Tar­de de fiesta Kalos Fes­ti­val

Metal Hammer - - ATRAPADOS - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: JUAN RA­MÓN FE­LI­PE

El Kalos Fes­ti­val en Ma­drid era sin du­da una de las fe­chas se­ña­la­das en el ca­len­da­rio de to­dos los afi­cio­na­dos al Haed Rock. Con una ali­nea­ción de lu­jo en­ca­be­za­da por Mi­chael Schen­ker y su ban­da, el fes­ti­val abría las puer­tas de La Riviera a las 16:30 ho­ras (si, ha­béis leí­do bien). Con un ca­lor de jus­ti­cia en el ex­te­rior, una mo­des­ta can­ti­dad de per­so­nas se con­gre­ga­ba fren­te al es­ce­na­rio pa­ra con­tem­plar el arran­que del mis­mo de la mano de ATLAS, que con su hars rock me­ló­di­co pu­sie­ron so­bre el es­ce­na­rio mu­chas ga­nas y bue­na ac­ti­tud, en un con­cier­to que re­pa­só sus dos tra­ba­jos has­ta la fe­cha, sin sorpresas, en una lí­nea bas­tan­te con­ti­nuis­ta de lo que es ha­bi­tual en ellos.

El re­le­vo lo to­ma­ron los jó­ve­nes Crazy Lixx, una de las ban­das que más me atraía per­so­nal­men­te del car­tel. Con un hard rock ma­ca­rra y de­sen­fa­da­do, cla­ra­men­te in­fluen­cia­do por la es­ce­na glam de los 80, Crazy Lixx fue­ron un so­plo de ai­re fres­co, lle­nos de ener­gía y dis­pues­tos a de­mos­trar que el hard rock tie­ne cuer­da pa­ra ra­to, pre­sen­tan­do su nue­vo dis­co a tra­vés de tres de sus te­mas (in­cluí­da una de­di­ca­da a Ja­son Vor­hees que com­pu­sie­ron paea un vi­deo­jue­go).

La ban­da lo dio to­do so­bre el es­ce­na­rio y, aun­que el pú­bli­co aún era re­du­ci­do, ha­cia el fi­nal de su ac­tua­ción la sa­la con­gre­ga­ba bas­tan­te gen­te pa­ra con­ver­tir su cie­rre con “21 ‘til I Die” en una ver­da­de­ra fiesta.

Dis­tin­to fue el ca­so de TREAT, que go­za­ron de una asis­ten­cia bas­tan­te bue­na, que se sa­bía su ca­tá­lo­go de prin­ci­pio a fin. Los ve­te­ra­nos som una ban­da muy que­ri­da den­tro de nues­tras fron­te­ras y sus te­mas re­ci­bie­ron cán­ti­cos y aplau­sos sin ex­cep­ción, a pe­sar de que el con­jun­to se mos­tró un po­co “pa­ra­de­te” so­bre las ta­blas ma­dri­le­ñas, de­jan­do una ima­gen me­nos in­ten­sa que en vi­si­tas an­te­rio­res. Ade­más tu­vie­ron al­gu­nos problemas de so­ni­do, lo que hi­zo que un show pla­ga­do de gran­des te­mas se hi­cie­ra al­go pe­sa­do.

El turno pa­ra HARDLINE lle­gó pun­tual y el pú­bli­co (más o me­nos tres cuar­tos de la sa­la) ce­le­bró la apa­ri­ción de la ban­da por to­do lo al­to. Y el gru­ño res­pon­dió, ex­hi­bien­do lo me­jor de su hard rock me­ló­di­co y emo­ti­co, en una ac­tua­ción que fue me­jo­ran­do con ca­da te­ma, ven­cien­do in­clu­so unos li­ge­ros problemas de so­ni­do du­ran­te los pri­me­ros te­mas.

