AGNOSTIC FRONT SIN TRE­GUA

Metal Hammer - - ENTREVISTA - TEX­TO: DANI BUENO FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRAGADO

Han pa­sa­do dos años des­de el úl­ti­mo dis­co de Agnostic Front, ¿pa­ra cuán­do po­de­mos va­ti­ci­nar el pró­xi­mo?

Es­pe­ro que el año que vie­ne. He­mos es­ta­do tra­ba­jan­do en el nue­vo ál­bum, te­ne­mos lis­tas cin­co o seis can­cio­nes, por lo que si to­do va bien pa­ra 2018 ha­brá al­go nue­vo.

¿Qué nos pue­des con­tar acer­ca de es­te nue­vo tra­ba­jo? ¿Có­mo lo com­pa­ra­rías con ‘The Ame­ri­can Dream Died’?

Es una pre­gun­ta di­fí­cil de con­tes­tar aho­ra mis­mo. No sa­bría com­pa­rar­lo exac­ta­men­te por­que lle­va­mos unas po­cas can­cio­nes y po­dría cam­biar en­se­gui­da. Es­ta­mos cen­tra­dos en se­guir la ra­ma de ‘The Ame­ri­can Dream Died’ con can­cio­nes fre­né­ti­cas, lo­cas y con bue­nas me­lo­días.

El úl­ti­mo dis­co en di­rec­to y DVD de Agnostic Front salió en 2012. ¿Hay pla­nes de con­ti­nuar con al­go nue­vo en es­ta lí­nea?

El RESURRECTION FEST sir­vió pa­ra que una de las ban­das pio­ne­ras del hard­co­re en el mun­do, AGNOSTIC FRONT, de­lei­ta­se a los asis­ten­tes con un con­cier­to de los me­jo­res de la úl­ti­ma jor­na­da del fes­ti­val, y pa­ra apro­ve­char la vi­si­ta de los nor­te­ame­ri­ca­nos, ME­TAL HAMMER ES­PA­ÑA en­tre­vis­tó en ex­clu­si­va a su vo­ca­lis­ta RO­GER MIRET, que nos ha­bla del fu­tu­ro pró­xi­mo del gru­po y de la es­ce­na actual.

Aun­que se pu­bli­có re­cien­te­men­te, el con­cier­to es de 1995, pe­ro de to­dos mo­dos nun­ca se sa­be. Te­ne­mos mu­chas co­sas pró­xi­ma­men­te an­tes del nue­vo ál­bum, co­mo el li­bro que he es­cri­to o la pe­lí­cu­la de Agnostic Front a fi­na­les de año, y creo que la gen­te es­ta­rá con­ten­ta de ver­lo to­do.

En 2015 lan­zas­teis ‘The Ame­ri­can Dream Died’ y ni dos años des­pués Do­nald Trump se con­vir­tió en el nue­vo presidente. Fue un tí­tu­lo pro­fé­ti­co des­pués de to­do, ¿qué pien­sas so­bre es­to?

Si lo pien­sas, ‘The Ame­ri­can Dream Died’ es un ál­bum muy re­le­van­te, ha­bla de có­mo va la co­sa hoy en día. Pre­di­ji­mos el fu­tu­ro co­mo si fué­ra­mos bru­jas gi­ta­nas hard­co­re­tas: es­to es lo que pa­sa­rá y es­to es lo que ha pa­sa­do. En cual­quier ca­so, tan­to Do­nald Trump co­mo Hi­lary Clin­ton son ma­los y no son pa­ra mí de nin­gu­na ma­ne­ra. De to­dos mo­dos, es aco­jo­nan­te que Do­nald Trump sea presidente, es una lo­cu­ra.

Mu­chos gru­pos de hard­co­re tie­nen con­te­ni­do so­cial y po­lí­ti­co en sus le­tras. ¿Es una ne­ce­si­dad en es­te mo­vi­mien­to mos­trar la in­con­for­mi­dad con có­mo va el mun­do?

