SO­ZIE­DAD AL­KOHO­LI­KA

So­zie­dad Al­koho­li­ka vuel­ve con otro nue­vo ál­bum y por ello Me­tal Hammer Es­pa­ña ha es­ta­do con la ban­da de Vi­to­ria pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano sus pró­xi­mos pa­sos, có­mo se en­cuen­tran y la opi­nión acer­ca de los te­mas can­den­tes que han li­ga­do a la po­lí­ti­ca y

Metal Hammer - - CONTENIDO 356 - TEX­TO: DANI BUENO FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRA­GA­DO

‘Sis­te­ma An­ti­so­cial’, vuestro nue­vo ál­bum, ya es­tá a la ven­ta. ¿Qué ex­pec­ta­ti­vas te­néis de es­te lan­za­mien­to?

Juan: Es­pe­re­mos que la gen­te com­par­ta nues­tra in­quie­tud y en­tu­sias­mo, que le lle­guen los te­mas, que les gus­ten co­mo a no­so­tros y lle­gue a la má­xi­ma pe­ña po­si­ble.

Jimmy: Es­ta­mos muy con­ten­tos de có­mo ha que­da­do y he­mos dis­fru­ta­do mu­cho ha­cién­do­lo.

Juan: Más que ex­pec­ta­ti­vas, te­ne­mos cu­rio­si­dad de ver có­mo reac­cio­na la gen­te con las can­cio­nes, có­mo fun­cio­nan en di­rec­to, y so­bre to­do mu­chas ga­nas de to­car.

Y a vo­so­tros, ¿qué os pa­re­ce?

Jimmy: Lo he­mos he­cho muy re­la­ja­dos, nos he­mos to­ma­do mu­cho tiem­po y no nos he­mos sen­ti­do pre­sio­na­dos. Con Mal­di­to (Re­cords) es­ta­mos muy con­ten­tos, nos han da­do mu­cha can­cha. Ellos que­rían que lo sa­cá­se­mos an­tes, pe­ro no nos han pre­sio­na­do na­da; les he­mos di­cho: “aca­ba­re­mos cuan­do aca­be­mos”. He­mos ido muy tran­qui­los ya que he­mos cam­bia­do de ba­te­ris­ta, que se le­sio­nó, y nos lo he­mos to­ma­do con cal­ma.

He­mos he­cho exac­ta­men­te lo que que­ría­mos, que ca­si nun­ca ha­bía­mos po­di­do ha­cer­lo. He­mos gra­ba­do en di­fe­ren­tes es­tu­dios pa­ra no te­ner pro­ble­mas de agen­das, por­que a ve­ces con­tra­tas un es­tu­dio y tie­nes de una fe­cha a otra y cuan­do se te aca­ba y no es­tás lle­gan­do vas con pri­sas, y esta vez no ha si­do así. Nos he­mos traí­do el es­tu­dio a nues­tra ca­sa has­ta que he­mos es­ta­do se­gu­ros de que la voz, gui­ta­rras, ba­te­rías han es­ta­do per­fec­tas, y es­ta­mos muy con­ten­tos.

El año que vie­ne S. A. cum­ple la frio­le­ra de 30 años so­bre los es­ce­na­rios. ¿Con qué dis­co os que­dáis de to­dos los pu­bli­ca­dos has­ta aho­ra?

Juan: Es co­mo de­cir con qué hi­jo te que­das. El pe­li­rro­jo, el de los ri­zos que pa­re­ce que vie­ne buen es­tu­dian­te, es­te que me va a ju­bi­lar… (en­tre ri­sas).

Jimmy: Siem­pre cuan­do ha­ce­mos un dis­co es­tás con ese úl­ti­mo, y aho­ra que­ría­mos ha­cer es­te dis­co. En ca­da mo­men­to nos han lle­na­do to­dos. Al prin­ci­pio no nos que­dá­ba­mos del to­do a gus­to por­que qui­zás no se te­nían to­dos los me­dios, y con es­te ca­si, qui­zás se acer­ca más por­que he­mos es­ta­do re­la­ja­dos.

Nun­ca he­mos he­cho un dis­co con­cep­tual sal­vo al­guno en di­rec­to o al­guno de ver­sio­nes… Es un con­jun­to de can­cio­nes que se jun­tan y editan. Hay te­mas que te gus­tan de uno y al­gu­nas de otros. No nos po­de­mos de­can­tar por uno por eso.

