti­va a las can­cio­nes. Pe­ro nor­mal­men­te me gus­ta te­ner el tí­tu­lo an­tes, por­que ins­pi­ra una per­so­na­li­dad pa­ra el te­ma. Cuan­do es­cri­bí “Only Women Bleed” te­nía el tí­tu­lo, no sa­bía aún de qué iba a ir la can­ción, pe­ro te­nía el tí­tu­lo y con es­te pro­ce­so me di cuen­ta de que te­nía que ser una can­ción so­bre co­mo las mu­je­res san­gran emo­cio­nal­men­te, no fí­si­ca­men­te. No es un te­ma so­bre el ci­clo mens­trual aun­que sue­ne así. Es una can­ción so­bre có­mo las mu­je­res son más sus­cep­ti­bles de su­frir abu­sos en nues­tra so­cie­dad, así que de­jé que el tí­tu­lo me guia­se y de ahí fui­mos sa­can­do la mú­si­ca. To­dos tie­nen su tra­ba­ji­to y Bob es el que su­per­vi­sa to­do. Y al final Bob y yo es­cu­cha­mos el re­sul­ta­do y de­ci­di­mos si sue­na a Ali­ce Coo­per o no. De ese mo­do de­ci­di­mos las can­cio­nes que van en­tran­do. Tie­nen que te­ner la per­so­na­li­dad de Ali­ce Coo­per. “Esta es ge­nial, pe­ro no es Ali­ce Coo­per” – qui­zás con Holly­wood Vam­pi­res la ha­ga­mos.

Ha­bla­re­mos de Holly­wood Vam­pi­res des­pués…

Si. Mi­ra, las dos per­so­nas que co­no­cen a Ali­ce me­jor que na­die so­mos Bob Ez­rin y yo, por­que so­mos los que lo crea­mos. Es un per­so­na­je que in­ter­pre­to, pe­ro no­so­tros lo in­ven­ta­mos y le di­mos for­mas. Sabemos lo que di­ría, có­mo lo di­ría, cuál es su sen­ti­do del hu­mor, que es di­fe­ren­te al mío… Es­cri­bi­mos pa­ra él, no pa­ra mi.

Eso es in­tere­san­te. Qui­zás es por eso por lo que tie­nes ese “idi­lio” con los con­cep­tos y las te­má­ti­cas en los dis­cos. Es ob­vio de­cir que Ali­ce Coo­per y la pa­la­bra es­pec­tácu­lo van de la mano y siem­pre pue­des ha­cer un me­jor show si tie­nes una te­má­ti­ca que se­guir…

Si. Nues­tro show es una es­pe­cie de vo­de­vil os­cu­ro. Tie­ne al­go de co­me­dia, aun­que no siem­pre es­tá pre­sen­te de for­ma di­rec­ta, hay que bus­car­la al­go en­re­ve­sa­da. Nor­mal­men­te hu­mor ne­gro, cla­ro. Pe­ro en el mo­men­to en que lo ves, te ríes. Siem­pre qui­se ser el vi­llano del rock, pe­ro te­nía que ha­ber cier­to sen­ti­do del hu­mor de­trás. Te­nía que ser os­cu­ro, mis­te­rio­so, pe­ro el “show­man”. Pe­ro siem­pre con al­go de co­me­dia. Creo que el te­rror y la co­me­dia se acues­tan jun­tos. Van siem­pre de la mano. Y si le aña­des rock n roll a eso tie­nes Ali­ce Coo­per.

¿Có­mo com­pa­ra­rías el so­ni­do de “Pa­ra­nor­mal” con el de dis­cos re­cien­tes co­mo “Wel­co­me 2 My Night­ma­re” o “Along Co­mes A Spi­der”?

