In­va­sion ro­ma­na

Ha­bla­mos con los ro­ma­nos ADE so­bre su ac­tua­li­dad y pla­nes de fu­tu­ro, re­pa­san­do su úl­ti­mo tra­ba­jo “Cart­ha­go De­len­da Est”, sus fuen­tes de ins­pi­ra­ción y su fi­cha­je por Xtreem Mu­sic.

Metal Hammer - - ENTREVISTA - TEX­TO FO­TO­GRA­FÍA : UNAI ENDEMAÑO

¿Có­mo pre­sen­ta­ríais a la au­dien­cia es­pa­ño­la, la mú­si­ca de ADE?

ADE es un proyecto que na­ció en 2007, con la in­ten­ción de mez­clar el Death Me­tal mo­derno, con la his­to­ria épi­ca que re­si­de tras nues­tra pa­tria, y con las in­fluen­cias mu­si­ca­les de aquel pe­río­do: El Im­pe­rio ro­mano. Que­re­mos re­crear y su­mer­gir al oyen­te en la gloria de aque­llos tiem­pos, tiem­pos de ba­ta­llas épi­cas con­tra miles de ejér­ci­tos, due­los de maes­tros de la gue­rra co­mo Aní­bal o Sci­pio, y de fa­mo­sos gla­dia­do­res co­mo Es­par­ta­co. Tam­bién tra­ta­mos de con­tar la his­to­ria de nues­tra ciu­dad, a tra­vés de sus mi­tos y sus dio­ses, usan­do siem­pre que po­de­mos, el la­tín pa­ra am­pliar el efec­to. Pa­ra ha­cer es­to, fun­da­mos nues­tros con­cep­tos so­bre li­bros de his­to­ria y tex­tos an­ti­guos, a la vez que nos apo­ya­mos en la mú­si­ca fol­klo­ri­ca del proyecto “Sy­nau­lia”, obra del arqueólogo Wal­ter Maio­li, quien des­cu­brió y re­creó la au­tén­ti­ca mú­si­ca que se in­ter­pre­ta­ba en la Ro­ma clá­si­ca. Eso lo mez­cla­mos con in­fluen­cias más mo­der­nas co­mo NI­le o Sep­tic Flesh, por ci­tar dos tan so­lo.

Pa­ra no­so­tros, es im­por­tan­te re­cor­dar la gloria de nues­tra his­to­ria pa­sa­da, y ali­men­tar el in­te­rés de ter­ce­ros, por las ri­ca cul­tu­ra que siem­pre ha exis­ti­do en nues­tro pue­blo, al tiem­po que to­ca­mos un bru­tal Death Me­tal. No­so­tros real­men­te es­pe­ra­mos que os gus­te, ya que Es­pa­ña fue una de las más im­por­tan­tes co­lo­nias del im­pe­rio Ro­mano. Com­par­ti­mos la mis­ma his­to­ria y ob­via­men­te te­ne­mos las mis­mas raí­ces.

“Cart­ha­go De­len­da Est” ha­bla de la fi­gu­ra de Ani­bal, el fa­mo­so con­quis­ta­dor ¿Os ha re­sul­ta­do com­pli­ca­do des­cri­bir ade­cua­da­men­te, a un per­so­na­je tan in­trin­ca­do?