He­mos tra­ta­do cau­sas so­cia­les in­jus­tas y po­lí­ti­cas so­cia­les que se de­be­rían im­plan­tar des­de las ba­ses, pe­ro no que­re­mos ha­blar tan­to de es­to por­que so­mos mú­si­cos, no po­lí­ti­cos. Aun así, he­mos ha­bla­do de ma­las po­lí­ti­cas y de la po­lí­ti­ca en ge­ne­ral en ‘The Ame­ri­can Dream Died’, y es im­por­tan­te, so­bre to­do en las ban­das de punk y hard­co­re que lo abar­can ca­si siem­pre. Dar un to­que so­bre la mier­da que hay que cam­biar y arre­glar se en­cuen­tre opre­sión o no, en eso se ba­sa el hard­co­re tam­bién.

Des­pués de ca­si 30 años en ac­ti­vo, ¿de dón­de ob­tie­nes la ener­gía pa­ra se­guir ac­tuan­do no­che tras no­che?

La ener­gía es fá­cil pa­ra mí por­que sien­to mi mú­si­ca den­tro de mi cuer­po. Es un ti­po de li­be­ra­ción en la que sien­tes to­do. To­do lo que plas­mo en las le­tras es muy in­ten­so pa­ra mí, por lo que la ener­gía es una par­te sim­ple en mi ca­so. En­con­trar nue­vo ma­te­rial so­bre el que com­po­ner a ve­ces es di­fí­cil, pe­ro no tan­to por­que soy un hom­bre fe­liz hoy por hoy. Ten­go a mi fa­mi­lia y no lo vi­vo co­mo ha­ce 35 años, no obs­tan­te, to­do lo que ten­go que ha­cer es ver las no­ti­cias y así com­pro­bar có­mo van las co­sas, lo que me ins­pi­ra a es­cri­bir can­cio­nes.

Tras tan­to tiem­po en la pa­les­tra, ¿el mo­do de com­po­ner ha cam­bia­do?

Cla­ro que ha cam­bia­do, aho­ra vi­vi­mos se­pa­ra­dos, no es­toy en Nue­va York des­de ha­ce on­ce años, que me mu­dé a Ari­zo­na. Aho­ra es­cri­bi­mos nues­tro ma­te­rial y nos lo man­da­mos en­tre no­so­tros por In­ter­net. Cuan­do es­ta­mos uni­dos pa­ra gra­bar o nos jun­ta­mos lo ve­mos y cam­bia­mos al­gu­nas co­sas, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es un pro­ce­so dis­tin­to de com­po­si­ción res­pec­to a nues­tros ini­cios, des­de lue­go.

Hoy to­cáis en el Resurrection Fest. ¿Pre­fie­res fes­ti­va­les o sa­las?

Pre­fie­ro las sa­las. Son más per­so­na­les, ín­ti­mas y di­rec­tas con tu au­dien­cia. Los fes­ti­va­les son ge­nia­les por­que ha­ces nue­vos ami­gos y con­si­gues afi­cio­na­dos, por su­pues­to; sin em­bar­go, hay co­mo una ba­rri­ca­da que se­pa­ra al se­gui­dor de Agnostic Front en un fes­ti­val que al de una sa­la. Hay sen­sa­cio­nes di­fe­ren­tes del gru­po y del am­bien­te, pue­des ha­cer que la gen­te co­ree tus can­cio­nes, y en un fes­ti­val es más com­pli­ca­do. En un fes­ti­val se des­cu­bren mu­chas ban­das, lo que es­tá muy bien, pe­ro pa­ra to­car me que­do con al­go más per­so­nal con nues­tros fans.

Fuis­teis una de las pri­me­ras ban­das en un mo­vi­mien­to na­ci­do ha­ce cer­ca de 40 años. ¿Có­mo ves la es­ce­na actual? ¿Hay gru­pos pa­ra con­ti­nuar es­te le­ga­do? o, por el con­tra­rio, ¿de­be­ría ha­ber un nue­vo mo­vi­mien­to so­bre có­mo es­tá el mun­do a día de hoy?