Creo que el so­ni­do tie­ne mu­cho que ver con quién es­tés tra­ba­jan­do en ca­da dis­co. Siem­pre se­rá rock gui­ta­rre­ro, es el prin­ci­pal as­pec­to en el que in­sis­to. En to­das nues­tras eta­pas siem­pre he­mos te­ni­do dos gui­ta­rras que han si­do lo prin­ci­pal en nues­tras can­cio­nes. Es al­go im­por­tan­te pa­ra mí. Es el ti­po de mú­si­ca que se ha man­te­ni­do du­ran­te los años: el hard rock. Y ahí es­tá Ali­ce Coo­per: es hard rock con mi de­co­ra­ción por en­ci­ma. Foo Figh­ters po­nen sus ador­nos en ello, Ro­lling Sto­nes po­nen los su­yos…y yo pon­go los míos.

To­dos los gru­pos le dan su to­que… o lo in­ten­tan al me­nos.

Si. Al final to­dos ve­ni­mos de Chuck Berry. Yo siem­pre qui­se Ali­ce fue­se el la­do os­cu­ro y sa­tí­ri­co del rock y pa­ra eso ne­ce­si­tas mon­tar­le un show al­re­de­dor. Si es “Wel­co­me To My Night­ma­re” tie­nes que dar­le al pú­bli­co una pe­sa­di­lla. Eso es lo que di­fe­ren­cia a Ali­ce Coo­per, pe­ro no pue­des ha­cer­lo sin bue­nos dis­cos.

Y ha­cien­do eso creas­te una es­pe­cie de es­cue­la de “show roc­kers”: Rob Zom­bie, Ma­rilyn Man­son…

Y es un club bas­tan­te di­ver­ti­do, por­que to­dos lo que ha­cen es­to en­tien­den que el te­rror y la co­me­dia son in­se­pa­ra­bles. Ha­blé con Rob Zom­bie so­bre el te­ma y co­men­tá­ba­mos que siem­pre hay cier­ta ri­sa sub­ya­cen­te en el te­rror. Hay que dar­se cuen­ta de que el pú­bli­co ya no es im­pre­sio­na­ble, no pue­des im­pre­sio­nar a la au­dien­cia. No con la CNN. El mun­do es más im­pre­sio­nan­te que un es­pec­tácu­lo, es mu­cho más te­rro­rí­fi­co. Así que tie­nes que en­tre­te­ner. Ese es tu ob­je­ti­vo. Na­die se im­pre­sio­na con la gui­llo­ti­na ¡pe­ro to­do el mun­do quie­re ver­la! La gui­llo­ti­na, la ca­mi­sa de fuer­za, la ser­pien­te… to­das las co­sas tí­pi­cas del Ali­ce Coo­per, no pue­do re­ti­rar­las del show, pe­ro las ha­go di­fe­ren­te. Ca­da noche cambio un po­co el desa­rro­llo del show, lo ha­go di­fe­ren­te. Es­toy muy or­gu­llo­so de que esta sea mi con­tri­bu­ción a la his­to­ria del rock.

Me es­ta­ba guar­dan­do esta pre­gun­ta pa­ra más tar­de por­que no es­tá tan re­la­cio­na­da con la mú­si­ca, pe­ro ya que men­cio­nas la CNN… El otro día es­ta­ba es­cu­chan­do mú­si­ca en una lis­ta alea­to­ria y co­men­zó a so­nar la can­ción “The World Needs Guts” de tu ál­bum “Cons­tric­tor”. Me pa­re­ció cu­rio­so có­mo, hoy más que nun­ca, pa­re­ce que el mun­do real­men­te ne­ce­si­ta arres­tos…