¡Re­sul­tó un re­to in­tere­san­te! Siem­pre he si­do un aman­te de la his­to­ria clá­si­ca, so­bre to­do de las ba­ta­llas fa­mo­sas y de los due­los de los co­man­dan­tes ce­le­bres. Cuan­do de­ci­di­mos en­fo­car nues­tro ter­cer tra­ba­jo en las Gue­rras Pú­ni­cas, re­sul­tó inevi­ta­ble es­cri­bir so­bre sus prin­ci­pa­les protagonistas, y por en­ci­ma de to­dos ellos, so­bre­sa­lía la fi­gu­ra del fa­mo­so Ani­bal. Pa­ra es­cri­bir las le­tras, me ba­sé en es­cri­tos de Ti­to Li­vio, li­bros de la uni­ver­si­dad, y en pá­gi­nas web so­bre téc­ni­cas bé­li­cas co­mo” Ars be­lli­ca“, tra­tan­do de en­ten­der su ge­nio, sus mo­ti­va­cio­nes y tam­bién su par­te más hu­ma­na. Nues­tra in­ten­ción siem­pre ha si­do no so­nar co­mo un li­bro del co­le­gio, cen­trán­do­nos tam­bién en la men­te de los protagonistas, sus mie­dos y du­das, cons­tan­te­men­te en lu­cha con ellos mis­mos y siem­pre con la in­ter­pre­ta­ción Death Me­tal. Es­te tra­ba­jo ha du­ra­do al­go más de un mes, y he ter­mi­na­do muy or­gu­llo­so de él. Al­gu­nas ve­ces he­mos te­ni­do a gen­te pi­dién­do­nos postear par­tes de nues­tras le­tras en nues­tras re­des so­cia­les, e in­clu­so hu­bo un fan que se ta­tuó una par­te de nues­tras le­tras en su pro­pio cuer­po, lo cual es in­creí­ble, y cree­mos que con­fir­ma la idea de que he­mos he­cho un buen tra­ba­jo.

¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias en­tre vues­tro se­gun­do ál­bum “Spar­ta­cus” y es­te “Cart­ha­go De­len­da Est”?

An­te to­do, la esen­cia épi­ca. Co­mo di­je an­tes, rea­li­za­mos

un tra­ba­jo mu­cho más ex­ten­so, in­ves­ti­gan­do las fuen­tes, y tra­tan­do de te­ner un so­ni­do mu­cho más in­mer­si­vo. Pa­ra lle­var es­to a ca­bo, tu­vi­mos la co­la­bo­ra­ción de Ric­car­do Stu­der de Storm­lord, que es un gran com­po­si­tor or­ques­tal, y fue ca­paz de rea­li­zar un tra­ba­jo asom­bro­so. En­ten­dió a las mil ma­ra­vi­llas lo que que­ría­mos. Al es­cu­char el ál­bum, sien­tes las trom­pe­tas, las per­cu­sio­nes y los coros, con una or­ques­ta en­te­ra que es ca­paz de” to­car el co­ra­zón” de un mo­do agre­si­vo me­tá­li­co. Ric­car­do se preo­cu­pa mu­cho del so­ni­do fi­nal de la mez­cla, y es­to tie­ne un im­pac­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co en el pro­duc­to re­sul­tan­te.

Con “Cart­ha­go De­len­da Est” qui­si­mos crear un ál­bum bas­tan­te más ex­tre­mo que su pre­de­ce­sor y más téc­ni­co. Tam­bién ha si­do im­por­tan­te el he­cho de con­tar con un nue­vo can­tan­te que ha apor­ta­do, más gu­tu­ra­les, vo­ces más pro­fun­das y más vio­len­tas. Nos ha per­mi­ti­do ex­ten­der mu­cho más nues­tra pro­pues­ta

¿Có­mo sur­gió lo de fi­char por una com­pa­ñía es­pa­ño­la co­mo Xtreem Mu­sic? ¿Tu­vie­ron al­go que ver las raí­ces me­di­te­rrá­neas?

No exac­ta­men­te (ri­sas). Les co­no­ci­mos por nues­tros com­pa­trio­tas Hour Of Pe­nan­ce, quie­nes es­tu­vie­ron con ellos un par de años. No­so­tros co­no­cía­mos sus mo­vi­mien­tos así co­mo las ban­das que te­nían en plan­ti­lla, así que de­ci­di­mos co­la­bo­rar con ellos. Hi­cie­ron un tra­ba­jo in­creí­ble, del que es­ta­mos fran­ca­men­te sa­tis­fe­chos. Da­ve Rot­ten, el fun­da­dor, es un tío in­creí­ble, le co­no­ci­mos en nues­tro úl­ti­mo tour por Es­pa­ña, y nos di­mos cuen­ta de que más allá de ser so­lo el due­ño de un se­llo, era un au­tén­ti­co me­tal­head de los pies a la ca­be­za. Él sa­be lo que sig­ni­fi­ca te­ner una ban­da de Death Me­tal, y no­so­tros com­par­ti­mos con él la mis­ma pa­sión. Es­pe­ra­mos se­guir con ellos por mu­chos años.