Por su­pues­to, siem­pre hay al­guien que pue­de pro­se­guir con es­te le­ga­do. Nues­tro le­ga­do es eterno. La en­tra­da que tu­vi­mos en el hard­co­re de Nue­va York y Es­ta­dos Uni­dos es di­rec­ta, y cuan­do pien­sas en gru­pos de los ini­cios de es­te es­ti­lo te vie­nen a la ca­be­za Agnostic Front, Dead Ken­nedys, Black Flag, Mis­fits… son ban­das que es­tán fi­ja­das co­mo crea­do­ras del mo­vi­mien­to y siem­pre van a es­tar ahí. A día de hoy es di­fe­ren­te. Cla­ro que hay más gru­pos, más ma­te­rial, un mo­vi­mien­to más gran­de y por tan­to una es­ce­na ma­yor. An­tes era mi épo­ca, mi fiesta, y fue cuan­do yo lo dis­fru­té; aho­ra pue­de ser dis­tin­to, pe­ro tam­bién hay ese ro­llo, y hay ban­das muy bue­nas. To­do lo que di­go es que, si eres un gru­po nue­vo, apa­sió­na­te en ello, no uses el hard­co­re co­mo un tram­po­lín. Es­to es a lo que per­te­ne­ces si es­tás aquí; dis­fru­ta, es un gran lu­gar don­de es­tar, es una fa­mi­lia.

Mu­si­cal­men­te ha­béis si­do con­si­de­ra­dos co­mo pio­ne­ros del cros­so­ver/hard­co­re… ¿dón­de en­con­tráis ins­pi­ra­ción pa­ra vues­tra mú­si­ca?

En la ac­tua­li­dad hay que re­ci­clar­se, y más con las nue­vas ten­den­cias del hard­co­re que han sur­gi­do, así que lo que ha­ce­mos es mi­rar atrás en el tiem­po pa­ra ver qué he­mos he­cho y tra­ta­mos de bus­car nue­vo ma­te­rial que nos gus­te pa­ra re­ci­clar­nos a no­so­tros mis­mos.

¿Có­mo per­ci­bes la si­tua­ción de la mú­si­ca en la par­te del ne­go­cio, pla­ta­for­mas de re­pro­duc­ción y ese la­do de la in­dus­tria?

No me preo­cu­po mu­cho por­que no es­toy en ese la­do de la mú­si­ca; soy mú­si­co. El la­do co­mer­cial de las des­car­gas di­gi­ta­les y de­más pue­de da­ñar tan­to a los gru­pos pe­que­ños co­mo a gran­des de la ta­lla de Me­ta­lli­ca, aun­que a ellos me­nos por­que les van a com­prar to­do, sin em­bar­go, siem­pre he pen­sa­do que ad­qui­rir mú­si­ca por uno mis­mo es ne­ce­sa­rio, da igual có­mo, no me im­por­ta có­mo se con­si­ga, es pa­ra la gen­te. Es­ta­ría bien apo­yar y que to­do el mun­do se in­vo­lu­cre en la crea­ción del dis­co des­de que se gra­ba has­ta que se lle­va a una dis­co­grá­fi­ca ya que se ha­ce al­go es­pe­cial pa­ra que lle­gue al pú­bli­co.

Y, pa­ra ter­mi­nar, ¿po­drías de­di­car­les unas palabras a los lec­to­res de ME­TAL HAMMER ES­PA­ÑA?

Gra­cias por el apo­yo a lo lar­go de tan­tos años, por es­cu­char mi mú­si­ca y mi ban­da, sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra mí. So­mos hard­co­re­tas im­pli­ca­dos, vi­vi­mos por ello y que­re­mos que es­téis con no­so­tros y que creáis en el hard­co­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.