Riverside

Metal Hammer - - ATRAPADOS - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: YALINKU ME­LE­RO

Re­gre­sa­ban RIVERSIDE a nues­tros es­ce­na­rios, por pri­me­ra vez des­de el fa­lle­ci­mien­to del gui­ta­rris­ta Piotr Grud­zins­ki, y lo ha­cían en un show muy es­pe­cial, al más pu­ro es­ti­lo “an eve­ning with” y pre­sen­tan­do un setlist car­ga­do de emo­ti­vi­dad que re­pa­sa­ba su tra­yec­to­ria co­mo ban­da e in­cluía al­guno de los mo­men­tos ins­tru­men­ta­les más in­tere­san­tes de su más re­cien­te lan­za­mien­to.

Con un gui­ta­rris­ta “de se­sión” (no me que­dé con el nombre) que cu­brió con cre­ces las ex­pec­ta­ti­vas, los po­la­cos se plan­ta­ron en el es­ce­na­rio del Tea­tro Bar­ce­ló dis­pues­tos a ofre­cer un show que les acer­ca­ra lo más po­si­ble a sus fans, crean­do at­mós­fe­ras que atra­pa­ron a los asis­ten­tes des­de el co­mien­zo con “Co­da” has­ta el fin, tam­bién con “Co­da” en una in­ter­pre­ta­ción al­go mo­di­fi­ca­da a mo­do de re­pri­se. Lo cier­to es que Ma­riusz Du­da y los su­yos no se cor­ta­ron a la ho­ra de ex­plo­rar su so­ni­do y, acom­pa­ña­dos de un jue­go de lu­ces muy apro­pia­do, crea­ron una pro­fun­da sen­sa­ción de in­ti­mi­dad y co­mu­nión con sus fans, en­ca­de­nan­do te­mas co­mo “Se­cond Life Syn­dro­me”, “Con­cei­ving You” o “Ca­ter­pi­llar And The Bar­bed Wi­re”, uni­fi­cán­do­los en una ex­pe­rien­cia só­ni­ca úni­ca gra­cias al­go de “jam­ming” y a un con­cep­to es­cé­ni­co muy cui­da­do y sen­ti­men­tal que, di­cho sea, re­sul­tó to­tal­men­te na­tu­ral.

El con­cier­to se fue pa­re­cien­do ca­da vez más a una ex­pe­rien­cia ca­tár­ti­ca pa­ra la ban­da y pa­ra los fans más acé­rri­mos, que ren­dían de es­ta for­ma un ho­me­na­je muy es­pe­cial a la fi­gu­ra y le­ga­do de Piotr, con­vir­tien­do sus te­mas en una es­pe­cie de via­je es­pi­ri­tual. Y es que es di­fí­cil des­cri­bir la ex­pe­rien­cia de una for­ma di­fe­ren­te: Riverside atra­pa­ron el al­ma de los asis­ten­tes y se la lle­va­ron de via­je por pai­sa­jes oní­ri­cos, me­lan­có­li­cos sen­de­ros y pre­cio­sos atar­de­ce­res más allá del lim­bo.

No fal­tó al­go de “ca­ña” cuan­do fue ne­ce­sa­rio y los po­la­cos de­mos­tra­ron que tie­nen una ca­li­dad in­ter­pre­ta­ti­va de pri­mer ni­vel, po­nien­do so­bre el es­ce­na­rio te­mas co­mo “The Depth Of Self-De­lu­sion”, una pre­cio­sa ver­sión acús­ti­ca de “Lost (Why Should

I Be Firgh­te­ned By A Hat?)” en la que hi­cie­ron can­tar a to­do el pú­bli­co o “02 Pa­nic Room”, con­ver­ti­da ya en to­do un clá­si­co de la for­ma­ción.

La rec­ta fi­nal del con­cier­to co­men­zó a di­bu­jar­se con “Sa­tu­ra­te Me”, de su aún re­cien­te “Lo­ve, Fear And The Ti­me Ma­chi­ne”, y con­ti­nuó pre­sen­tán­do­se en “Es­ca­la­tor Sh­ri­ne” (una de mis fa­vo­ri­tas per­so­na­les) y “Be­fo­re”, un te­ma con una gran car­ga am­bien­tal y que avan­za en un le­ve cres­cen­do, di­bu­jan­do un pai­sa­je muy ade­cua­do pa­ra la si­tua­ción. Des­pués lle­gó un pe­que­ño des­can­so y el turno pa­ra los bi­ses, en los que pu­di­mos es­cu­char el te­ma que ha da­do tí­tu­lo a es­ta gi­ra: “To­wards The Blue Ho­ri­zon” (una au­tén­ti­ca ma­ra­vi­lla en di­rec­to) y fi­nal­men­te “Co­da”, co­mo co­men­té al co­mien­zo de es­ta cró­ni­ca.

En re­su­men RIVERSIDE nos ofre­cie­ron un con­cier­to de apro­xi­ma­da­men­te dos ho­ras en el que pu­di­mos dis­fru­tar de una ban­da com­ple­ta­men­te en­tre­ga­da a su fans y de un am­bien­te muy emo­ti­vo, que acre­cen­tó la ma­gia de la mú­si­ca de es­ta for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.