¿Pa­ra to­dos los que aún no os han po­di­do ver en di­rec­to, co­mo des­cri­bi­ríais vues­tras ac­tua­cio­nes? ¿Usáis mu­chos sam­plers pa­ra po­der re­crear to­dos los ma­ti­ces que en­cie­rran los LPs?

Siem­pre tra­ta­mos de re­crear los mis­mos de­ta­lles que se apre­cian en nues­tros dis­cos, en las ac­tua­cio­nes que lle­va­mos a ca­bo. Nos in­tere­sa re­crear la mis­ma at­mos­fe­ra in­mer­si­va de nues­tras obras, pe­ro con nues­tra pre­sen­cia es­cé­ni­ca. Es por ello, por lo que ob­via­men­te uti­li­za­mos sam­plers pa­ra re­crear to­das las par­tes or­ques­ta­les de las can­cio­nes, tal y co­mo si es­tu­vie­ras oyen­do el dis­co en tu ca­sa, pe­ro en di­rec­to y de ma­ne­ra bru­tal. Tam­bién usa­mos nues­tros atuen­dos ro­ma­nos, pa­ra que la es­ce­no­gra­fía sea lo más ri­gu­ro­sa po­si­ble y la sen­sa­ción se ase­me­je a la de una obra de tea­tro. Nues­tro co­me­ti­do es in­ter­ac­tuar con to­dos y ca­da uno de los fans que acu­den a nues­tros bo­los, y ha­cer­les sen­tir el im­pac­to de la le­gión ro­ma­na.

¿Ha­béis te­ni­do la po­si­bi­li­dad de ac­tuar en di­rec­to con to­dos los ins­tru­men­tos que apa­re­cen en los dis­cos?

An­ti­gua­men­te, so­bre to­do du­ran­te la gi­ra de pre­sen­ta­ción de nues­tro pri­mer tra­ba­jo “Proe­mium San­gui­ne”, te­nía­mos un miem­bro en la ban­da que to­ca­ba en di­rec­to to­dos los ins­tru­men­tos an­ti­guos que apa­re­cían en los dis­cos. No­so­tros so­lía­mos tras­la­dar al es­ce­na­rio los ins­tru­men­tos reales que ha­bía­mos usa­do en las gra­ba­cio­nes, co­mo la Li­ra o el Djem­be, pe­ro a pe­sar de que eran los ins­tru­men­tos reales, en di­rec­to no fun­cio­na­ban ade­cua­da­men­te fren­te a los eléc­tri­cos, mos­trán­do­se im­per­cep­ti­bles. Es por lo que de­ci­di­mos in­cluir sam­plers, que no tie­nen li­mi­ta­cio­nes de vo­lu­men ni po­ten­cia.

Ya que sois una ban­da que can­ta so­bre la his­to­ria de vues­tra tie­rra ¿Qué opi­nión os me­re­ce la si­tua­ción actual de Ita­lia?

Pue­do re­su­mir eso en una so­la pa­la­bra. RES­PE­TO. En Ita­lia la­men­ta­ble­men­te, son mu­chos los que ol­vi­dan lo que te­ne­mos y el pa­sa­do que he­mos te­ni­do. No sa­be­mos lo afor­tu­na­dos que so­mos de vi­vir en un país lleno de ar­te, de bue­na co­mi­da y bue­na vi­da en ge­ne­ral. Nos he­mos ol­vi­da­do tam­bién de quie­nes éra­mos, de las raí­ces que po­see­mos y del or­gu­llo que de­be­rían su­po­ner­nos. Pa­ra mu­cha gen­te, el Co­li­seo u otros mo­nu­men­tos de ese ti­po, son so­lo pie­dras. Tam­bién es cier­to que he­mos si­do go­ber­na­dos por cien­tos de po­lí­ti­cos es­tú­pi­dos, que so­lo se han preo­cu­pa­do por sa­car di­ne­ro al tiem­po que arrui­na­ban nues­tra tie­rra. Es­pe­ra­mos que al­gún día es­to cam­bie, y la gen­te abra los ojos a la reali­dad.