Es cier­to. Es cu­rio­so que men­cio­nes ese te­ma, aca­ba­mos de in­cluir­lo en nues­tro setlist. Por­que ten­go que ten­go a esta chi­ca en la gui­ta­rra, Ni­ta Strauss, que real­men­te sa­be dar­le ca­ña y pen­sé que ne­ce­si­ta­ba una can­ción en la que pu­die­ra ha­cer­lo. De­jar­le es­pa­cio pa­ra to­car. Tam­bién tie­ne un gran so­lo que aca­ba desem­bo­can­do en “Poi­son”. Es muy bue­na. Es bueno mez­clar un po­co las co­sas. Ca­da dis­co tie­ne su pro­pia per­so­na­li­dad. Cuan­do te ro­deas de dis­tin­tos mú­si­cos pue­des va­rias las co­sas. To­can­do con dis­tin­tos mú­si­cos cam­bias un po­co el co­lor de los te­mas. Ca­da in­tér­pre­te tie­ne su pro­pio es­ti­lo y eso da pe­que­ños cam­bios. Co­sas su­ti­les pe­ro se no­tan y re­mue­ven un po­co las co­sas. De es­te mo­do he­mos he­cho do­ce can­cio­nes que cu­bren un gran es­pec­tro pa­ra el nue­vo dis­co…

Es cier­to. Son to­das muy di­fe­ren­tes. To­das par­ten de ese hard rock de fi­na­les de los se­ten­ta/ prin­ci­pios de los ochen­ta, pe­ro…

Lue­go te en­cuen­tras con te­mas co­mo “Dead Flies” que es Jimmy Hen­drix. O “Pa­ra­nor­mal Per­so­na­lity” que es muy tea­tral.

Y lue­go tie­nes los dos te­mas co­mo la ban­da ori­gi­nal…

Si, y es cu­rio­so. Cuan­do to­co con la ban­da ori­gi­nal, can­to dis­tin­to. Ellos to­can di­fe­ren­te y yo can­to di­fe­ren­te. La gen­te me lo co­men­ta, es al­go que no pue­do evitar, sur­ge so­lo. Es más os­cu­ro. La ban­da to­ca más pe­sa­do y más len­to, y yo can­to en un es­ti­lo qui­zás más os­cu­ro. Cuan­do ellos to­can “[I’m] Eigh­teen” sue­na co­mo “TUM TUM TUMTUMTUM TUM, DUM” mi ban­da sue­na más “tan tan ta­ra­ra­ra­tan tan” [Ali­ce ta­ra­rea los so­ni­dos pa­ra ejem­pli­fi­car el efec­to] Ellos lo to­can de una for­ma más dra­má­ti­ca. Es su es­ti­lo, no pue­des de­cir­les que lo to­quen di­fe­ren­te. Y su­pon­go que mi for­ma de can­tar­lo se amol­da in­cons­cien­te­men­te a ello.

Es in­tere­san­te. Te­ne­mos la can­ción “I Wan­na Be A Ge­nui­ne Ame­ri­can Girl”, que em­pe­zó sien­do “I Want A Ge­nui­ne Ame­ri­can Girl”. Quie­ro una chi­ca ame­ri­ca­na. Quie­ro a la chi­ca de la puer­ta del al la­do, a la hi­ja del ve­cino. Em­pe­zó sien­do eso, pe­ro sien­do la ban­da ori­gi­nal, nos di­mos cuen­ta de que te­nía que ser “Quie­ro SER una chi­ca ame­ri­ca­na”, por­que le da ese gi­ro ines­pe­ra­do. Y que­ría que fue­ra una can­ción du­ra y pe­sa­da, no que­ría que fue­se na­da fe­me­ni­na. Así que tie­nes a ese ti­po du­ro can­tan­do “I’m only thirty in the fifty sha­des of gray” ¡ja­ja­ja­ja! ¡Es mi fra­se fa­vo­ri­ta del dis­co!