El gru­po no se an­du­vo con chi­qui­tas y des­ple­gó sus clá­si­cos más im­por­tan­tes so­bre el es­ce­na­rio de La Riviera, me­tién­so­se al pú­bli­co en el bol­si­llo gra­cias a una in­ter­pre­ta­ción in­ta­cha­ble, mu­cha ac­ti­tud y un ar­se­nal de me­lo­días al al­can­ce de muy po­cas for­ma­cio­nes. In cres­cen­do, ha­cién­do­lo me­jor y me­jor en ca­da te­ma, la ban­da al­can­zó un clí­max im­pa­ga­ble en el fi­nal de su ac­tua­ción, con el pú­bli­co en­tre­ga­do y te­mas co­mo “Ta­ke You Ho­me”, “In The Hands Of Ti­me” o “Rythm From A Red Car”, ce­rran­do un show di­fí­cil de me­jo­rar.

Fi­nal­men­te fue turno pa­ra los ca­be­zas de car­tel: Mi­chael Shen­ker y su ban­da, acom­pa­ña­dos por el can­tan­te Ro­bin McAu­ley, sal­ta­ron al es­ce­na­rio de La Riviera pa­ra pre­sen­tar­se an­te un pú­bli­co que se mos­tró an­sio­so por ver­les. La sa­la se ha­bía ido lle­nan­do y du­ran­te la ac­tua­ción de HARDLINE ya pre­sen­ta­ba una en­tra­da sa­lu­da­ble.

Aun­que mu­chos de los asis­ten­tes al con­cier­to es­pe­ra­ban que MS y los su­yos de­ja­ran caer bas­tan­tes te­mas de la eta­pa de McAu­ley en la ban­da, lo cier­to es que el gui­ta­rris­ta y su ban­da op­ta­ron por un setlist más va­ria­do, en el que re­pa­sa­ron las dis­tin­tas eta­pas de la ban­da, en me­di­da de lo po­si­ble den­tro de un setlist de tiem­po li­mi­ta­do.

Te­mas co­mo “Sear­ching For Free­dom”, “At­tack Of The Mad Axe­man”, “No Ti­me For Lo­sers” o “Shoot Shoot” ani­ma­ron al res­pe­ta­ble, que no tar­dó en co­rear to­dos los es­tri­bi­llos y ce­le­brar la bue­na ac­ti­tud de McAu­ley co­mo front­man. Mi­chael Shen­ker vol­vió a ha­cer ga­la de su pre­sen­cia ex­cé­ni­ca y ape­nas ne­ce­si­tó mo­ver­se pa­ra me­ter­se a los asis­ten­tes

en el bol­si­llo, aun­que si de­bo ser sin­ce­ro, a tí­tu­lo per­so­nal dis­fru­té mu­cho más de Hardline, que des­de mi pun­to de vis­ta pre­sen­ta­ron un con­cier­to más or­gá­ni­co y fres­co.

Sin em­bar­go MSG no se que­da­ron muy atrás y ofre­cie­ron un es­pec­tácu­lo a la al­tu­ra de su nombre, re­cor­dán­do­nos una vez más que el her­ma­ní­si­mo ha es­cri­to par­te de la his­to­ria del rock en su pa­so por sus dis­tin­tos pro­yec­tos y ban­das. “Coast To Coast”, “This Is My Heart”, “Sa­ve Your­self”, “Rock Bot­tom” o la ar­chi­co­no­ci­da “Doc­tor, Doc­tor” tam­bién so­na­ron en La Riviera, con unos bi­ses fi­na­les en­car­na­dos en “Only You Can Rock Me” y

“Too Hot To Hand­le”, ce­rran­do así una bue­na ac­tua­ción y au­men­tan­do las ga­nas de vol­ver a ver­les pron­to (ya hay fe­chas con­fir­ma­das en Es­pa­ña pa­ra su pró­xi­ma gi­ra).

En ge­ne­ral Kalos Fes­ti­val se ce­rró con una no­ta bas­tan­te po­si­ti­va so­bre el es­ce­na­rio, y so­lo li­ge­ra­men­te ne­ga­ti­va en al­gu­nos te­mas or­ga­ni­za­ti­vos (em­pe­zar a als 16.00 fue una muy ma­la elec­ción). Es­toy se­gu­ro que la si­guien­te edi­ción co­rre­gi­rá fa­llos y vol­ve­rá a ofre­cer­nos una gran fiesta car­ga­da de hard rock.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.