Co­mo ha­béis co­men­ta­do, en es­te tra­ba­jo se pue­den vis­lum­brar va­rios es­ti­los se­gún la can­ción. ¿Có­mo lle­váis a ca­bo la com­po­si­ción pa­ra que sean te­mas con dis­tin­tas in­fluen­cias den­tro de vuestro es­ti­lo per­so­nal?

Jimmy: El pro­ce­so es más o me­nos co­mo el de to­dos los gru­pos de rock y mú­si­ca con­ven­cio­nal. Sa­len unos riffs, se van mi­ran­do pa­ra jun­tar gui­ta­rras y ba­jos… Lo que es­tá cla­ro es que nun­ca pre­me­di­ta­mos por dón­de va a ir un te­ma o no, si va a ten­der a me­tal, a hard­co­re o lo que sea. Siem­pre nos sen­ti­mos có­mo­dos to­can­do, se ha­ce el pro­ce­so de la voz (te­má­ti­cas y de­más) y se va ha­cien­do. Juan: Nor­mal­men­te la mú­si­ca se ha­ce por un la­do y las le­tras por otro, pe­ro no siem­pre es así, y que a ve­ces ya tie­nes la le­tra he­cha y otras ve­ces te ba­sas en la mú­si­ca pa­ra es­cri­bir al­go que le va­ya más o te ba­sas en la me­lo­día… bá­si­ca­men­te es ir pe­gan­do ca­chos, con sen­ti­do.

¿Qué re­fle­xión ha­céis de to­dos los años del gru­po en la es­ce­na y de có­mo ha evo­lu­cio­na­do?

Jimmy: Te­ne­mos una suer­te del co­pón. Es un ofi­cio muy di­ver­ti­do y dis­fru­ta­mos mu­chí­si­mo. Ca­da vez he­mos lle­va­do más gen­te, to­ca­mos me­jor, y nos lo pa­sa­mos muy bien pe­se a los mo­men­tos os­cu­ros. Te­ne­mos mu­cha suer­te. La es­ce­na va cam­bian­do, sus cir­cuns­tan­cias, la in­dus­tria, las tec­no­lo­gías…

Juan: Al prin­ci­pio éra­mos más sal­va­jes y más pun­kis, y lue­go te lo vas to­man­do más en se­rio, te preo­cu­pas de me­jo­rar en eso y de apren­der… sal­va­je en el sen­ti­do de ir más a lo lo­co, sin fil­tro.

Jimmy: Nos preo­cu­pa­mos más de to­do el ma­te­rial que usa­mos, de los de­ta­lles, de que los con­cier­tos es­tén pre­pa­ra­dos, y eso es di­ver­ti­do, te lo pa­sas bien, y cuan­to me­jor lo ha­ces vas más se­gu­ro. Es una me­ta a la que no pen­sá­ba­mos lle­gar. Pen­sá­ba­mos: “¿den­tro de dos años qué va­mos a ha­cer?”, y ya lle­va­mos 30.

Vol­vien­do a ‘Sis­te­ma An­ti­so­cial’, ha­béis con­ta­do con Mark Gree­nway, de Na­palm Death, pa­ra com­ple­men­tar la voz de “Po­li­cías en Ac­ción”. ¿Có­mo va­lo­ráis esta co­la­bo­ra­ción pa­ra vo­so­tros y pa­ra la ban­da en con­jun­to?

Jimmy: Na­palm Death siem­pre ha sig­ni­fi­ca­do mu­cho pa­ra no­so­tros. Uno de los pri­me­ros con­cier­tos que hi­ci­mos fue con ellos en Do­nos­ti. Ya he­mos to­ca­do mu­chas ve­ces y les he­mos vis­to mi­les de ve­ces, y son un re­fe­ren­te mu­si­cal e ideo­ló­gi­ca­men­te por­que son un gru­po muy com­pro­me­ti­do. Con las can­cio­nes que íba­mos ha­cien­do, ha­bía al­gu­na en la que pen­sá­ba­mos que en­ca­ja­ba muy bien su voz y có­mo te­ne­mos cier­ta re­la­ción y ami­gos co­mu­nes se lo di­ji­mos y él es­ta­ba en­can­ta­do. Le di­ji­mos que si pre­fe­ría en in­glés o en cas­te­llano, y di­jo que en cas­te­llano, que ha­bía vi­vi­do en Ma­llor­ca. Pa­ra no­so­tros es un or­gu­llo que un gru­po que sig­ni­fi­ca tan­to pa­ra no­so­tros ha­ya co­la­bo­ra­do.