Es una can­ción muy di­ver­ti­da, se­ría ge­nial ver­la en di­rec­to…

Sí, es muy di­ver­ti­da. Es cu­rio­so, a ve­ces la gen­te ha­bla de Ali­ce Coo­per en los se­ten­ta co­mo una es­pe­cie de ban­da reivin­di­ca­ti­va tran­se­xual o tra­ves­ti. Nun­ca lo fui­mos. Lle­vá­ba­mos a nues­tras no­vias pues­tas co­mo un pan­ta­lón ajus­ta­do de cue­ro… y lue­go en el es­ce­na­rio co­gía la blu­sa de mi no­via, la ras­ga­ba, le echa­ba san­gre fal­sa por en­ci­ma y sa­lía to­car con ella pues­ta y al­go de ma­qui­lla­je ma­ca­bro. Y na­die era fe­me­nino en nin­gún as­pec­to. Éra­mos más “La Na­ran­ja Me­cá­ni­ca” que fe­me­ni­nos. Co­mo unos pandilleros en al­gu­nos as­pec­tos. La gen­te veía esta ima­gen y au­to­má­ti­ca­men­te se me­tían en el show. Se pre­gun­ta­ban que na­ri­ces pa­sa­ba con la blu­sa ras­ga­da, la san­gre, el ma­qui­lla­je… Pen­sa­ban “tie­ne que ha­ber una his­to­ria en to­do eso”… pe­ro nun­ca se la cuen­tas. Nun­ca les cuen­tas la his­to­ria. Sim­ple­men­te les de­jas ima­gi­nár­se­lo. En esos tiem­pos la gen­te pen­sa­ba “Que co­ño es es­to, nun­ca he vis­to na­da igual” pe­ro no era fe­me­nino. Nun­ca pen­sé que Ali­ce Coo­per pu­die­ra te­ner un as­pec­to fe­me­nino. Siem­pre lo vi más pe­li­gro­so que fe­me­nino. Por eso me sor­pren­dió mu­cho cuan­do leí co­men­ta­rios co­mo los que te co­men­ta­ba an­tes.

Has co­men­ta­do al­go que me trae una pre­gun­ta a la men­te ¿Cuál es la his­to­ria que te hi­zo que­rer ser Ali­ce Coo­per?

Per­te­nez­co a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que cre­ció con la televisión y las pe­lí­cu­las. Fui­mos la pri­me­ra ge­ne­ra­ción pa­ra la que la TV era nues­tra ni­ñe­ra. Nos sen­tá­ba­mos y veía­mos “The Twi­light Zo­ne” y “Ou­ter Li­mits”. To­do eso en­tró y te­nía que sa­lir por al­gún si­tio. Siem­pre me gus­tó la idea de… Vi la co­me­dia y el te­rror co­nec­ta­dos ha­ce mu­cho tiem­po. Cuan­do era pe­que­ño fui al ci­ne a ver “The Crea­tu­re From The Black La­goon”, un sá­ba­do. Y tam­bién “It Ca­me From Ou­ter Spa­ce” y “The Brain That Wouldn’t Die”. Las tres pe­lí­cu­las en un día en el ci­ne. Nos sen­ta­mos allí a ver­las del ti­rón… y me reí. Me asus­té en los mo­men­tos cla­ve, cla­ro, pe­ro me reí mu­cho tam­bién. Me reí del pro­pio he­cho de asus­tar­me y em­pe­cé a dar­me cuen­ta de que la co­me­dia y el te­rror van de la mano. Por eso nos gus­ta el ci­ne de te­rror: por­que nos reí­mos de que nos asus­te. Si so­lo nos asus­ta­ra a na­die le gus­ta­ría, por­que pa­sar miedo no es una sen­sa­ción agra­da­ble. Es­tá bien asus­tar­se de al­go si pue­des reír­te de ello des­pués. Más tar­de, cuan­do en­tré en una ban­da de rock, sur­gió una ne­ce­si­dad de ser aque­llo. De ser ese per­so­na­je. De ser el vi­llano. Mi­ré a to­do el mun­do del rock y vi que so­lo ha­bía mu­chos hé­roes, pe­ro no ha­bía nin­gún vi­llano. Yo qui­se ser ese vi­llano. El rock ne­ce­si­ta un vi­llano. El rock ne­ce­si­ta su Mo­riarty, su Darth Va­der. El rock ne­ce­si­ta a su Be­la Lu­go­si. Y me di­je “yo voy a ser ese per­so­na­je”. Y así es co­mo di­se­ñé ese per­so­na­je, Ali­ce Coo­per. La ban­da ya era to­do eso, pe­ro no era es­pe­cí­fi­co, no es­ta­ba en­cau­za­do. Que­ría que Ali­ce tu­vie­ra un look es­pe­cí­fi­co: os­cu­ro, del­ga­do, de­ma­cra­do, con ma­qui­lla­je.. al­go que des­per­ta­ra cu­rio­si­dad mor­bo­sa. “Hay que dar­se cuen­ta de que el pú­bli­co ya no es im­pre­sio­na­ble, no pue­des im­pre­sio­nar a la au­dien­cia. No con la CNN. El mun­do es más im­pre­sio­nan­te que un es­pec­tácu­lo”

