Lec­ción Wovenhand

+ Ja­mes Room

Metal Hammer - - ATRAPADOS - TEX­TO FO­TO­GRA­FÍA: UNAI ENDEMAÑO

Es­pec­ta­cu­lar ser­món el que im­par­ti­ría Da­ve Eu­ge­ne Ed­wards so­bre los afor­tu­na­dos bil­baí­nos, que tu­vi­mos a bien acu­dir has­ta su ce­re­mo­nia. Se­ria­mos po­cos, pe­ro bien ave­ni­dos, sa­be­do­res to­dos, de las es­pe­cia­les fa­cul­ta­des que ate­so­ra el cha­mán de Den­ver. Unas fa­cul­ta­des, que pa­re­cen pro­ve­nir de los rin­co­nes más ol­vi­da­dos de la Amé­ri­ca pro­fun­da. Unos rin­co­nes, que so­lo unos po­cos ele­gi­dos, son ca­pa­ces de di­bu­jar con au­ten­ti­ci­dad na­ti­va.

La no­che en cual­quier ca­so, la abri­ría otro ex­ce­len­te in­tér­pre­te de mú­si­ca nor­te­ame­ri­ca­na, a pe­sar de que su pro­ce­den­cia, no sea otra que el mis­mo Bil­bao. Ja­mes Room y sus Weird An­ti­qua, pre­sen­ta­rían una vez más su pri­mer lar­go, an­te una au­dien­cia apre­ta­da y de­seo­sa.

Su com­pa­re­cen­cia se­ria per­fec­ta pa­ra lo que acon­te­ce­ría un ra­to des­pués, des­ple­gan­do ex­ce­len­te Folk, re­ta­zos de ele­gan­te ame­ri­ca­na y mu­cho Country de co­pa y pu­ro. Su po­de­ro­sa voz iría ga­nán­do­se a ca­da uno de los pre­sen­tes, re­cor­dan­do a ve­ces a White Buf­fa­lo, a ve­ces al Springs­teen del Ne­bras­ka o al mis­mí­si­mo Tom Waits in­clu­so. No con­ta­rían pa­ra la oca­sión, con su ha­bi­tual con­tra­ba­jis­ta, con lo que su par­ti­cu­lar em­pa­que que­da­ría li­ge­ra­men­te mi­na­do, aun­que ter­mi­na­rían salvando la pa­pe­le­ta con una no­ta de lo más ra­zo­na­ble.

Lle­ga­ría la ho­ra de que co­mul­gá­se­mos una vez más, an­te el buen pas­tor que co­man­da Wovenhand. Da­ve Eu­ge­ne apa­re­ce­ría im­pe­rial, con su ca­rac­te­rís­ti­co som­bre­ro de in­dio des­te­rra­do, con la mi­ra­da per­di­da en al­gún pun­to le­jano, y el ner­vio pro­pio de quien tie­ne un enor­me mun­do por echar a an­dar. Arran­ca­ría fu­rio­so y mís­ti­co.

De la mis­ma for­ma que en la an­te­rior gi­ra, sus mi­nu­tos gi­ra­rían so­bre sus úl­ti­mos tra­ba­jos dis­co­grá­fi­cos, bas­tan­te más eléc­tri­cos que los que fac­tu­ra­ba la pa­sa­da dé­ca­da, pe­ro con el mis­mo po­so mes­ti­zo, que le ha he­cho con­ver­tir­se en re­fe­ren­cia ab­so­lu­ta, pa­ra un sin­fín de ad­mi­ra­do­res de­vo­tos.

En ca­de­ne­ta per­fec­ta, irían ca­yen­do los “Hiss”, “Crys­tal Pa­la­ce” o “Sa­lo­me”, de­mos­tran­do co­mo el que fue­ra lí­der de los 16 Hor­se­po­wer, sien­te una con­fian­za ab­so­lu­ta ha­cia sus úl­ti­mos tra­ba­jos, ob­vian­do ca­si por com­ple­to cual­quier de­ta­lle an­te­rior al 2010, mos­tran­do de es­ta ma­ne­ra, su vertiente más ro­co­sa, pe­ro sin ol­vi­dar nun­ca, su par­ti­cu­lar ma­gia pa­ga­na.

Los me­jo­res mi­nu­tos los al­can­za­ría­mos cuan­do lle­ga­se el mo­men­to de que el ban­jo elec­tri­fi­ca­do sal­ta­se a la pa­les­tra, ha­cien­do que “Cor­si­ca­na Clip” so­na­se a himno in­mor­tal. Himno de tri­bu per­di­da, re­ci­ta­do por un ilu­mi­na­do con som­bre­ro.

“The Re­frac­tory” nos aden­tra­ría aún más en el man­tra me­ta­fí­si­co, acor­dán­do­nos de los tiem­pos en los que Jim Mo­rri­son re­ci­ta­ba de ma­ne­ra me­siá­ni­ca, y las mul­ti­tu­des dan­za­ban a su alrededor, tra­tan­do de cru­zar las puer­tas de la per­cep­ción. De si­mi­lar for­ma ha­ría­mos no­so­tros, mu­chí­si­mos años des­pués, pe­ro igual­men­te guia­dos por nues­tro co­rres­pon­dien­te cha­man po­de­ro­so.

El via­je lle­ga­ría a buen puer­to con los so­ni­dos tri­ba­les de “King O King”, con el buen pas­tor ges­ti­cu­lan­do com­pul­si­va­men­te, y la sa­la en­te­ra en su vir­tual co­lo­cón de pe­yo­te. Nos sa­lu­da­rían ce­re­mo­nial­men­te, y da­rían por con­clui­da la mi­sa que to­ca­ba esa no­che. Aun ha­bría al­guno, que per­ma­ne­ce­ría, fro­tán­do­se los ojos un buen ra­to des­pués, es­pe­ran­do di­lu­ci­dar si aque­llo ha­bía si­do un bo­lo, o sim­ple­men­te un via­je li­sér­gi­co, de miér­co­les ca­na­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.