Juan: Él gra­bó en In­gla­te­rra, así que tam­po­co he­mos te­ni­do la con­vi­ven­cia del es­tu­dio pa­ra tra­ba­jar con él. Hoy en día es más fá­cil man­dar­lo, co­sa que an­tes era ca­si imposible, y las co­la­bo­ra­cio­nes se ha­cen así a dis­tan­cia, lo más có­mo­do pa­ra él en es­te ca­so.

Jimmy: Es una co­sa im­por­tan­te tan­to Bar­ney co­mo la gen­te de Ar­ka­da So­cial, Ma­gu y Odei, y Ro­ber­to (S. A.), el ba­te­ris­ta, que ha co­la­bo­ra­do con los co­ros. No he­mos for­za­do me­ter co­la­bo­ra­cio­nes, nos cua­dra­ba, les he­mos di­cho, y he­mos aca­ba­do to­dos muy con­ten­tos.

Es­te ha si­do el pri­mer dis­co que gra­ba Al­fred a la ba­te­ría. ¿Có­mo ha re­per­cu­ti­do es­to al so­ni­do del gru­po y a vo­so­tros per­so­nal­men­te?

Jimmy: En su es­ti­lo, se no­ta que no to­ca Ro­ber­to. To­ca di­fe­ren­te, pe­ro el es­pí­ri­tu de las can­cio­nes lo ha res­pe­ta­do mu­cho. No es que quie­ra to­car co­mo Ro­ber­to, ni mu­cho me­nos, y ha apor­ta­do su es­ti­lo. Vie­ne del jazz y del me­tal ex­tre­mo. He­mos no­ta­do la se­gu­ri­dad que apor­ta en los di­rec­tos, por­que es una má­qui­na, y en el dis­co se re­fle­ja su for­ma de ha­cer breaks y di­fe­ren­tes mo­vi­das. Se ve, y es en­ri­que­ce­dor pa­ra no­so­tros. No es co­mo Ro­ber­to, es di­fe­ren­te, y es­tá bien.

En 2015 os can­ce­la­ron vuestro con­cier­to en Madrid. Con el cambio de go­bierno en la ciu­dad, ¿veis po­si­bi­li­da­des reales de po­der to­car por fin en la ca­pi­tal?

Juan: Po­si­bi­li­da­des ha­brá. Va­mos a in­ten­tar ve­nir co­mo siem­pre. Hay po­cas sa­las que es­tén dis­pues­tas a ju­gár­se­la. Se su­po­ne que aho­ra es­tá go­bierno del cambio, pe­ro las pre­sio­nes que pue­den su­frir las sa­las pue­den ser un po­co os­cu­ras, un sis­te­ma se­mi­ma­fio­so de ame­na­zas que no sabemos si cam­bia­rá. En cual­quier la­do en el que les ape­tez­ca y que ten­gan ga­nas de es­cu­char un po­co de rui­do, a no­so­tros nos pa­re­ce bien, es­pe­re­mos que es­te año sí se pue­da, se­ría un buen sín­to­ma de que se es­tán nor­ma­li­zan­do las co­sas.

Jimmy: Aho­ra te­ne­mos otra “es­pe­ran­za” di­fe­ren­te en Madrid. Des­de que em­pe­za­mos he­mos to­ca­do mu­chas ve­ces en Madrid siem­pre sin nin­gún pro­ble­ma. Te­ne­mos mu­chos ami­gos y nos sen­ti­mos muy a gus­to con la gen­te de Madrid. Es muy tris­te que no pue­dan ver­nos tran­qui­la­men­te co­mo a cual­quier otro gru­po, pe­ro se­gui­re­mos in­ten­tán­do­lo. De mo­men­to no es­tá tan cla­ro, por­que hay gen­te que se la jue­ga un po­co más por lle­var­nos, ve­re­mos.

Y en re­fe­ren­cia a to­do el re­vue­lo cau­sa­do por el te­ma de Cé­sar Straw­berry (Def Con Dos), ¿qué opi­nión te­néis?