Y han pa­sa­do, si no me equi­vo­co, cin­cuen­ta y tres años des­de el co­mien­zo. Pron­to se cum­pli­rán cin­cuen­ta des­de el pri­mer dis­co ¿Pla­neas al­go es­pe­cial?

Sa­bes, “Pret­ties For You”… mi­ro a “Pret­ties For You” y “Easy Ac­tion” y no es real­men­te Ali­ce Coo­per. Por­que los es­cri­bi­mos cuan­do aún no éra­mos ALI­CE COO­PER. Es­cri­bi­mos esas can­cio­nes un par de años an­tes de con­ver­tir­nos en Ali­ce Coo­per. Cuan­do nos con­ver­ti­mos en Ali­ce Coo­per fue con “Lo­ve It To Death” y Bob Ez­rin. Ese fue el pri­mer dis­co es­pe­cí­fi­ca­men­te de Ali­ce Coo­per. Bob Ez­rin nos di­jo en su día “Aho­ra mis­mo sois una gran ban­da de rock, pe­ro so­náis co­mo to­dos los de­más. Te­néis can­cio­nes ra­ras y de­más, pe­ro cuan­do es­cu­chas The Doors en la ra­dio sa­bes que son The Doors, cuan­do es­cu­chas The Ro­lling Sto­nes sa­bes que son ellos, cuan­do es­cu­chas The Who, sa­bes que es The Who. Pe­ro cuan­do es­cu­chas Ali­ce Coo­per, po­dría ser cual­quie­ra”. Así que tra­ba­jó muy du­ro pa­ra ayu­dar­nos a desa­rro­llar un so­ni­do que re­fle­ja­ra nues­tra iden­ti­dad. Al­go que al es­cu­char­lo su­pie­ras de in­me­dia­to que es Ali­ce Coo­per. Eso es lo que nos tra­jo Bob. El fue nues­tro Geor­ge Mar­tin [re­nom­bra­do pro­duc­tor de The Beatles] Fue el que co­gió to­das esas lo­cas ideas y las me­tió en un em­ba­la­je tan par­ti­cu­lar. Nos dio unas se­ñas de iden­ti­dad que se­gui­mos con­ser­van­do hoy en día. An­tes de él no te­nía­mos eso. Bob es in­dis­pen­sa­ble.

En­ton­ces qui­zás ha­gáis al­go pa­ra el aniver­sa­rio de “Lo­ve It To Death”…

No sé. Cuan­do lle­gan es­tas ce­le­bra­cio­nes, si la dis­co­grá­fi­ca quie­re ha­cer al­go siem­pre me pa­re­ce bien. Los dis­cos de los se­ten­ta y ochen­ta van cum­plien­do cin­cuen­ta, cua­ren­ta, trein­ta años… Pe­ro no es­toy muy in­tere­sa­do en esas ce­le­bra­cio­nes, me in­tere­sa más lo que es­ta­mos ha­cien­do aho­ra y lo que hay por de­lan­te. Me si­guen gus­tan­do las can­cio­nes y me si­gue gus­tan­do to­car­las, pe­ro no vi­vo en el pa­sa­do.