A pe­sar de vues­tra evi­den­te in­fluen­cia me­di­te­rrá­nea, creo que vues­tra ma­yor in­fluen­cia vie­ne de la zo­na po­la­ca del Death Me­tal, con gru­pos co­mo Behe­moth o Ha­te co­mo cla­ros ejem­plos ¿Qué opi­náis so­bre ello?

Es cier­to. Nues­tras ma­yo­res in­fluen­cias vie­nen des­de Po­lo­nia, so­bre to­do pa­ra mí y pa­ra Fa­bio, el gui­ta­rra, con gran­des mo­de­los a los que ad­mi­rar co­mo De­ca­pi­ta­ted o los le­gen­da­rios Va­der. Les he­mos vis­to en di­rec­to mu­chas ve­ces y apre­cia­mos mu­cho sus tra­ba­jos. Sue­nan mo­der­nos y vio­len­tos des­de sus ini­cios. Pe­ro no son las úni­cas in­fluen­cias. En nues­tra ban­da to­do el mun­do ama la mú­si­ca, to­do ti­po de mú­si­ca. Te­ne­mos a Ne­ro, al que le en­can­ta el pro­gre­si­vo y el Po­wer, a Tria­nus que fli­pa con el Death Me­tal de Flo­ri­da y el Folk ita­liano. So­mos mú­si­cos, y nos gus­ta to­da cla­se de mú­si­ca.

¿Cuán­do pla­neáis edi­tar vues­tro nue­vo dis­co? ¿Tra­ta­ra so­bre al­gún fa­mo­so per­so­na­je de la his­to­ria de Ro­ma?

Aho­ra mis­mo es­ta­mos cen­tra­dos en la gi­ra que se nos vie­ne en­ci­ma, así co­mo en otros pro­yec­tos que po­déis en­con­trar en nues­tra pá­gi­na de Fa­ce­book (www.fa­ce­book. com/ade­le­gions) don­de col­ga­mos ca­da po­co tiem­po, no­ti­cias so­bre la ban­da. No te­ne­mos na­da pla­nea­do a lar­go pla­zo pa­ra un nue­vo dis­co.

¿Có­mo es aho­ra mis­mo la es­ce­na me­tá­li­ca ita­lia­na? ¿Po­drías men­cio­nar­nos unas cuan­tas ban­das que es­tén sur­gien­do con fuer­za de tu país?

A lo lar­go de nues­tras gi­ras, he­mos po­di­do co­no­cer mu­chas gran­des ban­das, mu­chas muy mo­des­tas y que nos han ayu­da­do sin pro­ble­ma. En Ita­lia te­ne­mos mu­cha ori­gi­na­li­dad y te­ne­mos mu­cho que de­cir. Se tra­ta de una es­ce­na muy ri­ca y va­ria­da con gran­des desconocidos co­mo Sa­dist o Ne­cro­death. Pe­ro a me­nu­do no re­sul­ta sen­ci­llo cul­ti­var la es­ce­na, ya que no­so­tros mis­mos so­mos los pri­me­ros que no apo­ya­mos a nues­tras pro­pias ban­das, ya que ten­de­mos a pen­sar que for­ma­cio­nes ex­tran­je­ras son me­jo­res. No te­ne­mos los su­fi­cien­tes con­cier­tos y ob­via­men­te no te­ne­mos los su­fi­cien­tes es­pa­cios en los que to­car. Aquí en Ro­ma, te­ne­mos so­lo unos po­cos si­tios en los que to­car y re­sul­ta frus­tran­te ser un me­tal­head. Es­pe­ro que to­do eso cam­bie en un fu­tu­ro cer­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.