Jimmy: Que es un desas­tre. Las li­ber­ta­des es­tán re­tro­ce­dien­do, y pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro ca­da vez se pue­de coar­tar más la li­ber­tad de po­ner tuits, que en un ám­bi­to pri­va­do re­la­ti­va­men­te. En su épo­ca, Si­nies­tro To­tal po­día ha­cer bro­mas so­bre Ca­rre­ro Blan­co u otras co­sas, y no ha­bía nin­gún pro­ble­ma, pe­ro aho­ra te en­fren­tas a ir a la cár­cel. Se es­tán re­tro­ce­dien­do en las li­ber­ta­des so­cia­les y de ex­pre­sión. Se hi­zo la ley Mor­da­za pa­ra ta­par la bo­ca a gen­te que pien­sa un po­co di­fe­ren­te, so­bre to­do a gen­te de iz­quier­das que tie­ne ideas más so­cia­les o so­cia­lis­tas. Es una pe­na.

Juan: Es una abe­rra­ción. Es una in­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­ca en la que es­ta­mos vol­vien­do pa­ra atrás y los he­re­de­ros de la dic­ta­du­ra es­tán ha­cien­do una dic­ta­du­ra 2.0, la nue­va ver­sión, en­cu­bier­ta po­nién­do­le un la­zo, en la que hay una per­se­cu­ción ideo­ló­gi­ca cla­rí­si­ma. Mol­dean las le­yes a su ca­pri­cho pa­ra im­pe­dir que la gen­te que no pien­sa co­mo ellos se ex­pre­se y que sus ideas lle­guen a los de­más. Per­si­guen al hu­mor y cri­mi­na­li­zan to­do ti­po de ex­pre­sión sin nin­gún pu­dor y pi­den pe­nas mu­cho más gra­ves pa­ra de­li­tos co­mo co­rrup­ción o crí­me­nes mu­cho más exa­ge­ra­dos. Así es el mo­de­lo PP. Quie­ren dar lec­cio­nes de otros paí­ses y aquí hay pre­sos po­lí­ti­cos, gen­te a la que se quie­re en­car­ce­lar por lo que pien­sa, pe­ro na­die di­ce na­da de Fe­li­pe Gon­zá­lez.

Jimmy: Ven­den la li­ber­tad por un la­do de com­prar mier­das en Ama­zon/Me­diaMarkt o ver mil ca­na­les de televisión ab­sur­dos, pe­ro por otro la­do no de­jan ex­pre­sar­se y hablar. Cho­rra­das… no pue­des de­cir na­da, y si te sa­les un po­co del ties­to te la es­tás ju­gan­do. Les va­le pa­ra es­car­men­tar y pa­ra ta­par, lo de Cé­sar, lo de no­so­tros. La gen­te se pien­sa qué de­cir. En la pren­sa y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se au­to­cen­su­ran los pe­rio­dis­tas, por­que si es­tás tra­ba­jan­do en un me­dio no pue­des de­cir cual­quier co­sa por­que te vas a la calle. Es una for­ma de coar­tar las li­ber­ta­des. Hay gen­te que lo es­tá vien­do, y al­gu­nos nos re­mo­ve­mos pa­ra al­zar un po­co la voz. Po­co más po­de­mos ha­cer.

Es­te año es­táis pre­sen­tes en los fes­ti­va­les más im­por­tan­tes de Es­pa­ña. ¿Có­mo afron­táis esta res­pon­sa­bi­li­dad de ser de los ca­be­zas na­cio­na­les en es­te ti­po de even­tos?

Jimmy: Con irres­pon­sa­bi­li­dad ab­so­lu­ta por­que nos la su­da bas­tan­te. No nos te­ne­mos a no­so­tros mis­mos co­mo que so­mos ca­be­zo­nes de car­tel ni na­da. No­so­tros so­mos no­so­tros. Res­pe­ta­mos igual a los gru­pos de aquí que de allá, va­mos a pa­sár­nos­lo bien, a to­car y a que la gen­te se lo pa­se bien y no pen­sa­mos en esas co­sas.

Íñi­go: Es igual que cuan­do to­ca­mos en gaz­tet­xes y es lo mis­mo, pro­ba­mos so­ni­do igual que en un fes­ti­val.