“Mi­ré a to­do el mun­do del rock y vi que so­lo ha­bía mu­chos hé­roes, pe­ro no ha­bía nin­gún vi­llano. Yo qui­se ser ese vi­llano. El rock ne­ce­si­ta un vi­llano. El rock ne­ce­si­ta su Mo­riarty, su Darth Va­der. El rock ne­ce­si­ta a su Be­la Lu­go­si.”

No nos que­da de­ma­sia­do tiem­po y có­mo te di­je al prin­ci­pio, me gus­ta­ría hablar un po­co de Holly­wood Vam­pi­res…

Es una ban­da com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Cuan­do to­co con ellos in­clu­so ha­blo con el pú­bli­co. Les cuen­to his­to­rias, anéc­do­tas… Con Ali­ce Coo­per nun­ca ha­blo con el pú­bli­co: es par­te del show. No quie­ro que Ali­ce sea con­si­de­ra­do hu­mano, nun­ca va a de­cir “Hey ¡¿có­mo lo es­táis pa­san­do¡?” eso nun­ca va a ser Ali­ce.

¿Có­mo sur­gie­ron Holly­wood Vam­pi­res y, par­ti­cu­lar­men­te, có­mo lle­gó Johnny Depp al gru­po?

Bueno, em­pe­zó con Johnny. Él y yo tra­ba­ja­mos jun­tos en la pe­lí­cu­la Dark Sha­dows en Lon­dres. Fui­mos a dar una vuel­ta por el cen­tro y le es­tu­ve con­tan­do so­bre el club de be­bi­da “The Holly­wood Vam­pi­res” en el que es­ta­ba con John Len­non,

Keith Moon y to­dos es­tos gran­des mú­si­cos. To­das las no­ches sa­lía­mos y be­bía­mos to­da la noche y nos lla­ma­ban “Los vam­pi­ros de Holly­wood”. Y Johnny y yo pen­sa­mos que se­ría in­tere­san­te ha­cer una ban­da a mo­do de tri­bu­to y to­car so­lo can­cio­nes de nuestros ami­gos bo­rra­chos muer­tos. To­dos los ti­pos con los que so­lía­mos be­ber. Y la lla­ma­mos Holly­wood Vam­pi­res. Y Johnny, es un mag­ní­fi­co gui­ta­rris­ta. Es tan bueno co­mo cual­quie­ra. Joe Perry se unió po­co des­pués y de­ci­di­mos ha­cer un ál­bum co­mo tri­bu­to a nuestros com­pa­ñe­ros de bo­rra­che­ra. To­do em­pe­zó a en­ca­jar: Bob Ez­rin nos pro­du­ce, po­de­mos gra­bar en el es­tu­dio que tie­ne Johnny en su ca­sa, y la gen­te em­pe­zó a unir­se y co­la­bo­rar. Duff Mc­ka­gan, Da­ve Grohl… to­do el mun­do que­ría sa­lir en al­gún te­ma. Paul McCart­ney que­ría sa­lir. Mu­chas co­la­bo­ra­cio­nes, pe­ro la ban­da de di­rec­to, era un con­jun­to de rock muy só­li­do. Cuan­do Joe se pu­so ma­lo en un con­cier­to y tu­vo que ir­se tras la pri­me­ra can­ción, Johnny co­gió to­dos los so­los. To­có to­do lo que to­ca Joe, sin nin­gún pro­ble­ma. Eso fi­nal­men­te le de­mos­tró a la gen­te que Johnny no era so­lo un re­cla­mo pu­bli­ci­ta­rio, sino que es un gran gui­ta­rris­ta. Ni si­quie­ra pien­so en él co­mo un ac­tor, es el gui­ta­rris­ta de mi gru­po.