Juan: No va­mos a ha­cer dis­tin­ción en­tre cual­quier con­cier­to en una sa­la o en un fes­ti­val. Que­re­mos ha­cer un buen di­rec­to y en cual­quier si­tio te­ne­mos las mis­mas ga­nas.

Jimmy: No te­ne­mos nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad, so­bre to­do con no­so­tros mis­mos por­que que­re­mos ha­cer­lo bien y pa­ra que la gen­te que quie­re ver­nos dis­fru­te con no­so­tros en to­dos los ám­bi­tos. En los fes­ti­va­les gran­des se dis­fru­ta de una ma­ne­ra, mo­la to­car con equi­pos muy to­chos, y la cer­ca­nía de los fes­ti­va­les pe­que­ños nos gus­ta mo­go­llón y nos lo pa­sa­mos muy bien.

¿Po­déis ade­lan­tar­nos al­gún con­cier­to que sor­pren­da a vuestros se­gui­do­res (o no) pró­xi­ma­men­te?

Jimmy: Cuan­do aca­be el ve­rano (y sus fes­ti­va­les) ha­re­mos sa­las pe­que­ñas por­que nos gus­ta to­car pa­ra nues­tro pú­bli­co de ma­ne­ra más ex­clu­si­va, y del mis­mo mo­do ir a La­ti­noa­mé­ri­ca por­que mu­chí­si­ma gen­te nos si­gue y nos lo pa­sa­mos muy bien. Pa­re­ce to­do ca­chon­deo, pe­ro es así. Ce­rra­do no hay na­da, pe­ro nues­tra idea es esa y pa­ra el in­vierno que vie­ne ha­cer más sa­las e ira La­ti­noa­mé­ri­ca.

¿Có­mo veis el pa­no­ra­ma ac­tual de ban­das emer­gen­tes de me­tal en Es­pa­ña?

Jimmy: Siem­pre sa­le gen­te nue­va que ha­ce co­sas nue­vas y no nue­vas, pe­ro es­tá bien. No­so­tros ya he­mos da­do la vuel­ta al mar­ca­dor, he­mos vis­to a unos sa­len otros… es­tá bien. Aho­ra es di­fí­cil por­que hay más gru­pos que nun­ca, pe­ro es más com­pli­ca­do sa­car la ca­be­za. No es so­lo el ro­llo es­ta­tal, vie­nen to­dos los gui­ris y com­pi­tes con ellos, es una es­ce­na enor­me. Cuan­do em­pe­za­mos, los gru­pos que nos in­fluían eran di­fí­cil de ver, no ve­nían mu­cho. Aho­ra sa­car la ca­be­za con tan­tos con­cier­tos, fes­ti­va­les y de­más es di­fí­cil, aun­que ten­gan bue­nas ideas. No­so­tros es­ta­mos muy con­ten­tos, to­ca­mos con Cri­six, An­ge­lus Apa­tri­da, So­mas Cu­re… se ve que hay mu­cha ca­li­dad, la gen­te to­ca me­jor, pe­ro es com­pli­ca­do pa­ra ellos. No­so­tros sacamos un dis­co y mu­chos me­dios se in­tere­san, pe­ro pa­ra las ban­das nue­vas es mu­cho más com­pli­ca­do. Es­tás en In­ter­net, pue­de ac­ce­der a ti to­do el mun­do, pe­ro hay tan­tos…

La pi­ra­te­ría ha in­flui­do mu­cho en el desa­rro­llo de la in­dus­tria en los úl­ti­mos años. ¿En qué se ha te­ni­do que rein­ven­tar So­zie­dad Al­koho­li­ka pa­ra adap­tar­se al mer­ca­do?

Jimmy: Ab­so­lu­ta­men­te na­da. Aho­ra se asu­me que la pro­duc­ción de un dis­co no se recupera así co­mo así. No se ven­den dis­cos ni se tie­ne una in­dus­tria que se mue­va y te apo­ye por­que no hay so­por­te, pe­ro por otra par­te nos in­tere­sa que nues­tra mú­si­ca se di­fun­da y aho­ra se lle­ga a más gen­te que nun­ca. A mí que la gen­te se ha­ya des­car­ga­do la can­ción gra­tis, que ten­gan el dis­co, que es­té en Spo­tify, iTu­nes… son di­fe­ren­tes me­dios, le­ga­les o ile­ga­les eso ya… la reali­dad es que lle­ga­mos a mu­cha gen­te a la que an­tes no lle­gá­ba­mos.