Con Holly­wood Vam­pi­res, co­mo co­men­tas, rin­des ho­me­na­je a to­dos esos ami­gos de bo­rra­che­ra fa­lle­ci­dos. Tu te re­cu­pe­ras­te de tu al­coho­lis­mo y otras adic­cio­nes ha­ce ya bas­tan­te y has ayu­da­do a mu­chos otros a su­pe­rar dis­tin­tas adic­cio­nes. In­clu­so re­ci­bis­te un pre­mio por ello en 2008 ¿Qué pien­sas hoy cuan­do re­cuer­das aque­llos años de al­cohol?

No cam­bia­ría na­da. Ser un al­cohó­li­co y dro­ga­dic­to fue una par­te im­por­tan­te de quien soy hoy en día. Es al­go im­por­tan­te que me su­ce­dió, gra­cias a ello me di cuen­ta de mis de­bi­li­da­des e hi­ce mu­chas co­sas creativas es­tan­do pues­to. Hi­ce mu­chos dis­cos bue­nos bo­rra­cho. Nun­ca vol­ve­ría a ello, por­que era ex­tre­ma­da­men­te des­truc­ti­vo fí­si­ca­men­te, pe­ro no pue­do ne­gar que es­cri­bí al­gu­nas co­sas fan­tás­ti­cas en­ton­ces. Pe­ro creo que des­de que es­toy so­brio he es­cri­to co­sas in­clu­so me­jo­res, me sien­to me­jor y doy me­jo­res con­cier­tos. Pe­ro nun­ca cam­bia­ría el he­cho de que fui un adic­to, es una par­te im­por­tan­te de mi cre­ci­mien­to men­tal, de quién soy hoy en día. Si la gen­te se me acer­ca y me di­ce “Ten­go un pro­ble­ma ¿pue­des ayu­dar­me?” les di­go “Ya es­tas a mi­tad de ca­mino. Dar­te cuen­ta de que tie­nes un pro­ble­ma es la mi­tad del ca­mino a re­sol­ver­lo” y le ayu­da­ría en lo que pu­die­ra. Pe­ro nun­ca iría a al­guien a de­cir­le “Tie­nes un pro­ble­ma”, por­que eso es ser so­lo un de­do acu­sa­dor o tra­tar de im­po­ner una au­to­ri­dad, no fun­cio­na y se­gu­ra­men­te ya hay al­guien ha­cién­do­lo.

¿Hay al­guien que te hu­bie­ra gus­ta­do par­ti­cu­lar­men­te que vi­nie­ra a pe­dir­te ayu­da?

Bueno, Da­ve Mus­tai­ne lo hi­zo y aho­ra es­tá com­ple­ta­men­te lim­pio. Fue una de las per­so­nas que qui­se ayu­dar y por suer­te el bus­có mi ayu­da. Pe­ro sí, hay mu­cha gen­te que oja­lá hu­bie­ra po­di­do ayu­dar, pe­ro mu­rie­ron an­tes de que pu­dié­ra­mos hablar del te­ma… No me pue­do creer por ejem­plo lo de Prince. No sa­bía que te­nía pro­ble­mas tan gra­ves de adic­ción. Y Ch­ris Cor­nell. Ch­ris y yo es­tá­ba­mos jun­tos en un par de co­sas y si hu­bie­ra sa­bi­do que es­ta­ba así, le ha­bría tra­ta­do de ayu­dar. Las adic­cio­nes y la de­pre­sión son co­sas muy di­fe­ren­tes. Sé có­mo ayu­dar a un adic­to por­que he pa­sa­do por ello y se có­mo fun­cio­na. La de­pre­sión es un monstruo di­fe­ren­te, pe­ro lo ha­bría in­ten­ta­do de cual­quier ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.