Nues­tro ám­bi­to más fuer­te son los con­cier­tos. Ahí to­ca­mos nues­tras can­cio­nes y ahí no nos ha in­flui­do en na­da, es más fá­cil di­vul­gar de he­cho pa­ra cuan­do vas a to­car a un si­tio. Nos in­flu­yó por­que te­nía­mos un se­llo dis­co­grá­fi­co que tu­vo que ce­rrar, pe­ro con na­tu­ra­li­dad, lo que es al gru­po no ha in­flui­do, se­gui­mos igual.

Que la can­ción lle­gue de for­ma ile­gal o no nos da igual. En las des­car­gas le­ga­les, con 25 mi­llo­nes a lo me­jor ves al­go, pe­ro no­so­tros nos mo­ve­mos por los con­cier­tos. Lo de las dis­co­grá­fi­cas es muy ines­ta­ble, no es co­mo an­tes en las que mu­chos eran ca­si fun­cio­na­rios. En­tra­bas a Uni­ver­sal, Sony… pe­ro ya ni eso, no hay in­dus­tria, so­lo hay al­gu­nos arries­ga­dos co­mo Mal­di­to Re­cords y de­más que se la juegan y tra­ba­jan mu­cho pa­ra mo­ver a gru­pos.

¿Cuál creéis que es el fu­tu­ro pa­ra pros­pe­rar en la in­dus­tria mu­si­cal en unos años?

Juan: Plataformas en las que se co­bra­rá una cuo­ta por es­cu­char mú­si­ca co­mo pa­sa con el ci­ne o la televisión, don­de se ofre­cen un mon­tón de con­te­ni­dos.

Jimmy: Lo que a lo me­jor cam­bia es el te­ma de los dis­cos. Apar­te del for­ma­to fí­si­co, lo de 12/15 can­cio­nes, sino que se edi­ta­rán can­cio­nes, no co­mo an­tes que un LP/CD era una obra com­ple­ta, sino que ca­da vez se tien­de a eso, mu­chas ve­ces no­te des­car­gas el dis­co com­ple­to con las play­lists y de­más. Mu­chas ban­das ya tien­den a ha­cer eso, en cuan­to tie­nen tres o cua­tro te­mas se sa­can y no se es­pe­ra a te­ner un LP. Se va a se­guir ha­cien­do mu­cha mú­si­ca y la glo­ba­li­za­ción ha­ce que con la gran com­pe­ten­cia que hay, gru­pos pe­que­ños sin mu­cho apo­yo lo tie­nen muy di­fí­cil y hay que en­ca­jar en las cir­cuns­tan­cias. Las re­des se com­pra­rán unas a otras y se­rán to­do uno. Des­apa­re­ce­rá lo fí­si­co, y la obras co­mo dis­cos de­sa­pa­re­ce­rán.

Juan: Tam­bién sur­gi­rán for­mas al­ter­na­ti­vas, apar­te de las plataformas más po­de­ro­sas, pe­ro tam­bién ha­brá otros ca­na­les, pe­ro la ma­ne­ra de es­cu­char va a ser así.

Y pa­ra con­cluir, ¿qué ob­je­ti­vo os mar­cáis pa­ra lo que res­ta de 2017?

Jimmy: Ha­cer los con­cier­tos lo me­jor po­si­ble.

Juan: Pre­pa­rar el re­per­to­rio bien y to­car to­do lo que se pue­da y dar la ta­ba­rra.

Jimmy: Pa­ra mí pri­me­ro lo de ha­cer­lo bien y lue­go lo de dar la ta­ba­rra y pi­llar unas bo­te­llas de anís del mono (en­tre ri­sas).

Juan: Pre­sen­tar el dis­co y ha­cer el nue­vo re­per­to­rio. Jimmy: He­mos cam­bia­do el sis­te­ma téc­ni­co de am­pli­fi­ca­do­res, lu­ces y de­más his­to­rias, por lo que ha­cer el es­pec­ta­cu­li­llo nue­vo pa­ra que sea un po­co di­fe­ren­te, to­car bien y ha­cer los bo­los co­mo Dios man­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.